His­to­ria e his­to­rias del Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodríguez

Refle­xio­nes en torno al 29 ani­ver­sa­rio del FPMR de Chi­le. His­to­ria y pre­sen­te de la rebel­día chilena.

“… He aquí por qué del modo de escri­bir la his­to­ria de un par­ti­do deri­va el con­cep­to que se tie­ne de lo que un par­ti­do es y debe ser. El sec­ta­rio se exal­ta­rá fren­te a los peque­ños actos inter­nos que ten­drán para él un sig­ni­fi­ca­do eso­té­ri­co y lo lle­na­rán de mís­ti­co entu­sias­mo. El his­to­ria­dor, aún dan­do a cada cosa la impor­tan­cia que tie­ne en el cua­dro gene­ral, pon­drá el acen­to sobre todo en la efi­ca­cia real del par­ti­do, en su fuer­za deter­mi­nan­te, posi­ti­va y nega­ti­va, en haber con­tri­bui­do a crear un acon­te­ci­mien­to y tam­bién en haber impe­di­do que otros se pro­du­je­sen”. (Anto­nio Gramsci)

El 14 de diciem­bre es el ani­ver­sa­rio de la irrup­ción del Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez en la vida nacio­nal. Y como cada año, vemos el aba­ni­co de tex­tos, imá­ge­nes y acti­vi­da­des con­me­mo­ra­ti­vas, pro­pias de fechas como esta, que son ya par­te de las “tra­di­cio­nes” polí­ti­cas y cul­tu­ra­les de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria chi­le­na, y que tie­nen diver­sos pun­tos de infle­xión duran­te el año (29 de mar­zo, 11 de Sep­tiem­bre, 5 de octu­bre, etc). Con­se­cuen­te con las limi­ta­cio­nes o defor­ma­cio­nes pro­pias de ex estu­dian­te de esta “cien­cia” lla­ma­da his­to­ria, seña­la­re­mos algu­nas ideas en torno a este impor­tan­te suceso.

Estas fechas son para muchos, momen­tos de reafir­ma­ción de la idea y la acción revo­lu­cio­na­ria y de home­na­je a las y los lucha­do­res popu­la­res, de for­ta­le­cer la mís­ti­ca y la fra­ter­ni­dad entre com­pa­ñe­ros. En lo “for­mal”, el FPMR ha hecho de su con­me­mo­ra­ción un apo­yo a las prio­ri­da­des inter­nas y tác­ti­cas del momen­to, sin­te­ti­za­das en una con­sig­na y medios de pro­pa­gan­da que las seña­la, des­de el pri­mer año de vida cuan­do se dio a cono­cer la pri­me­ra ban­de­ra del FPMR y prin­ci­pal­men­te el Pri­mer Mani­fies­to al Pue­blo de Chi­le, o bien al año 1989 al ele­var la con­sig­na “Impu­ni­dad Jamás” fren­te a la tran­si­ción pac­ta­da sobre la impu­ni­dad de los crí­me­nes dic­ta­to­ria­les, o el año 1992 cuan­do el Fren­te enfren­ta­ba una cri­sis en el mar­co de la estra­te­gia de la Gue­rra Patrió­ti­ca Nacio­nal (GPN) y el comien­zo de su Pro­ce­so de Dis­cu­sión Inter­na, con la con­sig­na “9 años de Lucha, Con­se­cuen­cia y Dig­ni­dad”, (a par­tir de ese momen­to se comien­zan a rea­li­zar acti­vi­da­des públi­cas de con­me­mo­ra­ción, los lla­ma­dos actos polí­ti­co-cul­tu­ra­les). El año 1996 al dar­se los pri­me­ros pasos en el san­cio­na­mien­to del nue­vo Pro­yec­to Polí­ti­co, bajo la con­sig­na “Fie­les a nues­tra his­to­ria y a los prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios, haga­mos del Rodri­guis­mo una alter­na­ti­va de lucha”, el año 2003 cuan­do se con­me­mo­ran los 20 años de vida dan­do a cono­cer las reso­lu­cio­nes del Pri­mer Con­gre­so del FPMR, y así sucesivamente.

Pero tam­bién debe­mos asu­mir que en rela­ción al ani­ver­sa­rio, o cual­quier otra con­me­mo­ra­ción simi­lar, se debe con­vi­vir en su apli­ca­ción prác­ti­ca con la posi­ble des­via­ción o el ries­go de repro­du­cir una bate­ría de luga­res comu­nes y mis­ti­fi­ca­cio­nes de la his­to­ria, y por ejem­plo el recuer­do u home­na­je a tan­tas y tan­tos com­ba­tien­tes que die­ron su vida, y en par­ti­cu­lar en el mes de diciem­bre los rodri­guis­tas Patri­cio Leo­nel Gon­zá­lez, Mau­ri­cio Can­cino, Juan Fuen­tes, Luis Anto­nio Gon­zá­lez (Boris), Emi­lio Gon­zá­lez, y otros que nues­tra negli­gen­cia pue­de haber deja­do de lado, con el trans­cur­so de los años pue­de deve­nir en ruti­na, en un rito que va poco a poco per­dien­do su con­te­ni­do y tor­nán­do­se en una mani­fes­ta­ción mas bien esté­ti­ca, casi litúr­gi­ca ( de hecho muchas acti­vi­da­des de este tipo se rea­li­zan en cemen­te­rios o en los luga­res don­de caye­ron los com­ba­tien­tes, situa­ción que a mi jui­cio con­tri­bu­ye incon­cien­te­men­te a lo ante­rior) , sien­do que como bien decía Mau­ri­cio Her­nán­dez para el caso de Ceci­lia Mag­ni, debe­mos salir de todo lugar común que la aso­cie a con­sig­nas iner­tes y miti­fi­ca­cio­nes de cul­to, que fosi­li­zan, qui­tan filo y pers­pec­ti­va a la pasión y la volun­tad revolucionaria.

Esta ten­den­cia a la idea­li­za­ción, a la mis­ti­fi­ca­ción o inclu­so al feti­chis­mo en rela­ción a la orga­ni­za­ción, sus accio­nes, sus diri­gen­tes y mili­tan­tes des­ta­ca­dos, sus sím­bo­los e inclu­so sus medios de lucha (las armas, los uni­for­mes, etc), es un fenó­meno que fue trans­ver­sal a la izquier­da chi­le­na y mun­dial (el cul­to sec­ta­rio a la per­so­na­li­dad y “el par­ti­do” es una expre­sión exa­cer­ba­da de aque­llo), pero ponien­do esto en pers­pec­ti­va, se podría qui­zás rela­cio­nar en par­te con una ínti­ma nece­si­dad huma­na plan­tea­da por José Car­los Maria­te­gui en 1925, de que “el hom­bre se resis­te a seguir una ver¬dad mien­tras no la cree abso­lu­ta y supre­ma…. Hay que pro­po­ner­le una fe, un mito, una acción”. Y cla­ro, si esa nece­si­dad es mal con­du­ci­da deri­va en sec­ta­ris­mo, en un “mís­ti­co entu­sias­mo” mal entendido.

Sin­te­ti­zar la his­to­ria, sobre todo la de orga­ni­za­cio­nes como el Fren­te, no es una dis­ci­pli­na neu­tra, “obje­ti­va” en el sen­ti­do común del con­cep­to (que mas bien alu­de a impar­cia­li­dad, a no tomar par­ti­do), al con­tra­rio, expre­sa des­de una inter­pre­ta­ción y una acción en la reali­dad con sus cau­sas y con­se­cuen­cias, ideo­lo­gías, pro­yec­tos, líneas polí­ti­cas, éxi­tos y derro­tas, la volun­tad de mili­tan­tes y diri­gen­tes, has­ta intere­ses mas bien de cor­to pla­zo, para lo cual el recur­so del “domi­nio” de la his­to­ria y sus regis­tros mate­ria­les resul­ta un pre­cia­do instrumento.

¿Es posi­ble enton­ces hablar de LA his­to­ria del Fren­te y por tan­to del Rodri­guis­mo? Los pro­ta­go­nis­tas y los hechos polí­ti­cos y mili­ta­res están ahí, ocu­rrie­ron y es posi­ble cono­cer­los si se inves­ti­ga lo sufi­cien­te, y ya exis­ten diver­sas publi­ca­cio­nes des­de dis­tin­tos ámbi­tos e intere­ses, ya sea aca­dé­mi­cos (tesis de gra­do), perio­dís­ti­cos, tes­ti­mo­nia­les, nove­la­dos y par­ti­da­rios. Sin embar­go el cono­cer pre­su­po­ne una “teo­ría del cono­ci­mien­to” ¿cómo apro­xi­mar­se a una ver­dad his­tó­ri­ca sin que­rer “arras­trar­la” o aco­mo­dar­la para res­pal­dar ideas pre­con­ce­bi­das? En His­to­ria no hay ver­dad abso­lu­ta; según Engels, “el que en este terreno quie­ra salir a la caza de ver­da­des defi­ni­ti­vas de últi­ma ins­tan­cia, de ver­da­des autén­ti­cas y abso­lu­ta­men­te inmu­ta­bles, con­se­gui­rá poco botín, como no sean tri­via­li­da­des y luga­res comu­nes de lo más grosero”.

Sobre esto hay polé­mi­cas aun abier­tas, y nos pare­cen dig­nos de res­ca­tar los plan­tea­mien­tos de León Trotsky: “La cien­cia ‑no la “obje­ti­vi­dad” filis­tea de salón- exi­ge que el autor seña­le los fac­to­res socia­les que con­di­cio­nan los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos, por mucho que esto alte­re los ner­vios. La his­to­ria no es un va¬ciadero de docu­men­tos y sen­ten­cias mora­les. La his¬toria es una cien­cia no menos obje­ti­va que la fisio­lo­gía. Exi­ge un méto­do cien­tí­fi­co, no una “impar¬cialidad” hipó­cri­ta. Se pue­de acep­tar o recha­zar la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta como méto­do his­tó­ri­co cien­tí­fi­co, pero es menes­ter tener­la en cuen­ta. La obje­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca pue­de y debe ser inhe­ren­te al méto­do emplea­do. Si el autor no logró apli­car correc­ta­men­te su méto­do, hay que seña­lar exac­ta­men­te dón­de ocu­rrió.” (Del artícu­lo ¿Qué es la obje­ti­vi­dad his­tó­ri­ca? The Mili­tant, 15 de julio de 1933)

Y en el caso del Fren­te, no pocos han sido los inten­tos de sis­te­ma­ti­zar su pro­pia his­to­ria, esfuer­zo que en gene­ral obe­de­cía a nece­si­da­des espe­cí­fi­cas o coyun­tu­ra­les de la vida inter­na. Entre estos tene­mos que el año 1993, en el mar­co del Pro­ce­so de Dis­cu­sión Inter­na, se ela­bo­ra el infor­me de la Direc­ción Nacio­nal del FPMR que hace el pri­mer y exten­so recuen­to his­tó­ri­co del desa­rro­llo de la orga­ni­za­ción con el fin de extraer de su aná­li­sis las cau­sas, con­se­cuen­cias y vías de supera­ción de la cri­sis que la afec­ta­ba en ese momen­to, meto­do­lo­gía que no logró sus obje­ti­vos de la mane­ra que la Direc­ción espe­ra­ba, jus­ta­men­te por­que el encuen­tro, la “cace­ría” de esas “ver­da­des”, como advir­tió ya el vie­jo Engels, no es un resul­ta­do inevi­ta­ble del estu­dio de la his­to­ria, de hecho pue­den sur­gir muchas mas dudas o nue­vas preguntas.

Lue­go, el año 1999 el Fren­te edi­ta y difun­de públi­ca­men­te el ensa­yo “La lucha de cla­ses y el sur­gi­mien­to del FPMR en Chi­le”, un esfuer­zo por rea­li­zar una perio­di­za­ción de la his­to­ria nacio­nal como ante­ce­den­te para su naci­mien­to y desarrollo.

El año 2001 se publi­ca el tex­to “Bús­que­da de un nue­vo Pro­yec­to para el FPMR”, que pre­pa­ra­ría el camino para el Pri­mer Con­gre­so, don­de tam­bién se incluía una sín­te­sis his­tó­ri­ca. Pos­te­rior­men­te se cono­ce­ría el tra­ba­jo de inves­ti­ga­ción titu­la­do “Los Orí­ge­nes del FPMR.”, que esta­ba con­ce­bi­do como el pri­me­ro de una serie de tra­ba­jos rela­cio­na­dos pero que no tuvo continuidad.

Tam­bién está, por que no men­cio­nar­lo, el libro de Ricar­do Pal­ma Sala­man­ca “Una lar­ga cola de ace­ro” (His­to­ria del FPMR 1984 – 1988), edi­ta­do por LOM en 2001, que pre­sen­ta y arti­cu­la de mane­ra nove­la­da, dis­tin­tas eta­pas y pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria del Fren­te a par­tir de las peri­pe­cias de un per­so­na­je ficticio.

Me gus­ta­ría des­ta­car tam­bién dos tra­ba­jos de inves­ti­ga­ción indi­vi­dual, “Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez, el tabú del con­flic­to arma­do en Chi­le”, de Her­nán Vidal, publi­ca­do en 1995 por la edi­to­rial Mos­qui­to y “De la Rebe­lión Popu­lar a la Suble­va­ción ima­gi­na­da”, de Luís Rojas Núñez, edi­ta­do por LOM el año 2011. Dos libros hechos con rigor inves­ti­ga­ti­vo que son un gran apor­te para la pro­fun­di­za­ción de la his­to­ria recien­te del país y del Frente.

En el deno­mi­na­do res­ca­te his­tó­ri­co del FPMR, no hay una visión úni­ca al res­pec­to por las razo­nes que men­cio­na­mos arri­ba, a lo cual se debe aña­dir situa­cio­nes lími­te como el quie­bre con el Par­ti­do Comu­nis­ta o la cri­sis de comien­zos de los años 90 y sus con­se­cuen­cias, y tam­bién por la exis­ten­cia de indi­vi­dua­li­da­des y corrien­tes polí­ti­cas que deno­mi­nán­do­se rodri­guis­tas, muchas veces ape­lan­do a una con­di­ción de “his­tó­ri­cos”, a la par­ti­ci­pa­ción per­so­nal en tal o cual situa­ción, a haber cono­ci­do a deter­mi­na­dos com­pa­ñe­ros, etc., se otor­gan y relu­cen “jine­tas” que dan auto­ri­dad o fun­da­men­tan con­duc­tas clau­di­can­tes, dere­cha­men­te opor­tu­nis­tas, cau­di­llis­tas, y en el peor de los casos trai­do­ras. .Entre estos per­so­na­jes abun­dan tam­bién los exege­tas que de mane­ra ego­cén­tri­ca, pom­po­sa y sober­bia han inten­ta­do ele­var­se como los due­ños de esas ver­da­des his­tó­ri­cas res­pec­to a la organización.

Y es ahí don­de tene­mos que seña­lar que a pesar de los pro­ble­mas plan­tea­dos res­pec­to a la his­to­ria y la bús­que­da de ver­da­des abso­lu­tas, eso en nin­gún caso equi­va­le a caer en el rela­ti­vis­mo polí­ti­co en el que todo vale, NO, no todo vale, ni sir­ven todas las micros, ya que en un con­tex­to deter­mi­na­do, con coor­de­na­das pre­ci­sas, o bien cuan­do estas se modi­fi­can, hay ver­da­des u opcio­nes úni­cas a tomar cuan­do se asu­me una opción de cla­se, y que al no asu­mir­se por diver­sos moti­vos (debi­li­dad, poca cla­ri­dad o fal­ta de aná­li­sis rigu­ro­so, dog­ma­tis­mo u otro “ismo”), es la mis­ma his­to­ria, enten­di­da como prac­ti­ca social y polí­ti­ca, la que deja atrás o sepul­ta a las colec­ti­vi­da­des o pro­yec­tos que no supie­ron rec­ti­fi­car al respecto.

Por eso Marx plan­tea que «suce­sos nota­ble­men­te aná­lo­gos que tie­nen lugar en medios his­tó­ri­cos dife­ren­tes con­du­cen a resul­ta­dos total­men­te dis­tin­tos. Estu­dián­do­los por sepa­ra­do y com­pa­rán­do­los lue­go, se pue­de encon­trar la cla­ve de este fenó­meno, pero nun­ca se lle­ga­rá a ello median­te el pasa­por­te uni­ver­sal de una teo­ría his­tó­ri­co filo­só­fi­ca gene­ral cuya supre­ma vir­tud con­sis­te en ser suprahistórica».

El méto­do de Marx, pre­ci­sa Mariá­te­gui en las pági­nas de la revis­ta Amau­ta, «es un méto­do que se apo­ya ínte­gra­men­te en la reali­dad de los hechos… el mar­xis­mo, en cada país, en cada pue­blo ope­ra y accio­na sobre el ambien­te, sobre el medio, sin des­cui­dar cada una de sus modalidades».

Se tra­ta de his­to­ria, de la pra­xis de com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, en este caso resul­ta que el suje­to es a la vez el obje­to de estu­dio, sien­do la inter­pre­ta­ción sobre cau­sas y con­se­cuen­cias tan diver­sa como las per­so­nas que la hacen, y por ejem­plo a veces al calor de las dis­cu­sio­nes pare­cie­ra que exis­ten miles de fundadores!!

Como vemos es com­pli­ca­do ela­bo­rar una his­to­ria úni­ca y “ofi­cial” del FPMR, lo cual por cier­to con­di­cio­na pero en abso­lu­to nie­ga que este desa­fío se siga enfren­tan­do y plas­man­do como apor­te al desa­rro­llo de la orga­ni­za­ción y el movi­mien­to popu­lar en gene­ral, esfuer­zo que no debe ser vis­to como un cate­cis­mo o un dog­ma a reci­tar (el mis­mo cri­te­rio que debe regir para un pro­yec­to polí­ti­co), sien­do muy difí­cil plan­tear­se lle­gar a un pun­to en que ya no poda­mos seguir avan­zan­do o rec­ti­fi­can­do, en que sólo nos res­te sen­tar­nos a admi­rar la ver­dad abso­lu­ta con­quis­ta­da, más bien habre­mos logra­do algu­nas ver­da­des “rela­ti­vas” si es que uti­li­za­mos méto­dos ade­cua­dos para acce­der­las, y vamos gene­ra­li­zan­do sus resul­ta­dos de mane­ra dia­léc­ti­ca, para que en el futu­ro se siga per­fec­cio­nan­do y pro­fun­di­zan­do ese cono­ci­mien­to, enri­que­ci­do por la prac­ti­ca, es decir, es un acu­mu­la­do de experiencia.

“..Pero toda la con­cep­ción de Marx no es una doc­tri­na, sino un méto­do. No ofre­ce dog­mas hechos, sino pun­tos de par­ti­da para la ulte­rior inves­ti­ga­ción y el méto­do para dicha inves­ti­ga­ción.” Engels, Car­ta a Som­bart, 1895

Es sólo cues­tión de ver cuan difí­cil es refe­rir­se a la his­to­ria del Par­ti­do Comu­nis­ta, del MIR, etc., la his­to­ria es un cam­po de bata­lla de ideas y apre­cia­cio­nes, lo impor­tan­te no es hacer esco­lás­ti­ca sólo reco­pi­lan­do docu­men­tos, foto­gra­fías o videos, ni mani­pu­lar las fuen­tes y los hechos por intere­ses pun­tua­les, sino que ese tra­ba­jo sea pues­to en una pers­pec­ti­va mili­tan­te, cohe­ren­te y con­se­cuen­te con un acu­mu­la­do his­tó­ri­co en que el Fren­te ‑inclu­so cuan­do depen­día de las direc­tri­ces del PC- fue madu­ran­do una con­cep­ción estra­té­gi­ca que siem­pre ha bus­ca­do, a un alto cos­to, el camino gene­ral mas radi­cal y rup­tu­ris­ta res­pec­to al poder, ya sea en el perío­do dic­ta­to­rial como en las eta­pas posteriores.

Esto de la his­to­ria no es por tan­to un asun­to de teo­ri­cis­mo ni de luci­mien­to inte­lec­tual, esto tie­ne tar­de o tem­prano con­se­cuen­cias prác­ti­cas. Las diver­gen­cias polí­ti­cas y las divi­sio­nes de la izquier­da tie­nen mucho que ver con con­clu­sio­nes dis­tin­tas acer­ca del pasa­do lejano o recien­te, y en par­ti­cu­lar de cómo nos com­por­ta­mos ante esas dife­ren­cias, por eso es impor­tan­te enfren­tar el desa­fío de pro­fun­di­zar el cono­ci­mien­to de la his­to­ria, sobre todo la de la lucha de los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo, dar esa pers­pec­ti­va a las tareas y las urgen­cias actuales.

Aho­ra, en rela­ción al acen­to plan­tea­do por Grams­ci para el estu­dio de la his­to­ria de una orga­ni­za­ción (sobre todo si esta mis­ma es la que empren­de dicha tarea), en cuan­to al aná­li­sis de su efi­ca­cia real, su fuer­za deter­mi­nan­te, posi­ti­va y nega­ti­va, podría­mos aho­ra, a pesar del ries­go de caer en esque­ma­tis­mos y cli­chés ya sea com­pla­cien­tes o fla­ge­lan­tes, plan­tear algu­nas hipó­te­sis muy gene­ra­les o de pers­pec­ti­va pano­rá­mi­ca sobre los aspec­tos y con­tra­dic­cio­nes a considerar.

La “fuer­za posi­ti­va o nega­ti­va” en este caso se rela­cio­na con la capa­ci­dad o inca­pa­ci­dad de resol­ver algu­nos pro­ble­mas o desa­fíos gene­ra­les del desa­rro­llo de una orga­ni­za­ción como el Fren­te en un con­tex­to deter­mi­na­do. Entre estos están: la capa­ci­dad de gene­rar un Pro­yec­to que rom­pa con el mol­de de lo tra­di­cio­nal, los esque­mas esta­ble­ci­dos, linea­les y cono­ci­dos en la polí­ti­ca gene­ral y tam­bién inter­na, de “patear el table­ro” en cuan­to a for­mas de lucha y cons­truc­ción, lo que le per­mi­tió al FPMR lue­go de su irrup­ción dar lo que se deno­mi­nó la “sor­pre­sa estra­té­gi­ca”, en ple­na sin­to­nía con el deno­mi­na­do “esta­do de áni­mo de las masas”, a pesar de las limi­ta­cio­nes de dise­ño pues­tas por la polí­ti­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta en ese entonces.

El mis­mo desa­rro­llo cua­li­ta­ti­vo y cuan­ti­ta­ti­vo de la lucha del Fren­te, y del pue­blo en gene­ral duran­te los años 1983 – 87, creó las con­di­cio­nes nece­sa­rias para con­cluir la nece­si­dad de ir más allá de los lími­tes pues­tos por el PC a su pro­pia polí­ti­ca de Suble­va­ción Nacio­nal, pro­vo­cán­do­se el quie­bre con dicho par­ti­do el año 87. Lue­go, al asu­mir la vida inde­pen­dien­te, se asu­me la deci­sión de supe­rar la Suble­va­ción Nacio­nal para dar el sal­to a una estra­te­gia de poder, la Gue­rra Patrió­ti­ca Nacio­nal, una con­cep­ción estra­té­gi­ca que exi­gía la cons­truc­ción de una orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar que resol­vie­ra un nue­vo pro­ble­ma, el de cons­ti­tuir­se como una estruc­tu­ra de cua­dros y a la vez como un movi­mien­to nacio­nal, y con una pers­pec­ti­va de lucha prolongada.

Esto exi­gía, según lo esta­ble­ció el coman­dan­te Raúl Pelle­grín en el Redi­se­ño, rom­per el desa­rro­llo y la men­ta­li­dad lineal, que nos hace pen­sar que hacien­do mas y mejor lo que ya venía­mos hacien­do des­de la eta­pa ante­rior esta­mos avan­zan­do a una estra­te­gia supe­rior, cuan­do muchas veces de lo que se tra­ta es, como decía­mos: rom­per el esque­ma, salir­se de ese esce­na­rio en que ya no hay sor­pre­sa, en que “las for­mas de lucha que usa­mos son las que ya el enemi­go cono­ce y en las que se ha hecho fuerte”.

Este últi­mo pro­ble­ma ha sido el más com­ple­jo de resol­ver en estos años; lo que con­tri­bu­ye a la derro­ta de la GPN al no poder supe­rar los esque­mas ante­rio­res, que en el nue­vo perío­do (gobier­nos civi­les) deri­va­ron en el lla­ma­do apa­ra­tis­mo u ope­ra­ti­vis­mo. Lue­go de lo cual se asu­me un camino de reor­ga­ni­za­ción al calor de la cons­truc­ción polí­ti­co-social que cul­mi­na con el nue­vo Pro­yec­to Polí­ti­co (Pri­mer Con­gre­so), que per­mi­te la pre­ser­va­ción de la orga­ni­za­ción pero que trae con­si­go nue­vas con­tra­dic­cio­nes y el ries­go de un desa­rro­llo des­igual que impi­die­ra abor­dar las tareas de una cons­truc­ción estra­té­gi­ca de carác­ter polí­ti­co-mili­tar que el Pro­yec­to plan­tea, es decir caer nue­va­men­te en un desa­rro­llo lineal, esta vez con carác­ter “de masas”.

Otro pro­ble­ma tie­ne que ver con la vida inter­na: la rela­ción del tipo de mili­tan­te que for­ma la orga­ni­za­ción con las exi­gen­cias de la eta­pa y del pro­yec­to ¿qué aspec­tos en un momen­to per­mi­ten avan­zar, o bien, cuán­do se vuel­ven un obstáculo?

Al prin­ci­pio alu­día­mos a esa nece­si­dad del mito plan­tea­da por Maria­te­gui, quien agre­ga que “la fuer­za de los revo­lu­cio­na­rios no está en su cien­cia; está en su fe, en su pasión, en su volun­tad. Es una fuer­za reli­gio­sa, mís­ti­ca, espi­ri­tual. Es la fuer­za del Mito. La emo­ción revo­lu­cio­na­ria, como escri­bí en un artícu­lo sobre Gandhi, es una emo­ción reli­gio­sa. Los moti­vos reli­gio­sos se han des­pla­za­do del cie­lo a la tie­rra. No son divi­nos; son huma­nos, son sociales”.

Esto pare­ce con­tra­de­cir lo plan­tea­do por Grams­ci en la cita ini­cial, pero en reali­dad lo com­ple­men­ta, ya que ambos defien­den con rigor la fide­li­dad al méto­do mar­xis­ta y a la Revo­lu­ción Socia­lis­ta como el hori­zon­te de lucha, y no me pare­ce tan aven­tu­ra­do pen­sar que Raul Pelle­grín bus­ca­ba simi­lar sín­te­sis en su con­cep­ción del Rodri­guis­mo y del entu­sias­mo revo­lu­cio­na­rio, lo cual fue y debe seguir sien­do una de las fuer­zas posi­ti­vas que se pro­yec­tan a la lucha del pue­blo, pero que a la vez hay que cui­dar mucho de la iner­cia o auto­com­pla­cen­cia, de los vacíos o sub­es­ti­ma­ción de la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca, o una visión mecá­ni­ca y ruti­na­ria de la mis­ma, el auto­ri­ta­ris­mo y la rigi­dez, la defen­sa a ultran­za de posi­cio­nes o intere­ses, el esca­so ejer­ci­cio de la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca (el sólo men­cio­nar­las ya pare­ce un cli­ché), la gran­di­lo­cuen­cia, las men­ta­li­da­des bina­rias, machis­tas y patriar­ca­les, etc., que pue­den defor­mar, ago­tar o mar­gi­nar esas voluntades.

Cada uno podría aña­dir muchos mas ejem­plos de fuer­za posi­ti­va y nega­ti­va en la pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, pero lo cen­tral de estas refle­xio­nes van por la sen­da pro­pues­ta por Raúl Pelle­grín Arias, padre del coman­dan­te José Miguel o Rodri­go, en su manus­cri­to “Los Girasoles”:
“..Com­pren­der que si el pasa­do, des­de lo más pro­fun­do de nues­tra his­to­ria, ha sido de una lucha enco­na­da para ven­cer la iner­cia a los cam­bios, esto segui­rá sien­do así. Acción y reac­ción, prin­ci­pio del desa­rro­llo de la mate­ria viva. Debe­mos pre­pa­rar­nos para ello. La reac­ción, el capi­ta­lis­mo, esta des­de siem­pre pre­pa­ra­da psi­co­ló­gi­ca y mate­rial­men­te para la repre­sión más sal­va­je y terro­ris­ta con­tra los empo­bre­ci­dos, para man­te­ner este sis­te­ma antihumano.
Poner el pie en el pri­mer pel­da­ño. Apo­yán­do­nos en toda nues­tra expe­rien­cia y crea­ti­vi­dad ele­va­re­mos la con­cien­cia. Com­pren­da­mos cabal­men­te el mun­do en que vivimos.”
En sín­te­sis, en la medi­da en que el suje­to colec­ti­vo (la orga­ni­za­ción) pue­da plan­tear­se amplia­men­te su pro­pia his­to­ria podrá tam­bién plan­tear­se dia­léc­ti­ca­men­te su pro­pio futuro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *