LAB denun­cia aco­so sin­di­cal y des­pi­dos de dele­ga­das en Sar­qua­vi­tae

«Que­re­mos anun­ciar que la empre­sa SARQUAVITAE, des­ti­na­da al cui­da­do de per­so­nas ancia­nas de ámbi­to esta­tal, ha deci­di­do de mane­ra uni­la­te­ral cum­plir sus adver­ten­cias y pro­ce­der al des­pi­do dis­ci­pli­na­rio de las dos dele­ga­das de LAB. Una de ellas osten­ta­ba la pre­si­den­cia del comi­té de empre­sa y la otra, la pre­si­den­cia del comi­té de segu­ri­dad y salud. Han deja­do sin efec­to la repre­sen­ta­ción sin­di­cal en la empre­sa, jus­to en el momen­to de nego­cia­ción de car­te­le­ras, calen­da­rios labo­ra­les y con la nego­cia­ción del nue­vo con­ve­nio de herrial­de a las puer­tas.

Por ello com­pa­re­ce­mos en esta rue­da de pren­sa las pro­pias dele­ga­das des­pe­di­das, sus com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros, y dife­ren­tes res­pon­sa­bles del sin­di­ca­to: Oscar de Los Bueis, res­pon­sa­ble del sec­tor socio­co­mun­ta­rio en Biz­kaia, Aran­tza Váz­quez, res­pon­sa­ble nacio­nal del sec­tor y Aran­tzi Sara­so­la, res­pon­sa­ble nacio­nal de la Fede­ra­ción de Ser­vi­cios Públi­cos.

Lo que nues­tras com­pa­ñe­ras han vivi­do, ha sido lo mis­mo que el 16 de julio vivió la ante­rior pre­si­den­ta del comi­té de empre­sa, tam­bién repre­sen­tan­te de LAB. Ésta, fue for­za­da por la direc­ción terri­to­rial a aban­do­nar su pues­to de tra­ba­jo ya que el aco­so al que fue some­ti­da hizo que su salud se vie­ra com­pro­me­ti­da.

Nues­tras dos com­pa­ñe­ras con­ti­nua­ban lle­van­do a cabo una labor de repre­sen­ta­ción sin­di­cal que se basa­ba en cua­tro pila­res bási­cos:

1.- Denun­cias ante ins­pec­ción de tra­ba­jo por incum­pli­mien­to en mate­ria estric­ta­men­te labo­ral, así como bus­car un com­pro­mi­so con la empre­sa para la igual­dad de con­di­cio­nes labo­ra­les entre inde­fi­ni­dos e inte­ri­nos.

2.- Denun­cias en ins­pec­ción y con­trol de la Dipu­tación de Biz­kaia en el área de ser­vi­cios socia­les, por hechos que enten­dían que aten­ta­ban con­tra la dig­ni­dad y bien­es­tar de usua­rios y usua­rias en la plan­ta des­ti­na­da a la aten­ción de la depen­den­cia físi­ca y psí­qui­ca. Las denun­cias y las entre­vis­tas con el ins­truc­tor ori­gi­na­ron visi­tas y com­pro­ba­cio­nes a las ins­ta­la­cio­nes de la resi­den­cia, que­dan­do a día de hoy la plan­ta que ori­gi­nó la denun­cia des­ti­na­da al alma­ce­na­mien­to de mue­bles.

3.- En mate­ria de salud labo­ral, soli­ci­tan­do eva­lua­cio­nes ergo­nó­mi­cas espe­cí­fi­cas por cate­go­rías hacien­do hin­ca­pié en las eva­lua­cio­nes higié­ni­cas. Éstas arro­ja­ron unos datos demo­le­do­res que afec­ta­rían a la orga­ni­za­ción del tra­ba­jo debien­do tomar la empre­sa medi­das urgen­tes. Ade­más, la ins­pec­ción de tra­ba­jo ha obli­ga­do a rea­li­zar a la empre­sa la eva­lua­ción de ries­gos psi­co­so­cia­les, ins­tán­do­les a la con­sul­ta y par­ti­ci­pa­ción de nues­tras com­pa­ñe­ras. El pla­zo para la ela­bo­ra­ción de dicha eva­lua­ción así como la pues­ta en mar­cha de las medi­das pre­ven­ti­vas expi­ra­rá el 31 de diciem­bre.

4.- Audi­to­rías inter­nas tras com­pro­bar que se esta­ban mani­pu­lan­do regis­tros rela­cio­na­dos con usua­rios y usua­rias para ser audi­ta­dos, soli­ci­ta­ron ser teni­das en cuen­ta en dicha audi­to­rías. Ésta soli­ci­tud tam­bién fue igno­ra­da por la empre­sa.

Por la acti­vi­dad sin­di­cal lle­va­da a cabo por nues­tras com­pa­ñe­ras y por las recla­ma­cio­nes dia­rias rea­li­za­das en el ámbi­to asis­ten­cial, han sido some­ti­das a ais­la­mien­to en las plan­tas con más car­ga de tra­ba­jo físi­ca y psí­qui­ca duran­te más de seis meses. Como esto no des­en­ca­de­nó la des­mo­ti­va­ción de nues­tras com­pa­ñe­ras se vie­ron obli­ga­dos a rea­li­zar prác­ti­cas de aco­so tales que han lle­ga­do inclu­so a ser obje­to de segui­mien­tos por par­te de detec­ti­ves pri­va­dos con­tra­ta­dos por la empre­sa. Han sido fal­sa­men­te acu­sa­das de cues­tio­nes de dife­ren­te índo­le, todas ellas acu­sa­cio­nes muy gra­ves y nue­va­men­te reite­ra­mos todas ellas abso­lu­ta­men­te fal­sas. Otras cua­tro com­pa­ñe­ras han sido acu­sa­das de lo mis­mo en los dos últi­mos meses.

Des­ta­car que el juz­ga­do de lo social nº4 ha falla­do a favor de una de las dele­ga­das sobre la úni­ca amo­nes­ta­ción impues­ta por la empre­sa, decla­rán­do­la injus­ti­fi­ca­da y que­dan­do revo­ca­da en su inte­gri­dad, deján­do­la sin efec­to y advir­tien­do que no cabe recur­so.

Con esta com­pa­re­cen­cia que­re­mos denun­ciar la res­pon­sa­bi­li­dad direc­ta de esta empre­sa, pero que­re­mos denun­ciar la res­pon­sa­bi­li­dad indi­rec­ta de la Dipu­tación, y es que ésta es la prin­ci­pal res­pon­sa­ble de que pri­me­ra­men­te estos ser­vi­cios, los ser­vi­cios de aten­ción a la depen­den­cia, se pres­ten en con­di­cio­nes de uni­ver­sa­li­dad, gra­tui­dad y cali­dad a tra­vés de una red públi­ca de ser­vi­cios socia­les cosa que no se da, y res­pon­sa­ble tam­bién de garan­ti­zar unas con­di­cio­nes labo­ra­les dig­nas, o cuan­do menos, no con­sen­tir unas rela­cio­nes labo­ra­les de pre­ca­rie­dad que como ha que­da­do paten­te en este caso son una fuen­te de prác­ti­cas de ame­na­za y aco­so hacia las y los tra­ba­ja­do­res.

Por­que des­gra­cia­da­men­te esto es así, la pre­ca­rie­dad que se da en gene­ral en este sec­tor gene­ra inse­gu­ri­dad y un mal ser­vi­cio; y en par­ti­cu­lar en esta resi­den­cia se está hacien­do uso de estas prác­ti­cas has­ta el extre­mo del des­pi­do en el caso de las dele­ga­das por­que denun­cian ese mal ser­vi­cio, pero de mane­ra gene­ra­li­za­da hacia todas las tra­ba­ja­do­ras. No es la pri­me­ra vez que se acu­sa a alguien de no hacer bien su tra­ba­jo, de des­cui­dar el tra­to hacia las per­so­nas mayo­res ingre­sa­das en la resi­den­cia, acu­sa­cio­nes FALSAS Y muy gra­ves que la plan­ti­lla está asu­mien­do por mie­do a repre­sa­lias.

En este sen­ti­do anun­cia­mos que vamos a recu­rrir a Ins­pec­ción de Tra­ba­jo y a la vía judi­cial, que ade­más nos vamos a movi­li­zar y que ins­ta­mos a Dipu­tación – quien es titu­lar del ser­vi­cio – a que cum­pla con sus obli­ga­cio­nes, y a que, en este sen­ti­do, inter­ce­da en este caso ins­tan­do a la empre­sa a read­mi­tir a nues­tras dele­ga­das, vigi­lan­do que no se aco­se a nin­gu­na otra tra­ba­ja­do­ra más y velan­do por la cali­dad asis­ten­cial del ser­vi­cio – cosa que has­ta aho­ra sólo han hecho las tra­ba­ja­do­ras y las repre­sen­tan­tes lega­les de las tra­ba­ja­do­ras-.

Ani­ma­mos a todos los y las usua­rias, fami­lia­res y tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de todos los cen­tros resi­den­cia­les, a que se unan para luchar y para rei­vin­di­car una aten­ción a la depen­den­cia públi­ca, uni­ver­sal y de cali­dad y anun­cia­mos que con­ti­nua­re­mos movi­li­zán­do­nos a pie de resi­den­cia incre­men­tan­do nues­tras accio­nes has­ta con­se­guir la read­mi­sión de todas nues­tras com­pa­ñe­ras.

En Eus­kal Herria, 13 de diciem­bre de 2012»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *