Herramienta(s) del por­ve­nir de la nación vas­ca (I y II)- Borro­ka Garaia

herramientas-nacion-vasca

I

Ayer miér­co­les apa­re­ció en el dia­rio Gara un intere­san­te artícu­lo de Joxe Mari Ola­rra en torno a la cons­ti­tu­ción de Sor­tu, el pro­ce­so de deba­te que se está rea­li­zan­do para tal labor y las pers­pec­ti­vas de cara al futu­ro de la uni­dad popu­lar en el pro­ce­so de libe­ra­ción. Cier­ta­men­te es de agra­de­cer tener de pri­me­ra mano la opi­nión de los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas. Yo echo en fal­ta que ésto no ocu­rra, ni haya ocu­rri­do, con más asi­dui­dad en los medios ya que el capi­tal polí­ti­co que ate­so­ran los cien­tos y cien­tos de mili­tan­tes que per­ma­ne­cen secues­tra­dos es enorme.

El artícu­lo, titu­la­do “La herra­mien­ta para ganar el por­ve­nir de la nación vas­ca”, se podría decir que es una sín­te­sis y amplia­ción de algu­nas refle­xio­nes y pos­tu­ras que han ido defen­dien­do algu­nos de los por­ta­vo­ces de la izquier­da aber­tza­le en los últi­mos tiem­pos y me atre­ve­ría a decir que acep­ta­da de mane­ra bas­tan­te des­igual des­de la amplia base social, sobre todo con el paso del tiem­po. Al menos en algu­nos de sus apar­ta­dos y en sus for­mas de eje­cu­ción. Es por ello que me gus­ta­ría tra­tar pun­to por pun­to algu­nas de las refle­xio­nes lan­za­das y lo haré en dife­ren­tes artículos.

En un con­tex­to de des­ven­ta­ja y mani­fies­ta­men­te hos­til, afron­ta­mos el com­pro­mi­so adqui­ri­do con la socie­dad vas­ca para alcan­zar un por­ve­nir dife­ren­te y poner a Eus­kal Herria en el camino más efi­caz hacia la recu­pe­ra­ción de la sobe­ra­nía y la inte­gri­dad terri­to­rial. Con esa res­pon­sa­bi­li­dad se adop­tó la fór­mu­la de la uni­la­te­ra­li­dad para dar pasos que pro­vo­ca­ran el avan­ce. En ape­nas tres años, diga­mos des­de «Zutik Eus­kal Herria», se han suce­di­do acon­te­ci­mien­tos que nos han lle­va­do de la ile­ga­li­dad y per­se­cu­ción a la osten­ta­ción de la mayor pre­sen­cia polí­ti­ca nun­ca alcanzada.

Una de las con­tra­dic­cio­nes base que se pro­du­jo des­de la mis­ma fase pre­via a Zutik Eus­kal Herria con­sis­tió en pre­sen­tar dos aná­li­sis enfren­ta­dos como uno solo. Por una par­te, que Eus­kal Herria había lle­ga­do a las puer­tas del cam­bio polí­ti­co y social, que las con­di­cio­nes para abrir una nue­va fase esta­ban dadas debi­do a la lucha de déca­das y que era hora de ren­ta­bi­li­zar­lo, para por otro lado decir que la izquier­da aber­tza­le se encon­tra­ba al bor­de del abis­mo. Resul­tan­do en sí mis­mo una incohe­ren­cia. Es pro­ba­ble ade­más que ni una cosa ni la otra fue­ra del todo cier­ta. Y ese, en mi opi­nión error de aná­li­sis, es una de las cla­ves para enten­der algu­nos de los des­ajus­tes que se han dado des­de que se puso en acti­vo tal estra­te­gia. No se ha lle­ga­do a abrir real­men­te un nue­vo tiem­po polí­ti­co, sino una fase dife­ren­te. No se ha abier­to nin­gún pro­ce­so de solu­ción ni de paz. Sigue igual­men­te de blo­quea­do que tras las rup­tu­ra del últi­mo pro­ce­so nego­cia­dor aun­que haya­mos actua­do en muchos aspec­tos como si eso no fue­ra verdad.

Si bien es cier­to que Sor­tu superó la fase ile­ga­li­za­do­ra. La lega­li­za­ción de Sor­tu es un ele­men­to que sin­te­ti­za todas las estra­te­gias polí­ti­cas exis­ten­tes que inci­den en el table­ro del con­flic­to polí­ti­co. Para la izquier­da aber­tza­le supo­ne con­tar con una herra­mien­ta legal impres­cin­di­ble y nece­sa­ria pero el cos­te polí­ti­co, ideo­ló­gi­co y orga­ni­za­ti­vo reque­ri­do ha sido muy ele­va­do. Ese era pre­ci­sa­men­te uno de los obje­ti­vos posi­bi­lis­tas de los pro­ce­sos ile­ga­li­za­do­res. Cerrar la puer­ta a la izquier­da aber­tza­le en el ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal abrién­do­le una nue­va por don­de solo se pue­da pasar mol­dea­do. Algo que por otra par­te se pue­de corre­gir, pero solo si somos cons­cien­tes de ello. La ile­ga­li­za­ción y la per­se­cu­ción siguen vigen­tes, sin lugar a dudas. No solo por­que la repre­sión no ha cesa­do y por­que todas las orga­ni­za­cio­nes ile­ga­li­za­das lo sigan sien­do sino prin­ci­pal­men­te por­que el esta­do ha asu­mi­do un papel de con­trol chan­ta­jis­ta y ame­na­za a todo lo que per­mi­te bajo peli­gro pre­ci­sa­men­te de ilegalización.

La izquier­da aber­tza­le no ha con­se­gui­do a nivel elec­to­ral la mayor pre­sen­cia polí­ti­ca nun­ca alcan­za­da. Lo ha hecho jun­to a otros. Lo cual es correc­to y una diná­mi­ca de uni­dad de fuer­zas bene­fi­cio­sa para este país. Pero una cosa son los resul­ta­dos elec­to­ra­les y otra muy dife­ren­te los avan­ces netos en el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social. No siem­pre coin­ci­den. Y si bien es cier­to que el cau­dal elec­to­ral ha teni­do éxi­to, aun­que en las últi­mas elec­cio­nes haya­mos sufri­do cier­ta ero­sión, esto no se ha tra­du­ci­do en un avan­ce de la lucha sino que en los últi­mos tiem­pos hemos vis­to des­de cier­ta des­uníón del sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le, el refor­za­mien­to del impas­se del movi­mien­to popu­lar, la inca­pa­ci­dad para acti­var luchas con la inten­si­dad reque­ri­da, debi­li­da­des en el ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal, retro­ce­so ideo­ló­gi­co y cier­ta des­ac­ti­va­ción gene­ral de las pri­me­ras lineas mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes. Todo esto tam­bién es corre­gi­ble pero solo si somos cons­cien­tes de ello y no maqui­lla­mos con resul­ta­dos elec­to­ra­les nues­tras caren­cias, somos acrí­ti­cos, o pone­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de ello don­de no está.

ETA, des­de su pro­pio aná­li­sis estra­té­gi­co, deci­dió cami­nar en el mis­mo sen­ti­do, y tras varios pasos pre­vios adop­tó la his­tó­ri­ca deci­sión de fina­li­zar su cam­pa­ña arma­da. Hace un año que­da­ba, así, cerra­do un ciclo de cin­co déca­das carac­te­ri­za­do por el enfren­ta­mien­to arma­do para pasar al actual, de orden exclu­si­va­men­te polí­ti­co, civil y democrático.

Tema dema­sia­do pelia­gu­do. En cual­quier caso, la fase actual sigue sien­do no demo­crá­ti­ca, arma­da y repre­si­va por par­te de los estados.

Este cam­bio radi­cal de esce­na­rio se ha pro­du­ci­do en un pla­zo rela­ti­va­men­te bre­ve de tiem­po y ello ha pro­vo­ca­do en la izquier­da aber­tza­le algu­nas dis­fun­cio­nes que hay que recon­du­cir­las lo antes posi­ble para asen­tar debi­da­men­te el camino por el que tran­si­ta­mos, así como los ins­tru­men­tos para hacerlo.Una dis­fun­ción fun­da­men­tal es la fal­ta de una orga­ni­za­ción polí­ti­ca estruc­tu­ra­da y esta­ble­ci­da que sea motor y correa de trans­mi­sión del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social.

Las dis­fun­cio­nes prin­ci­pal­men­te han lle­ga­do por el impul­so de inten­tar con­ver­tir el MLNV en un par­ti­do polí­ti­co des­man­te­lan­do la for­ma de movi­mien­to, el incre­men­to de la ver­ti­ca­li­dad y la fal­ta de infor­ma­ción, la des­apa­ri­ción de orga­ni­za­cio­nes, el desa­rro­llo de la estra­te­gia con toma de deci­sio­nes no lo sufi­cien­te­men­te con­sen­sua­das y la pro­mi­nen­cia del elec­to­ra­lis­mo y el ins­ti­tu­cio­na­lis­mo. Obvia­men­te la fal­ta de una orga­ni­za­ción legal que pue­da lle­var a cabo el tra­ba­jo polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal afec­ta mucho pero nos enga­ña­ría­mos si pen­sa­mos que esa ha sido la razón.

De la fal­ta de esa herra­mien­ta deri­van otras dis­fu­cio­nes. Son, por ejem­plo, el des­fa­se orga­ni­za­ti­vo por venir de la pre­ca­rie­dad y clan­des­ti­ni­dad, o el des­equi­li­brio entre la prác­ti­ca polí­ti­ca bien sea a nivel nacio­nal o local. (…) la izquier­da aber­tza­le está demos­tran­do que tie­ne un plan inte­gral sobre el que desa­rro­lla diná­mi­cas de carác­ter nacio­nal. Mien­tras, en la órbi­ta de pue­blos o barrios, se detec­tan gran­des caren­cias. Es nece­sa­rio aler­tar tam­bién sobre la mala cos­tum­bre de mirar hacia arri­ba para espe­rar lo que ven­ga dado. (…) Esto, uni­do a las otras dis­fun­cio­nes, ha pro­vo­ca­do una cier­ta deja­dez de áni­mo, algo así como un esta­do pasi­vo de espe­ra en el que aguar­dar acontecimientos.

No es agra­da­ble hin­car el dien­te a este tema por­que las con­clu­sio­nes que se pue­den sacar cho­can con el nivel de moral nece­sa­rio e impres­cin­di­ble que se nece­si­ta para enfren­tar­se a los retos que están delan­te. Pero en algún momen­to ten­drá que ser tra­ta­do en pro­fun­di­dad ya que de no hacer­lo, de no ir a la raíz de los sín­to­mas, no se podrá curar una enfer­me­dad que en mi opi­nión pone en peli­gro el sis­te­ma inmu­no­ló­gi­co de la izquier­da aber­tza­le.

Ante esta enfer­me­dad, que en mi opi­nión es evi­den­te su exis­ten­cia, los antí­do­tos vis­tos has­ta el momen­to se han redu­ci­do a dos tipos de tera­pias de shock total­men­te opues­tas entre ellas. Por un lado la del “todo va bien” que en sí mis­mo sería la nega­ción de la pro­pia enfer­me­dad, sobre todo a base de tiri­tas elec­to­ra­les que cubren la heri­da pero que no la sanan, y la del “todo va mal”, que se per­mi­te el lujo de echar cons­tan­te­men­te sal en la heri­da. Obvia­men­te nin­gu­na de las dos está dan­do resul­ta­do. Y entre el “todo va bien” y “el todo va mal” no que­da mucho espa­cio más que para entrar en un esta­do de pasi­vi­dad a ver­las venir y “a ver que pasa”.

Sobra decir que la ver­da­de­ra ener­gía y “secre­to” de la izquier­da aber­tza­le resí­dia en los barrios, pue­blos y ciu­da­des, y que si se va per­dien­do el “punch” ahí, sien­do sus­ti­tui­do por titu­la­res de pren­sa o macro-polí­ti­ca, qui­zás apa­ren­te­men­te abar­que­mos mucho pero de tan­to abar­car al final no que­de poten­cia para apretar.

Un jugue­te es algo muy boni­to, sin embar­go un jugue­te roto se refie­re al obje­to que ha per­di­do su fun­ción y que ya no posee valor. Reva­lo­ri­zar lo ya casi inú­til aún cuan­do es nece­sa­rio es una tarea ardua. Sobre todo lo es cuan­do los valo­res y las coor­de­na­das del empu­je que han pro­vo­ca­do esa des­ga­na y fal­ta de ilu­sión no se ponen en entredicho.

II

(…) las manio­bras de carác­ter uni­la­te­ral no avan­za­rán por inanición (…)

La uni­la­te­ra­li­dad está en su últi­ma fase, al menos en todo lo que no está rela­cio­na­do con dar pasos uni­la­te­ra­les hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo don­de está prác­ti­ca­men­te todo por hacer. Des­de un pun­to de vis­ta uni­la­te­ral, ETA, al haber­se colo­ca­do en un carril de una sola vía don­de no hay espa­cio a la estra­te­gia solo pue­de uni­la­te­ral­men­te tirar las armas y des­apa­re­cer. Sin más opcio­nes uni­la­te­ra­les sal­vo pedir per­dón. En las cár­ce­les solo exis­te una opción uni­la­te­ral y en la izquier­da aber­tza­le y la socie­dad vas­ca en gene­ral, pedir per­dón por el daño cau­sa­do por­que reco­no­cer­lo se ha hecho siem­pre. No exis­ten más opcio­nes uni­la­te­ra­les. ¿A dón­de lle­va todo eso?. Pue­de lle­var a muchos sitios dife­ren­tes pero en nin­gún caso a la solu­ción del con­flic­to ni a ace­le­rar el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social sin plan­tear una estra­te­gia glo­bal de pre­sión para derri­bar el muro impositivo.

si la base no gene­ra acon­te­ci­mien­tos, difí­cil­men­te podrán tener el reco­rri­do desea­do los pro­du­ci­dos a otros nive­les, por muy bue­nos que sean. (…) lo que nos ven­ga de esta­dios más ele­va­dos care­ce­rá de alien­to impres­cin­di­ble. Por­que esta gran mar­cha hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo no ha hecho sino dar el pri­mer paso y si no avan­za­mos nos hun­di­mos en el barro, que es lo que bus­ca el Esta­do.(…) Si estas dis­fu­cio­nes son, podría­mos decir, obje­ti­vas, hay otras de carác­ter sub­je­ti­vo pero que no por ello son menos impor­tan­tes ya que son iner­cias de la fase ante­rior y tene­mos que supe­rar­las para afir­mar­nos debi­da­men­te en el pre­sen­te garan­ti­zan­do el reco­rri­do futu­ro. Así, veni­mos de déca­das de enfren­ta­mien­to vio­len­to, con una cul­tu­ra de con­fron­ta­ción y resis­ten­cia fuer­te­men­te inte­rio­ri­za­da en nues­tra per­so­na­li­dad y com­por­ta­mien­tos polí­ti­cos. (…) Esta­mos comen­zan­do a ren­ta­bi­li­zar déca­das de lucha, de resis­ten­cia mili­tan­te y, al mis­mo tiem­po, arti­cu­lan­do las bases demo­crá­ti­cas para lograr lo antes posi­ble una mayo­ria hege­mó­ni­ca que per­mi­ta alcan­zar la independencia.

Ya se comen­ta­ba en el ante­rior artícu­lo algu­nas de las razo­nes que crea­ban las con­di­cio­nes para que exis­tan muchas difi­cul­ta­des para que se pue­dan gene­rar acon­te­ci­mien­tos. En el momen­to que se pone enci­ma de la mesa que las con­di­cio­nes ya están dadas para el cam­bio, en el momen­to que se lle­ga a a la supues­ta con­clu­sión de que es tiem­po de solu­cio­nes cuan­do no exis­te nin­gún indi­ca­dor rea­lis­ta de que exis­ta la más míni­ma volun­tad por par­te de los esta­dos, en el momen­to que se bus­can los acuer­dos amplios para “nor­ma­li­zar”, en el momen­to que se sua­vi­za la ima­gen de cier­tos enemi­gos de cla­se o de Eus­kal Herria o se da a enten­der indi­rec­ta­men­te que “lo pasa­do” está mal hecho y mere­ce una revi­sión his­tó­ri­ca, si le aña­di­mos que se tras­la­da a la socie­dad que exis­ten estruc­tu­ras inter­na­cio­na­les que “están con noso­tros” o que “arri­ba” se están movien­do muchas cosas. Todo ello va crean­do el cal­do de cul­ti­vo que empu­ja hacia la pasi­vi­dad y a la dis­ten­sión bajan­do las ganas de luchar, no por­que no exis­tan sino por­que no hay cami­nos ade­cua­dos e inten­sos para vehi­cu­li­zar­las. No es nece­sa­rio luchar sino “solu­cio­nar”.

En las últi­mas déca­das la pre­sión gene­ra­da por la izquier­da aber­tza­le y el movi­mien­to popu­lar han impe­di­do la asi­mi­la­ción de Eus­kal Herria y han movi­do al esta­do en muchas oca­sio­nes. Si bien es cier­to que no se ha con­se­gui­do una acu­mu­la­ción y corre­la­ción de fuer­zas sufi­cien­te para dar el paso final, a lo que habría que unir el sabo­ta­je per­ma­nen­te del PNV, lo cual ha ayu­da­do al esta­do a dar mar­cha atrás en muchas oca­sio­nes, no se pue­de obviar esto y pen­sar que sim­ple­men­te mejo­ran­do la corre­la­ción de fuer­zas elec­to­ral­men­te se pue­da ter­mi­nar el tra­ba­jo. Ya que fal­ta­rá la otra pie­za cla­ve; La pre­sión que derri­be el muro de la imposición.

En este nue­va fase polí­ti­ca, la acep­ta­ción de la con­fron­ta­ción, ten­sio­na­mien­to y su enten­di­mien­to pue­de resul­tar cla­ve para que se pro­duz­can avan­ces en la lucha, de lo con­tra­rio las limi­ta­cio­nes serán cada vez más pro­nun­cia­das lle­gan­do inclu­so a la posi­ble des­ac­ti­va­ción de la lucha con­vir­tien­do a la socie­dad exclu­si­va­men­te en mera espec­ta­do­ra, votan­te, etc..

En estos momen­tos no exis­te una estra­te­gia ten­sio­na­do­ra, de pre­sión y de cala­do que derri­be ese muro impo­si­ti­vo y pue­da crear con­di­cio­nes para la solu­ción. Lo prio­ri­ta­rio es la solu­ción. Con­tra­di­cien­do la his­to­ria inter­na­cio­nal de los pue­blos y la cla­se obrera.

El nue­vo tiem­po que esta­mos ponien­do en mar­cha requie­re una nue­va cul­tu­ra polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le. Con esto no pre­ten­do decir, ni por lo más remo­to, que deba­mos asi­mi­lar los cano­nes de eso que lla­man aho­ra «la polí­ti­ca» y antes se decia polí­ti­ca bur­gue­sa. Esta no es la idea. Entre otras cosas, por­que noso­tros tene­mos una cul­tu­ra dife­ren­te que ema­na de nues­tra per­so­na­li­dad y tra­di­ción polí­ti­ca y sus señas pro­pias de iden­ti­dad deri­va­das de la nación a la que per­te­ne­ce­mos y por la que luchamos.

Como se comen­ta­ba, fal­ta la infra­es­truc­tu­ra y el esque­ma de pen­sa­mien­to para las coor­de­na­das don­de la otra pie­za cla­ve para­le­la a la hege­mo­nía, es decir. la pre­sión que derri­be ese muro de impo­si­ción se pue­da dar en toda su extensión.

Es por ello que en esta nue­va eta­pa, la cul­tu­ra de la con­fron­ta­ción y la resis­ten­cia debe seguir vigen­te. Es par­te fun­da­men­tal del ADN de la izquier­da aber­tza­le y eso no sig­ni­fi­ca poner­se a la defen­si­va sino inte­grar ele­men­tos de lucha muy nece­sa­rios que de nin­gún modo con­tra­di­cen la nece­si­dad de mate­ria­li­zar el cam­bio, cuan­do lle­gue, sino que refuer­zan esa apues­ta y ayu­dan a derrum­bar ese muro impositivo.

La des­obe­dien­cia, la lucha en la calle, la defen­sa de la cla­se tra­ba­ja­do­ra fren­te a los cada vez más agre­si­vos ata­ques del capi­tal, la orga­ni­za­ción barrio a barrio requie­ren y nece­si­tan de ese ADN popu­lar y de esa cul­tu­ra con­fron­ta­do­ra. La uni­dad popu­lar tam­bién nece­si­ta, como así ha sido siem­pre, enri­que­cer­se de ese fluir con­ti­nuo de ener­gía trans­mi­ti­da por el socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio, el comu­nis­mo y has­ta el movi­mien­to autó­no­mo. Exis­ten muchas cul­tu­ras en el movi­mien­to aber­tza­le de izquier­da y no se pue­de pres­cin­dir de ninguna.

La con­fron­ta­ción y el ten­sio­na­mien­to polí­ti­co usa­do con inte­li­gen­cia es un arma impe­re­ce­de­ra. Cam­bia­rán algu­nas for­mas, cam­bia­rán algu­nos méto­dos, algu­nas herra­mien­tas val­drán, otras nó, ven­drán nue­vas.. se podrá adap­tar todo lo que se quie­ra adap­tar pero inten­tar crear una nue­va cul­tu­ra en vez de con­tar con todas sin excep­ción y su desa­rro­llo natu­ral y siem­pre mejo­ra­ble es el camino más direc­to a los cáno­nes de eso que lla­man aho­ra «la polí­ti­ca» y antes se decía polí­ti­ca bur­gue­sa. No es hipó­te­sis. Se está demos­tran­do así, ya que hemos avan­za­do en ese camino dan­do algu­nos pasos.

El Esta­do espa­ñol, por ejem­plo, se ha cla­va­do en el inmo­vi­lis­mo e inten­ta dis­tor­sio­nar y con­fun­dir a los agen­te impli­ca­dos. No dudo de que hare­mos que se mue­van, pero habrá que desa­rro­llar inica­ti­vas, movi­mien­tos de res­pues­ta a los suyos y otros posi­cio­na­mien­tos tác­ti­cos que reque­ri­rán mucha agi­li­dad y, sobre todo, mucha con­fian­za en lo que hace­mos. (…) Debe­mos hacer de Sor­tu la colum­na ver­te­bral del camino a la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, for­ta­le­cer múscu­lo con el tra­ba­jo dia­rio y militante;

Ni ETA, ni Herri Bata­su­na, ni KAS, ni nin­gu­na orga­ni­za­ción por gran­de que sea pue­de resol­ver los pro­ble­mas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca. Úni­ca­men­te el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co pue­de solu­cio­nar sus pro­ble­mas. Ya lo dijo aquel y pese a que han pasa­do las déca­das nadie ha pues­to enci­ma de la mesa algún argu­men­to que lo des­mien­ta. Es el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, el pue­blo aber­tza­le de izquier­da, todos los que quie­ren una trans­for­ma­ción, los que ten­drán que ser suje­to prin­ci­pal para el cam­bio y para traer la liber­tad. Des­de ese pun­to de vis­ta toda orga­ni­za­ción no sig­ni­fi­ca más que un ins­tru­men­to en tal labor, vehi­cu­li­zar que la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca coja las rien­das de su futu­ro. Y para ello Sor­tu tie­ne su papel, pero no es el úni­co, ni mucho menos el que ten­ga que cen­tra­li­zar­lo todo y hacer­se endógeno.

Ahí esta el sin­di­ca­lis­mo, el movi­mien­to juve­nil, el movi­mien­to popu­lar y la labor anó­ni­ma de miles de mili­tan­tes y acti­vis­tas y otras tan­tas orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos. Por lo tan­to hacen fal­ta más de una herra­mien­ta para tal labor ya que la uni­dad popu­lar ha sido, y como no podía ser de otra mane­ra, un mero acom­pa­ña­mien­to del movi­mien­to popu­lar y las dife­ren­tes luchas. Impo­si­bi­li­ta­da para gene­rar, sus­ten­tar y ali­men­tar­las. La uni­dad popu­lar ha sido ali­men­ta­da por las luchas y no al revés. Lo cual es per­fec­ta­men­te lógi­co e impo­si­ble de rever­tir por­que pre­ci­sa­men­te uni­dad popu­lar sig­ni­fi­ca eso; Recep­tor de los dife­ren­tes ámbi­tos de lucha. La uni­dad popu­lar es fuer­te si el movi­mien­to juve­nil, obre­ro, estu­dian­til, feminista,ecologista, cul­tu­ral y popu­lar… es fuer­te y no en sen­ti­do inver­so. Sor­tu será fuer­te bajo esos mis­mos pará­me­tros. Y encon­trar una sín­te­sis para ello es fun­da­men­ta­les para colo­car al MLNV a la altu­ra de los retos exis­ten­tes. Acep­tar la diver­si­dad, bus­car la como­di­dad y el encuen­tro de los dife­ren­tes sec­to­res en lucha de este pue­blo sin crear grie­tas entre ellos es algo que debe­ría bus­car Sor­tu y empe­zar a mirar al futu­ro con con­fian­za en lo que hacemos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *