Cuba: Al pue­blo no se le hacen favo­res, se le rin­den cuen­tas

Cuba­de­ba­te

AsambleaLa ren­di­ción de cuen­tas de los dele­ga­dos ante sus elec­to­res debe­ría ser un pro­ce­so con­ti­nuo y per­so­na­li­za­do según las carac­te­rís­ti­cas de cada barrio y sus repre­sen­tan­tes, sin limi­tar­se al ámbi­to de las asam­bleas semes­tra­les.

En la Comi­sión de Órga­nos Loca­les varios dipu­tados resal­ta­ron el valor del des­pa­cho sis­te­má­ti­co para reco­ger o res­pon­der plan­tea­mien­tos y visi­bi­li­zar la ges­tión indi­vi­dual a cada nivel, pero tam­bién para acer­car­se a las pecu­lia­ri­da­des socio­eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les de la comu­ni­dad, sus nece­si­da­des sen­ti­das y recla­mos his­tó­ri­cos, cuyas solu­cio­nes debe­rían encon­trar lugar en los pla­nes y pre­su­pues­tos del muni­ci­pio si se quie­re pres­ti­giar el rol de los órga­nos loca­les del Poder Popu­lar y, en espe­cial, a sus dele­ga­dos de base.

En cuan­to a la pla­ni­fi­ca­ción de las asam­bleas, se orien­tó usar más el sen­ti­do común al divi­dir la cir­cuns­crip­ción en áreas, pre­ver el momen­to opor­tuno y la dis­tan­cia entre el local de encuen­tro y las vivien­das para lograr un núme­ro razo­na­ble de par­ti­ci­pan­tes, ade­más de cono­cer de ante­mano la pro­ble­má­ti­ca dife­ren­cia­da y las poten­cia­li­da­des de cada barrio para no per­der el hilo de la dis­cu­sión y no des­apro­ve­char la oca­sión de esti­mu­lar públi­ca­men­te a quie­nes se des­ta­can en su vida pro­fe­sio­nal o en el tra­ba­jo comu­ni­ta­rio.

Ese es tam­bién el momen­to para actua­li­zar a la pobla­ción acer­ca de las nue­vas polí­ti­cas del país, expli­car­le el modo en que inci­den en su reali­dad coti­dia­na y pro­po­ner alter­na­ti­vas para resol­ver o paliar con recur­sos pro­pios las cues­tio­nes que se dis­cu­ten, insis­tie­ron los dipu­tados.

De los 209 612 plan­tea­mien­tos reco­gi­dos en el últi­mo pro­ce­so asam­blea­rio, el 52,3 por cien­to tuvo en cuen­ta la par­ti­ci­pa­ción popu­lar en su solu­ción. Las pro­vin­cias más sobre­sa­lien­tes en esa direc­ción fue­ron Arte­mi­sa (90,7 por cien­to) y Gran­ma (72,8); mien­tras que las cifras más bajas se repor­ta­ron en el muni­ci­pio espe­cial de la Isla de la Juven­tud (16), Maya­be­que (37,2) y Pinar del Río (38,7).

En este pun­to del deba­te la comi­sión enten­dió nece­sa­rio soli­ci­tar a los minis­te­rios y otros orga­nis­mos de la Admi­nis­tra­ción Cen­tral del Esta­do que expli­quen cuál es su diná­mi­ca de aten­ción a los plan­tea­mien­tos en cada pro­vin­cia y cómo se prio­ri­zan los recur­sos para dar­les sali­da.

Otro tema de la jor­na­da fue el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de Aten­ción a la pobla­ción. Vivian Leal, quien coor­di­na esta acti­vi­dad a nivel nacio­nal, se refi­rió en su infor­me al avan­ce res­pec­to a años ante­rio­res en cuan­to a la recep­ción y tra­mi­ta­ción de que­jas, soli­ci­tu­des y denun­cias, pero resal­tó cuán­to daño hace la fal­ta de exi­gen­cia de quie­nes deben fis­ca­li­zar este meca­nis­mo en los muni­ci­pios, lo cual se revier­te en insa­tis­fac­ción popu­lar y fal­ta de pres­ti­gio de la ges­tión de gobierno a todas las ins­tan­cias.

Como ele­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo apun­tó que aún se pres­ta más inte­rés en la base a los casos que se cono­cen a tra­vés de car­tas ele­va­das a ins­tan­cias nacio­na­les o publi­ca­das en los medios de difu­sión, los cua­les en muchas oca­sio­nes reci­ben solu­ción inme­dia­ta por par­te de las mis­mas enti­da­des o fun­cio­na­rios que bochor­no­sa­men­te for­za­ron a esas per­so­nas a un pere­gri­na­je buro­crá­ti­co pla­ga­do de mal­tra­to y fal­ta de aten­ción.

Más allá del valio­so rol que jue­gan esos meca­nis­mos, no debe­ría des­apro­ve­char­se el esce­na­rio de las entre­vis­tas per­so­na­les para escu­char de pri­me­ra mano el fenó­meno y, de paso, expli­car a la gen­te las cir­cuns­tan­cias actua­les del país y el terri­to­rio, sin caer en com­pro­mi­sos irrea­les o demo­rar una res­pues­ta por años para lue­go decla­rar el asun­to sin solu­ción.

La comi­sión dis­cu­tió la fal­ta de ini­cia­ti­va, sen­si­bi­li­dad y empa­tía de nume­ro­sos cua­dros y fun­cio­na­rios al fren­te de esta tarea, quie­nes no dan segui­mien­to a los acuer­dos o res­pon­den super­fi­cial­men­te con argu­men­tos téc­ni­cos para elu­dir el caso, sin bus­car alter­na­ti­vas para aten­der has­ta don­de sea posi­ble tales peti­cio­nes y que­jas, espe­cial­men­te las que pro­vie­nen de la pobla­ción más vul­ne­ra­ble social­men­te.

Tam­bién se ha detec­ta­do cier­ta fal­ta de pro­fun­di­dad y de éti­ca a la hora de inves­ti­gar denun­cias de ile­ga­li­da­des o mal­tra­tos, al pun­to de veri­fi­car con el pro­pio fun­cio­na­rio denun­cia­do la auten­ti­ci­dad de los argu­men­tos que se apor­tan.

En la comi­sión que­dó cla­ro que es pre­ci­so deli­mi­tar el obje­to social de cada enti­dad para que esta no vea como «favo­res» a la pobla­ción el cum­pli­mien­to de tareas que le son inhe­ren­tes, y selec­cio­nar ade­cua­da­men­te al per­so­nal a car­go de la aten­ción al pue­blo para que la com­bi­ne armó­ni­ca­men­te con otras obli­ga­cio­nes y no que­de rele­ga­da, como suce­de hoy en muchos casos, una fun­ción prio­ri­ta­ria del Poder Popu­lar y sus depen­den­cias a todos los nive­les.
Redo­blan la ins­pec­ción sani­ta­ria

A redo­blar el tra­ba­jo en la ins­pec­ción sani­ta­ria, que jue­ga un papel deci­si­vo en la pre­ven­ción de enfer­me­da­des, ins­tó Rober­to Mora­les Oje­da, minis­tro de Salud Públi­ca, en la Comi­sión de Salud y Depor­tes, en la que se deba­tió sobre la mar­cha de la cam­pa­ña nacio­nal con­tra el Aedes aegy­pti.

El doc­tor Mora­les tam­bién indi­có que los ins­pec­to­res, res­pon­sa­bi­li­za­dos con el auto­fo­cal en las vivien­das y cen­tros labo­ra­les, deben desem­pe­ñar un papel más acti­vo. Igual­men­te seña­ló que se debe inci­dir en el auto­cui­da­do por par­te de cada núcleo fami­liar. “La actua­ción del Minis­te­rio de Salud Públi­ca como orga­nis­mo rec­tor, jun­to a la pobla­ción y los orga­nis­mos esta­ta­les, pro­pi­cia­rá una mejor cali­dad de vida para el pue­blo. Y así gas­ta­re­mos menos recur­sos para resol­ver los pro­ble­mas sani­ta­rios”, sen­ten­ció Mora­les.

En la mis­ma comi­sión, el inge­nie­ro Fer­nan­do Hum­ber­to Arro­jas, direc­tor del Ins­ti­tu­to Cubano de Inves­ti­ga­ción Digi­tal (ICID), abor­dó la actua­li­dad y pers­pec­ti­vas de los equi­pos médi­cos para los ser­vi­cios de car­dio­lo­gía y la aten­ción a pacien­tes gra­ves.

Arro­jas deta­lló que este es un tra­ba­jo cien­tí­fi­co-téc­ni­co colec­ti­vo, que impac­ta en la cali­dad e incre­men­to de las pers­pec­ti­vas de vida de nues­tro pue­blo. Y muchos de estos equi­pos tam­bién se expor­tan.

La téc­ni­ca del ICID está dise­mi­na­da por todas las ins­ti­tu­cio­nes de salud del país. Sus dis­po­si­ti­vos pue­den ser uti­li­za­dos en salo­nes de ope­ra­cio­nes y de cui­da­dos inten­si­vos, en salas de reha­bi­li­ta­ción car­dio­vas­cu­lar, en cada cen­tro de diag­nós­ti­co inte­gral y en las pro­pias ambu­lan­cias. Entre sus disí­mi­les usos apa­re­cen la medi­ción de la pre­sión arte­rial y los tras­tor­nos del rit­mo car­día­co.

En este año, el ICID ha entre­ga­do muchos de estos vita­les equi­pos al Sis­te­ma Nacio­nal de Salud, y pre­vé otro plan de sumi­nis­tros para 2013.

Entre otros, Arro­jas hizo men­ción al Moni­tor Mul­ti­pa­ra­mé­di­co Doc­tus VI, el Tele­mo­ni­tor Movi­cor­de, Elec­tro­car­dió­gra­fo Car­dio­cip BB, la Esta­ción Cen­tral de Moni­to­reo Galaxy y el Des­fi­bri­la­dor Car­dio­def.

La Comi­sión de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les de la VII Legis­la­tu­ra, en esta segun­da jor­na­da de sesio­nes, reci­bió infor­ma­ción deta­lla­da sobre el com­por­ta­mien­to del Plan de la Eco­no­mía y el Pre­su­pues­to en el año 2012 y las pers­pec­ti­vas para 2013.

Los dipu­tados, duran­te estos dos días, fue­ron actua­li­za­dos de la situa­ción inter­na­cio­nal en el cie­rre del año y los prin­ci­pa­les esce­na­rios para 2013.

ENCONTRAR EL ESPÍRITU DE LA COMUNIDAD

El muni­ci­pio y la comu­ni­dad cons­ti­tu­yen los espa­cios don­de los habi­tan­tes espe­ran encon­trar res­pues­tas a sus nece­si­da­des y aspi­ra­cio­nes. Para ello es impres­cin­di­ble incen­ti­var una cul­tu­ra de par­ti­ci­pa­ción acti­va, com­pro­me­ti­da, pero tam­bién de diá­lo­go.

Lo ante­rior tras­cen­dió en la Comi­sión de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra, Cien­cia y Tec­no­lo­gía del Par­la­men­to, en la que se deba­tió sobre los apor­tes del tra­ba­jo cul­tu­ral comu­ni­ta­rio al desa­rro­llo de nues­tra socie­dad, con la pre­sen­cia de Abel Prie­to, ase­sor del Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros; Rafael Ber­nal, minis­tro de Cul­tu­ra, y Pablo Baca­llao, fun­cio­na­rio del Depar­ta­men­to de Cul­tu­ra del Comi­té Cen­tral.

Corres­pon­dió a Juan Roge­lio Rive­ro Ash, direc­tor de Cul­tu­ra Comu­ni­ta­ria de la Uneac, ofre­cer a los par­la­men­ta­rios una valo­ra­ción amplia e inte­gral sobre el tema, a par­tir de las visio­nes y el queha­cer de ins­ti­tu­cio­nes como el Cen­tro de Desa­rro­llo Local y Comu­ni­ta­rio (Cedel), el Con­se­jo Nacio­nal de Casas de Cul­tu­ra, el Cen­tro Memo­rial Mar­tin Luther King y el Cen­tro de Inter­cam­bio y Refe­ren­cia-Ini­cia­ti­va Comu­ni­ta­ria (Cie­ric).

Lo impor­tan­te es ele­var la cali­dad de vida y for­ta­le­cer la pre­sen­cia del arte y la cul­tu­ra como base del desa­rro­llo humano sos­te­ni­ble, lo cual es rea­li­za­ble des­de el muni­ci­pio, se apun­tó.

Si bien los talle­res rea­li­za­dos a lo lar­go del país entre 2010 y 2012 evi­den­cian que se ha avan­za­do, toda­vía habrá que seguir insis­tien­do en el for­ta­le­ci­mien­to de las capa­ci­da­des de ges­tión y el desa­rro­llo de pro­ce­sos socio­cul­tu­ra­les comu­ni­ta­rios; en dotar a los acto­res socia­les vin­cu­la­dos a estos pro­ce­sos de herra­mien­tas meto­do­ló­gi­cas y de ges­tión, que favo­rez­can la con­cer­ta­ción y la arti­cu­la­ción entre ellos, ade­más de ase­so­rar­los más en la ela­bo­ra­ción de estra­te­gias y en la imple­men­ta­ción de las mis­mas, entre otras accio­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *