El socia­lis­mo del siglo XX- Ando­ni Baserrigorri

Las encues­tas son con­tun­den­tes en este sen­ti­do. En todos los paí­ses euro­peos que tuvie­ron expe­rien­cias socia­lis­tas la mayo­ría de la pobla­ción, la que cono­ció el socia­lis­mo, se expre­sa con claridad…añora el socialismo.

Tras 20 años de demo­cra­cia bur­gue­sa (y eso que ya es hora de lla­mar a las cosas por su nom­bre, una cosa es demo­cra­cia y otra bien dife­ren­te demo­cra­cia bur­gue­sa) el capi­ta­lis­mo no ha sabi­do dar res­pues­tas a los pro­ble­mas de aque­llas socie­da­des y nacio­nes. Antes al con­tra­rio, los ha empeo­ra­do y de esta mane­ra la reali­dad coti­dia­na en paí­ses como Alba­nia y Ruma­nía es casi ter­cer mun­dis­ta, con unos índi­ces de pobre­za y ham­bre impre­sio­nan­tes y ese esce­na­rio es idén­ti­co al de Bul­ga­ria, las repu­bli­cas ex sovié­ti­cas y un lar­go etcétera.

En otros paí­ses como la exR­DA o lo que fué Che­cos­lo­va­quia, o Hun­gría que eran los paí­ses socia­lis­tas en los que las con­di­cio­nes de vida eran un poco supe­rio­res al res­to del este euro­peo, las con­di­cio­nes de vida han dado un bajón espec­ta­cu­lar y el nivel de vida es infi­ni­ta­men­te peor que en la épo­ca socialista.

Para­le­la­men­te a estos datos que son obje­ti­vos se obser­va un resur­gi­mien­to del nazi fas­cis­mo en la zona muy preo­cu­pan­te. Los jóve­nes que no han cono­ci­do el socia­lis­mo y que viven en la des­es­pe­ran­za que ofre­ce el capi­ta­lis­mo, optan por sumar­se a ban­das fas­cis­tas, algu­nas de ellas ocul­tas tras peñas fut­bo­le­ras. Racis­mo, xeno­fo­bia y otros males que vie­nen de la mano de la demo­cra­cia bur­gue­sa están des­gra­cia­da­men­te a la orden del día en en esas realidades.

Los gobier­nos de muchos de estos paí­ses están muy cer­ca del fas­cis­mo, no hay que olvi­dar el ultra reac­cio­na­rio y nacio­nal cató­li­co régi­men de Polo­nia o el de Croa­cia, por no hablar de las repú­bli­cas bál­ti­cas, don­de se prohí­be la hoz y el mar­ti­llo, al mis­mo tiem­po que se recuer­da y home­na­jea a las SS nazis.

Si para todo esto cayó el muro, mejor esta­ba levan­ta­do, cier­ta­men­te. La hipo­cre­sía del mun­do occi­den­tal, en aque­llos años don­de nos ven­dían la idea de derri­bar muros para abrir la “casa común euro­pea” no tie­ne lími­tes. Y es que jamás han dicho ni esta boca es mía del odio­so muro que levan­ta Israel o del muro que divi­día Bel­fast. Todo for­mó par­te de una pro­pa­gan­da anti comu­nis­ta para soca­var las demo­cra­cias popu­la­res del este europeo.

Sin dejar de cri­ti­car los erro­res y des­via­cio­nes de aque­llos gobier­nos, que eso sería capí­tu­lo apar­te, está cla­ro que el socia­lis­mo es y era supe­rior al capi­ta­lis­mo. Muy poca gen­te salió a la calle a defen­der el socia­lis­mo, pre­ci­sa­men­te por esos erro­res, por­que mucha gen­te no tenía cau­ces de par­ti­ci­pa­ción en la vida polí­ti­ca y social, por­que se sabía de geri­fal­tes del par­ti­do abier­ta­men­te corrup­tos, por­que la vida cul­tu­ral en muchos casos se cen­tra­ba en fac­to­res ideo­lo­gi­za­do­res y des­aten­día la crea­ti­vi­dad del pue­blo, mil cau­sas más que uni­das a una for­tí­si­ma bata­lla ideo­ló­gi­ca que les lle­ga­ba des­de el impe­ria­lis­mo y que les sedu­cía con los bie­nes de con­su­mo y con los lujos de unas fal­sas demo­cra­cias que ellos pen­sa­ban aquí todos tenía­mos, hizo que la gen­te ape­nas levan­ta­se un dedo ante la caí­da del socialismo.

Pero con todo, insis­to en que aquel socia­lis­mo imper­fec­to, terri­ble­men­te imper­fec­to, era supe­rior, sobre todo éti­ca­men­te al mejor capitalismo.

Pero los muer­tos, muer­tos están y a los muer­tos hay que dejar des­can­sar. Es bueno recor­dar­les y saber olvi­dar y per­do­nar los fallos que tuvie­ron en vida, y al mis­mo tiem­po, saber apre­ciar y recu­pe­rar los bueno que ofre­cie­ron en su exis­ten­cia. No es éti­co hablar de muer­tos sólo para vilipendiarles.
El socia­lis­mo del siglo XX murió y hay que recor­dar­lo para recu­pe­rar sus valo­res posi­ti­vos que eran muchos, muchos más de lo que nos creemos.

Todo esto vie­ne a cola­ción por­que en los últi­mos años se ha pues­to de moda el tér­mino “socia­lis­mo del siglo XXI” que en su nom­bre pare­ce que­rer rene­gar del otro socia­lis­mo, del socia­lis­mo del siglo XX, pare­ce que­rer mar­car dis­tan­cias. No me gus­ta el nom­bre, por­que el socia­lis­mo es una idea que injus­ta­men­te se pue­de encor­se­tar en un siglo de la his­to­ria de la huma­ni­dad con­cre­to. Me gus­ta mucho más el tér­mino “socia­lis­mo en el siglo XXI”. Y es que el socia­lis­mo, si de ver­dad es tal, no pue­de ver­se ampu­tado de las líneas más impor­tan­tes que lo crearon.

Sin entrar en dog­ma­tis­mos, un socia­lis­mo que no reco­ja las ideas de Lenin, no es socia­lis­mo. Será “socia­lis­mo demo­crá­ti­co” como decía Feli­pe Gon­zá­lez, pero lue­go se demos­tró que su socia­lis­mo ni era tal, ni era demo­crá­ti­co. Si el socia­lis­mo care­ce de los aná­li­sis sobre el capi­ta­lis­mo de Marx y Engels y no los lle­va a la prác­ti­ca, pues sen­ci­lla­men­te no esta­mos ante el socia­lis­mo sino ante la socialdemocracia.

El socia­lis­mo debe nutrir­se del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio, del aná­li­sis de lucha de cla­ses, de la movi­li­za­ción cons­tan­te de la socie­dad en defen­sa de la revo­lu­ción, del ejér­ci­to popu­lar como expre­sión del pue­blo en armas en defen­sa de sus conquistas….esto es el ABC del socialismo.

Por eso sería bueno, que repa­se­mos si quie­ra un poco lo que fué aque­lla expe­rien­cia que atra­ve­só el siglo XX y que como dice Manuel Nava­rre­te, en un bri­llan­te articu­lo, ha sido la úni­ca alter­na­ti­va que fué una alter­na­ti­va real al capitalismo.

Y sería mejor aún que los movi­mien­tos sobe­ra­nis­tas euro­peos, la repa­sen y la estu­dien, por­que si como afir­man, quie­ren cons­truir nacio­nes sobe­ra­nas socia­lis­tas, de este estu­dio, obten­drán lec­cio­nes muy prác­ti­cas para su futu­ro deve­nir como nacio­nes autén­ti­ca­men­te libres.

Y es que tras 20 años de expe­rien­cia, lo que está muy cla­ro es que ni Leto­nia, ni Croa­cia, ni Litua­nia, ni otros pue­blos que han acce­di­do a la inde­pen­den­cia en el este euro­peo ‚se pue­de decir que son pue­blos autén­ti­ca­men­te libres. Más bien pare­cen mario­ne­tas de una Unión Euro­pea cada vez más opre­so­ra y fascistoide.

La sobe­ra­nía de los pue­blos, ten­dre­mos que fabri­car­la entre todas y todos, sin des­de­ñar nada y menos una expe­rien­cia, la socia­lis­ta euro­pea, que mar­có agen­das, y sobre todo ele­vó a pue­blos ente­ros des­de casi el medie­vo a la van­guar­dia mun­dial de aque­llos años.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *