Leni­nis­mo selec­ti­vo (la enfer­me­dad senil del revi­sio­nis­mo)- Manuel Nava­rre­te

«La enfer­me­dad senil del revi­sio­nis­mo resul­ta extra­ña­men­te selec­ti­va a la hora de citar a Lenin. Casual­men­te sólo se citan aque­llos pasa­jes pasa­dos que sir­ven para jus­ti­fi­car las trai­cio­nes pre­sen­tes»

La pri­me­ra vez que leí La enfer­me­dad infan­til del izquier­dis­mo yo era un ado­les­cen­te. Por ello, hace unos días deci­dí releer­lo. Tal vez no lo enten­dí en su momen­to, tal vez me haga replan­tear­me mis posi­cio­nes, pen­sa­ba. Y vis­tas las citas que los revi­sio­nis­tas sue­len esgri­mir y des­con­tex­tua­li­zar, había aca­ba­do por pen­sar que, pro­ba­ble­men­te, nada más ter­mi­nar­lo me con­ver­ti­ría en una espe­cie de “wal­king dead” e iría, sin poder evi­tar­lo, a afi­liar­me a CC OO, jus­ti­fi­can­do de paso el ver­gon­zo­so pac­to de gobierno de IU con el PSOE en Anda­lu­cía. Pero, sor­pren­den­te­men­te, no ha sido así.

Lenin escri­bió este intere­san­te pan­fle­to en 1920. En 1969, un tal Danny Cohn-Ben­dit (que, por lo vis­to, se divir­tió mucho en la uni­ver­si­dad) le res­pon­dió escri­bien­do un engen­dro titu­la­do El izquier­dis­mo, reme­dio a la enfer­me­dad senil del leni­nis­mo. El tiem­po deja­ría a cada cual en su lugar: Cohn-Ben­dit es actual­men­te euro­par­la­men­ta­rio e hizo cam­pa­ña por el “Sí” a la Cons­ti­tu­ción Euro­pea, es decir, por el “sí” a la enfer­me­dad (para todas las eda­des) del capi­ta­lis­mo.

Con todo, usa­ré la ocu­rren­te expre­sión de este trai­dor, por­que la enfer­me­dad senil del revi­sio­nis­mo resul­ta “extra­ña­men­te” selec­ti­va a la hora de citar a Lenin. “Casual­men­te”, sólo se citan aque­llos pasa­jes pasa­dos que sir­ven para jus­ti­fi­car las trai­cio­nes pre­sen­tes. Se cita la pági­na 44 de este libro, don­de Lenin habla de la nece­si­dad de par­ti­ci­par en los sin­di­ca­tos reac­cio­na­rios. Tam­bién se cita la pági­na 52, don­de Lenin ins­ta a sus par­ti­da­rios a par­ti­ci­par en los par­la­men­tos bur­gue­ses, o la 90, en la que Lenin lla­ma a los comu­nis­tas bri­tá­ni­cos a apo­yar a los social­de­mó­cra­tas ingle­ses de la II Inter­na­cio­nal (los labo­ris­tas). Y, natu­ral­men­te, como me dijo uno de la UJCE, se con­si­de­ra que quie­nes no inten­ta­mos amol­dar nues­tra reali­dad polí­ti­ca a estas citas des­con­tex­tua­li­za­das no somos “ver­da­de­ros leni­nis­tas”. ¡Qué dra­ma!

“Curio­sa­men­te” no se cita ni se inten­ta amol­dar la reali­dad a la pági­na 12, en la que Lenin habla de “com­bi­nar las accio­nes lega­les e ile­ga­les”, de eli­mi­nar a los refor­mis­tas como “agen­tes bur­gue­ses” en el inte­rior del movi­mien­to obre­ro y de negar “las ilu­sio­nes paci­fis­tas”. Tam­po­co se cita ni se inten­ta amol­dar la reali­dad a la pági­na 20, en la que Lenin defien­de la tác­ti­ca apli­ca­da en 1905 por los revo­lu­cio­na­rios rusos: el boi­cot a las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias bur­gue­sas. ¡Otra casua­li­dad!

No vemos que citen ni inten­ten amol­dar la reali­dad a la pági­na 43, don­de Lenin habla de la nece­si­dad de una “lucha impla­ca­ble” para expul­sar de los par­ti­dos y sin­di­ca­tos a los líde­res opor­tu­nis­tas. Ni la pági­na 52, en la que Lenin habla de que los bol­che­vi­ques no debían “reba­jar­se” al nivel de con­cien­cia de las masas, sino decir­les “la amar­ga ver­dad”. Ni la pági­na 58, en la que Lenin dice explí­ci­ta­men­te que la abs­ten­ción elec­to­ral “no siem­pre es un error”, pues “hay con­di­cio­nes para el boi­cot”. Ni la pági­na 62, en la que Lenin pide una crí­ti­ca “intran­si­gen­te y vio­len­ta” con­tra los jefes de la izquier­da que no usen el par­la­men­to de una mane­ra revo­lu­cio­na­ria, es decir, con la inten­ción de denun­ciar al pro­pio par­la­men­to y des­truir­lo, exi­gien­do ade­más la expul­sión y sus­ti­tu­ción de esos jefes. Ni la pági­na 73, en la que vuel­ve a hablar de esta­ble­cer una lucha impla­ca­ble con­tra la direc­ción opor­tu­nis­ta de los par­ti­dos obre­ros.

Por otro lado, ya que las pági­nas 44, 52 y 90 les resul­tan a los revi­sio­nis­tas tan impor­tan­tes, podrían expli­car­me por qué care­ce en cam­bio de impor­tan­cia la pági­na 96, en la que Lenin pro­po­ne la “trans­for­ma­ción de la huel­ga en insu­rrec­ción arma­da” y habla de los soviets como “sepul­tu­re­ros del par­la­men­ta­ris­mo bur­gués”. Tam­po­co pare­cen con­si­de­rar impor­tan­te la pági­na 97, en la que Lenin expli­ca cómo la III Inter­na­cio­nal ven­ció a la II, aun­que ésta últi­ma fue­ra en prin­ci­pio mucho más gran­de; o la pági­na 106, en la que Lenin expli­ca por qué los comu­nis­tas ingle­ses deben apo­yar la inde­pen­den­cia de Irlan­da con­tra el impe­ria­lis­mo bri­tá­ni­co; o la pági­na 109, en la que Lenin dice que el hecho de que los perió­di­cos bur­gue­ses cri­ti­ca­ran al bol­che­vis­mo bene­fi­ció al bol­che­vis­mo; o la 123, en la que lle­ga a dar la razón a Bor­di­ga en la idea de que hay que expul­sar de los par­ti­dos de izquier­da a todos los “social-trai­do­res” refor­mis­tas.

Por supues­to, está más allá de toda espe­ran­za que ese com­pa­ñe­ro de la UJCE, que me requi­só el car­né de “leni­nis­ta” (hecho que, como podrá ima­gi­nar­se, me pro­du­jo una hon­da preo­cu­pa­ción), lea tam­bién, apar­te de la cita des­con­tex­tua­li­za­da de sus manua­les for­ma­ti­vos, los pasa­jes com­ple­tos en los que Lenin expo­ne cla­ra­men­te qué es aque­llo que recha­za: no los sin­di­ca­tos alter­na­ti­vos, inexis­ten­tes en ese momen­to, sino los “con­se­jos” o “unio­nes obre­ras” que pro­po­nía crear la izquier­da ger­mano holan­de­sa (pág. 40), las “nue­vas for­mas orga­ni­za­ti­vas inven­ta­das por ellos” (pág. 44). O aque­llos pasa­jes en los que Lenin expli­ca a qué se refie­re con “sin­di­ca­tos reac­cio­na­rios”: apo­li­ti­cis­mo, estre­chez cor­po­ra­ti­va, espí­ri­tu ruti­na­rio… (pág. 41). Es decir, no pre­ten­do que el com­pa­ñe­ro asi­mi­le que Lenin no habla­ba de fenó­me­nos como los libe­ra­dos sin­di­ca­les o la fir­ma del “pen­sio­na­zo, por el sen­ci­llo moti­vo de que no lle­gó a cono­cer­los. Que habría que ver si CC OO sería para Lenin un “sin­di­ca­to reac­cio­na­rio” (no por lo reac­cio­na­rio, cosa en la que no habría duda, sino por lo de “sin­di­ca­to”), o sería más bien un autén­ti­co apa­ra­to del Esta­do bur­gués.

Tam­po­co pue­do espe­rar que el com­pa­ñe­ro com­pren­da que Lenin habla de par­ti­ci­par en esos sin­di­ca­tos por­que en esos momen­tos eran “las orga­ni­za­cio­nes en las que están las masas” (pág. 45), dan­do la cifra de nada menos que 7 millo­nes de afi­lia­dos en la Ingla­te­rra de 1920, mien­tras que hoy día las masas no están en CC OO, sino que odian a CC OO y la tasa de afi­lia­ción es muy baja.

Ten­go otros ami­gos, en este caso en el PCPE o Izquier­da Anti­ca­pi­ta­lis­ta, a los que no estoy segu­ro de poder expli­car­les que, en efec­to, Lenin dice que hay que par­ti­ci­par en el par­la­men­to bur­gués (pág. 53), pero que pre­sen­tan­do can­di­da­tu­ras que obtie­nen 20 mil votos no se lle­va a nin­gún can­di­da­to al par­la­men­to bur­gués, a no ser que vivas en un país de un millón de habi­tan­tes…

Pero La enfer­me­dad infan­til no es el úni­co libro de Lenin. A todos mis ami­gos, y en par­ti­cu­lar a los revi­sio­nis­tas, tan fie­les a las pági­nas 44, 52 y 90 de un solo libro de Lenin, “casual­men­te” se les olvi­da citar el artícu­lo “Infor­me sobre la revo­lu­ción de 1905”, en el que Lenin decía que el desa­rro­llo de la revo­lu­ción “con­du­ce inevi­ta­ble­men­te hacia la lucha arma­da”. O el artícu­lo “Ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio y gobierno revo­lu­cio­na­rio” (julio de 1905), don­de Lenin dice “el ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio se nece­si­ta por­que los gran­des pro­ble­mas de la his­to­ria se revuel­ven úni­ca­men­te por la fuer­za”.

Insis­ten obse­si­va­men­te en no radi­ca­li­zar sus con­sig­nas para no “asus­tar” a la gen­te y ganar mili­tan­tes, pero al hacer­lo olvi­dan, tam­bién “casual­men­te”, el artícu­lo “Una gran ini­cia­ti­va” (junio de 1919), en el que Lenin dice: “La movi­li­za­ción de los comu­nis­tas para la gue­rra ha veni­do a ayu­dar­nos: los cobar­des y los mise­ra­bles han hui­do del par­ti­do. ¡Mejor que mejor!”.

Con­de­nan la vio­len­cia y ado­ran los paseí­tos (tam­bién lla­ma­dos mani­fes­ta­cio­nes) fol­kló­ri­cos, olvi­dán­do­se “casual­men­te” del artícu­lo “Los asus­ta­dos por el fra­ca­so de lo vie­jo”, publi­ca­do por Lenin en Prav­da en diciem­bre del 17 y el que el líder ruso se bur­la­ba con sor­na de los que “se asus­tan de que la lucha de cla­ses lle­gue a una exa­cer­ba­ción extre­ma y se trans­for­me en gue­rra civil, la úni­ca gue­rra legí­ti­ma, la úni­ca jus­ta, la úni­ca sagra­da, no en el sen­ti­do cle­ri­cal de la pala­bra, sino en el sen­ti­do humano de gue­rra sagra­da de los opri­mi­dos con­tra los opre­so­res”, aña­dien­do la céle­bre cita de Marx en la que el bar­bu­do nos ense­ñó aque­llo de que “la vio­len­cia es siem­pre la coma­dro­na de la vie­ja socie­dad”.

En fin, es mejor aca­bar por­que todo esto no vale para nada. Lo úni­co que sir­ve es la crea­ción de razo­na­mien­tos y lemas nue­vos par­tien­do de nues­tro con­tex­to, y sería dog­má­ti­co seguir des­em­pol­van­do (y ses­gan­do) citas de Lenin para demos­trar otra cosa que no fue­ra la incohe­ren­cia de quie­nes creen poner­se a sal­vo des­em­pol­van­do (y ses­gan­do) citas de Lenin. El caso es que me sien­to inca­paz de cua­tro cosas:

1) De con­se­guir que esta gen­te no ses­gue citas, pico­tean­do aquí o allá según sus intere­ses dog­má­ti­cos o ‑en el caso de los revi­sio­nis­tas- para jus­ti­fi­car las trai­cio­nes polí­ti­cas o sin­di­ca­les más viles.

2) De con­se­guir que esta gen­te com­pren­da que el mar­co con­tex­tual debe des­co­di­fi­car­se jun­to al men­sa­je; que éste sólo pue­de ana­li­zar­se ana­li­zan­do tam­bién dicho mar­co; que pen­sar que Lenin diría lo mis­mo hace un siglo que aho­ra es con­si­de­rar­lo un autén­ti­co idio­ta.

3) De con­se­guir que esta gen­te com­pren­da que, inclu­so en su con­tex­to, Lenin, por aque­llo de no ser un dios, era fali­ble y por tan­to podía equi­vo­car­se.

4) Y de ser tan inge­nuo como quie­nes pien­sen que tras las comi­llas de los “casual­men­te” de este artícu­lo no se ocul­ta la cer­te­za de que esto no es un com­ba­te ideo­ló­gi­co, sino un com­ba­te con­tra quie­nes tra­tan de pillar sillon­ci­tos y garan­ti­zar el sus­ten­to de enor­mes apa­ra­tos de libe­ra­dos y cho­ri­zos que tra­ba­jan bien en los sin­di­ca­tos ama­ri­llos, bien en las dipu­tacio­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *