Una Nue­va Eta­pa: Retos de la Revo­lu­ción sin Hugo Chá­vez- José Rafael Men­do­za

La ausen­cia del Pre­si­den­te será lar­ga, es evi­den­te por sus decla­ra­cio­nes, con lo cual, el reto para el sis­te­ma polí­ti­co y para la revo­lu­ción será ele­va­da. Entre otras cosas, por­que esta vez sí hay un linea­mien­to que esta­ble­ce cla­ra­men­te que debe exis­tir uni­dad, cohe­ren­cia, y una ges­tión guber­na­men­tal que no pue­de estar ata­da al lide­raz­go de un solo hom­bre.

El pre­si­den­te comien­za una nue­va lucha y eta­pa his­tó­ri­ca en su vida. Y como ser humano, y tenien­do en cuen­ta el tipo de enfer­me­dad, es indu­da­ble que exis­tan ries­gos natu­ra­les, entre ellos su des­apa­ri­ción físi­ca o impe­di­men­to para cum­plir las fun­cio­nes de direc­ción del país. El men­sa­je del jefe del Esta­do fue cla­ro.

La uni­dad en torno a un nue­vo lide­raz­go polí­ti­co, debe enten­der­se como un hecho impres­cin­di­ble para sos­te­ner unas polí­ti­cas estra­té­gi­cas que van con­fi­gu­ran­do un nue­vo Esta­do, por lo tan­to, lo que está en jue­go es la cons­truc­ción de un nue­vo mode­lo de socie­dad. La ges­tión guber­na­men­tal debe hacer­se cada vez más efec­ti­va, efi­cien­te y trans­pa­ren­te, para ello, se requie­re una nue­va con­cep­ción de la ges­tión públi­ca, de la geren­cia y los ser­vi­cios que pres­ta la admi­nis­tra­ción públi­ca en todos sus nive­les, inclu­yen­do el comu­nal.

Es nece­sa­ria la pro­gre­si­va depu­ra­ción de cua­dros y diri­gen­tes incom­pe­ten­tes, inefi­cien­tes y poco pre­pa­ra­dos para los car­gos de direc­ción, inclu­yen­do Minis­tros y Vice­mi­nis­tros. En para­le­lo, se debe ir con­so­li­dan­do una ver­da­de­ra estruc­tu­ra de for­ma­ción polí­ti­co – téc­ni­co, que empie­ce a ope­rar en la urgen­te capa­ci­ta­ción y pre­pa­ra­ción de una nue­va gene­ra­ción de cua­dros geren­cia­les que ocu­pen los car­gos en las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do (Crear una Escue­la de Gobierno y Admi­nis­tra­ción Públi­ca), con nue­vos meca­nis­mos y esque­mas de orga­ni­za­ción, fun­cio­na­mien­to y de ges­tión, por­que al fin de cuan­tas, el pro­ble­ma no está en cam­biar de per­so­nas en car­gos direc­ti­vos, sino cam­biar las for­mas de ges­tión. Eso inclu­ye el reto de esta­ble­cer meca­nis­mos de con­trol de la ges­tión públi­ca que ver­da­de­ra­men­te hagan más efi­cien­te la ges­tión guber­na­men­tal. Lo que de igual for­ma con­lle­va­rá, a una lucha incan­sa­ble con­tra la corrup­ción polí­ti­ca y admi­nis­tra­ti­va, que es un mal endé­mi­co de la socie­dad y del apa­ra­to admi­nis­tra­ti­vo del Esta­do.

En lo polí­ti­co, está cla­ro que el pre­si­den­te y líder del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio, ha gira­do unas ins­truc­cio­nes y orde­na­do un linea­mien­to: Uni­dad, y apo­yo en torno a Nico­lás Madu­ro para suce­der­le.

Varias pue­den ser las opi­nio­nes en este sen­ti­do, sólo ana­li­za­re algu­nos aspec­tos que me pare­cen impor­tan­tes:

a) Nico­lás Madu­ro, es un polí­ti­co que vie­ne de las luchas sin­di­ca­les;

b) Es un civil, ele­men­to impor­tan­te para la idio­sin­cra­sia y cul­tu­ra polí­ti­ca vene­zo­la­na.

c) Ha asu­mi­do car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad estra­té­gi­ca, con lo cual ha expe­ri­men­ta­do en vida pro­pia la visión de ges­tión guber­na­men­tal al más alto nivel;

d) Es un polí­ti­co con mayor gra­do de madu­ra­ción per­so­nal y pro­fe­sio­nal,

e) Ha desa­rro­lla­do y con­so­li­da­do equi­pos de tra­ba­jo polí­ti­cos den­tro de la socie­dad y del par­ti­do con el reco­no­ci­mien­to debi­do;

f) Ha demos­tra­do media­na ges­tión al fren­te de la AN y Can­ci­lle­ría

g) Es un polí­ti­co de reco­no­ci­mien­to y con­tac­tos inter­na­cio­na­les, sobre todo, con los líde­res polí­ti­cos lati­no­ame­ri­ca­nos, lo que garan­ti­za una con­ti­nui­dad en el nivel de con­fian­za polí­ti­co esta­ble­ci­do en las rela­cio­nes exte­rio­res del país.

Sin embar­go, no lo seña­lo como un líder, por­que harían fal­ta una serie de cua­li­da­des y capa­ci­da­des que aún pue­den ser pre­ma­tu­ras seña­lar­las o iden­ti­fi­car­las. Segu­ra­men­te las tie­ne, pero debe demos­trar­las.

En este sen­ti­do, la opción seña­la­da por el pre­si­den­te Chá­vez para suce­der­le, es la más acer­ta­da para el momen­to polí­ti­co, es sana y cohe­ren­te, pue­de gene­rar esta­bi­li­dad y cier­ta­men­te tran­qui­li­dad. El reto será enor­me. Dicho nue­vo líder, o cual­quier otro, no podrá com­pa­rar­se con el pre­si­den­te Chá­vez, no es la inten­ción, ni el obje­ti­vo, pero si debe tener cla­ro, cual es la labor y la tarea que debe­rá asu­mir.

Sin embar­go, exis­ten diver­sos fac­to­res, acto­res polí­ti­cos, gru­pos afi­nes al pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio, que se move­rán en torno a sus pro­pios intere­ses, y de esa con­for­ma­ción de intere­ses, y capa­ci­dad de nego­cia­ción a lo interno, depen­de­rá la ver­da­de­ra uni­dad. No me extien­do en este apar­ta­do, por cuan­to, el tema es mucho más com­ple­jo.

La enor­me preo­cu­pa­ción aho­ra vie­ne, en fun­ción de lo que será el mode­lo de ges­tión guber­na­men­tal sin la pre­sen­cia del pre­si­den­te Chá­vez, duran­te la eta­pa de ope­ra­ción y lue­go de recu­pe­ra­ción. Es impor­tan­te des­ta­car la nece­si­dad de tomar deci­sio­nes, cues­te lo que cues­te, sin que todo sea con­sul­ta­do al pre­si­den­te, excep­to lo más rele­van­te y tras­cen­den­te. Es evi­den­te que en las fechas de ope­ra­ción y recu­pe­ra­ción pasa­da, muchos fue­ron las deci­sio­nes y cam­bios den­tro de los orga­nis­mos públi­cos que fue­ron para­li­za­dos por­que no esta­ba el jefe del Esta­do. Hay una iner­cia total en las ins­ti­tu­cio­nes, si el pre­si­den­te no está pre­sen­te. La ins­ti­tu­cio­na­li­dad vene­zo­la­na es total­men­te depen­dien­te del jefe del Eje­cu­ti­vo. Y esta situa­ción para­li­za cual­quier avan­ce en la trans­for­ma­ción del país. Este es uno de los retos fun­da­men­ta­les en este nue­vo esce­na­rio polí­ti­co.

La inca­pa­ci­dad de gober­nar sin Chá­vez se ha demos­tra­do, con lo cual el Vice­pre­si­den­te ten­drá el reto de hacer que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad fun­cio­ne, pero que fun­cio­ne de mane­ra efi­cien­te, pro­gre­si­va y ace­le­ra­da a su vez, pue­da dar res­pues­ta opor­tu­na y de cali­dad revo­lu­cio­na­ria a las deman­das de la socie­dad. El reto será cons­truir su pro­pio lide­raz­go y com­par­tir­lo.

Preo­cu­pa, que la pro­mo­ción de los cam­bios, las movi­das de mata en el seno de la ges­tión guber­na­men­tal, la remo­ción de una serie de fun­cio­na­rios inca­pa­ces que están al fren­te de dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes no se haga por el aho­ra lla­ma­do a la “uni­dad” del pro­ce­so, como temien­do a que remo­ver a cier­tos vaga­bun­dos resul­ta­ría en la pér­di­da de apo­yo polí­ti­co a la nue­va ges­tión.

Son par­te de los retos de esta nue­va eta­pa del gobierno, que vive de coyun­tu­ra en coyun­tu­ra, y des­pués de 14 años aún no tie­ne una estruc­tu­ra sóli­da polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca, y de ges­tión guber­na­men­tal que ace­le­re la revo­lu­ción sin tener que depen­der de un solo hom­bre.

Lle­gó la hora en que la revo­lu­ción debe­rá empren­der retos y meca­nis­mos que orga­ni­cen, y estruc­tu­ren una sóli­da ges­tión, efi­cien­te, y de cali­dad, con un lide­raz­go colec­ti­vo, y apo­ya­do en sóli­dos movi­mien­tos socia­les. Se abre la puer­ta para una for­ma de con­duc­ción polí­ti­ca más racio­nal que caris­má­ti­ca

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *