La OTAN aspi­ra a un Pre­mio Nobel de la Gue­rra- Pepe Escobar

La Unión Euro­pea (UE), reci­bió este lunes en Oslo el Pre­mio Nobel de la Paz por su con­tri­bu­ción al pro­gre­so de la paz y la recon­ci­lia­ción, la demo­cra­cia y los dere­chos humanos.

¡Qué emo­cio­nan­te! Con­si­de­rad el elen­co selec­cio­na­do para reci­bir el pre­mio: el espec­ta­cu­lar­men­te inú­til Her­man van Rom­puy (pre­si­den­te del Con­se­jo Euro­peo); el espec­ta­cu­lar­men­te medio­cre Jose Manuel Barro­so (pre­si­den­te de la Comi­sión Euro­pea); y el cero a la izquier­da Mar­tin Schulz, pre­si­den­te del Par­la­men­to Euro­peo. Los Rolling Sto­nes podrán ser geriá­tri­cos pero por lo menos saben cómo com­pla­cer a sus seguidores.

Barro­so debía de estar reple­to de vino del Dou­ro; dijo que la UE es “una pode­ro­sa ins­pi­ra­ción para muchos en todo el mun­do”. Bueno, el roman­ce de las masas chi­nas con Audi y Pra­da no está exac­ta­men­te ins­pi­ra­do por la UE. Tam­bién dijo que la UE tie­ne que ver con “el libre con­sen­ti­mien­to de los Esta­dos para com­par­tir la sobe­ra­nía”; bueno, los bri­tá­ni­cos están tan esti­mu­la­dos con esa situa­ción que un abru­ma­dor por­cen­ta­je de la pobla­ción quie­re irse de la UE.

Pero Barro­so pue­de haber esta­do en la bue­na pis­ta cuan­do pro­te­gió al euro: “Lo defenderemos”.

Por lo tan­to, lo que hicie­ron los norue­gos –que, sabia­men­te, no for­man par­te de la UE, fue otor­gar un Pre­mio Nobel al (mal­tra­ta­do, deva­lua­do) euro. Tomé­mos­lo como un alar­de de rela­cio­nes públi­cas; des­pués de todo ni dos miem­bros de la UE logran poner­se de acuer­do sobre la tri­bu­ta­ción, sobre la regu­la­ción del tur­bo-capi­ta­lis­mo finan­cie­ro, sobre qué hacer res­pec­to a Gre­cia en ban­ca­rro­ta y pron­to res­pec­to a todo el Club Med, o sobre lo que real­men­te se pro­po­nen esos tra­jes som­bríos del Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE).

En reali­dad, pocos fue­ra de esa legión de buró­cra­tas de Bru­se­las con sus hol­ga­das cuen­tas de gas­tos saben para qué dia­blos sir­ve la UE, fue­ra de almor­zar en París y cenar en Par­ma sin nece­si­tar un pasa­por­te (oh, sí; una fabu­lo­sa gas­tro­no­mía es la gra­cia sal­va­do­ra de la UE, por lo menos para los que se la pue­den permitir).

La UE exis­te bási­ca­men­te para defen­der el artícu­lo 3 del Tra­ta­do de Lis­boa; se supo­ne que es “una eco­no­mía social de mer­ca­do alta­men­te com­pe­ti­ti­va”, que nego­cia en euros. Sí, tenéis dere­cho a estar des­con­cer­ta­dos – por­que cual­quier examen de los recien­tes titu­la­res reve­la que este sis­te­ma no fun­cio­na. El sis­te­ma está diri­gi­do por una cas­ta tec­no­crá­ti­ca adic­ta a “ajus­tes estruc­tu­ra­les” que con­de­nan a doce­nas de millo­nes de per­so­nas al abis­mo de la aus­te­ri­dad. Es como si esos buró­cra­tas de Bru­se­las dije­ran “O estáis con noso­tros –con el euro– o con­tra noso­tros (y eso sig­ni­fi­ca gue­rra). Sin embar­go la reali­dad es que la gue­rra eco­nó­mi­ca –con­tra los ciu­da­da­nos euro­peos– ya ha comenzado.

Es solo rock y guerra…

Pue­de que la polí­ti­ca exter­na de la UE tam­bién sea un chis­te, como cuan­do 27 pollos acé­fa­los dis­pa­ran al azar –unos con­tra otros- a todo, des­de Pales­ti­na a la admi­sión de Tur­quía. Pero una cosa que la UE hace real­men­te bien es pro­du­cir, mer­ca­dear y ven­der armas a todos los invo­lu­cra­dos en el nego­cio de la guerra.

Asia Times Onli­ne ha con­fir­ma­do inde­pen­dien­te­men­te con dos diplo­má­ti­cos basa­dos en la UE que ésta –a tra­vés de su bra­zo mili­tar domi­na­do por EE.UU., la OTAN– se pre­pa­ra para otra gue­rra más, en Siria. Esto con­fir­ma un recien­te infor­me en este mis­mo sen­ti­do del perió­di­co ale­mán Sud­deuts­che Zeitung:

Los diplo­má­ti­cos con­fir­ma­ron a Atol que el secre­ta­rio gene­ral de la OTAN –el espec­ta­cu­lar­men­te medio­cre Anders Fogh Ras­mus­sen– ansía una gue­rra en Siria, envuel­ta en la retó­ri­ca de que “la OTAN no debe escon­der la cabe­za como el avestruz”.

Reci­tan­do sus líneas direc­ta­men­te des­de Washing­ton, Ras­mus­sen está fuer­te­men­te apo­ya­do por Tur­quía, Gran Bre­ta­ña y Fran­cia, y Ale­ma­nia se encuen­tra en una posi­ción extre­ma­da­men­te ambi­va­len­te: el minis­tro de Exte­rio­res ale­mán Gui­do Wes­ter­we­lle ha des­car­ta­do una gue­rra a favor de una solu­ción política.

Sin embar­go, ansiar la gue­rra es una cosa, lle­gar a un acuer­do es otra. Inclu­so una direc­ti­va para que la OTAN se orga­ni­ce y se una en Siria tie­ne que ser apro­ba­da por los 28 paí­ses miem­bros de la OTAN. No obs­tan­te, el esque­le­to del acuer­do es: Washing­ton segui­rá orde­nan­do a su títe­re danés Ras­mus­sen que pre­pa­re el terreno para la gue­rra, algo nece­sa­rio en todo caso. Bien­ve­ni­dos a Siria como Libia 2.0 – aun­que no hay modo de que Washing­ton pue­da jus­ti­fi­car otra esta­fa al esti­lo de Res­pon­sa­bi­li­dad para Pro­te­ger (R2P) en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU.

Sí, Bru­se­las, tene­mos un pro­ble­ma. Esto ocu­rre mien­tras se están des­ple­gan­do misi­les Patriots en la fron­te­ra tur­ca, jun­to con 400 sol­da­dos ale­ma­nes. La opi­nión públi­ca ale­ma­na no quie­re otra gue­rra en el mun­do musul­mán. Hay elec­cio­nes en Ale­ma­nia en 2013. Ange­la Mer­kel y Wes­ter­we­lle no son exac­ta­men­te un par de suicidas.

El cuen­to de los misi­les Patriot –que “pro­te­ge­rán” a Tur­quía con­tra toda posi­bi­li­dad de que se lan­cen misi­les des­de Siria– pro­vie­ne direc­ta­men­te del guión enga­ño­so de las armas de des­truc­ción masi­va. Fre­de­rick Ben Hod­ges, jefe del fla­man­te Coman­do Terres­tre Alia­do de la OTAN, basa­do en Izmir, Tur­quía, dijo a la agen­cia noti­cio­sa Ana­to­lia que los Patriot esta­rán allí para dete­ner misi­les quí­mi­cos sirios.

Es como si Bashar al-Assad, así como Frau Mer­kel, fue­ra un demen­te sui­ci­da. La úni­ca gen­te que cree real­men­te la exa­ge­ra­ción de inte­li­gen­cia ins­ti­ga­da por Washing­ton según la cual Damas­co “podría” uti­li­zar armas quí­mi­cas como últi­mo recur­so son el perro fal­de­ro danés Ras­mus­sen y el club británico/​francés/​turco de medio­cri­da­des polí­ti­cas. Es poco pro­ba­ble que las bur­das ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas de la OTAN vayan a asus­tar al gobierno sirio.

En cuan­to al espec­ta­cu­lar­men­te errá­ti­co pri­mer minis­tro tur­co Recep Tay­yip Erdo­gan, ha sido con­se­cuen­te solo en una cosa: tie­ne fie­bre, y la úni­ca rece­ta es una zona de exclu­sión aérea. Inclu­so a pesar de que la opi­nión públi­ca tur­ca tam­po­co quie­re una gue­rra, Erdo­gan no se pudo librar de su fie­bre. La máqui­na de enga­ños de EE.UU./OTAN pro­bó todo, des­de el soborno de hor­das de fun­cio­na­rios en Damas­co has­ta cul­par a Assad de mini-holo­caus­tos todas las sema­nas. No funcionó.

Los deno­mi­na­dos «rebel­des» –infes­ta­dos de sala­fis­tas-yiha­dis­tas– solo «con­tro­lan» real­men­te aldeas rura­les o barrios bajos de mayo­ría suní alre­de­dor de las prin­ci­pa­les ciu­da­des. Podrá haber has­ta 40.000 com­ba­tien­tes en los subur­bios de Damas­co; pero es posi­ble que estén a pun­to de caer en una mons­truo­sa embos­ca­da pre­pa­ra­da por el ejér­ci­to sirio.

Por lo tan­to el supues­to cam­bio radi­cal nece­si­ta­rá tiem­po extra para el espec­tro de las armas quí­mi­cas, con­du­cien­do ¿Oja­lá?, al san­to grial de la zona de exclu­sión aérea.

… pero me gusta

No impor­ta que el ince­san­te­men­te pro­mo­cio­na­do Ejér­ci­to Libre Sirio (ELS) “por la demo­cra­cia” –una ban­da sos­pe­cho­sa finan­cia­da y logís­ti­ca­men­te apo­ya­da por EE.UU., la OTAN y esos paran­go­nes de la demo­cra­cia del Gol­fo Pér­si­co– esté total­men­te pla­ga­do de yiha­dis­tas libios/​sirios/​iraquíes de la línea dura que matan indis­cri­mi­na­da­men­te a civi­les por cuen­ta de esa aman­te de los dere­chos huma­nos, la UE con su Pre­mio Nobel de la Paz.

Pero per­sis­ten. Bajo los ojos vigi­lan­tes de EE.UU. y del club OTAN-CCG (Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo), los máxi­mos jefes rebel­des se reu­nie­ron en Tur­quía el pasa­do vier­nes para ele­gir un “coman­do uni­fi­ca­do de 30 miem­bros”. Pre­vi­si­ble­men­te, todos están vin­cu­la­dos con los Her­ma­nos Musul­ma­nes (HM) o los sala­fis­tas; de coman­dan­tes isla­mis­tas Jamal Marouf y Ahmad al-Issa al ícono sala­fis­ta, coro­nel Abdel­bas­set al-Tawil. Los dos prin­ci­pa­les de Ale­po son –qué iban a ser– sala­fis­tas. Tra­duc­ción: se tra­ta de los que el Depar­ta­men­to de Esta­do de EE.UU. no ha rebau­ti­za­do (toda­vía) como “terro­ris­tas”.

El modus ope­ran­di gene­ral se expan­di­rá: más armas finan­cia­das por Euro­pa para las ban­das de ase­si­nos sala­fis­tas-yiha­dis­tas. Fran­cia los está bañan­do en euros a tra­vés de la fron­te­ra tur­ca. Y este miér­co­les los Ami­gos de Siria vol­vían a reu­nir­se en Marra­kech, Marrue­cos, con­cen­trán­do­se sobre todo alre­de­dor del núcleo “que­re­mos gue­rra” de OTAN-CCG.

Norue­gos, no tenéis nada que per­der fue­ra de vues­tro sen­ti­do del ridícu­lo, como si no lo hubie­rais per­di­do toda­vía; des­pués de todo, si una des­or­de­na­da UE, una mone­da des­or­de­na­da y todo, pue­de aga­rrar vues­tro Pre­mio Nobel de la Paz, es hora de otor­gar a una OTAN en pro­ble­mas un Pre­mio Nobel de la Gue­rra. Ras­mus­sen no será Mick Jag­ger, pero ansía ser­lo; es solo rock y gue­rra, y le gusta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *