Se va…dejando hue­lla de san­gre- Mikel Ari­za­le­ta

Este lunes empie­zan a decla­rar algu­nos de los ertzai­nas que estu­vie­ron pre­sen­tes la noche del 5 de abril de este año, en la que una de sus pelo­tas de goma hirió de muer­te a Iñi­go cau­sán­do­le la muer­te unos días más tar­de. Tras 8 meses no se ha acla­ra­do ni a fami­lia­res ni a ami­gos de Iñi­go el ase­si­na­to lle­va­do a cabo por los fun­cio­na­rios de la con­se­je­ría de Inte­rior, diri­gi­da por Rodol­fo Ares.

Sin embar­go, se está juz­gan­do a per­so­nas por pedir jus­ti­cia y escla­re­ci­mien­to de este caso ante Ares antes de verano y en el pala­cio Eus­kal­du­na, se les acu­sa de alte­rar el orden públi­co. Una prue­ba más de que la Jus­ti­cia entre noso­tros es un horror, cuen­to maca­bro.

Con fre­cuen­cia, más que apa­ci­gua­do­res y res­ta­ble­ce­do­res de la con­vi­ven­cia apa­re­cen como pro­vo­ca­do­res de albo­ro­to, de la mala leche y el des­va­río

El Sr. Rodol­fo Ares, el ex con­se­je­ro de Inte­rior del Gobierno vas­co ya en su día ama­ne­ció muy tar­de con su expli­ca­ción sobre la muer­te de Iñi­go Caba­cas Lice­ran­zu. Y ya enton­ces su expli­ca­ción sonó a milon­ga, como sue­na a menu­do cuan­do cali­fi­ca como “res­pues­tas pro­por­cio­na­das de sus chi­cos ante pro­vo­ca­cio­nes de ener­gú­me­nos” lo que a menu­do los pre­sen­tes des­cri­ben como “raz­zias bes­tia­les y sin sen­ti­do de fuer­zas poli­cia­les enmas­ca­ra­das y fue­ra de con­trol”. Algu­nos medios, sumi­sos y ple­ga­dos, sue­len des­cri­bir la esce­na ‑dan­do cober­tu­ra al des­mán- con un “se vie­ron obli­ga­dos a inter­ve­nir”.

Pero los tes­ti­gos vie­ron a ertzai­nas embo­za­dos fue­ra de con­trol y a man­dos pidien­do tiem­po para cal­mar a sus núme­ros. Con fre­cuen­cia estos ertzai­nas, diri­gi­dos por el Sr. Ares, más que apa­ci­gua­do­res y res­ta­ble­ce­do­res de la con­vi­ven­cia apa­re­cen como pro­vo­ca­do­res de albo­ro­to, de la mala leche y des­va­río. Con Ares y tam­bién antes de Ares.

Los medios que emplean sus agen­tes, ile­gal­men­te anó­ni­mos e indo­cu­men­ta­dos, son corro­si­vos y trans­gre­so­res de dere­chos huma­nos. Los embo­za­dos, a juz­gar por sus rela­tos, con­tes­ta­cio­nes y actua­cio­nes, aun­que gran­des y for­ta­cho­nes mues­tran con dema­sia­da fre­cuen­cia un per­fíl inte­lec­tual y emo­cio­nal bajo, care­cien­do de la talla huma­na reque­ri­da. Cala­ma­res en su tin­ta con cier­to olor putre­fac­to. Hemos vis­to con fre­cuen­cia su “bru­ta­li­dad” poli­cial, por citar tan solo dos casos guar­da­dos en la memo­ria, con el vito­riano Xuban Nafa­rra­te y en el des­alo­jo de Kukutza, gaz­tetxe cul­tu­ral de Rekal­de.

No cabe resig­na­ción, se requie­ren y exi­gen nue­vos man­dos y nue­vos per­fi­les, agen­tes con ros­tro humano.

Exi­gi­mos fun­cio­na­rios hon­ra­dos en la defen­sa de los dere­chos de los ciu­da­da­nos no cobar­des y men­da­ces ante su res­pon­sa­bi­li­dad

El Sr. Ares se va, se ha ido, dejan­do hue­lla de san­gre tras sus pasos. Él y sus fun­cio­na­rios, sus ertzai­nas, encar­ga­dos entre otras cosas de escla­re­cer muer­tes y ase­si­na­tos de otros son inca­pa­ces de resol­ver los suyos pro­pios, de salir a la pales­tra y acla­rar y con­fe­sar su cri­men. Pres­tos a pedir ayu­da para escla­re­cer eje­cu­cio­nes extra­ñas son inca­pa­ces de pres­tar apo­yo y poner dig­ni­dad y hon­ra­dez en su tra­ba­jo de cla­ri­fi­ca­ción del ase­si­na­to pro­pio.

Que­re­mos cla­ri­fi­ca­ción del caso Caba­cas y exi­gi­mos fun­cio­na­rios hon­ra­dos en la defen­sa de los dere­chos de los ciu­da­da­nos de nues­tro pue­blo, no cobar­des y men­da­ces ante su res­pon­sa­bi­li­dad y pres­tos a acu­sar y ver­ter en otros su pro­pia inep­ti­tud.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *