La OTAN aspi­ra a un Pre­mio Nobel de la Gue­rra- Pepe Escobar

La Unión Euro­pea (UE), reci­bió este lunes en Oslo el Pre­mio Nobel de la Paz por su con­tri­bu­ción al pro­gre­so de la paz y la recon­ci­lia­ción, la demo­cra­cia y los dere­chos humanos.

¡Qué emo­cio­nan­te! Con­si­de­rad el elen­co selec­cio­na­do para reci­bir el pre­mio: el espec­ta­cu­lar­men­te inú­til Her­man van Rom­puy (pre­si­den­te del Con­se­jo Euro­peo); el espec­ta­cu­lar­men­te medio­cre Jose Manuel Barro­so (pre­si­den­te de la Comi­sión Euro­pea); y el cero a la izquier­da Mar­tin Schulz, pre­si­den­te del Par­la­men­to Euro­peo. Los Rolling Sto­nes podrán ser geriá­tri­cos pero por lo menos saben cómo com­pla­cer a sus seguidores.

Barro­so debía de estar reple­to de vino del Dou­ro; dijo que la UE es “una pode­ro­sa ins­pi­ra­ción para muchos en todo el mun­do”. Bueno, el roman­ce de las masas chi­nas con Audi y Pra­da no está exac­ta­men­te ins­pi­ra­do por la UE. Tam­bién dijo que la UE tie­ne que ver con “el libre con­sen­ti­mien­to de los Esta­dos para com­par­tir la sobe­ra­nía”; bueno, los bri­tá­ni­cos están tan esti­mu­la­dos con esa situa­ción que un abru­ma­dor por­cen­ta­je de la pobla­ción quie­re irse de la UE.

Pero Barro­so pue­de haber esta­do en la bue­na pis­ta cuan­do pro­te­gió al euro: “Lo defenderemos”.

Por lo tan­to, lo que hicie­ron los norue­gos –que, sabia­men­te, no for­man par­te de la UE, fue otor­gar un Pre­mio Nobel al (mal­tra­ta­do, deva­lua­do) euro. Tomé­mos­lo como un alar­de de rela­cio­nes públi­cas; des­pués de todo ni dos miem­bros de la UE logran poner­se de acuer­do sobre la tri­bu­ta­ción, sobre la regu­la­ción del tur­bo-capi­ta­lis­mo finan­cie­ro, sobre qué hacer res­pec­to a Gre­cia en ban­ca­rro­ta y pron­to res­pec­to a todo el Club Med, o sobre lo que real­men­te se pro­po­nen esos tra­jes som­bríos del Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE).

En reali­dad, pocos fue­ra de esa legión de buró­cra­tas de Bru­se­las con sus hol­ga­das cuen­tas de gas­tos saben para qué dia­blos sir­ve la UE, fue­ra de almor­zar en París y cenar en Par­ma sin nece­si­tar un pasa­por­te (oh, sí; una fabu­lo­sa gas­tro­no­mía es la gra­cia sal­va­do­ra de la UE, por lo menos para los que se la pue­den permitir).

La UE exis­te bási­ca­men­te para defen­der el artícu­lo 3 del Tra­ta­do de Lis­boa; se supo­ne que es “una eco­no­mía social de mer­ca­do alta­men­te com­pe­ti­ti­va”, que nego­cia en euros. Sí, tenéis dere­cho a estar des­con­cer­ta­dos – por­que cual­quier examen de los recien­tes titu­la­res reve­la que este sis­te­ma no fun­cio­na. El sis­te­ma está diri­gi­do por una cas­ta tec­no­crá­ti­ca adic­ta a “ajus­tes estruc­tu­ra­les” que con­de­nan a doce­nas de millo­nes de per­so­nas al abis­mo de la aus­te­ri­dad. Es como si esos buró­cra­tas de Bru­se­las dije­ran “O estáis con noso­tros –con el euro– o con­tra noso­tros (y eso sig­ni­fi­ca gue­rra). Sin embar­go la reali­dad es que la gue­rra eco­nó­mi­ca –con­tra los ciu­da­da­nos euro­peos– ya ha comenzado.

Es solo rock y guerra…

Pue­de que la polí­ti­ca exter­na de la UE tam­bién sea un chis­te, como cuan­do 27 pollos acé­fa­los dis­pa­ran al azar –unos con­tra otros- a todo, des­de Pales­ti­na a la admi­sión de Tur­quía. Pero una cosa que la UE hace real­men­te bien es pro­du­cir, mer­ca­dear y ven­der armas a todos los invo­lu­cra­dos en el nego­cio de la guerra.

Asia Times Onli­ne ha con­fir­ma­do inde­pen­dien­te­men­te con dos diplo­má­ti­cos basa­dos en la UE que ésta –a tra­vés de su bra­zo mili­tar domi­na­do por EE.UU., la OTAN– se pre­pa­ra para otra gue­rra más, en Siria. Esto con­fir­ma un recien­te infor­me en este mis­mo sen­ti­do del perió­di­co ale­mán Sud­deuts­che Zeitung:

Los diplo­má­ti­cos con­fir­ma­ron a Atol que el secre­ta­rio gene­ral de la OTAN –el espec­ta­cu­lar­men­te medio­cre Anders Fogh Ras­mus­sen– ansía una gue­rra en Siria, envuel­ta en la retó­ri­ca de que “la OTAN no debe escon­der la cabe­za como el avestruz”.

Reci­tan­do sus líneas direc­ta­men­te des­de Washing­ton, Ras­mus­sen está fuer­te­men­te apo­ya­do por Tur­quía, Gran Bre­ta­ña y Fran­cia, y Ale­ma­nia se encuen­tra en una posi­ción extre­ma­da­men­te ambi­va­len­te: el minis­tro de Exte­rio­res ale­mán Gui­do Wes­ter­we­lle ha des­car­ta­do una gue­rra a favor de una solu­ción política.

Sin embar­go, ansiar la gue­rra es una cosa, lle­gar a un acuer­do es otra. Inclu­so una direc­ti­va para que la OTAN se orga­ni­ce y se una en Siria tie­ne que ser apro­ba­da por los 28 paí­ses miem­bros de la OTAN. No obs­tan­te, el esque­le­to del acuer­do es: Washing­ton segui­rá orde­nan­do a su títe­re danés Ras­mus­sen que pre­pa­re el terreno para la gue­rra, algo nece­sa­rio en todo caso. Bien­ve­ni­dos a Siria como Libia 2.0 – aun­que no hay modo de que Washing­ton pue­da jus­ti­fi­car otra esta­fa al esti­lo de Res­pon­sa­bi­li­dad para Pro­te­ger (R2P) en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU.

Sí, Bru­se­las, tene­mos un pro­ble­ma. Esto ocu­rre mien­tras se están des­ple­gan­do misi­les Patriots en la fron­te­ra tur­ca, jun­to con 400 sol­da­dos ale­ma­nes. La opi­nión públi­ca ale­ma­na no quie­re otra gue­rra en el mun­do musul­mán. Hay elec­cio­nes en Ale­ma­nia en 2013. Ange­la Mer­kel y Wes­ter­we­lle no son exac­ta­men­te un par de suicidas.

El cuen­to de los misi­les Patriot –que “pro­te­ge­rán” a Tur­quía con­tra toda posi­bi­li­dad de que se lan­cen misi­les des­de Siria– pro­vie­ne direc­ta­men­te del guión enga­ño­so de las armas de des­truc­ción masi­va. Fre­de­rick Ben Hod­ges, jefe del fla­man­te Coman­do Terres­tre Alia­do de la OTAN, basa­do en Izmir, Tur­quía, dijo a la agen­cia noti­cio­sa Ana­to­lia que los Patriot esta­rán allí para dete­ner misi­les quí­mi­cos sirios.

Es como si Bashar al-Assad, así como Frau Mer­kel, fue­ra un demen­te sui­ci­da. La úni­ca gen­te que cree real­men­te la exa­ge­ra­ción de inte­li­gen­cia ins­ti­ga­da por Washing­ton según la cual Damas­co “podría” uti­li­zar armas quí­mi­cas como últi­mo recur­so son el perro fal­de­ro danés Ras­mus­sen y el club británico/​francés/​turco de medio­cri­da­des polí­ti­cas. Es poco pro­ba­ble que las bur­das ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas de la OTAN vayan a asus­tar al gobierno sirio.

En cuan­to al espec­ta­cu­lar­men­te errá­ti­co pri­mer minis­tro tur­co Recep Tay­yip Erdo­gan, ha sido con­se­cuen­te solo en una cosa: tie­ne fie­bre, y la úni­ca rece­ta es una zona de exclu­sión aérea. Inclu­so a pesar de que la opi­nión públi­ca tur­ca tam­po­co quie­re una gue­rra, Erdo­gan no se pudo librar de su fie­bre. La máqui­na de enga­ños de EE.UU./OTAN pro­bó todo, des­de el soborno de hor­das de fun­cio­na­rios en Damas­co has­ta cul­par a Assad de mini-holo­caus­tos todas las sema­nas. No funcionó.

Los deno­mi­na­dos «rebel­des» –infes­ta­dos de sala­fis­tas-yiha­dis­tas– solo «con­tro­lan» real­men­te aldeas rura­les o barrios bajos de mayo­ría suní alre­de­dor de las prin­ci­pa­les ciu­da­des. Podrá haber has­ta 40.000 com­ba­tien­tes en los subur­bios de Damas­co; pero es posi­ble que estén a pun­to de caer en una mons­truo­sa embos­ca­da pre­pa­ra­da por el ejér­ci­to sirio.

Por lo tan­to el supues­to cam­bio radi­cal nece­si­ta­rá tiem­po extra para el espec­tro de las armas quí­mi­cas, con­du­cien­do ¿Oja­lá?, al san­to grial de la zona de exclu­sión aérea.

… pero me gusta

No impor­ta que el ince­san­te­men­te pro­mo­cio­na­do Ejér­ci­to Libre Sirio (ELS) “por la demo­cra­cia” –una ban­da sos­pe­cho­sa finan­cia­da y logís­ti­ca­men­te apo­ya­da por EE.UU., la OTAN y esos paran­go­nes de la demo­cra­cia del Gol­fo Pér­si­co– esté total­men­te pla­ga­do de yiha­dis­tas libios/​sirios/​iraquíes de la línea dura que matan indis­cri­mi­na­da­men­te a civi­les por cuen­ta de esa aman­te de los dere­chos huma­nos, la UE con su Pre­mio Nobel de la Paz.

Pero per­sis­ten. Bajo los ojos vigi­lan­tes de EE.UU. y del club OTAN-CCG (Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo), los máxi­mos jefes rebel­des se reu­nie­ron en Tur­quía el pasa­do vier­nes para ele­gir un “coman­do uni­fi­ca­do de 30 miem­bros”. Pre­vi­si­ble­men­te, todos están vin­cu­la­dos con los Her­ma­nos Musul­ma­nes (HM) o los sala­fis­tas; de coman­dan­tes isla­mis­tas Jamal Marouf y Ahmad al-Issa al ícono sala­fis­ta, coro­nel Abdel­bas­set al-Tawil. Los dos prin­ci­pa­les de Ale­po son –qué iban a ser– sala­fis­tas. Tra­duc­ción: se tra­ta de los que el Depar­ta­men­to de Esta­do de EE.UU. no ha rebau­ti­za­do (toda­vía) como “terro­ris­tas”.

El modus ope­ran­di gene­ral se expan­di­rá: más armas finan­cia­das por Euro­pa para las ban­das de ase­si­nos sala­fis­tas-yiha­dis­tas. Fran­cia los está bañan­do en euros a tra­vés de la fron­te­ra tur­ca. Y este miér­co­les los Ami­gos de Siria vol­vían a reu­nir­se en Marra­kech, Marrue­cos, con­cen­trán­do­se sobre todo alre­de­dor del núcleo “que­re­mos gue­rra” de OTAN-CCG.

Norue­gos, no tenéis nada que per­der fue­ra de vues­tro sen­ti­do del ridícu­lo, como si no lo hubie­rais per­di­do toda­vía; des­pués de todo, si una des­or­de­na­da UE, una mone­da des­or­de­na­da y todo, pue­de aga­rrar vues­tro Pre­mio Nobel de la Paz, es hora de otor­gar a una OTAN en pro­ble­mas un Pre­mio Nobel de la Gue­rra. Ras­mus­sen no será Mick Jag­ger, pero ansía ser­lo; es solo rock y gue­rra, y le gusta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.