Anto­nio Cubi­llo: ´El hom­bre que inten­tó matar­me en Argel era un sim­ple man­da­do´

Antonio Cubillo. / josé luis gonzález

-¿Cómo reac­cio­nó usted ante la peti­ción de su sobrino Eduar­do Cubi­llo, autor de Cubi­llo, his­to­ria de un ase­si­na­to de Esta­do, de que con­ta­ra el aten­ta­do?

-No me sor­pren­dió, pues­to que estu­dia­ba Ima­gen. Le dije que le faci­li­ta­ría toda la docu­men­ta­ción que nece­si­ta­ra.

-Él cuen­ta que usted acep­tó de inme­dia­to ver­se cara a cara con el sica­rio que le dejó en silla de rue­das de dos cuchi­lla­das, Juan Anto­nio Alfon­so…

-Insis­tió mucho en que que­ría hablar con­mi­go; según él, lo habían enga­ña­do y lle­va­ba años sin poder dor­mir. Vino a Tene­ri­fe ypu­se la con­di­ción de que le daría la mano si me reve­la­ba una serie de cosas que me intere­sa­ba saber.

-¿Qué cosas eran esas?

-Le dije: “Mira, antes de que murie­ra Houa­ri Bou­me­die­ne (expre­si­den­te de Arge­lia), a ti te iban a fusi­lar, por­que esta­bas con­de­na­do a muer­te, pero yo les dije a los ser­vi­cios secre­tos arge­li­nos que me intere­sa­ba que siguie­ras vivo para saber algu­nas cosas”. Por eso no lo fusi­la­ron, pero esta­ba en la lis­ta. Yo que­ría saber quién le había dado la male­ta de explo­si­vos, que fue la pri­me­ra opción para matar­me. Él me con­fir­mó que se la habían dado los ser­vi­cios secre­tos espa­ño­les. Que la idea era poner­la en mi coche y que él se había nega­do por­que yo iba con mi mujer y mis hijos. Ade­más, se dio cuen­ta de que yo no era un agen­te de la CIA, como le habían dicho. Fue enton­ces cuan­do, según él, Espi­no­sa (espía que estu­vo infil­tra­do en el Mpaiac y cum­plió cár­cel por el aten­ta­do) le ame­na­zó con que, si no lo hacía, les cor­ta­rían el cue­llo a él y a su fami­lia.

-Juan Anto­nio Alfon­so ase­gu­ra que actuó solo, pero usted está con­ven­ci­do de que eran dos.

-Cla­ro que eran dos, José Luis Cor­tés, que iba con él, fue con­de­na­do a 20 años. Yo lle­gué allí y vi a dos hom­bres ves­ti­dos de negro y dije “bon­soir” (bue­nas tar­des, en fran­cés). Me con­tes­ta­ron con el mis­mo salu­do, me di la vuel­ta y me ata­ca­ron: pri­me­ro por delan­te, me abrie­ron la barri­ga, y des­pués, al caer­me, me die­ron una puña­la­da en la espi­na dor­sal y por eso estoy en una silla de rue­das. Caí por la esca­le­ra y la orden que tenían era de que me cor­ta­ran el cue­llo y me qui­ta­ran la car­te­ra y los docu­men­tos, para que pare­cie­ra obra de rate­ros. Enton­ces, apa­re­ció un vecino nues­tro, mon­sieur Okbi, que mide dos metros,y ellos salie­ron corrien­do. Él lla­mó por radio inme­dia­ta­men­te y vino la ambu­lan­cia. Me sal­vé por­que había un par­ti­do de fút­bol y no había trá­fi­co.

-¿Esta­ba en coma cuan­do lle­gó al hos­pi­tal?

-Lle­gué con un litro y medio de san­gre. Ten­go el gru­po A nega­ti­vo y como casi todos los bere­be­res son O nega­ti­vo, que es un tipo uni­ver­sal, me hicie­ron las trans­fu­sio­nes. Ade­más, había un cura que era sui­zo, el padre Blanc, que me dio dos litros de san­gre, des­pués le die­ron dos boca­di­llos y le saca­ron otro medio litro… Ten­go san­gre de cura.

-¿Había coin­ci­di­do con Juan Anto­nio Alfon­so algu­na vez des­pués del día del aten­ta­do?

-Sí, en Madrid, en 1990, cuan­do vino a decla­rar como tes­ti­go en el jui­cio con­tra José Luis Espi­no­sa. Lo con­de­na­ron a 20 años. Allí, el abo­ga­do de Alfon­so tam­bién me con­fe­só que que­ría dar­me la mano, por­que esta­ba muy arre­pen­ti­do. Enton­ces, no que­ría saber nada de él.

-¿Le guar­da ren­cor?

-No, no. Él fue un sim­ple man­da­do de Espi­no­sa y de Mar­tín Villa.

-¿No qui­so reu­nir­se conEs­pi­no­sa?

-No, no, no, es un tipe­jo y yo con tipe­jos no quie­ro saber nada. Es un vul­gar mer­ce­na­rio.

-Su sobrino sos­tie­ne que usted era un ele­men­to incó­mo­do en la Gue­rra Fría, ¿por qué cree usted que qui­sie­ron matar­le?

-Por­que en febre­ro de 1978, en Trí­po­li se deci­dió que iría a pre­sen­tar el caso de Cana­rias ante las Nacio­nes Uni­das. Yo había pre­sen­ta­do un memo­rán­dum que entre­gué en Arge­lia al Comi­té de Des­co­lo­ni­za­ción de la ONU. De las Nacio­nes Uni­das vinie­ron a hablar con­mi­go a Argel y me dije­ron que tenía que con­se­guir el apo­yo del gru­po afri­cano de los paí­ses inde­pen­dien­tes para abrir el pro­ce­so. Eso haría que se exi­gie­ra a Espa­ña un calen­da­rio de des­co­lo­ni­za­ción. Yo tenía que salir de Roma el 10 de abril con el pre­si­den­te de la OUA (Orga­ni­za­ción de Esta­dos Afri­ca­nos). Allí me hubie­ran espe­ra­do los ser­vi­cios secre­tos ale­ma­nes para ame­tra­llar­me, si el 5 no me hubie­sen acu­chi­lla­do.

-¿Los ser­vi­cios secre­tos ale­ma­nes esta­ban impli­ca­dos, como afir­ma el perio­dis­ta Mel­chor Mira­lles?

-Gober­na­ban los con­ser­va­do­res en Ale­ma­nia y miran­do pape­les anti­guos sobre un espía lla­ma­do Wer­ner Mauss encon­tra­ron un tele­gra­ma de un agen­te suyo, un yugoes­la­vo, que decía: “El aten­ta­do será el día 5”, con todos mis datos. El Par­la­men­to ale­mán me citó a decla­rar. Mauss era el repre­sen­tan­te de la Agen­cia TUI y vola­ba cada sema­na a Cana­rias. Tenían intere­ses turís­ti­cos aquí y por eso envia­ron al yugoes­la­vo para infil­trar­se en el Mpaiac.

-¿Se olió el aten­ta­do?

-Los ser­vi­cios secre­tos arge­li­nos, con los que tenía muy bue­na rela­ción, por­que era un Gobierno revo­lu­cio­na­rio que apo­ya­ba los movi­mien­tos de libe­ra­ción, un año antes me vinie­ron a bus­car a media­no­che para lle­var­me a un pala­cio en las afue­ras de Argel. Me pusie­ron una guar­dia y me dije­ron que un coman­do envia­do por el capi­tán gene­ral Hie­rro, entre­na­do en Fuer­te­ven­tu­ra, venía para matar­me. Eran legio­na­rios espa­ño­les y dos hom­bres de la OAS (Orga­ni­za­ción del Ejér­ci­to Secre­to fran­cés). Lo sabían por­que tenían un poli­cía sobor­na­do en Madrid al que le paga­ban mucho dine­ro y que les dio el avi­so.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *