«La coa­li­ción impe­ria­lis­ta-reac­cio­na­ria que nos hace la gue­rra no quie­re diá­lo­go»

Entre­vis­ta a Fay­sal Mek­dad, envia­do espe­cial del pre­si­den­te Bachar al-Assad a Lati­noa­mé­ri­ca, por Ernes­to Gómez Abas­cal

JPEG - 41.2 KB

Usted aca­ba de visi­tar varios paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos miem­bros del ALBA ¿Qué men­sa­je les ha traí­do de su gobierno, cuál ha sido la posi­ción que ha encon­tra­do sobre lo que suce­de en Siria?

He hecho un reco­rri­do que, comen­zan­do por La Haba­na, me ha lle­va­do a Nica­ra­gua, Vene­zue­la y Ecua­dor. El año pasa­do, una dele­ga­ción de paí­ses del ALBA , a nivel de can­ci­lle­res, nos visi­tó en Damas­co en ges­to soli­da­rio. Sos­tu­vi­mos enton­ces impor­tan­tes con­ver­sa­cio­nes a las que aho­ra hemos dado con­ti­nui­dad con nues­tra visi­ta. He expli­ca­do la situa­ción actual y las pers­pec­ti­vas y hemos coor­di­na­do posi­cio­nes, pues coin­ci­di­mos en muchos pun­tos de vis­ta sobre la situa­ción inter­na­cio­nal: esta­mos con­tra la inje­ren­cia extran­je­ra, por la solu­ción nego­cia­da de los con­flic­tos, con­tra el hege­mo­nis­mo, con­tra la agre­sión impe­ria­lis­ta y por la crea­ción de un mun­do mul­ti­po­lar.

Los paí­ses visi­ta­dos han sufri­do tam­bién la inter­ven­ción en sus asun­tos inter­nos, los inten­tos de cam­bios de régi­men, el fomen­to de gue­rras sucias, han sido blo­quea­dos de una u otra for­ma. Por ello entien­den bien lo que suce­de actual­men­te en Siria, que inde­pen­dien­te­men­te de los pro­ble­mas inter­nos, está some­ti­da a una agre­sión des­de el exte­rior, diri­gi­da por Esta­dos Uni­dos y con el apo­yo de sus alia­dos de la OTAN, Tur­quía en pri­mer lugar, y las petro­mo­nar­quías del Gol­fo.

El obje­ti­vo es liqui­dar lo que Siria repre­sen­ta como Esta­do secu­lar, lai­co, don­de duran­te muchos años ha exis­ti­do un sis­te­ma basa­do en la con­vi­ven­cia de dife­ren­tes comu­ni­da­des reli­gio­sas y el res­pe­to a la liber­tad de cul­tos. Están tra­tan­do de liqui­dar un gobierno que ha defen­di­do, en difí­ci­les con­di­cio­nes, la inde­pen­den­cia nacio­nal; un sis­te­ma de jus­ti­cia social; la resis­ten­cia a los pla­nes de domi­na­ción de la región por el impe­ria­lis­mo y el sio­nis­mo. Están tra­tan­do de liqui­dar un país que ha ofre­ci­do refu­gio a las orga­ni­za­cio­nes patrió­ti­cas de muchos paí­ses, que ha pres­ta­do su apo­yo a las orga­ni­za­cio­nes pales­ti­nas y que ha enfren­ta­do a Israel. Esto es lo que pre­ten­den liqui­dar en Siria, pero no lo van a lograr.

El gobierno sirio res­pon­dió a las pro­tes­tas que se ini­cia­ron en mar­zo de 2011 y ha reco­no­ci­do que se come­tie­ron erro­res. Pro­pu­so un plan de refor­mas que ha veni­do ins­tru­men­tan­do, pero que no se ha podi­do eje­cu­tar com­ple­ta­men­te debi­do a la agre­sión exter­na. La gran mayo­ría del pue­blo sirio apo­ya al gobierno y el plan de refor­mas y está en con­tra de que se le impon­ga des­de el exte­rior un gobierno extre­mis­ta y laca­yo de Occi­den­te, de Tur­quía y de las monar­quías retró­gra­das del Gol­fo, don­de no exis­te ni demo­cra­cia ni liber­tad.

Recien­te­men­te hubo una reu­nión en Qatar, cele­bra­da según la orien­ta­ción de la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton con el obje­ti­vo de tra­tar de unir a las dis­tin­tas fac­cio­nes de la opo­si­ción polí­ti­ca y arma­da, de den­tro y fue­ra del país ¿Qué nos pue­de decir de los resul­ta­dos de esa reu­nión?

Esa reu­nión da una cla­ra idea de quié­nes son los que están diri­gien­do esta gue­rra con­tra mi país y quié­nes son los que pagan y faci­li­tan todo tipo de recur­sos a los mer­ce­na­rios, a los terro­ris­tas y a la opo­si­ción arma­da.

El gobierno sirio ha dicho que está dis­pues­to al diá­lo­go, a nego­ciar sin poner con­di­cio­nes, pero para eso es nece­sa­rio dete­ner pri­me­ro la intro­duc­ción en Siria de terro­ris­tas, mer­ce­na­rios y com­ba­tien­tes de otros paí­ses. La coa­li­ción impe­ria­lis­ta-reac­cio­na­ria que nos hace la gue­rra no quie­re diá­lo­go. Así lo dicen y actúan en con­se­cuen­cia. Sólo quie­ren un cam­bio de régi­men, derro­car el actual gobierno e impo­ner uno some­ti­do a sus intere­ses y divi­dir el país sobre bases sec­ta­rias.

El pue­blo sirio recha­za eso y resis­ti­rá y lucha­rá para erra­di­car ese pro­yec­to, no impor­ta los sacri­fi­cios que ten­ga que hacer. Nues­tras fuer­zas arma­das están uni­das y res­pon­den a los intere­ses del pue­blo y de las auto­ri­da­des del gobierno.

El enemi­go pen­sa­ba que podría derro­car el gobierno en poco tiem­po, tal como suce­dió en Túnez y Egip­to, pero se ha equi­vo­ca­do. Siria es dife­ren­te, nues­tro gobierno cuen­ta con el apo­yo de la mayo­ría del pue­blo, es evi­den­te que si no fue­ra así, no podría­mos resis­tir ni man­te­ner­nos fren­te a una coa­li­ción enemi­ga tan pode­ro­sa como la que enfren­ta­mos, que dis­po­ne de inmen­sos recur­sos, inclui­do el poder de la pren­sa inter­na­cio­nal, que des­de el prin­ci­pio ha dado una ima­gen fal­sa de lo que suce­de en mi país.

La opo­si­ción arma­da pare­ce man­te­ner un nivel impor­tan­te de ini­cia­ti­va. ¿Cómo apre­cia la situa­ción en el plano mili­tar?

Siria tie­ne fron­te­ras muy exten­sas con cin­co paí­ses, ade­más de cos­tas en el Medi­te­rrá­neo. No es fácil con­tro­lar­las de for­ma per­ma­nen­te. Cuan­do logra­mos con­tro­lar una zona, se infil­tran por otra. El enemi­go cuen­ta ade­más con impor­tan­tes recur­sos, está orien­ta­do y diri­gi­do por espe­cia­lis­tas y ser­vi­cios de tro­pas espe­cia­les de Esta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y Tur­quía, paí­ses que han ins­ta­la­do bases de ope­ra­cio­nes fun­da­men­tal­men­te en Tur­quía. Uti­li­zan téc­ni­cas muy moder­nas, sofis­ti­ca­das, infor­ma­ción obte­ni­da por saté­li­tes y equi­pos de comu­ni­ca­ción de últi­ma gene­ra­ción. No solo les sumi­nis­tran arma­men­to de todo tipo, sino que los orien­tan en sus ope­ra­cio­nes. Los mer­ce­na­rios que han intro­du­ci­do en Siria no son com­ba­tien­tes inex­per­tos, han reclu­ta­do y paga­do a extre­mis­tas de al-Qae­da, gen­te con expe­rien­cia de com­ba­te, for­ma­dos por la CIA para luchar con­tra las tro­pas sovié­ti­cas en Afga­nis­tán, que des­pués han actua­do en otros paí­ses, que par­ti­ci­pa­ron en la gue­rra orga­ni­za­da por la OTAN en Libia.

A pesar de ello, no están logran­do sus obje­ti­vos. Pri­me­ro des­de Líbano, apro­ve­chan­do áreas que con­tro­lan allí los enemi­gos de Siria, tra­ta­ron de esta­ble­cer en Homs y en Hama, que están cer­ca de la fron­te­ra, una zona con­tro­la­da por ellos, don­de esta­ble­cer sus bases y hacer lo mis­mo que hicie­ron en Libia a par­tir de Ben­ga­zi. Pero fra­ca­sa­ron y últi­ma­men­te han esta­do tra­tan­do de crear su cen­tro de ope­ra­cio­nes en la región de Ale­po, actuan­do des­de la fron­te­ra tur­ca, que ha pasa­do a ser el fren­te prin­ci­pal en la gue­rra. Han crea­do allí una situa­ción muy peli­gro­sa, a pesar de que el pue­blo tur­co está en con­tra de la agre­sión con­tra Siria.

Pero el Par­ti­do [tur­co] de la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo, que es la Her­man­dad Musul­ma­na de Tur­quía, quie­re esta­ble­cer un nue­vo Impe­rio Oto­mano e impo­ner su pre­do­mi­nio en la región. Noso­tros man­te­nía­mos bue­nas rela­cio­nes en la últi­ma déca­da con el gobierno tur­co. Esas rela­cio­nes se desa­rro­lla­ban sobre la base de víncu­los his­tó­ri­cos entre nues­tros pue­blos. Pero el pri­mer minis­tro Erdo­gán le plan­teó a nues­tro gobierno que per­mi­tie­ra la exis­ten­cia del Par­ti­do de la Her­man­dad Musul­ma­na y que le die­ra par­ti­ci­pa­ción en el poder. Esto fue recha­za­do ya que en Siria tene­mos un sis­te­ma secu­lar don­de no se per­mi­ten los par­ti­dos reli­gio­sos. A par­tir de aquel momen­to, el gobierno tur­co comen­zó su gue­rra sucia con­tra Siria.

El últi­mo inten­to de ofen­si­va mili­tar, que demues­tra su deses­pe­ra­ción, lo lan­za­ron con­tra la capi­tal. Con­cen­tra­ron fuer­zas impor­tan­tes para tra­tar de pene­trar en Damas­co y de ata­car cen­tros del gobierno para sem­brar el caos y la muer­te. Lle­ga­ron a dis­po­ner inclu­so de arma­men­to pesa­do. Pero en los últi­mos días nues­tras fuer­zas los han gol­pea­do dura­men­te y les han pro­pi­na­do una impor­tan­te derro­ta, han teni­do gran­des pér­di­das y los que que­dan están cer­ca­dos o en des­ban­da­da.

A veces apa­re­cen en la pren­sa artícu­los y aná­li­sis que, des­de posi­cio­nes de izquier­da, son favo­ra­bles a la opo­si­ción que está en el exte­rior y a la lucha con­tra el gobierno sirio, inclui­da la lucha arma­da para derro­car­lo, argu­men­tan­do que es posi­ble que exis­ta una alter­na­ti­va revo­lu­cio­na­ria para lle­gar al poder si se derro­ta el gobierno actual. ¿Qué pien­sa usted sobre esto?

Estoy con­ven­ci­do de que el pue­blo sirio, que se man­tie­ne apo­yan­do mayo­ri­ta­ria­men­te el actual gobierno y su sis­te­ma, es el úni­co capaz de solu­cio­nar el con­flic­to. Los pro­ble­mas inter­nos de Siria los pue­de resol­ver per­fec­ta­men­te el pue­blo sirio y el gobierno actual está dis­pues­to a lle­var a cabo los cam­bios y refor­mas que sean nece­sa­rios.

Los que hacen ese tipo de aná­li­sis que usted me infor­ma debe­rían sen­tir preo­cu­pa­ción al ver que coin­ci­den y que de hecho apo­yan con sus opi­nio­nes al impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, la OTAN y las petro­mo­nar­quías reac­cio­na­rias del Gol­fo.

El gobierno sirio está sien­do ata­ca­do por­que no se ha some­ti­do a los obje­ti­vos e intere­ses de aque­llos, inclui­do el sio­nis­mo, que pre­ten­den divi­dir la región para con­tro­lar­la, explo­tar sus recur­sos y man­te­ner su pro­pia hege­mo­nía.

No pue­do espe­cu­lar sobre quién lle­ga­ría al poder en Siria si caye­ra el gobierno actual por­que estoy con­ven­ci­do de que el pue­blo sirio resis­ti­rá y sal­drá triun­fan­te. Los enemi­gos de Siria serán derro­ta­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *