El com­ba­te anti­im­pe­ria­lis­ta del Esta­do-nación y del pue­blo sirios es el de todos los pue­blos del mundo

Comi­té Valmy

JPEG - 49 KB

La situa­ción exis­ten­te en Siria
es esen­cial­men­te resul­ta­do de una agre­sión externa

Siria está des­de hace déca­das en esta­do de gue­rra laten­te con Israel y Esta­dos Unidos.

La actual cri­sis, impues­ta por los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses, alcan­za, en mate­ria de bar­ba­rie y de vio­la­ción de la lega­li­dad inter­na­cio­nal, un nivel de cinis­mo rara­men­te vis­to duran­te la lar­ga serie de inje­ren­cias, de agre­sio­nes y gue­rras que esos mis­mos diri­gen­tes han veni­do per­pe­tran­do inin­te­rrum­pi­da­men­te, fun­da­men­tal­men­te des­de el fin de la Segun­da Gue­rra Mundial.

Esa cons­tan­te vio­la­ción de la lega­li­dad inter­na­cio­nal y de la Car­ta de la ONU ha lle­va­do a los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses a dejar de tener en cuen­ta, cada vez más a menu­do, los pro­ce­di­mien­tos y las reglas de la diplo­ma­cia en las rela­cio­nes entre los Esta­dos sobe­ra­nos que la civi­li­za­ción ha ido cons­tru­yen­do a lo lar­go de siglos. Esa pre­di­lec­ción por la ley de la sel­va en mate­ria de geo­po­lí­ti­ca cuen­ta con la total apro­ba­ción de sus vasa­llos occi­den­ta­les, que ade­más tam­bién la adop­tan como com­por­ta­mien­to. Per­so­na­jes como el ex pre­si­den­te fran­cés Nico­las Sar­kozy, el actual pre­si­den­te fran­cés Fran­co­is Hollan­de y sus res­pec­ti­vos minis­tros de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Alain Jup­pé y Lau­rent Fabius, se cuen­tan hoy entre los más sumi­sos de esos vasallos.

Esta reali­dad con­cre­ta, que sigue empeo­ran­do con el paso de los años y que nin­gún anti­im­pe­ria­lis­ta pue­de pasar por alto, obli­gó a Siria a dotar­se de un Esta­do par­ti­cu­lar­men­te soli­do, cier­ta­men­te imper­fec­to y no des­pro­vis­to de defec­tos, pero que le ha per­mi­ti­do man­te­ner­se has­ta hoy como el úni­co país ára­be lai­co ver­da­de­ra­men­te inde­pen­dien­te de todo el Medio Orien­te, capaz de resis­tir al van­da­lis­mo euro­atlán­ti­co, sio­nis­ta y occi­den­ta­lis­ta, que ase­si­na en cola­bo­ra­ción con el isla­mis­mo radi­cal más retrógrado.

Recha­zan­do el vasa­lla­je y el des­man­te­la­mien­to de su país, el gobierno anti­im­pe­ria­lis­ta de la Repú­bli­ca Ára­be Siria y el pue­blo, que en su mayo­ría, lo res­pal­da acti­va­men­te libran actual­men­te una encar­ni­za­da lucha en la que opo­nen fie­ra resis­ten­cia a una gue­rra de agre­sión pro­ve­nien­te del exte­rior. Pla­nea­da y pre­pa­ra­da des­de hace mucho tiem­po por las dife­ren­tes admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, esta gue­rra está sien­do imple­men­ta­da por una alian­za en la que se aso­cian las fuer­zas con­ju­ga­das de las bar­ba­ries occi­den­ta­lis­ta y sio­nis­ta con las de los mer­ce­na­rios yiha­dis­tas waha­bi­tas, sala­fis­tas y takfiristas.

En esta agre­sión, el peso espe­cí­fi­co de los cola­bo­ra­do­res [de la agre­sión exter­na] del ejér­ci­to «sirio libre» es secun­da­rio en rela­ción con el de las ban­das terro­ris­tas pro­ve­nien­tes del extran­je­ro. Y sólo apa­re­cen como una fuer­za adi­cio­nal des­ti­na­da a garan­ti­zar el color local y a ser­vir de jus­ti­fi­ca­ción siria a una inter­ven­ción exterior.

A pesar de la gra­ve­dad de la inje­ren­cia euro­atlán­ti­ca y del carác­ter inhu­mano de esta gue­rra de agre­sión finan­cia­da por los miles de millo­nes de dóla­res de Qatar y de Ara­bia Sau­di­ta, a pesar de las trai­cio­nes remu­ne­ra­das o de la ocu­pa­ción par­cial del terri­to­rio nacio­nal por par­te de Israel, que pre­ten­de ane­xar la mese­ta del Golán, los sirios, bajo la direc­ción de su legí­ti­mo gobierno, han empren­di­do –a pesar de todo– un difí­cil pro­ce­so de demo­cra­ti­za­ción de su socie­dad, con­ju­ga­do con el desa­rro­llo de la resis­ten­cia a favor de la inde­pen­den­cia, de la sobe­ra­nía, del lai­cis­mo y del recha­zo a la gue­rra civil interconfesional.

Hemos sido tes­ti­gos, des­de hace 2 años, de un metó­di­co tra­ba­jo de for­ta­le­ci­mien­to de la sobe­ra­nía en Siria, al con­tra­rio de lo que pue­de ver­se en Fran­cia y en los demás paí­ses vasa­llos de la Euro­dic­ta­du­ra, paí­ses en los que las oli­gar­quías finan­cie­ras están des­tru­yen­do los Esta­dos-nacio­nes, la demo­cra­cia y la sobe­ra­nía de los pue­blos, impo­nien­do ade­más a estos últi­mos una regre­sión social que agra­van ininterrumpidamente.

En su dis­cur­so del 30 de mar­zo de 2011 ante la Asam­blea del Pue­blo, el pre­si­den­te Bachar al-Assad expre­só una volun­tad refor­ma­do­ra que des­de enton­ces no ha deja­do de poner en prác­ti­ca, por eta­pas, a pesar de los obs­tácu­los que la situa­ción de gue­rra mul­ti­pli­ca inevi­ta­ble­men­te en el com­ple­jo mar­co del desa­rro­llo de las liber­ta­des democráticas.

Resis­ten­cia patrió­ti­ca acom­pa­ña­da de un pro­ce­so de refor­mas democráticas

Sub­ra­ye­mos aquí, fun­da­men­tal­men­te, las siguien­tes etapas:

-En julio de 2011, el par­la­men­to sirio esta­ble­ció el plu­ra­lis­mo polí­ti­co y lega­li­zó la exis­ten­cia de par­ti­dos de opo­si­ción, diri­gi­dos por per­so­na­li­da­des que en algu­nos casos estu­vie­ron ante­rior­men­te en prisión.
- El 26 de febre­ro de 2011 se adop­tó una nue­va Cons­ti­tu­ción siria como resul­ta­do de un refe­ren­do que arro­jó un 89,4% de apro­ba­ción, con un 57,4% par­ti­ci­pa­ción de los elec­to­res a pesar de una situa­ción carac­te­ri­za­da por masa­cres, aten­ta­dos y ame­na­zas terro­ris­tas. Esta Cons­ti­tu­ción, que pone fin a la supre­ma­cía auto­ri­ta­ria del par­ti­do Baas, en el poder des­de hace medio siglo, fue pro­mo­vi­da por el pro­pio Assad, quien se ha dado cla­ra­men­te a la tarea de hacer evo­lu­cio­nar un sis­te­ma polí­ti­co del que él mis­mo tien­de a sepa­rar­se para favo­re­cer la pro­mo­ción de una amplia unión patrió­ti­ca que per­mi­ta poner fin a la gue­rra así como con­cre­tar y pro­fun­di­zar la anun­cia­da reforma.
- El 7 de mayo de 2012 se rea­li­za­ron elec­cio­nes legis­la­ti­vas. La par­ti­ci­pa­ción alcan­zó el 51,36%, cifra ele­va­da dado lo difí­cil del con­tex­to. Aun­que el blo­que «Uni­dad Nacio­nal», que apo­ya al pre­si­den­te Bachar al-Assad, ganó esas elec­cio­nes, es impor­tan­te seña­lar que varios miem­bros de la opo­si­ción demo­crá­ti­ca tam­bién resul­ta­ron elec­tos, lo cual repre­sen­ta un pro­gre­so sig­ni­fi­ca­ti­vo que no deja­rá cier­ta­men­te de arro­jar resultados.
- El 23 de junio de 2012 se cons­ti­tu­yó en Siria un nue­vo gobierno, del que for­man par­te dos miem­bros de la opo­si­ción fie­les a la nación: Qadri Jamil y Ali Hei­dar, quie­nes pre­si­den el Fren­te Popu­lar para el Cam­bio y la Libe­ra­ción, crea­do en julio de 2011 (este movi­mien­to, que reúne a comu­nis­tas y patrio­tas pro­gre­sis­tas, par­ti­ci­pó en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas del mes de mayo, actúa a favor de las refor­mas, con­de­na la vio­len­cia y se opo­ne a toda inter­ven­ción o inje­ren­cia extranjera).
- Qua­dri Jamil, dipu­tado de la opo­si­ción demo­crá­ti­ca en la Asam­blea del Pue­blo (como par­ti­ci­pan­te en las elec­cio­nes del 7 de mayo), pro­ve­nien­te del movi­mien­to comu­nis­ta, fue nom­bra­do vice­pri­mer minis­tro a car­go de los asun­tos eco­nó­mi­cos y minis­tro de Comer­cio Inte­rior y de Pro­tec­ción del Con­su­mi­dor, mien­tras que Ali Hai­dar fue nom­bra­do minis­tro de Esta­do para la Recon­ci­lia­ción Nacio­nal, car­go en el cual está hacien­do una con­tri­bu­ción par­ti­cu­lar­men­te útil a la uni­fi­ca­ción popular.
- El 22 y el 23 de sep­tiem­bre de 2012 se desa­rro­lló en Damas­co, y en pre­sen­cia de emba­ja­do­res pre­sen­tes en ese país –como los de Rusia y Chi­na – , el con­gre­so de una coor­di­na­ción de la opo­si­ción de la que for­man par­te 20 par­ti­dos y cua­dros polí­ti­cos de la oposición.

El pre­si­den­te sirio se ha pro­nun­cia­do en dife­ren­tes oca­sio­nes por un diá­lo­go nacio­nal con la opo­si­ción demo­crá­ti­ca como medio de bus­car una posi­ble solu­ción polí­ti­ca de con­sen­so a la crisis…

Es esa opo­si­ción, y así hay que recal­car­lo, recien­te­men­te reci­bi­da en Mos­cú, la que has­ta aho­ra sigue recha­zan­do el diá­lo­go patrió­ti­co. Y está sien­do esti­mu­la­da al recha­zo del deba­te sobe­rano por la inje­ren­cia y las mani­pu­la­cio­nes de los pro­vo­ca­do­res occi­den­ta­les, como el ex minis­tro fran­cés de Rela­cio­nes Exte­rio­res Alain Jup­pé y su suce­sor Lau­rent Fabius, quien inclu­so ha lla­ma­do a ase­si­nar al jefe de Esta­do sirio.

El gene­ral liba­nes Michel Aoun, pre­si­den­te de la Corrien­te Patrió­ti­ca Libre liba­ne­sa, decla­ró recien­te­men­te, y con toda razón, que Siria está «más cer­ca de la demo­cra­cia que cual­quier otro país ára­be». E inclu­so lan­zó una adver­ten­cia con­tra el derro­ca­mien­to del régi­men de Assad, seña­lan­do que eso sería el «pre­lu­dio de una gue­rra mun­dial».

Un patrio­ta lai­co y reformador,
un com­ba­tien­te anti­im­pe­ria­lis­ta de esta­tu­ra internacional

Caris­má­ti­co hom­bre de Esta­do, vale­ro­so y deci­di­do, el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Ára­be Siria sur­ge en el mun­do de las men­tes libres, de las men­tes libe­ra­das del pen­sa­mien­to úni­co, como un diri­gen­te anti­im­pe­ria­lis­ta con­se­cuen­te, de la esta­tu­ra de los diri­gen­tes que carac­te­ri­za­ron la lucha anti­co­lo­nia­lis­ta del siglo 20.

JPEG - 20.7 KB
El pre­si­den­te Bachar al-Assad con­ver­sa con civi­les y con sol­da­dos del Ejér­ci­to Ára­be Sirio duran­te una visi­ta al barrio de Baba Amro, en Homs, el 27 de mar­zo de 2012. 
Foto: Agen­cia SANA 

Aun­que en con­di­cio­nes dife­ren­tes, Bachar al-Assad está diri­gien­do una lucha cla­ra­men­te soli­da­ria con la que están libran­do Hugo Chá­vez y el pue­blo de Vene­zue­la, por citar sólo ese ejem­plo. Los anti­im­pe­ria­lis­tas que, a tra­vés del mun­do, no han acep­ta­do la demo­ni­za­ción de Fidel Cas­tro y de Hugo Chá­vez por par­te de los medios de la pros­ti­tui­da pren­sa occi­den­tal tam­po­co deben acep­tar la ima­gen fal­sa de Bachar al-Assad como un autó­cra­ta san­gui­na­rio, ima­gen que la gue­rra ideo­ló­gi­ca está tra­tan­do de imponer.

Es evi­den­te que Bachar al-Assad cuen­ta con el res­pal­do de la mayo­ría de los sirios, que se reve­la ade­más como el diri­gen­te más apto para imple­men­tar la vic­to­ria mili­tar y polí­ti­ca sobre los agre­so­res impe­ria­lis­tas y sus cola­bo­ra­do­res y mer­ce­na­rios. Es tam­bién el más deci­di­do a uni­fi­car el pue­blo-nación agre­di­do alre­de­dor de una polí­ti­ca refor­ma­do­ra de defen­sa de la sobe­ra­nía y de la inde­pen­den­cia nacio­na­les así como del desa­rro­llo de las liber­ta­des demo­crá­ti­cas y el progreso.

¿No habría que tener en cuen­ta, ade­más, que el com­ba­te que se ha impues­to a Siria, a su gobierno y a su patrió­ti­co pue­blo pone obje­ti­va­men­te a ese Esta­do-nación a la van­guar­dia de la defen­sa de la cau­sa de los pue­blos del mundo?

La Siria sobe­ra­na es en reali­dad una estra­té­gi­ca posi­ción avan­za­da de la lucha con­tra el some­ti­mien­to de las nacio­nes y por la liber­tad de todos los pue­blos del mun­do que hoy se encuen­tran con­ver­ti­dos en vasa­llos, opri­mi­dos o bajo la ame­na­za esta­dou­ni­den­se de agre­sión y de gue­rra, ame­na­za res­pal­da­da por el blo­que euro­atlán­ti­co y occi­den­ta­lis­ta y sus diver­sos agentes.

Si caye­ra la Siria anti­im­pe­ria­lis­ta y lai­ca, lo cual no cree­mos, ello repre­sen­ta­ría una evi­den­te derro­ta para Irán, Rusia y Chi­na. La Siria que resis­te es un cerro­jo que en cier­ta for­ma pro­te­ge a esos paí­ses al retra­sar la agre­sión ya pro­gra­ma­da. Esos tres paí­ses están hoy rodea­dos de nume­ro­sas bases mili­ta­res y se hallan en la mira de los diver­sos dis­po­si­ti­vos beli­cis­tas que con­tro­la­dos por los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses que, como ya sabe­mos, están ins­ta­lan­do ade­más sis­te­mas anti­mi­si­les con la pre­ten­sión de hacer­se invulnerables.

Siria y su pue­blo ven­ce­rán, esta­mos con­ven­ci­dos de ello, ante el sal­va­jis­mo esta­dou­ni­den­se. Si a pesar de todo suce­die­ra lo con­tra­rio, ello sig­ni­fi­ca­ría nues­tra pro­pia derro­ta, la de todos los ciu­da­da­nos pací­fi­cos del mun­do, la de todos los pue­blos y nacio­nes opri­mi­dos y en situa­ción de vasa­lla­je. Como han seña­la­do el gene­ral Aoun y otros como él, ello abri­ría el camino a una nue­va gue­rra mundial.

Lo que está en jue­go en Siria no sólo es el dere­cho del pue­blo de ese país sino el dere­cho de todos los pue­blos a dis­po­ner de sí mismos.

El futu­ro del Esta­do sirio, la elec­ción de sus diri­gen­tes, asun­tos de la exclu­si­va com­pe­ten­cia de la sobe­ra­nía popu­lar y de la inde­pen­den­cia nacio­nal, deben deci­dir­se en Siria y en nin­gún otro lugar, ni en Washing­ton, ni en Tel Aviv, ni en París o nin­gu­na otra capital.

La cues­tión social y la cues­tión nacio­nal son inseparables

Los comu­nis­tas y los pro­gre­sis­tas sirios han denun­cia­do diver­sas pri­va­ti­za­cio­nes y, con ellas, la inva­si­va influen­cia –duran­te los últi­mos años– del FMI y del neo­li­be­ra­lis­mo sobre la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de su país, así como sus secue­las anti­so­cia­les, que pro­vo­ca­ron un des­con­ten­to popu­lar natu­ral­men­te explo­ta­do por la opo­si­ción, de for­ma legí­ti­ma o con fines demagógicos.

La actual bús­que­da, por par­te del pue­blo sirio, de una for­ma de unión alre­de­dor de la pre­ser­va­ción del Esta­do-nación lai­co que garan­ti­ce la vic­to­ria ante la gue­rra de agre­sión pue­de ser la opor­tu­ni­dad, para los patrio­tas, de con­ju­gar el inte­rés de la Nación, la sobe­ra­nía popu­lar y el desa­rro­llo de las liber­ta­des demo­crá­ti­cas con una polí­ti­ca de recons­truc­ción eco­nó­mi­ca que inclu­ya el pro­gre­so social.

Esta par­ti­cu­lar situa­ción no deja de recor­dar­nos el heroi­co camino que duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial con­du­jo en Fran­cia a la cons­ti­tu­ción del Con­se­jo Nacio­nal de la Resis­ten­cia y a la ela­bo­ra­ción de su programa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *