Thierry Meys­san: «Terro­ris­tas sirios fue­ron entre­na­dos por el UCK en Kosovo»

Red Vol­tai­re

+
JPEG - 35.1 KB

Geo­po­li­ti­ka: Señor Meys­san, usted se hizo mun­dial­men­te céle­bre cuan­do publi­có el libro La Gran Impos­tu­ra que pone en duda la ver­sión ofi­cial de las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses sobre los aten­ta­dos terro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre de 2001. Su libro esti­mu­ló a otros inte­lec­tua­les a expre­sar sus pro­pias dudas sobre aque­llos trá­gi­cos acon­te­ci­mien­tos. ¿Pudie­ra usted expli­car bre­ve­men­te a nues­tros lec­to­res lo que real­men­te suce­dió aquel 11 de sep­tiem­bre? ¿Qué fue lo que real­men­te impac­tó o explo­tó en la sede del Pen­tá­gono? ¿Fue un avión u otra cosa? ¿Qué pasó con los avio­nes que cho­ca­ron con­tra las Torres Geme­las? Sobre todo, ¿qué pasó con el ter­cer edi­fi­cio, cer­cano a esas torres? ¿Cuál es el con­tex­to más pro­fun­do de esos aten­ta­dos, que tuvie­ron reper­cu­sio­nes mun­dia­les y que tan­to han modi­fi­ca­do el mundo?

Thierry Meys­san: Es sor­pren­den­te que la pren­sa mun­dial haya adop­ta­do la ver­sión ofi­cial, de un lado por­que esa ver­sión es absur­da y, por otro lado, por­que esa ver­sión deja sin expli­ca­ción una par­te de los hechos.

La idea de que un faná­ti­co, des­de una cue­va en Afga­nis­tán, y una vein­te­na de indi­vi­duos arma­dos con cor­ta­pa­pe­les hayan podi­do des­truir el World Tra­de Cen­ter y ases­tar un gol­pe al Pen­tá­gono sin que el ejér­ci­to más pode­ro­so del mun­do logra­se evi­tar­lo no es ni siquie­ra dig­na de un comic. Pero mien­tras más gro­tes­ca es la his­to­ria menos pre­gun­tan los perio­dis­tas occidentales.

Por otro lado, la ver­sión ofi­cial no men­cio­na la espe­cu­la­ción bur­sá­til sobre las com­pa­ñías víc­ti­mas de los aten­ta­dos, ni el incen­dio del ane­xo de la Casa Blan­ca, ni el derrum­be de un ter­cer ras­ca­cie­los del World Tra­de Cen­ter, hecho que se pro­du­jo al medio­día. Todos esos hechos ni siquie­ra se men­cio­nan en el infor­me final de la inves­ti­ga­ción presidencial.

Ade­más, nun­ca se habla de lo úni­co impor­tan­te entre todo lo que suce­dió aquel día. Des­pués del aten­ta­do del World Tra­ce Cen­ter, el plan de con­ti­nui­dad del gobierno fue acti­va­do ile­gal­men­te. Exis­te un pro­ce­di­mien­to, apli­ca­ble en caso de gue­rra nuclear. Si se com­prue­ba la ani­qui­la­ción de las auto­ri­da­des civi­les, el man­do pasa a un gobierno mili­tar alter­na­ti­vo. Hacia las 10h30, ese plan fue acti­va­do a pesar de que las auto­ri­da­des civi­les se man­te­nían en capa­ci­dad de ejer­cer sus res­pon­sa­bi­li­da­des. El poder pasó a los mili­ta­res, que no lo res­ti­tu­ye­ron a los civi­les has­ta las 16h30. Duran­te todo ese tiem­po, se acti­va­ron coman­dos que fue­ron a bus­car a casi todos los miem­bros del Con­gre­so y del gobierno para poner­los a buen recau­do en refu­gios anti­ató­mi­cos. Hubo, por lo tan­to, un gol­pe de Esta­do mili­tar que duró varias horas, jus­to el tiem­po nece­sa­rio para que los gol­pis­tas impu­sie­ran su pro­pia línea polí­ti­ca: esta­do de urgen­cia interno e impe­ria­lis­mo glo­bal en el exterior.

El 13 de sep­tiem­bre se pre­sen­tó al Sena­do la Patriot Act, que no es una ley sino un amplio Códi­go anti­te­rro­ris­ta redac­ta­do en secre­to a lo lar­go de los 2 o 3 años ante­rio­res. El 15 de sep­tiem­bre, el pre­si­den­te Bush dio su aval al plan de la «matriz mun­dial», que ins­ti­tu­ye un amplio sis­te­ma de secues­tros, de pri­sio­nes secre­tas, de tor­tu­ras y ase­si­na­tos. En ese mis­ma reu­nión [Bush] dio tam­bién su aval a un plan que pre­veía ata­ques suce­si­vos con­tra Afga­nis­tán, Irak, el Líbano, Libia, Siria, Soma­lia, Sudán e Irán. Como pue­de ver­se, ya se ha con­cre­ta­do la mitad de ese programa.

Aque­llos aten­ta­dos, aquel gol­pe de Esta­do y los pos­te­rio­res crí­me­nes fue­ron orga­ni­za­dos por algo que pode­mos lla­mar el Esta­do pro­fun­do (en el mis­mo sen­ti­do en que se usa esa expre­sión para des­cri­bir el poder mili­tar secre­to en Tur­quía o en Arge­lia). Todos esos acon­te­ci­mien­tos fue­ron pla­nea­dos por un gru­po muy cerra­do: los straus­sia­nos, o sea los dis­cí­pu­los del filó­so­fo Leo Strauss.

Se tra­ta de los mis­mos indi­vi­duos que, en 1995, empu­ja­ron el Con­gre­so esta­dou­ni­den­se hacia el rear­me y que orga­ni­za­ron el des­mem­bra­mien­to de Yugos­la­via. Tene­mos que recor­dar, por ejem­plo, que Ali­ja Izet­be­go­vic tuvo como con­se­je­ro polí­ti­co a Richard Per­le, como con­se­je­ro mili­tar a Osa­ma Ben Laden y como con­se­je­ro mediá­ti­co a Ber­nard-Hen­ri Lévy.

Geo­po­li­ti­ka: El libro que usted escri­bió y la acti­tud anti­ame­ri­ca­na que usted ha expre­sa­do libre­men­te a tra­vés de su red inde­pen­dien­te Vol­tai­re le valie­ron una serie de pro­ble­mas que usted tuvo per­so­nal­men­te con la admi­nis­tra­ción del ex pre­si­den­te fran­cés Nico­las Sar­kozy. ¿Pudie­ra hablar­nos un poco más sobre esto? En el artícu­lo que usted escri­bió sobre el señor Sar­kozy, titu­la­do «Ope­ra­ción Sar­kozy: Cómo la CIA puso a uno de sus agen­tes en la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca Fran­ce­sa», usted publi­có infor­ma­ción muy deli­ca­da, que nos recuer­da las obras de sus­pen­se político-criminales.

Thierry Meys­san: Yo no soy anti­ame­ri­cano. Soy anti­im­pe­ria­lis­ta y pien­so que el pue­blo de Esta­dos Uni­dos tam­bién es víc­ti­ma de la polí­ti­ca de sus pro­pios dirigentes.

En cuan­to a Nico­las Sar­kozy, yo reve­lé que fue edu­ca­do duran­te su ado­les­cen­cia, en Nue­va York, por el emba­ja­dor [esta­dou­ni­den­se] Frank Wis­ner Jr. Ese per­so­na­je es uno de los cua­dros más impor­tan­tes de la CIA, que a su vez fue fun­da­da por su padre Frank Wis­ner Sr. El resul­ta­do es que la carre­ra de Nico­las Sar­kozy estu­vo com­ple­ta­men­te deter­mi­na­da por la CIA. Así que nada tie­ne de sor­pren­den­te que, ya con­ver­ti­do en pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Fran­ce­sa, Sar­kozy haya defen­di­do los intere­ses de Washing­ton en vez de defen­der los intere­ses de los franceses.

Los ser­bios cono­cen muy bien a Frank Wis­ner Jr. Fue él quien orga­ni­zó la inde­pen­den­cia uni­la­te­ral de Koso­vo, como repre­sen­tan­te espe­cial del pre­si­den­te de Esta­dos Unidos.

Yo expli­qué todo eso deta­lla­da­men­te en una inter­ven­ción en el Eura­sian Media Forum (en Kazajs­tán) y me pidie­ron que desa­rro­lla­ra ese tema en un artícu­lo para Odna­ko (publi­ca­ción rusa). Y resul­tó que, por pura casua­li­dad, el artícu­lo se publi­có duran­te la gue­rra de Geor­gia, en el momen­to en que Sar­kozy visi­ta­ba Mos­cú. El pri­mer minis­tro Vla­di­mir Putin puso la publi­ca­ción enci­ma de la mesa, antes de comen­zar la con­ver­sa­ción con él. Por supues­to que eso no mejo­ró mis rela­cio­nes con Sarkozy.

Geo­po­li­ti­ka: Señor Meys­san, ¿cuál es la situa­ción actual en Siria, la situa­ción en el fren­te y la situa­ción en la socie­dad siria? ¿Están cer­ca de alcan­zar su obje­ti­vo Ara­bia Sau­di­ta y Qatar, así como los paí­ses occi­den­ta­les que quie­ren derro­car por la fuer­za el sis­te­ma polí­ti­co del pre­si­den­te Bachar al-Assad? 

Thierry Meys­san: De los 23 millo­nes de sirios, alre­de­dor de 2 millo­nes o 2 millo­nes y medio apo­yan a los gru­pos arma­dos que están tra­tan­do de des­es­ta­bi­li­zar el país y de debi­li­tar su ejér­ci­to. Estos han toma­do el con­trol de algu­nas aglo­me­ra­cio­nes y de amplias zonas rura­les. Pero es impo­si­ble que esos gru­pos arma­dos logren derro­car el régimen.

El plan occi­den­tal ini­cial pre­veía que las accio­nes terro­ris­tas engen­dra­ran un ciclo de provocación/​represión que jus­ti­fi­ca­ría una inter­ven­ción inter­na­cio­nal, siguien­do el mode­lo del terro­ris­mo del UCK [Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Koso­vo. NdT] y de la repre­sión ulte­rior de Slo­bo­dan Milo­se­vic, a los que siguió la inter­ven­ción de la OTAN. Hay que seña­lar de paso que está com­pro­ba­do que gru­pos com­ba­tien­tes en Siria reci­bie­ron entre­na­mien­to como terro­ris­tas de par­te de miem­bros del UCK y en terri­to­rio de Kosovo.

Ese plan fra­ca­só por­que la Rusia de Vla­di­mir Putin no es la Boris Yel­tsin. Mos­cú y Pekín prohi­bie­ron la inter­ven­ción de la OTAN y la situa­ción se man­tie­ne sin resolver.

Geo­po­li­ti­ka: ¿Qué pre­ten­den obte­ner Esta­dos Uni­dos, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, Ara­bia Sau­di­ta y Qatar con el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te al-Assad?

Thierry Meys­san: Cada uno de los Esta­dos miem­bros de la coa­li­ción tie­ne sus pro­pios intere­ses en esa gue­rra y cree poder satis­fa­cer­los, cuan­do en reali­dad son intere­ses que se con­tra­di­cen entre sí.

En el plano polí­ti­co exis­te la volun­tad de rom­per el «Eje de la Resis­ten­cia con­tra el sio­nis­mo» (Irán-Irak-Siria-Hez­bo­llah-Pales­ti­na). Tam­bién exis­te la volun­tad de pro­se­guir el «redi­se­ño del Medio Orien­te Amplia­do».

Pero lo más impor­tan­te es el fac­tor eco­nó­mi­co. Se han des­cu­bier­to inmen­sas reser­vas de gas natu­ral en el sudes­te del Medi­te­rrá­neo. El cen­tro de ese yaci­mien­to está cer­ca de Homs, en Siria (más exac­ta­men­te en Qara).

Geo­po­li­ti­ka: ¿Podría usted hablar­nos un poco más sobre la rebe­lión de al-Qae­da en Siria, movi­mien­to cuyas rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos pare­cen con­tra­dic­to­rias a la vis­ta de sus accio­nes en el terreno? Usted dijo en una entre­vis­ta que las rela­cio­nes entre Abdelha­kim Belhadj y la OTAN esta­ban prác­ti­ca­men­te ins­ti­tu­cio­na­li­za­das. En reali­dad, ¿para quién hace la gue­rra al-Qaeda?

Thierry Meys­san: Al prin­ci­pio, al-Qae­da no era más que el nom­bre de una base de datos, del fiche­ro infor­má­ti­co don­de figu­ra­ban los muyahi­dín ára­bes envia­dos a luchar con­tra los sovié­ti­cos en Afga­nis­tán. Por exten­sión, se dio el nom­bre de al-Qae­da al medio yiha­dis­ta en el que se reclu­ta­ba a aque­llos mer­ce­na­rios. Des­pués, se desig­nó como al-Qae­da a los com­ba­tien­tes agru­pa­dos alre­de­dor de Ben Laden y, por exten­sión, a todos los gru­pos del mun­do que dicen ins­pi­rar­se en la ideo­lo­gía de Ben Laden.

Según el momen­to y las nece­si­da­des, esa nebu­lo­sa se hizo más o menos nume­ro­sa. Duran­te la pri­me­ra gue­rra de Afga­nis­tán, la gue­rra de Bos­nia y las gue­rras de Che­che­nia estos mer­ce­na­rios eran con­si­de­ra­dos «com­ba­tien­tes de la liber­tad», por­que lucha­ban con­tra los esla­vos. Pos­te­rior­men­te, duran­te la segun­da de Afga­nis­tán y la inva­sión de Irak, fue­ron con­si­de­ra­dos «terro­ris­tas» por­que ata­ca­ban a los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses. Des­de la muer­te ofi­cial de Ben Laden, se han con­ver­ti­do nue­va­men­te en «com­ba­tien­tes de la liber­tad», en las gue­rras con­tra Libia y con­tra Siria, por­que aho­ra luchan del lado de la OTAN.

La reali­dad es que esos mer­ce­na­rios siem­pre estu­vie­ron bajo el con­trol de los Sudai­ris, la fac­ción proes­ta­dou­ni­den­se y archi­reac­cio­na­ria de la fami­lia real de Ara­bia Sau­di­ta, espe­cí­fi­ca­men­te bajo el con­trol del prín­ci­pe Ban­dar Ben Sul­tán. Este últi­mo, a quien Geor­ge Bush padre pre­sen­tó siem­pre como su «hijo adop­ti­vo» –o sea, como el hijo varón inte­li­gen­te que le habría gus­ta­do tener– actuó siem­pre por cuen­ta de la CIA. Inclu­so en la épo­ca en que al-Qae­da lucha­ba con­tra los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses, en Afga­nis­tán y en Irak, lo hacía en inte­rés de Esta­dos Uni­dos en la medi­da en que aque­llo per­mi­tía jus­ti­fi­car la pre­sen­cia mili­tar estadounidense.

En los últi­mos años los libios se han hecho mayo­ri­ta­rios en al-Qae­da, así que la OTAN los uti­li­zó para derro­car el régi­men de Moum­mar el-Kadha­fi. Cuan­do logra­ron derri­bar­lo, nom­bra­ron gober­na­dor mili­tar de Trí­po­li al núme­ro 2 de la orga­ni­za­ción, Abdelha­kim Belhaj, a pesar de que la jus­ti­cia espa­ño­la recla­ma su cap­tu­ra debi­do a su pre­sun­ta res­pon­sa­bi­li­dad en los aten­ta­dos de Madrid. Pos­te­rior­men­te lo envia­ron a Siria, jun­to con sus hom­bres. Para tras­la­dar­los [a Siria], la CIA uti­li­zó los medios del Alto Comi­sa­ria­do para los Refu­gia­dos, gra­cias a Ian Mar­tin, el repre­sen­tan­te espe­cial de Ban ki-Moon [el secre­ta­rio gene­ral de la ONU] en Libia. Los supues­tos refu­gia­dos fue­ron tras­la­da­dos a varios cam­pa­men­tos en Tur­quía que sir­vie­ron como bases de reta­guar­dia para ata­car Siria y a los que no han podi­do tener acce­so los par­la­men­ta­rios tur­cos ni la prensa.

Ian Mar­tin es otro cono­ci­do de los lec­to­res de Geo­po­li­ti­ka. Fue secre­ta­rio gene­ral de Amnis­tía Inter­na­cio­nal y des­pués fue repre­sen­tan­te del Alto Comi­sa­rio para los Dere­chos Huma­nos en Bosnia-Herzegovina.

Geo­po­li­ti­ka: Siria se ha con­ver­ti­do en tea­tro no sólo de una gue­rra civil sino tam­bién de una gue­rra mediá­ti­ca y de mani­pu­la­cio­nes. Como tes­ti­go direc­to, como alguien que está en el lugar de los hechos, que­re­mos pre­gun­tar­le a usted ¿qué suce­dió ver­da­de­ra­men­te en Homs y en Hula?

Thierry Meys­san: Yo no soy tes­ti­go direc­to de lo pasó en Hula. Pero fui ter­ce­ra par­te de con­fian­za en las nego­cia­cio­nes entre las auto­ri­da­des sirias y las auto­ri­da­des fran­ce­sas duran­te el ase­dio del Emi­ra­to Islá­mi­co de Baba Amro. Los yiha­dis­tas se habían atrin­che­ra­do en ese barrio de Homs, de don­de expul­sa­ron a los infie­les (los cris­tia­nos) y a los here­jes (los chii­tas). En reali­dad, sólo unas 40 fami­lias sun­ni­tas se habían que­da­do allí, en medio de unos 3 000 com­ba­tien­tes. Aque­lla gen­te había ins­tau­ra­do la cha­ria y un «tri­bu­nal revo­lu­cio­na­rio» con­de­nó a más de 150 per­so­nas a ser dego­lla­das en público.

Aquel Emi­ra­to auto­pro­cla­ma­do era diri­gi­do en secre­to por ofi­cia­les fran­ce­ses. Las auto­ri­da­des sirias que­rían evi­tar orde­nar el asal­to y nego­cia­ron con las auto­ri­da­des fran­ce­sas para lograr la ren­di­ción de los rebel­des. En defi­ni­ti­va, los fran­ce­ses logra­ron salir de la ciu­dad duran­te la noche y huir hacia el Líbano, mien­tras que las fuer­zas lea­les entra­ban en el Emi­ra­to y los com­ba­tien­tes se ren­dían. Así se evi­tó el baño de san­gre y al final hubo menos de 50 muer­tos en la operación.

JPEG - 35.2 KB

Geo­po­li­ti­ka: Ade­más de los alaui­tas, en Siria los cris­tia­nos tam­bién se han con­ver­ti­do en blan­co. ¿Podría hablar­nos usted un poco más de la per­se­cu­ción con­tra los cris­tia­nos en ese país y de por qué la supues­ta civi­li­za­ción occi­den­tal, cuyas raí­ces son pre­ci­sa­men­te cris­tia­nas, no da mues­tras de la menor soli­da­ri­dad hacia sus correligionarios?

Thierry Meys­san: Los yiha­dis­tas arre­me­ten prio­ri­ta­ria­men­te con­tra quie­nes más cer­ca están de ellos: en pri­mer lugar, con­tra los sun­ni­tas pro­gre­sis­tas; lue­go con­tra los chii­tas (inclu­yen­do a los alaui­tas) y sólo des­pués están los cris­tia­nos. Gene­ral­men­te tor­tu­ran y matan bas­tan­te pocos cris­tia­nos. Pero los expul­san sis­te­má­ti­ca­men­te y roban todos sus bie­nes. En la región pró­xi­ma a la fron­te­ra nor­te del Líbano, el Ejér­ci­to Sirio Libre dio una sema­na a los cris­tia­nos para que huye­ran de allí. Se ha pro­du­ci­do un éxo­do bru­tal de 80 000 per­so­nas. Los que no huye­ron a tiem­po han sido masacrados.

El cris­tia­nis­mo fue fun­da­do en Damas­co por San Pablo. Las comu­ni­da­des sirias son ante­rio­res a las de Occi­den­te. Han con­ser­va­do los ritos anti­guos y una fe extre­ma­da­men­te fuer­tes. La mayo­ría son orto­do­xas. Las que están vin­cu­la­das a Roma han con­ser­va­do sus ritos ances­tra­les. En tiem­pos de las Cru­za­das, los cris­tia­nos del Orien­te lucha­ron jun­to a los otros ára­bes en con­tra de la sol­da­des­ca envia­da por el Papa. Hoy en día están luchan­do jun­to a sus con­ciu­da­da­nos, con­tra los yiha­dis­tas envia­dos por la OTAN.

Geo­po­li­ti­ka: ¿Pue­de espe­rar­se un ata­que con­tra Irán el año pró­xi­mo y, de pro­du­cir­se una inter­ven­ción mili­tar, cuál sería el papel de Israel? ¿El ata­que con­tra las ins­ta­la­cio­nes nuclea­res es real­men­te un obje­ti­vo de Tel Aviv o exis­te una estruc­tu­ra mun­dia­lis­ta, intere­sa­da en des­es­ta­bi­li­zar pro­fun­da­men­te las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, que está empu­jan­do a Israel hacia esa aventura?

Thierry Meys­san: Lo que suce­de es que Irán es por­ta­dor de una Revo­lu­ción. Es el úni­co gran país que pro­po­ne actual­men­te un mode­lo de orga­ni­za­ción social que cons­ti­tu­ye una alter­na­ti­va al Ame­ri­can Way of Life. Los ira­níes son un pue­blo mís­ti­co y per­sis­ten­te. Ellos han ense­ña­do a los ára­bes el arte de la Resis­ten­cia y se opo­nen a los pro­yec­tos del sio­nis­mo, no solo en la región, sino en el mundo.

Sin embar­go, a pesar de sus bra­va­tas, Israel es inca­paz de ata­car Irán. Y los pro­pios Esta­dos Uni­dos han renun­cia­do a ata­car­lo. Es un país de 75 millo­nes de habi­tan­tes deseo­sos todos de morir por su patria. Mien­tras que el ejér­ci­to israe­lí se com­po­ne de jóve­nes cuya expe­rien­cia mili­tar se limi­ta a la repre­sión con­tra los pales­ti­nos y el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se se com­po­ne de des­em­plea­dos que no tie­nen inten­cio­nes de morir por una paga miserable.

Geo­po­li­ti­ka: ¿Cómo ve usted el papel de Rusia en el con­flic­to sirio y el papel del pre­si­den­te de Rusia, Vla­di­mir Putin, amplia­men­te demo­ni­za­do por la pren­sa occidental?

Thierry Meys­san: La demo­ni­za­ción del pre­si­den­te Putin por par­te de la pren­sa occi­den­tal es el home­na­je del vicio a la vir­tud. Des­pués de haber levan­ta­do de nue­vo su país, Vla­di­mir Putin quie­re devol­ver­le su lugar en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les y ha basa­do su estra­te­gia en el con­trol de lo que está lla­ma­do a ser la prin­ci­pal fuen­te de ener­gía del siglo XXI: el gas. Gaz­prom ya se con­vir­tió en la pri­me­ra com­pa­ñía mun­dial de gas y Ros­neft en la pri­me­ra com­pa­ñía petro­le­ra. Es evi­den­te que Putin no tie­ne inten­cio­nes de per­mi­tir que Esta­dos Uni­dos se apo­de­re del gas sirio ni tam­po­co de dejar que Irán explo­te su pro­pio gas sin con­trol. Por lo tan­to, tenía que inter­ve­nir y aliar­se con Irán.

Ade­más, Rusia está con­vir­tién­do­se en el prin­ci­pal garan­te del Dere­cho Inter­na­cio­nal, mien­tras que los occi­den­ta­les jus­ti­fi­can, en nom­bre de una moral de paco­ti­lla, la vio­la­ción de la sobe­ra­nía de las nacio­nes. Así que no hay que temer el pode­río ruso por­que está al ser­vi­cio del Dere­cho y de la Paz.

En junio pasa­do, Ser­guei Lavrov nego­ció en Gine­bra un plan de paz, que Esta­dos Uni­dos pos­pu­so uni­la­te­ral­men­te pero que Barack Oba­ma debe­ría en defi­ni­ti­va con­cre­tar duran­te su segun­do man­da­to. Ese plan pre­vé el des­plie­gue de una Fuer­za de Paz de la ONU, con­for­ma­da prin­ci­pal­men­te con tro­pas de la OTSC [la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Segu­ri­dad Colec­ti­va]. Tam­bién inclu­ye que Bachar al-Assad se man­ten­ga en el poder si el pue­blo sirio así lo deci­de a tra­vés de las urnas.

Geo­po­li­ti­ka: ¿Qué pien­sa usted de la situa­ción en Ser­bia y del difí­cil camino que ha reco­rri­do Ser­bia en los dos últi­mos decenios?

Thierry Meys­san: La serie de gue­rras que Ser­bia tuvo que enfren­tar ago­tó a ese país, sobre todo la con­quis­ta de Koso­vo por par­te de la OTAN. Esa fue en reali­dad una gue­rra de con­quis­ta ya que con­clu­yó con la ampu­tación del país y con el reco­no­ci­mien­to que los miem­bros de la OTAN otor­ga­ron a la inde­pen­den­cia de Camp Bonds­teel, o sea de una base de la OTAN.

Una mayo­ría de ser­bios cre­yó que tenía que acer­car­se a la Unión Euro­pea. Eso es igno­rar que la Unión Euro­pea es la cara civil de una enti­dad úni­ca cuya cara mili­tar es la OTAN. His­tó­ri­ca­men­te, la Unión Euro­pea fue crea­da en apli­ca­ción de las cláu­su­las secre­tas del Plan Marshall, o sea que es ante­rior a la OTAN. Pero no por eso deja de ser un ele­men­to del mis­mo pro­yec­to de domi­na­ción anglosajón.

Es posi­ble que la cri­sis del euro des­em­bo­que en una dis­lo­ca­ción de la Unión Euro­pea. En ese caso, Esta­dos como Gre­cia y Ser­bia se vol­ve­rán espon­tá­nea­men­te hacia Rusia, país que com­par­te con ellos nume­ro­sos ele­men­tos cul­tu­ra­les y una mis­ma exi­gen­cia de justicia.

Geo­po­li­ti­ka: Hay quie­nes, de mane­ra más o menos direc­ta, sugie­ren a Ser­bia que renun­cie a Koso­vo para poder entrar a la Unión Euro­pea. Usted tie­ne gran expe­rien­cia en mate­ria de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, así que le pre­gun­ta­mos sin­ce­ra­men­te si tie­ne usted algún con­se­jo sobre lo que debe­rían hacer los ser­bios en mate­ria de polí­ti­ca inter­na y de polí­ti­ca exterior.

Thierry Meys­san: Yo no soy quien para dar con­se­jos a nadie. Por mi par­te, deplo­ro que cier­tos Esta­dos hayan reco­no­ci­do la con­quis­ta de Koso­vo por par­te de la OTAN. Koso­vo se ha con­ver­ti­do des­de enton­ces en un puen­te para la dis­tri­bu­ción en Euro­pa de las dro­gas que se cul­ti­van en Afga­nis­tán bajo la vigi­lan­te pro­tec­ción de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses. Nin­gún pue­blo se ha bene­fi­cia­do en nada con esa inde­pen­den­cia, y muchí­si­mo menos la pobla­ción de Koso­vo, que aho­ra vive bajo el yugo de una mafia.

Geo­po­li­ti­ka: Entre Fran­cia y Ser­bia exis­tía una fuer­te alian­za que dejó de tener sen­ti­do cuan­do Fran­cia par­ti­ci­pó en los bom­bar­deos con­tra Ser­bia, en 1999, en el mar­co de la OTAN. Exis­ten, sin embar­go, tan­to en Fran­cia como en Ser­bia, per­so­nas que no olvi­dan «la amis­tad de las armas» de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y que pien­san que habría que reac­ti­var esas rela­cio­nes cul­tu­ra­les hoy rotas. ¿Com­par­te usted ese pun­to de vista?

Thierry Meys­san: Uno de mis ami­gos, con quien escri­bí Le Pen­ta­ga­te, sobre el ata­que del 11 de sep­tiem­bre con­tra el Pen­tá­gono –con un misil y no con un avión fan­tas­ma – , es el coman­dan­te Pie­rre-Hen­ri Bunel. Duran­te la gue­rra, la OTAN lo arres­tó por espio­na­je a favor de Ser­bia. Pos­te­rior­men­te, lo entre­ga­ron a Fran­cia, que lo juz­gó y lo con­de­nó a 2 años de cár­cel en vez de cade­na per­pe­tua. Ese vere­dic­to demues­tra que en reali­dad actuó por órde­nes de sus superiores.

Fran­cia, como país miem­bro de la OTAN, se vio obli­ga­da a par­ti­ci­par en la agre­sión con­tra Ser­bia. Pero lo hizo de mala gana y ayu­dan­do a Ser­bia más a menu­do de lo que la bombardeaba.

Actual­men­te Fran­cia está en una situa­ción aún peor, gober­na­da por una éli­te que, para pro­te­ger sus pro­pios bene­fi­cios eco­nó­mi­cos, se ha pues­to al ser­vi­cio de Washing­ton y de Tel Aviv. Yo espe­ro que mis com­pa­trio­tas, que com­par­ten una lar­ga his­to­ria revo­lu­cio­na­ria, aca­ba­rán expul­san­do del poder a esas éli­tes corrup­tas. Y espe­ro que, para ese momen­to, Ser­bia habrá recu­pe­ra­do su ver­da­de­ra inde­pen­den­cia. Se pro­du­ci­rá enton­ces el reen­cuen­tro espon­tá­neo entre nues­tros dos pueblos.

Geo­po­li­ti­ka: Muchas gra­cias por el tiem­po que nos ha concedido.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *