Refle­xio­nes sobre la agen­da de La Haba­na VI hecha por la dele­ga­ción de Paz de las FARC-EP en la Habana

En la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes de paz, buen comien­zo ha teni­do la dis­cu­sión sobre el pri­me­ro de los seis pun­tos de la Agen­da con­ve­ni­da den­tro del mar­co del Acuer­do Gene­ral o Acuer­do Espe­cial de la Haba­na. Dos comu­ni­ca­dos con­jun­tos han corro­bo­ra­do al país que las par­tes se encuen­tran satis­fe­chas con los avan­ces que ha teni­do el desa­rro­llo del Acuer­do gene­ral para la ter­mi­na­ción del con­flic­to y la cons­truc­ción de una paz esta­ble y dura­de­ra. Superan­do los aspec­tos téc­ni­cos de fun­cio­na­mien­to, ya ha sido abor­da­do el tema Polí­ti­ca de desa­rro­llo agra­rio inte­gral, como aspec­to deter­mi­nan­te que es para impul­sar la inte­gra­ción de las regio­nes y el desa­rro­llo social y eco­nó­mi­co equi­ta­ti­vo del país.

Entre los impor­tan­tes pro­gre­sos que rodean este momen­to de los deba­tes, está sin duda el comien­zo del tra­ba­jo de la pági­na Web, como uno de los tan­tos meca­nis­mos de recep­ción de las ini­cia­ti­vas popu­la­res. A tra­vés de este y otros ins­tru­men­to debe­rá mul­ti­pli­car­se la par­ti­ci­pa­ción real y efec­ti­va de la ciu­da­da­nía en cam­pos y ciu­da­des, sin que ello coar­te la par­ti­ci­pa­ción direc­ta de las dife­ren­tes for­mas de orga­ni­za­ción social en el pro­ce­so, cosa que se ten­drá que ir abrien­do paso con deter­mi­na­ción por el pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de estas con­ver­sa­cio­nes que sin duda es el pueblo.

Al res­pec­to, el otro gran avan­ce ha sido el Foro que sobre el asun­to se con­vo­có para los días 17, 18 y 19 de diciem­bre en Bogo­tá, por par­te de Nacio­nes Uni­das Colom­bia y la Uni­ver­si­dad Nacio­nal-Cen­tro de Pen­sa­mien­to, a soli­ci­tud de la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes. La par­ti­ci­pa­ción la augu­ra­mos como masi­va y fruc­tí­fe­ra, si toma­mos en cuen­ta el inmen­so res­pal­do y expec­ta­ti­va que tie­ne el pro­ce­so de paz, a pesar de la ofen­si­va que los gran­des medios de comu­ni­ca­ción sos­tie­nen con­tra las espe­ran­zas de éxi­to que el pue­blo abri­ga, y a pesar tam­bién de la incon­ti­nen­cia ver­bal del Minis­tro de Gue­rra, quien todos los días dis­pa­ra con­tra ella.

Has­ta la Haba­na han lle­ga­do ya las con­clu­sio­nes de las mesas regio­na­les de tra­ba­jo que impul­sa­ron las Comi­sio­nes de Paz del Par­la­men­to, y se anun­cia que en bre­ve ten­dre­mos las con­clu­sio­nes de ese impor­tan­tí­si­mo cer­ta­men rea­li­za­do en la pri­me­ra sema­na de diciem­bre por ini­cia­ti­va del movi­mien­to popu­lar colom­biano, deno­mi­na­do Encuen­tro Inter­na­cio­nal Pue­blos Cons­tru­yen­do Paz. He aquí los pri­me­ros apor­tes, el anun­cio diga­mos, de lo que debe­rá ser una por­ten­to­sa pre­sen­cia del cons­ti­tu­yen­te pri­ma­rio en la cons­truc­ción de una nue­va visión de país, que nos per­mi­ta alcan­zar la jus­ti­cia social que fun­de la paz. He aquí los pri­me­ros ele­men­tos que des­de las FARC-EP se toma­rán en cuen­ta para cons­truir una pro­pues­ta que res­pon­da a las aspi­ra­cio­nes del común.

¿Pero sobre qué insu­mos dis­cu­rren has­ta aho­ra los aná­li­sis de los dele­ga­dos de paz de ambas par­tes? Sin duda está el con­jun­to de la sobre-diag­nos­ti­ca­da reali­dad de desas­tre en el esce­na­rio rural que pade­ce Colom­bia, pero que debe­rán ser ilu­mi­na­dos con los razo­na­mien­tos y con­si­de­ra­cio­nes que han comen­za­do ha lle­gar des­de el seno del pue­blo refi­rién­do­se al acce­so y uso de la tie­rra, entre otros tópi­cos esen­cia­les de esta pro­ble­má­ti­ca cuya carac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal con­flic­ti­va está en la exis­ten­cia de una estruc­tu­ra lati­fun­dis­ta, de acu­mu­la­ción deri­va­da del des­po­jo san­grien­to o des­po­se­sión, pro­ta­go­ni­za­do por las eli­tes en el poder al ampa­ro del terro­ris­mo de Estado.

El deba­te ha comen­za­do y su enri­que­ci­mien­to debe­rá ir en cre­cien­te, aler­tan­do con­tra las tram­pas que al lado del Plan Nacio­nal de Desa­rro­llo, entra­ña esa nue­va for­ma de con­cen­tra­ción de la tie­rra que es la Ley 1448 de 2011 sobre repa­ra­ción y res­ti­tu­ción de víc­ti­mas. Un bino­mio nor­ma­ti­vo que sin dudas con­fi­gu­ra una pre­me­di­ta­da anti­no­mia jurí­di­ca, un con­flic­to adre­de de prin­ci­pios, que lo que bus­ca es tener la esce­na que per­mi­ta las amplia inter­pre­ta­ción jurí­di­ca como el espa­cio per­fec­to para accio­nes ocul­tas de des­po­se­sión “legal”.

Habrá que hablar sobre ese otro ade­fe­sio que es el pro­yec­to de Ley de Tie­rras y Desa­rro­llo Rural, sobre el por qué de la ten­den­cia a favo­re­cer la gran empre­sa, disi­mu­lan­do tal cir­cuns­tan­cia con pro­fu­sas sus­ten­ta­cio­nes sobre las supues­tas ven­ta­jas que trae para las gen­tes del cam­po el esque­ma peque­ña explo­ta­ción-mayor pro­duc­ti­vi­dad, a par­tir de pro­pues­tas de for­ta­le­ci­mien­to de la peque­ña pro­pie­dad, de la “empre­sa­ri­za­ción” y las “alian­zas pro­duc­ti­vas” como camino para lograr via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, como si las diná­mi­cas de un mer­ca­do incon­tro­la­do no nos mos­tra­ra el segu­ro fra­ca­so para los peque­ños agri­cul­to­res, como está vis­to en casos del Medio Aria­ri, Ura­bá y el Mag­da­le­na Medio.

¿Enca­de­na­mien­tos pro­duc­ti­vos? Pre­gun­té­mo­nos en qué esla­bón de la pro­duc­ción inter­vie­ne el cam­pe­sino, cómo es la dis­tri­bu­ción de los bene­fi­cios, etc. Pre­gun­té­mo­nos, cuál será el des­tino de la eco­no­mía cam­pe­si­na, el des­tino de las Uni­da­des Agrí­co­las Fami­lia­res (UAF) como opción eco­nó­mi­ca y social que no con­vier­ta al cam­pe­sino en sólo apor­tan­te de tie­rra y mano de obra bara­ta que ter­mi­ne sien­do el escla­vo de los pro­yec­tos empre­sa­ria­les de los gran­des inver­sio­nis­tas, los del lla­ma­do múscu­lo financiero.

Por qué tan­ta preo­cu­pa­ción aho­ra por las “rigi­de­ces de las UAF”, por qué el inte­rés en empre­sa­ri­zar a par­tir del falaz argu­men­to de que ello posi­bi­li­ta­ría una mejor uti­li­za­ción de las tie­rras en las cua­les actual­men­te se loca­li­zan, cuan­do la subuti­li­za­ción y uso inade­cua­do de tie­rras ha deri­va­do de la mono­po­li­za­ción de la pro­pie­dad rural; es en la gran pro­pie­dad don­de pre­ci­sa­men­te ha esta­do ubi­ca­do este gran pro­ble­ma, mien­tras que en los peque­ños fun­dos de los cam­pe­si­nos y pobla­do­res rura­les, his­tó­ri­ca­men­te se pro­du­ce, en medio de lamen­ta­bles con­di­cio­nes de exis­ten­cia, ade­más, la por­ción más gran­de e impor­tan­te de la ofer­ta ali­men­ta­ria. ¿Qué tal si los sub­si­dios del Esta­do no flu­ye­ran hacia los lati­fun­dis­tas pal­mi­cul­to­res, bana­ne­ros, cañe­ros…, como ocu­rrió con AGROINGRESO SEGURO, sino hacia los pro­duc­to­res del cam­po empo­bre­ci­dos por las polí­ti­cas gubernamentales?

Acce­der a la tie­rra, tener su títu­lo de pro­pie­dad, un sue­ño de siem­pre del cam­pe­sino, del indí­ge­na y de las comu­ni­da­des rura­les afro. El retorno con garan­tías, otro sue­ño de los des­te­rra­dos y des­pla­za­dos por esta gue­rra impues­ta des­de arri­ba. For­ma­li­zar la pro­pie­dad, dicen los exper­tos del gobierno, jugan­do con ese jus­to deseo de nues­tros soña­do­res, que comien­zan adver­tir cómo se está fra­guan­do la pesa­di­lla del des­po­jo legal: cum­pli­das las titu­la­cio­nes masi­vas, cum­pli­da la res­ti­tu­ción “del dere­cho”, sin los apo­yos pro­me­ti­dos por los cule­bre­ros del sis­te­ma, la opción no será otra que la de ena­je­nar las tie­rras, eso sí, “legal­men­te”, con segu­ri­dad jurí­di­ca, como par­te de la segu­ri­dad inver­sio­nis­ta, tal como lo exi­gen las mul­ti­na­cio­na­les. No en vano el Ban­co Mun­dial y la USAID, pro­mo­cio­nan el pro­ce­so, pues está en el tras­fon­do de todo, crear las con­di­cio­nes que per­mi­tan lo más pron­to posi­ble la vin­cu­la­ción ple­na de Colom­bia a la relo­ca­li­za­ción mun­dial de la agri­cul­tu­ra apor­tan­do el sudor y la san­gre de los peque­ños y media­nos pro­duc­to­res de nues­tro país.

Nece­sa­rio es que la diri­gen­cia polí­ti­ca en el poder aban­do­ne ya su some­ti­mien­to a los cen­tros inter­na­cio­na­les de poder, a esas polí­ti­cas que nos han sumer­gi­do en una pro­fun­da cri­sis de pro­duc­ción, en la carre­ra loca de pri­vi­le­giar los cul­ti­vos per­ma­nen­tes, noci­va­men­te expan­si­vos, de pal­ma afri­ca­na y caña de azú­car entre otros, en detri­men­to de los cul­ti­vos tran­si­to­rios y de la peque­ña y media­na agri­cul­tu­ra; en fin, en detri­men­to de la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, del bien­es­tar del país y en espe­cial en des­me­dro de la ya lamen­ta­ble con­di­ción de vida de una pobla­ción rural que en más del 62% está azo­ta­da por la pobreza.

Por aho­ra deje­mos has­ta ahí nues­tras refle­xio­nes recor­dan­do una reco­men­da­ción que, para sor­pre­sa de muchos, la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Nación hicie­ra hacia fina­les de 2009 en una car­ta que diri­gió a la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal: “Es urgen­te reca­bar del Esta­do colom­biano la nece­si­dad de rea­li­zar una refor­ma agra­ria inte­gral y actua­li­za­da, cuya demo­ra ha sido una de las cau­sas del con­flic­to social y del fenó­meno del des­pla­za­mien­to for­za­do que se vive en el país”.

DELEGACION DE PAZ DE LAS FARC-EP

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *