Vic­to­ria Socia­lis­tas en Vene­zue­la: Un home­na­je a Chá­vez y otra derro­ta de EEUU- Patri­cio Montesinos

El abru­ma­dor triun­fo del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV) en las elec­cio­nes de este domin­go en ese país cons­ti­tu­yó sin duda algu­na un mere­ci­do home­na­je al Pre­si­den­te Hugo Chá­vez, y otra derro­ta con­tun­den­te en menos de dos meses para la dere­cha ultra­con­ser­va­do­ra lati­no­ame­ri­ca­na y para sus patro­nos de Esta­dos Unidos.

La vic­to­ria de los Socia­lis­tas en 20 de las 23 gober­na­cio­nes de esa nación fue ade­más una res­pues­ta con­tun­den­te a decla­ra­cio­nes indig­nas del inqui­lino de la Casa Blan­ca, Barack Oba­ma, sobre Chá­vez, quien se encuen­tra en pro­ce­so de recu­pe­ra­ción en Cuba, lue­go de ser some­ti­do a una com­ple­ja y deli­ca­da operación.

Vene­zue­la vol­vió a pro­pi­nar­le otro duro guan­ta­zo a Washing­ton que ha hecho lo impo­si­ble, a tra­vés de sus cono­ci­dos méto­dos de sub­ver­sión, por lograr que las tra­di­cio­na­les fuer­zas polí­ti­cas neo­li­be­ra­les vuel­van al poder en ese esta­do de nues­tra región, y se inte­rrum­pa la Revo­lu­ción lide­ra­da por su actual mandatario.

El régi­men nor­te­ame­ri­cano enca­be­za­do por Oba­ma ya había sufri­do otro con­tun­den­te revés con el triun­fo de Chá­vez en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de noviem­bre pasa­do, en las cua­les liqui­dó al can­di­da­to pro­mo­vi­do y finan­cia­do por la Casa Blan­ca Hen­ri­que Capriles.

Tras los recién cele­bra­dos comi­cios regio­na­les, el PSUV con­tro­la aho­ra más del 94 por cien­to del terri­to­rio vene­zo­lano, lo que le per­mi­te con­so­li­dar el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y sobe­rano empren­di­do por Chá­vez, y que se extien­de hoy como pól­vo­ra por toda Ame­ri­ca Latina.

No es un secre­to para nadie que la con­quis­ta de los Socia­lis­tas vene­zo­la­nos cons­ti­tu­ye asi­mis­mo un espal­da­ra­zo a los pro­ce­sos de cam­bios que tie­nen lugar en un gru­po de paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, como Ecua­dor, Boli­via, Uru­guay, Argen­ti­na y Nica­ra­gua, por citar algunos.

Al mis­mo tiem­po, es un impor­tan­te empu­je para la con­so­li­da­ción de la uni­dad regio­nal a tra­vés de orga­ni­za­cio­nes inte­gra­cio­nis­tas crea­das en los últi­mos años, como la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA), la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (CELAC), y El Mer­ca­do Común del Sur (MECOSUR).

De otro lado, la vic­to­ria del PSUV evi­den­cia cla­ra­men­te el for­ta­le­ci­mien­to del lide­raz­go de Chá­vez, no solo en su país, sino tam­bién inter­na­cio­nal­men­te, algo que le preo­cu­pa mucho a Washing­ton, y que ha deja­do cla­ro, al apos­tar has­ta por una even­tual des­apa­ri­ción físi­ca del presidente.

Pero las mues­tras de soli­da­ri­dad en todos los rin­co­nes del pla­ne­ta hacia el man­da­ta­rio vene­zo­lano y líder lati­no­ame­ri­cano han opa­ca­do los deseos per­ver­sos del régi­men de Esta­dos Uni­dos, que una vez más ha demos­tra­do que no tie­ne ni gota de huma­ni­dad, y care­ce total­men­te de escrúpulos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *