Cuba: Al pue­blo no se le hacen favo­res, se le rin­den cuentas

Cuba­de­ba­te

AsambleaLa ren­di­ción de cuen­tas de los dele­ga­dos ante sus elec­to­res debe­ría ser un pro­ce­so con­ti­nuo y per­so­na­li­za­do según las carac­te­rís­ti­cas de cada barrio y sus repre­sen­tan­tes, sin limi­tar­se al ámbi­to de las asam­bleas semestrales.

En la Comi­sión de Órga­nos Loca­les varios dipu­tados resal­ta­ron el valor del des­pa­cho sis­te­má­ti­co para reco­ger o res­pon­der plan­tea­mien­tos y visi­bi­li­zar la ges­tión indi­vi­dual a cada nivel, pero tam­bién para acer­car­se a las pecu­lia­ri­da­des socio­eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les de la comu­ni­dad, sus nece­si­da­des sen­ti­das y recla­mos his­tó­ri­cos, cuyas solu­cio­nes debe­rían encon­trar lugar en los pla­nes y pre­su­pues­tos del muni­ci­pio si se quie­re pres­ti­giar el rol de los órga­nos loca­les del Poder Popu­lar y, en espe­cial, a sus dele­ga­dos de base.

En cuan­to a la pla­ni­fi­ca­ción de las asam­bleas, se orien­tó usar más el sen­ti­do común al divi­dir la cir­cuns­crip­ción en áreas, pre­ver el momen­to opor­tuno y la dis­tan­cia entre el local de encuen­tro y las vivien­das para lograr un núme­ro razo­na­ble de par­ti­ci­pan­tes, ade­más de cono­cer de ante­mano la pro­ble­má­ti­ca dife­ren­cia­da y las poten­cia­li­da­des de cada barrio para no per­der el hilo de la dis­cu­sión y no des­apro­ve­char la oca­sión de esti­mu­lar públi­ca­men­te a quie­nes se des­ta­can en su vida pro­fe­sio­nal o en el tra­ba­jo comunitario.

Ese es tam­bién el momen­to para actua­li­zar a la pobla­ción acer­ca de las nue­vas polí­ti­cas del país, expli­car­le el modo en que inci­den en su reali­dad coti­dia­na y pro­po­ner alter­na­ti­vas para resol­ver o paliar con recur­sos pro­pios las cues­tio­nes que se dis­cu­ten, insis­tie­ron los diputados.

De los 209 612 plan­tea­mien­tos reco­gi­dos en el últi­mo pro­ce­so asam­blea­rio, el 52,3 por cien­to tuvo en cuen­ta la par­ti­ci­pa­ción popu­lar en su solu­ción. Las pro­vin­cias más sobre­sa­lien­tes en esa direc­ción fue­ron Arte­mi­sa (90,7 por cien­to) y Gran­ma (72,8); mien­tras que las cifras más bajas se repor­ta­ron en el muni­ci­pio espe­cial de la Isla de la Juven­tud (16), Maya­be­que (37,2) y Pinar del Río (38,7).

En este pun­to del deba­te la comi­sión enten­dió nece­sa­rio soli­ci­tar a los minis­te­rios y otros orga­nis­mos de la Admi­nis­tra­ción Cen­tral del Esta­do que expli­quen cuál es su diná­mi­ca de aten­ción a los plan­tea­mien­tos en cada pro­vin­cia y cómo se prio­ri­zan los recur­sos para dar­les salida.

Otro tema de la jor­na­da fue el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de Aten­ción a la pobla­ción. Vivian Leal, quien coor­di­na esta acti­vi­dad a nivel nacio­nal, se refi­rió en su infor­me al avan­ce res­pec­to a años ante­rio­res en cuan­to a la recep­ción y tra­mi­ta­ción de que­jas, soli­ci­tu­des y denun­cias, pero resal­tó cuán­to daño hace la fal­ta de exi­gen­cia de quie­nes deben fis­ca­li­zar este meca­nis­mo en los muni­ci­pios, lo cual se revier­te en insa­tis­fac­ción popu­lar y fal­ta de pres­ti­gio de la ges­tión de gobierno a todas las instancias.

Como ele­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo apun­tó que aún se pres­ta más inte­rés en la base a los casos que se cono­cen a tra­vés de car­tas ele­va­das a ins­tan­cias nacio­na­les o publi­ca­das en los medios de difu­sión, los cua­les en muchas oca­sio­nes reci­ben solu­ción inme­dia­ta por par­te de las mis­mas enti­da­des o fun­cio­na­rios que bochor­no­sa­men­te for­za­ron a esas per­so­nas a un pere­gri­na­je buro­crá­ti­co pla­ga­do de mal­tra­to y fal­ta de atención.

Más allá del valio­so rol que jue­gan esos meca­nis­mos, no debe­ría des­apro­ve­char­se el esce­na­rio de las entre­vis­tas per­so­na­les para escu­char de pri­me­ra mano el fenó­meno y, de paso, expli­car a la gen­te las cir­cuns­tan­cias actua­les del país y el terri­to­rio, sin caer en com­pro­mi­sos irrea­les o demo­rar una res­pues­ta por años para lue­go decla­rar el asun­to sin solución.

La comi­sión dis­cu­tió la fal­ta de ini­cia­ti­va, sen­si­bi­li­dad y empa­tía de nume­ro­sos cua­dros y fun­cio­na­rios al fren­te de esta tarea, quie­nes no dan segui­mien­to a los acuer­dos o res­pon­den super­fi­cial­men­te con argu­men­tos téc­ni­cos para elu­dir el caso, sin bus­car alter­na­ti­vas para aten­der has­ta don­de sea posi­ble tales peti­cio­nes y que­jas, espe­cial­men­te las que pro­vie­nen de la pobla­ción más vul­ne­ra­ble socialmente.

Tam­bién se ha detec­ta­do cier­ta fal­ta de pro­fun­di­dad y de éti­ca a la hora de inves­ti­gar denun­cias de ile­ga­li­da­des o mal­tra­tos, al pun­to de veri­fi­car con el pro­pio fun­cio­na­rio denun­cia­do la auten­ti­ci­dad de los argu­men­tos que se aportan.

En la comi­sión que­dó cla­ro que es pre­ci­so deli­mi­tar el obje­to social de cada enti­dad para que esta no vea como «favo­res» a la pobla­ción el cum­pli­mien­to de tareas que le son inhe­ren­tes, y selec­cio­nar ade­cua­da­men­te al per­so­nal a car­go de la aten­ción al pue­blo para que la com­bi­ne armó­ni­ca­men­te con otras obli­ga­cio­nes y no que­de rele­ga­da, como suce­de hoy en muchos casos, una fun­ción prio­ri­ta­ria del Poder Popu­lar y sus depen­den­cias a todos los niveles.
Redo­blan la ins­pec­ción sanitaria

A redo­blar el tra­ba­jo en la ins­pec­ción sani­ta­ria, que jue­ga un papel deci­si­vo en la pre­ven­ción de enfer­me­da­des, ins­tó Rober­to Mora­les Oje­da, minis­tro de Salud Públi­ca, en la Comi­sión de Salud y Depor­tes, en la que se deba­tió sobre la mar­cha de la cam­pa­ña nacio­nal con­tra el Aedes aegy­pti.

El doc­tor Mora­les tam­bién indi­có que los ins­pec­to­res, res­pon­sa­bi­li­za­dos con el auto­fo­cal en las vivien­das y cen­tros labo­ra­les, deben desem­pe­ñar un papel más acti­vo. Igual­men­te seña­ló que se debe inci­dir en el auto­cui­da­do por par­te de cada núcleo fami­liar. “La actua­ción del Minis­te­rio de Salud Públi­ca como orga­nis­mo rec­tor, jun­to a la pobla­ción y los orga­nis­mos esta­ta­les, pro­pi­cia­rá una mejor cali­dad de vida para el pue­blo. Y así gas­ta­re­mos menos recur­sos para resol­ver los pro­ble­mas sani­ta­rios”, sen­ten­ció Morales.

En la mis­ma comi­sión, el inge­nie­ro Fer­nan­do Hum­ber­to Arro­jas, direc­tor del Ins­ti­tu­to Cubano de Inves­ti­ga­ción Digi­tal (ICID), abor­dó la actua­li­dad y pers­pec­ti­vas de los equi­pos médi­cos para los ser­vi­cios de car­dio­lo­gía y la aten­ción a pacien­tes graves.

Arro­jas deta­lló que este es un tra­ba­jo cien­tí­fi­co-téc­ni­co colec­ti­vo, que impac­ta en la cali­dad e incre­men­to de las pers­pec­ti­vas de vida de nues­tro pue­blo. Y muchos de estos equi­pos tam­bién se exportan.

La téc­ni­ca del ICID está dise­mi­na­da por todas las ins­ti­tu­cio­nes de salud del país. Sus dis­po­si­ti­vos pue­den ser uti­li­za­dos en salo­nes de ope­ra­cio­nes y de cui­da­dos inten­si­vos, en salas de reha­bi­li­ta­ción car­dio­vas­cu­lar, en cada cen­tro de diag­nós­ti­co inte­gral y en las pro­pias ambu­lan­cias. Entre sus disí­mi­les usos apa­re­cen la medi­ción de la pre­sión arte­rial y los tras­tor­nos del rit­mo cardíaco.

En este año, el ICID ha entre­ga­do muchos de estos vita­les equi­pos al Sis­te­ma Nacio­nal de Salud, y pre­vé otro plan de sumi­nis­tros para 2013.

Entre otros, Arro­jas hizo men­ción al Moni­tor Mul­ti­pa­ra­mé­di­co Doc­tus VI, el Tele­mo­ni­tor Movi­cor­de, Elec­tro­car­dió­gra­fo Car­dio­cip BB, la Esta­ción Cen­tral de Moni­to­reo Galaxy y el Des­fi­bri­la­dor Cardiodef.

La Comi­sión de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les de la VII Legis­la­tu­ra, en esta segun­da jor­na­da de sesio­nes, reci­bió infor­ma­ción deta­lla­da sobre el com­por­ta­mien­to del Plan de la Eco­no­mía y el Pre­su­pues­to en el año 2012 y las pers­pec­ti­vas para 2013.

Los dipu­tados, duran­te estos dos días, fue­ron actua­li­za­dos de la situa­ción inter­na­cio­nal en el cie­rre del año y los prin­ci­pa­les esce­na­rios para 2013.

ENCONTRAR EL ESPÍRITU DE LA COMUNIDAD

El muni­ci­pio y la comu­ni­dad cons­ti­tu­yen los espa­cios don­de los habi­tan­tes espe­ran encon­trar res­pues­tas a sus nece­si­da­des y aspi­ra­cio­nes. Para ello es impres­cin­di­ble incen­ti­var una cul­tu­ra de par­ti­ci­pa­ción acti­va, com­pro­me­ti­da, pero tam­bién de diálogo.

Lo ante­rior tras­cen­dió en la Comi­sión de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra, Cien­cia y Tec­no­lo­gía del Par­la­men­to, en la que se deba­tió sobre los apor­tes del tra­ba­jo cul­tu­ral comu­ni­ta­rio al desa­rro­llo de nues­tra socie­dad, con la pre­sen­cia de Abel Prie­to, ase­sor del Pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros; Rafael Ber­nal, minis­tro de Cul­tu­ra, y Pablo Baca­llao, fun­cio­na­rio del Depar­ta­men­to de Cul­tu­ra del Comi­té Central.

Corres­pon­dió a Juan Roge­lio Rive­ro Ash, direc­tor de Cul­tu­ra Comu­ni­ta­ria de la Uneac, ofre­cer a los par­la­men­ta­rios una valo­ra­ción amplia e inte­gral sobre el tema, a par­tir de las visio­nes y el queha­cer de ins­ti­tu­cio­nes como el Cen­tro de Desa­rro­llo Local y Comu­ni­ta­rio (Cedel), el Con­se­jo Nacio­nal de Casas de Cul­tu­ra, el Cen­tro Memo­rial Mar­tin Luther King y el Cen­tro de Inter­cam­bio y Refe­ren­cia-Ini­cia­ti­va Comu­ni­ta­ria (Cie­ric).

Lo impor­tan­te es ele­var la cali­dad de vida y for­ta­le­cer la pre­sen­cia del arte y la cul­tu­ra como base del desa­rro­llo humano sos­te­ni­ble, lo cual es rea­li­za­ble des­de el muni­ci­pio, se apuntó.

Si bien los talle­res rea­li­za­dos a lo lar­go del país entre 2010 y 2012 evi­den­cian que se ha avan­za­do, toda­vía habrá que seguir insis­tien­do en el for­ta­le­ci­mien­to de las capa­ci­da­des de ges­tión y el desa­rro­llo de pro­ce­sos socio­cul­tu­ra­les comu­ni­ta­rios; en dotar a los acto­res socia­les vin­cu­la­dos a estos pro­ce­sos de herra­mien­tas meto­do­ló­gi­cas y de ges­tión, que favo­rez­can la con­cer­ta­ción y la arti­cu­la­ción entre ellos, ade­más de ase­so­rar­los más en la ela­bo­ra­ción de estra­te­gias y en la imple­men­ta­ción de las mis­mas, entre otras acciones.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.