La dis­per­sión sigue matan­do- Jon Garay

Estos días son espe­cial­men­te difí­ci­les para los fami­lia­res y alle­ga­dos de los pre­sos y pre­sas vas­cas. En pri­mer lugar por­que lle­gan las nie­ves, los hie­los, la llu­via. La dis­per­sión se hace más dura, más peli­gro­sa. Da más mie­do salir a la carre­te­ra. Y tam­bién por­que en estos días se cum­plen los ani­ver­sa­rios de las muer­tes de Sara Fer­nán­dez y Kar­me­le Sola­gu­ren, que falle­cie­ron en 2003 y 2004 en sen­dos acci­den­tes de trá­fi­co al ir a visi­tar a su ami­go e hijo, respectivamente.

Estas fechas, el 29 de noviem­bre y el 6 de enero, no son meras ono­más­ti­cas en el calen­da­rio, no son el recuer­do de algo que pasó. Es lo que le pue­de pasar cual­quier fin de sema­na a las cien­tos de per­so­nas que se jue­gan la vida en las carre­te­ras de Espa­ña y Fran­cia. Sin ir más lejos, tres veci­nos de Tafa­lla sufrie­ron un gra­ve acci­den­te hace dos sema­nas, y este año ya hacen un total de 13 acci­den­tes con 40 per­so­nas afec­ta­das. El más gra­ve, el de la fami­lia de Mikel Egi­bar, en agos­to, que se sal­dó con la mujer del pre­so en la UCI en esta­do muy gra­ve y los dos hijos, meno­res de edad, hospitalizados.

Pero la dis­per­sión no es solo el sus­to de un acci­den­te leve, o el dolor y las heri­das de uno gra­ve. Es la ten­sión y el des­gas­te per­ma­nen­te, el can­san­cio acu­mu­la­do, las miles de horas en la carre­te­ra, la terri­ble san­gría eco­nó­mi­ca que supo­ne. Es tam­bién preo­cu­pa­ción, mie­do, sue­ño, ago­ta­mien­to. Fami­lias y cua­dri­llas ente­ras en movi­mien­to todos los fines de sema­na. Y una sen­sa­ción de injus­ti­cia, de ver todos sus dere­chos vul­ne­ra­dos. Seguir car­gan­do con este cas­ti­go por la deci­sión polí­ti­ca de un Gobierno que quie­re blo­quear con ellos el pro­ce­so de paz.

Detrás de las polí­ti­cas irres­pon­sa­bles y extre­mis­tas del PP hay miles de per­so­nas que siguen sufrien­do. Hable­mos de dis­per­sión, o de pre­sos enfer­mos, o de quie­nes siguen en la cár­cel tras haber cum­pli­do su con­de­na, a la espe­ra de la reso­lu­ción defi­ni­ti­va del Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go. Hable­mos de polí­ti­ca peni­ten­cia­ria y detrás apa­re­cen amplí­si­mas capas socia­les que siguen sufriendo.

Y qué duda cabe, los por­ta­zos due­len. Casos como el de Iosu Uri­betxe­be­rria, Inés del Río, el goteo de acci­den­tes o las agre­sio­nes a fami­lia­res due­len mucho, por­que dibu­jan en la men­te de miles per­so­nas la pre­vi­sión de que van a seguir sufrien­do, de que el Gobierno está deci­di­do a man­te­ner su tortura.

La dis­per­sión es ten­sión y des­gas­te, can­san­cio acu­mu­la­do y miles de horas de carre­te­ra, con la san­gría eco­nó­mi­ca que esto supone

Al PP le bas­ta­ría con apli­car la legis­la­ción ordi­na­ria, pero se empe­ña en man­te­ner las polí­ti­cas de excep­ción con el obje­ti­vo de gene­rar más sufri­mien­to. Y la gen­te que sufre esas polí­ti­cas está deman­dan­do que se pro­te­jan ya sus dere­chos y sus vidas. Esta­mos hablan­do de gra­ves vul­ne­ra­cio­nes de los Dere­chos Huma­nos, que afec­tan a muchas per­so­nas en Nava­rra, y que están suce­dien­do a la vis­ta de todos. Y cree­mos que es nece­sa­rio dar pasos efec­ti­vos para ali­viar las vidas de estas personas.

Se ha pues­to en mar­cha la movi­li­za­ción gene­ral popu­lar del pró­xi­mo 12 de enero en Bil­bo, en la que pro­po­ne­mos un gran con­sen­so social en torno a cua­tro pun­tos: 1) Tras­la­dar a Eus­kal Herria a todos los pre­sos y pre­sas vas­cas. 2) Dejar libres a los pre­sos y pre­sas con enfer­me­da­des gra­ves. 3) Ter­mi­nar con la pro­lon­ga­ción de las con­de­nas y dero­gar las medi­das que con­lle­van la cade­na per­pe­tua. 4) Res­pe­tar todos los Dere­chos Huma­nos que les corres­pon­den como pre­sas y como personas.

Des­de Herri­ra veni­mos insis­tien­do en la nece­si­dad de un gran acuer­do social para empe­zar a dar una solu­ción a la exis­ten­cia de cien­tos de pre­sos y exi­lia­dos. Y cree­mos que la pri­me­ra eta­pa de ese gran acuer­do social es la defen­sa de los Dere­chos Huma­nos de todas las per­so­nas; ase­gu­rar una pri­me­ra esta­ción de paz en este país en la que toda la socie­dad vea que su situa­ción ha mejo­ra­do, que se res­pe­tan sus dere­chos básicos.

Esta­mos con­ven­ci­dos de que la mar­cha del 12 de enero va a supo­ner un hito his­tó­ri­co, y nece­si­ta­mos que lo sea para ace­le­rar esce­na­rios y dejar atrás el sufri­mien­to del que esta­mos hablan­do. Por eso, lo que pro­po­ne­mos a la ciu­da­da­nía y a todos los agen­tes polí­ti­cos y socia­les, es que en este día mos­tre­mos de mane­ra rotun­da ese gran acuer­do social, que sal­ga­mos a la calle por lo que nos une, la defen­sa de los Dere­chos Huma­nos y el pro­ce­so de paz.

Cree­mos que supe­rar estas medi­das de excep­ción es algo urgen­te, y que será bene­fi­cio­so para toda la socie­dad. Y mere­ce la pena hacer un esfuer­zo para ace­le­rar nue­vos esce­na­rios. Lo nece­si­ta mucha gente.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *