«Las mul­ti­na­cio­na­les, como Iber­dro­la, son las ins­ti­tu­cio­nes domi­nan­tes en el capi­ta­lis­mo actual». Ani­bal Gar­zón entre­vis­ta a Luis­mi Uhar­te

Luis­mi Uhar­te es pro­fe­sor-inves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co-Eus­kal Herri­ko Uni­ber­tsi­ta­tea (UPV/​EHU) y Doc­tor en Estu­dios Lati­no­ame­ri­ca­nos. Aca­ba de publi­car el libro “Las mul­ti­na­cio­na­les en el siglo XXI: impac­tos múl­ti­ples. El caso de Iber­dro­la en Méxi­co y en Bra­sil”.

Ade­más, Luis­mi Uhar­te está ads­cri­to al Ins­ti­tu­to sobre Desa­rro­llo y Coope­ra­ción ‘Hegoa’ de la UPV/​EHU y es miem­bro del Gru­po de inves­ti­ga­ción ‘Par­te Har­tuz’, de esta mis­ma uni­ver­si­dad. Aca­ba de publi­car el libro “Las mul­ti­na­cio­na­les en el siglo XXI: impac­tos múl­ti­ples. El caso de Iber­dro­la en Méxi­co y en Bra­sil”.

P. El libro que aca­bas de publi­car es fru­to de una inves­ti­ga­ción sobre el fenó­meno de las mul­ti­na­cio­na­les y más con­cre­ta­men­te sobre la trans­na­cio­nal eléc­tri­ca Iber­dro­la. ¿Quién ha impul­sa­do está inves­ti­ga­ción y cuál ha sido el prin­ci­pal obje­ti­vo de esta?

R. Efec­ti­va­men­te el libro es el pro­duc­to final de un pro­ce­so de inves­ti­ga­ción de más de un año, que ha sido impul­sa­do por la Pla­ta­for­ma 2015 y +, un espa­cio de encuen­tro a nivel esta­tal de dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes socia­les, que entre otras inves­ti­ga­cio­nes, deci­die­ron poner en mar­cha un estu­dio sobre los impac­tos de Iber­dro­la en Méxi­co y en Bra­sil. El obje­ti­vo fun­da­men­tal ha sido iden­ti­fi­car los prin­ci­pa­les impac­tos que esta mul­ti­na­cio­nal está pro­vo­can­do en dos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos (Méxi­co y Bra­sil), des­de una pers­pec­ti­va mul­ti­di­men­sio­nal, es decir, eva­luan­do impac­tos ambien­ta­les y socia­les, pero tam­bién de orden eco­nó­mi­co, polí­ti­co y cul­tu­ral.

P. ¿Por qué una inves­ti­ga­ción expre­sa­men­te sobre Iber­dro­la?

R. Por­que es una de las prin­ci­pa­les mul­ti­na­cio­na­les del Esta­do Espa­ñol, con fuer­te pre­sen­cia en Amé­ri­ca Lati­na, al igual que el res­to (Tele­fó­ni­ca, Rep­sol, San­tan­der, BBVA…), pero de la que ape­nas se habían rea­li­za­do inves­ti­ga­cio­nes crí­ti­cas. Por tan­to, se veía nece­sa­rio un estu­dio de impac­tos sobre una trans­na­cio­nal que en su publi­ci­dad insis­te en pro­yec­tar una ima­gen idí­li­ca en tér­mi­nos ambien­ta­les y socia­les.

P. Pare­cie­ra que Iber­dro­la pre­ten­de pre­sen­tar­se públi­ca­men­te como si fue­ra una mul­ti­na­cio­nal “dife­ren­te”. ¿Es así?

R. Lo pri­me­ro que te diría es que Iber­dro­la es otra mul­ti­na­cio­nal más, ni mejor ni peor que el res­to, más allá de la publi­ci­dad auto­com­pla­cien­te que rea­li­za. Creo que es impor­tan­te dejar cla­ro que Iber­dro­la es una mul­ti­na­cio­nal y por tan­to, un agen­te estra­té­gi­co del capi­ta­lis­mo, que desem­pe­ña una fun­ción bien pre­ci­sa en el con­tex­to his­tó­ri­co y eco­nó­mi­co actual.

P. ¿A qué te refie­res cuan­do hablas de “agen­te estra­té­gi­co del capi­ta­lis­mo”?

R. A que las mul­ti­na­cio­na­les son las ins­ti­tu­cio­nes domi­nan­tes en el capi­ta­lis­mo actual, con una fun­ción bien pre­ci­sa, que es con­cen­trar pro­pie­dad, recur­sos y rique­za, en detri­men­to de la mayo­ría de la pobla­ción de todos los paí­ses del mun­do. Iber­dro­la es otra empre­sa más, que repro­du­ce esta lógi­ca per­ver­sa del capi­ta­lis­mo.

P. Y en este con­tex­to de “cri­sis” ¿ese papel con­cen­tra­dor sería enton­ces más evi­den­te?

R. Indu­da­ble­men­te. La actual “cri­sis”, es en reali­dad un pro­ce­so de “saqueo públi­co pla­ni­fi­ca­do” por las gran­des empre­sas para aumen­tar la rique­za de una mino­ría. El caso de Iber­dro­la es para­dig­má­ti­co en este sen­ti­do, ya que en su “Infor­me de Resul­ta­dos del año 2010”, se jac­ta de haber obte­ni­do los mayo­res bene­fi­cios de la his­to­ria, mien­tras para­le­la­men­te, en el Esta­do Espa­ñol, la pobre­za y el des­em­pleo han aumen­ta­do, los desahu­cios son un dra­ma dia­rio, etc.

P. Nos pue­des decir algo sobre los impac­tos ambien­ta­les de Iber­dro­la ¿No es una empre­sa que pro­mue­ve el res­pe­to al medio ambien­te?

R. En mate­ria ambien­tal, la publi­ci­dad “ver­de” y favo­ra­ble a las ener­gías reno­va­bles que rea­li­za Iber­dro­la está muy ale­ja­da de sus prác­ti­cas dia­rias. En pri­mer lugar, hay que pre­ci­sar que más del 50% de la ener­gía que pro­du­ce es con­ta­mi­nan­te, es decir, se gene­ra a par­tir de com­bus­ti­bles fósi­les. Si a esto agre­ga­mos la pro­duc­ción nuclear, tene­mos que más de 23 es “sucia” o de alto ries­go. En reali­dad, solo el 15% es eóli­ca o simi­lar; el otro 14% res­tan­te se gene­ra en gran­des hidro­eléc­tri­cas, que tam­bién pro­vo­can gra­ves impac­tos ambien­ta­les.

P. Uno de los paí­ses que has estu­dia­do ha sido Méxi­co. ¿Cuá­les han sido los prin­ci­pa­les impac­tos que has detec­ta­do?

R. Tan­to en Méxi­co como en Bra­sil, uno de los prin­ci­pa­les impac­tos es la pér­di­da de sobe­ra­nía sobre un recur­so estra­té­gi­co como es la elec­tri­ci­dad. Esto se com­bi­na con la mer­can­ti­li­za­ción de un ser­vi­cio públi­co bási­co como es la pro­vi­sión de luz eléc­tri­ca, que ha supues­to el aumen­to expo­nen­cial de las tari­fas. A esto hay que agre­gar­le la prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca del lobby para que las auto­ri­da­des polí­ti­cas legis­len a favor de las mul­ti­na­cio­na­les.

P. En Méxi­co rea­li­zas­te tra­ba­jo de cam­po en el sur del país, en Oaxa­ca, don­de Iber­dro­la tie­ne varios pro­yec­tos eóli­cos en mar­cha. ¿Por qué deci­dis­te ir allá y cuá­les están sien­do los impac­tos más impor­tan­tes?

R. Iber­dro­la tie­ne varias plan­tas tér­mi­cas en el nor­te de Méxi­co y has­ta el momen­to 3 par­ques eóli­cos en el Sur. A prio­ri, pare­cía que los mayo­res impac­tos se darían en sus cen­tra­les de gas, que son más con­ta­mi­nan­tes. Sin embar­go, todas las per­so­nas que con­sul­té me indi­ca­ron que debía ir para Oaxa­ca, ya que allí se esta­ba dan­do un con­flic­to social muy fuer­te con­tra Iber­dro­la y otras empre­sas extran­je­ras. En reali­dad, en Oaxa­ca hay un mega­pro­yec­to trans­na­cio­nal para ins­ta­lar cer­ca de 30 par­ques eóli­cos en el Ist­mo de Tehuan­te­pec, la mayo­ría bajo con­trol de mul­ti­na­cio­na­les, que hace una déca­da pla­ni­fi­ca­ron repar­tir­se la zona sin tener en cuen­ta a los habi­tan­tes del lugar.

Los impac­tos son múl­ti­ples. Iber­dro­la y el res­to han coop­ta­do a las auto­ri­da­des loca­les para que ope­ren en fun­ción de sus intere­ses. De esta mane­ra, han enga­ña­do a los cam­pe­si­nos hacién­do­les fir­mar con­tra­tos de alqui­ler de sus tie­rras muy des­ven­ta­jo­sos. Esto ha pro­vo­ca­do el levan­ta­mien­to social y de los pue­blos indí­ge­nas del Ist­mo de Tehuan­te­pec y la res­pues­ta ha sido la cri­mi­na­li­za­ción y la repre­sión. Es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que varias per­so­nas que acce­die­ron a entre­vis­tar­se lo hicie­ron con la con­di­ción de que su tes­ti­mo­nio fue­ra anó­ni­mo, ya que tenían mie­do a las repre­sa­lias de la empre­sa. Alguno ase­gu­ró que la empre­sa lle­gó a ame­na­zar­les de muer­te si no aban­do­na­ban la pro­tes­ta.

La Asam­blea de los Pue­blos Indí­ge­nas del Ist­mo de Tehuan­te­pec ha carac­te­ri­za­do el des­em­bar­co de Iber­dro­la y el res­to de mul­ti­na­cio­na­les como una segun­da colo­ni­za­ción. El cho­que de ima­gi­na­rios es muy fuer­te, ya que mien­tras para las empre­sas el vien­to es un recur­so para hacer nego­cio, para los pue­blos indí­ge­nas es un ele­men­to sagra­do de su cul­tu­ra.

P. En cuan­to a Bra­sil. ¿Cuá­les han sido los prin­ci­pa­les impac­tos que has detec­ta­do?

R. En rela­ción a Bra­sil, ade­más de la pér­di­da de sobe­ra­nía y la mer­can­ti­li­za­ción antes cita­das, aña­di­ría los altos pre­cios de la luz, que son los quin­tos más caros del mun­do. Esto sig­ni­fi­ca que el alto gra­do de ren­ta­bi­li­dad de la empre­sa se pro­du­ce, en par­te, debi­do a las tari­fas des­pro­por­cio­na­das que están obli­ga­dos a pagar millo­nes de bra­si­le­ños y bra­si­le­ñas. Por otro lado, en tér­mi­nos ambien­ta­les solo el 2% de su pro­duc­ción en el país es eóli­ca, es decir, lim­pia.

P. En Bra­sil el tra­ba­jo de cam­po lo lle­vas­te a cabo en el Nor­te de Bra­sil, en el Esta­do de Pará, don­de Iber­dro­la está par­ti­ci­pan­do jun­to a otras empre­sas en la cons­truc­ción de la pre­sa de Belo Mon­te, que será la ter­ce­ra más gran­de del mun­do. ¿Por qué deci­dis­te ir a Belo Mon­te y cuá­les son los impac­tos más impor­tan­tes?

R. El tama­ño enor­me de la pre­sa y sus impac­tos bru­ta­les aso­cia­dos, indi­ca­ban que ese era el empren­di­mien­to de mayor con­flic­ti­vi­dad en el que esta­ba inmer­sa Iber­dro­la. Los impac­tos son nume­ro­sos y muy gra­ves. En pri­me­ra ins­tan­cia, hay que seña­lar que Belo Mon­te es par­te de un gran pro­yec­to trans­na­cio­nal para colo­ni­zar la Ama­zo­nia en fun­ción de los intere­ses del capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal. Han pla­ni­fi­ca­do la cons­truc­ción en la sel­va ama­zó­ni­ca (pul­món de la huma­ni­dad) de más de una dece­na de hidro­eléc­tri­cas que sumi­nis­tra­rán ener­gía al com­ple­jo mine­ro-meta­lúr­gi­co trans­na­cio­nal que se está ins­ta­lan­do en la región.

En el caso de Belo Mon­te, Nor­te Ener­gía, que es el con­sor­cio en el que se inte­gran Iber­dro­la y otras empre­sas, se ha con­ver­ti­do en el amo del terri­to­rio. No sólo ha coop­ta­do a los polí­ti­cos sino que inclu­so la poli­cía direc­ta­men­te tra­ba­ja para la empre­sa. Ima­gí­na­te que la empre­sa ha com­pra­do vehícu­los para la poli­cía y ésta lle­va en sus carros pro­pa­gan­da de la empre­sa. Visual­men­te es muy agre­si­vo por­que de mane­ra des­car­na­da mues­tra quien man­da en Belo Mon­te.

Por otro lado, las con­di­cio­nes labo­ra­les son espan­to­sas. Ope­ran con sin­di­ca­tos pro-empre­sa­ria­les, lo que ha lle­va­do al sur­gi­mien­to de sin­di­ca­tos espon­tá­neos para poder defen­der los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res. Les han reba­ja­do el sala­rio un 30%, les han redu­ci­do las vaca­cio­nes y ade­más las con­di­cio­nes de segu­ri­dad e higie­ne (comi­da) son delez­na­bles. Esto ha lle­va­do a que se hayan con­vo­ca­do diver­sas huel­gas obre­ras en el últi­mo año. Ade­más, se cal­cu­la que 40.000 per­so­nas serán des­pla­za­das de sus hoga­res debi­do a la inun­da­ción que pro­vo­ca­rá la cons­truc­ción de la pre­sa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *