Refle­xio­nes sobre la agen­da de La Haba­na VI hecha por la dele­ga­ción de Paz de las FARC-EP en la Habana

En la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes de paz, buen comien­zo ha teni­do la dis­cu­sión sobre el pri­me­ro de los seis pun­tos de la Agen­da con­ve­ni­da den­tro del mar­co del Acuer­do Gene­ral o Acuer­do Espe­cial de la Haba­na. Dos comu­ni­ca­dos con­jun­tos han corro­bo­ra­do al país que las par­tes se encuen­tran satis­fe­chas con los avan­ces que ha teni­do el desa­rro­llo del Acuer­do gene­ral para la ter­mi­na­ción del con­flic­to y la cons­truc­ción de una paz esta­ble y dura­de­ra. Superan­do los aspec­tos téc­ni­cos de fun­cio­na­mien­to, ya ha sido abor­da­do el tema Polí­ti­ca de desa­rro­llo agra­rio inte­gral, como aspec­to deter­mi­nan­te que es para impul­sar la inte­gra­ción de las regio­nes y el desa­rro­llo social y eco­nó­mi­co equi­ta­ti­vo del país.

Entre los impor­tan­tes pro­gre­sos que rodean este momen­to de los deba­tes, está sin duda el comien­zo del tra­ba­jo de la pági­na Web, como uno de los tan­tos meca­nis­mos de recep­ción de las ini­cia­ti­vas popu­la­res. A tra­vés de este y otros ins­tru­men­to debe­rá mul­ti­pli­car­se la par­ti­ci­pa­ción real y efec­ti­va de la ciu­da­da­nía en cam­pos y ciu­da­des, sin que ello coar­te la par­ti­ci­pa­ción direc­ta de las dife­ren­tes for­mas de orga­ni­za­ción social en el pro­ce­so, cosa que se ten­drá que ir abrien­do paso con deter­mi­na­ción por el pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de estas con­ver­sa­cio­nes que sin duda es el pueblo.

Al res­pec­to, el otro gran avan­ce ha sido el Foro que sobre el asun­to se con­vo­có para los días 17, 18 y 19 de diciem­bre en Bogo­tá, por par­te de Nacio­nes Uni­das Colom­bia y la Uni­ver­si­dad Nacio­nal-Cen­tro de Pen­sa­mien­to, a soli­ci­tud de la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes. La par­ti­ci­pa­ción la augu­ra­mos como masi­va y fruc­tí­fe­ra, si toma­mos en cuen­ta el inmen­so res­pal­do y expec­ta­ti­va que tie­ne el pro­ce­so de paz, a pesar de la ofen­si­va que los gran­des medios de comu­ni­ca­ción sos­tie­nen con­tra las espe­ran­zas de éxi­to que el pue­blo abri­ga, y a pesar tam­bién de la incon­ti­nen­cia ver­bal del Minis­tro de Gue­rra, quien todos los días dis­pa­ra con­tra ella.

Has­ta la Haba­na han lle­ga­do ya las con­clu­sio­nes de las mesas regio­na­les de tra­ba­jo que impul­sa­ron las Comi­sio­nes de Paz del Par­la­men­to, y se anun­cia que en bre­ve ten­dre­mos las con­clu­sio­nes de ese impor­tan­tí­si­mo cer­ta­men rea­li­za­do en la pri­me­ra sema­na de diciem­bre por ini­cia­ti­va del movi­mien­to popu­lar colom­biano, deno­mi­na­do Encuen­tro Inter­na­cio­nal Pue­blos Cons­tru­yen­do Paz. He aquí los pri­me­ros apor­tes, el anun­cio diga­mos, de lo que debe­rá ser una por­ten­to­sa pre­sen­cia del cons­ti­tu­yen­te pri­ma­rio en la cons­truc­ción de una nue­va visión de país, que nos per­mi­ta alcan­zar la jus­ti­cia social que fun­de la paz. He aquí los pri­me­ros ele­men­tos que des­de las FARC-EP se toma­rán en cuen­ta para cons­truir una pro­pues­ta que res­pon­da a las aspi­ra­cio­nes del común.

¿Pero sobre qué insu­mos dis­cu­rren has­ta aho­ra los aná­li­sis de los dele­ga­dos de paz de ambas par­tes? Sin duda está el con­jun­to de la sobre-diag­nos­ti­ca­da reali­dad de desas­tre en el esce­na­rio rural que pade­ce Colom­bia, pero que debe­rán ser ilu­mi­na­dos con los razo­na­mien­tos y con­si­de­ra­cio­nes que han comen­za­do ha lle­gar des­de el seno del pue­blo refi­rién­do­se al acce­so y uso de la tie­rra, entre otros tópi­cos esen­cia­les de esta pro­ble­má­ti­ca cuya carac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal con­flic­ti­va está en la exis­ten­cia de una estruc­tu­ra lati­fun­dis­ta, de acu­mu­la­ción deri­va­da del des­po­jo san­grien­to o des­po­se­sión, pro­ta­go­ni­za­do por las eli­tes en el poder al ampa­ro del terro­ris­mo de Estado.

El deba­te ha comen­za­do y su enri­que­ci­mien­to debe­rá ir en cre­cien­te, aler­tan­do con­tra las tram­pas que al lado del Plan Nacio­nal de Desa­rro­llo, entra­ña esa nue­va for­ma de con­cen­tra­ción de la tie­rra que es la Ley 1448 de 2011 sobre repa­ra­ción y res­ti­tu­ción de víc­ti­mas. Un bino­mio nor­ma­ti­vo que sin dudas con­fi­gu­ra una pre­me­di­ta­da anti­no­mia jurí­di­ca, un con­flic­to adre­de de prin­ci­pios, que lo que bus­ca es tener la esce­na que per­mi­ta las amplia inter­pre­ta­ción jurí­di­ca como el espa­cio per­fec­to para accio­nes ocul­tas de des­po­se­sión “legal”.

Habrá que hablar sobre ese otro ade­fe­sio que es el pro­yec­to de Ley de Tie­rras y Desa­rro­llo Rural, sobre el por qué de la ten­den­cia a favo­re­cer la gran empre­sa, disi­mu­lan­do tal cir­cuns­tan­cia con pro­fu­sas sus­ten­ta­cio­nes sobre las supues­tas ven­ta­jas que trae para las gen­tes del cam­po el esque­ma peque­ña explo­ta­ción-mayor pro­duc­ti­vi­dad, a par­tir de pro­pues­tas de for­ta­le­ci­mien­to de la peque­ña pro­pie­dad, de la “empre­sa­ri­za­ción” y las “alian­zas pro­duc­ti­vas” como camino para lograr via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, como si las diná­mi­cas de un mer­ca­do incon­tro­la­do no nos mos­tra­ra el segu­ro fra­ca­so para los peque­ños agri­cul­to­res, como está vis­to en casos del Medio Aria­ri, Ura­bá y el Mag­da­le­na Medio.

¿Enca­de­na­mien­tos pro­duc­ti­vos? Pre­gun­té­mo­nos en qué esla­bón de la pro­duc­ción inter­vie­ne el cam­pe­sino, cómo es la dis­tri­bu­ción de los bene­fi­cios, etc. Pre­gun­té­mo­nos, cuál será el des­tino de la eco­no­mía cam­pe­si­na, el des­tino de las Uni­da­des Agrí­co­las Fami­lia­res (UAF) como opción eco­nó­mi­ca y social que no con­vier­ta al cam­pe­sino en sólo apor­tan­te de tie­rra y mano de obra bara­ta que ter­mi­ne sien­do el escla­vo de los pro­yec­tos empre­sa­ria­les de los gran­des inver­sio­nis­tas, los del lla­ma­do múscu­lo financiero.

Por qué tan­ta preo­cu­pa­ción aho­ra por las “rigi­de­ces de las UAF”, por qué el inte­rés en empre­sa­ri­zar a par­tir del falaz argu­men­to de que ello posi­bi­li­ta­ría una mejor uti­li­za­ción de las tie­rras en las cua­les actual­men­te se loca­li­zan, cuan­do la subuti­li­za­ción y uso inade­cua­do de tie­rras ha deri­va­do de la mono­po­li­za­ción de la pro­pie­dad rural; es en la gran pro­pie­dad don­de pre­ci­sa­men­te ha esta­do ubi­ca­do este gran pro­ble­ma, mien­tras que en los peque­ños fun­dos de los cam­pe­si­nos y pobla­do­res rura­les, his­tó­ri­ca­men­te se pro­du­ce, en medio de lamen­ta­bles con­di­cio­nes de exis­ten­cia, ade­más, la por­ción más gran­de e impor­tan­te de la ofer­ta ali­men­ta­ria. ¿Qué tal si los sub­si­dios del Esta­do no flu­ye­ran hacia los lati­fun­dis­tas pal­mi­cul­to­res, bana­ne­ros, cañe­ros…, como ocu­rrió con AGROINGRESO SEGURO, sino hacia los pro­duc­to­res del cam­po empo­bre­ci­dos por las polí­ti­cas gubernamentales?

Acce­der a la tie­rra, tener su títu­lo de pro­pie­dad, un sue­ño de siem­pre del cam­pe­sino, del indí­ge­na y de las comu­ni­da­des rura­les afro. El retorno con garan­tías, otro sue­ño de los des­te­rra­dos y des­pla­za­dos por esta gue­rra impues­ta des­de arri­ba. For­ma­li­zar la pro­pie­dad, dicen los exper­tos del gobierno, jugan­do con ese jus­to deseo de nues­tros soña­do­res, que comien­zan adver­tir cómo se está fra­guan­do la pesa­di­lla del des­po­jo legal: cum­pli­das las titu­la­cio­nes masi­vas, cum­pli­da la res­ti­tu­ción “del dere­cho”, sin los apo­yos pro­me­ti­dos por los cule­bre­ros del sis­te­ma, la opción no será otra que la de ena­je­nar las tie­rras, eso sí, “legal­men­te”, con segu­ri­dad jurí­di­ca, como par­te de la segu­ri­dad inver­sio­nis­ta, tal como lo exi­gen las mul­ti­na­cio­na­les. No en vano el Ban­co Mun­dial y la USAID, pro­mo­cio­nan el pro­ce­so, pues está en el tras­fon­do de todo, crear las con­di­cio­nes que per­mi­tan lo más pron­to posi­ble la vin­cu­la­ción ple­na de Colom­bia a la relo­ca­li­za­ción mun­dial de la agri­cul­tu­ra apor­tan­do el sudor y la san­gre de los peque­ños y media­nos pro­duc­to­res de nues­tro país.

Nece­sa­rio es que la diri­gen­cia polí­ti­ca en el poder aban­do­ne ya su some­ti­mien­to a los cen­tros inter­na­cio­na­les de poder, a esas polí­ti­cas que nos han sumer­gi­do en una pro­fun­da cri­sis de pro­duc­ción, en la carre­ra loca de pri­vi­le­giar los cul­ti­vos per­ma­nen­tes, noci­va­men­te expan­si­vos, de pal­ma afri­ca­na y caña de azú­car entre otros, en detri­men­to de los cul­ti­vos tran­si­to­rios y de la peque­ña y media­na agri­cul­tu­ra; en fin, en detri­men­to de la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, del bien­es­tar del país y en espe­cial en des­me­dro de la ya lamen­ta­ble con­di­ción de vida de una pobla­ción rural que en más del 62% está azo­ta­da por la pobreza.

Por aho­ra deje­mos has­ta ahí nues­tras refle­xio­nes recor­dan­do una reco­men­da­ción que, para sor­pre­sa de muchos, la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Nación hicie­ra hacia fina­les de 2009 en una car­ta que diri­gió a la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal: “Es urgen­te reca­bar del Esta­do colom­biano la nece­si­dad de rea­li­zar una refor­ma agra­ria inte­gral y actua­li­za­da, cuya demo­ra ha sido una de las cau­sas del con­flic­to social y del fenó­meno del des­pla­za­mien­to for­za­do que se vive en el país”.

DELEGACION DE PAZ DE LAS FARC-EP

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.