[Fotos] Oscar Nie­me­yer, una vida inmor­ta­li­za­da por su obra

oscar-niemeyerOscar Nie­me­yer. FOTO: EFE

El céle­bre arqui­tec­to bra­si­le­ño, Oscar Nie­me­yer, murió este miér­co­les a los 104 años, dejan­do un asom­bro­so lega­do artís­ti­co con cien­tos de obras dis­per­sas en Bra­sil y varios paí­ses del mun­do.

Nie­me­yer murió tras luchar con pro­ble­mas en los riño­nes y una neu­mo­nía duran­te casi un mes en un hos­pi­tal de Río de Janei­ro.

Cono­ci­do por sus dise­ños monu­men­ta­les, de amplias cur­vas y gene­ro­sos espa­cios plas­ma­dos en los prin­ci­pa­les edi­fi­cios de Bra­si­lia, Nie­me­yer des­ta­có tam­bién por su fir­me­za polí­ti­ca, defen­dien­do has­ta el final la ideo­lo­gía comu­nis­ta.

Su carre­ra comen­zó a media­dos de los años 30 y se exten­dió por nue­ve déca­das. En 1988 ganó el Pre­mio Pritz­ker, con­si­de­ra­do como el “Pre­mio Nobel de la Arqui­tec­tu­ra” por la Cate­dral de Bra­si­lia.

Tam­bién fue un apa­sio­na­do defen­sor de las cau­sas socia­les y de los valo­res per­so­na­les. “Lo que vale es la vida ente­ra, cada minu­to tam­bién. Y creo que pasé bien por ella”, dijo Nie­me­yer a perio­dis­tas en el home­na­je por su cen­te­na­rio.

“Cuan­do miro hacia atrás, veo que no hice con­ce­sio­nes y que seguí el buen camino. Eso es lo que da una cier­ta tran­qui­li­dad”, agre­gó.

Oscar Ribei­ro de Almei­da Nie­me­yer Soa­res Filho nació el 15 de diciem­bre de 1907 en el barrio Laran­jei­ras de Río de Janei­ro y pasó su pri­me­ra juven­tud como un típi­co bohe­mio cario­ca de la épo­ca, sin muchas preo­cu­pa­cio­nes por el futu­ro.

Con­clu­yó la edu­ca­ción secun­da­ria a los 21 años y se casó con Anni­ta Bal­do, hija de inmi­gran­tes ita­lia­nos. Asen­ta­do, comen­zó a tra­ba­jar y para­le­la­men­te reali­zó estu­dios uni­ver­si­ta­rios, gra­duán­do­se como arqui­tec­to en la Escue­la Nacio­nal de Bellas Artes en 1934.

Nie­ma­yer enviu­dó en 2004, ya nona­ge­na­rio, y dos años des­pués se casó con Vera Lúcia Cabrei­ra, su secre­ta­ria duran­te muchos años.

En 1945, cuan­do ya había gana­do un cier­to pres­ti­gio pro­fe­sio­nal, se unió al Par­ti­do Comu­nis­ta de Bra­sil, ideo­lo­gía que defen­dió con pasión duran­te toda su vida.

Incan­sa­ble tra­ba­ja­dor, su pro­lí­fi­ca obra tras­cen­dió pau­la­ti­na­men­te fron­te­ras, sien­do cono­ci­da en todo el mun­do por sus líneas ondu­lan­tes, que Nie­me­yer decía se ins­pi­ra­ban en las cur­vas de las mon­ta­ñas y ríos de su país, las olas del mar, las nubes y las “de la mujer pre­fe­ri­da”.

“Las muje­res. Lo mejor para un hom­bre es tener una mujer al lado y que sea lo que Dios quie­ra. La mujer es indis­pen­sa­ble”, dijo una vez Nie­me­yer.

En 1960, Bra­sil tras­la­dó su capi­tal des­de Río de Janei­ro a Bra­si­lia, una ciu­dad espe­cial­men­te eri­gi­da para ser la sede de los tres pode­res del Esta­do, don­de Nie­me­yer des­ple­gó sus tra­zos futu­ris­tas en los edi­fi­cios públi­cos y la cate­dral.

La ciu­dad, sor­pren­den­te ade­más por la for­ma de avión del lla­ma­do “Plano Pilo­to” dibu­ja­do por el falle­ci­do urba­nis­ta Lucio Cos­ta, fue decla­ra­da Patri­mo­nio de la Huma­ni­dad en 1987.

Nie­me­yer des­cri­bía su audaz esti­lo como una “arqui­tec­tu­ra de la inven­ción”, con edi­fi­cios que ase­me­jan escul­tu­ras abs­trac­tas y cuyas sor­pren­den­tes líneas influen­cia­ron a varias gene­ra­cio­nes de arqui­tec­tos.

“El con­te­ni­do plás­ti­co del cemen­to arma­do es tan fan­tás­ti­co que éste es el camino a seguir”, afir­mó ya anciano.

Mili­tan­cia polí­ti­ca y social.

Entre sus nume­ro­sas obras figu­ró la “Pla­za Nie­me­yer” en La Haba­na, con la que home­na­jeó a su ami­go Fidel Cas­tro, así como la sede del Par­ti­do Comu­nis­ta en París.

Nie­me­yer tuvo una fuer­te vin­cu­la­ción con Fran­cia, don­de se vio obli­ga­do a vivir duran­te gran par­te de la dic­ta­du­ra mili­tar de Bra­sil (1964−1985) y dise­ñó otras impor­tan­tes obras, como la Casa de la Cul­tu­ra de Havre y la Bol­sa del Tra­ba­jo de Bobigny.

El artis­ta man­tu­vo su acti­vi­dad polí­ti­ca tras vol­ver a Bra­sil, res­pal­dan­do la cau­sa mili­tan­te y a veces vio­len­ta del movi­mien­to de los “sin tie­rra”.

Se pro­cla­mó como un gran admi­ra­dor de Luiz Inácio Lula da Sil­va, el líder sin­di­ca­lis­ta que fue pre­si­den­te del gigan­te sud­ame­ri­cano entre 2003 y 2010.

Una vez cons­tru­yó una casa en una fave­la de Río de Janei­ro para un ex chó­fer y rega­ló apar­ta­men­tos y ofi­ci­nas a otras per­so­nas.

Nie­me­yer tra­ba­jó has­ta poco antes de su muer­te en un amplio y sen­ci­llo estu­dio fren­te a la famo­sa pla­ya de Copa­ca­ba­na, al que acu­día casi a dia­rio pese a su avan­za­da edad y difi­cul­ta­des de movi­li­dad.

El arqui­tec­to se con­vir­tió en un icono de Bra­sil, a la altu­ra del pio­ne­ro de la Bos­sa Nova Tom Jobim y de la leyen­da del fút­bol Pelé.

Entre los nume­ro­sos pro­yec­tos de Nie­me­yer dise­mi­na­dos por el mun­do figu­ran tam­bién la mez­qui­ta de Argel en Arge­lia y un museo en Cara­cas.

Fue un buen ami­go de Fidel Cas­tro, así como un entu­sias­ta par­ti­da­rio de Lula y del pre­si­den­te de Vene­zue­la, Hugo Chá­vez.

(Con infor­ma­ción de REUTERS)

El Teatro Nacional de Brasilia. Foto:niemeyer.org.br El Tea­tro Nacio­nal de Bra­si­lia. Foto:niemeyer.org.br
Catedral de Brasilia. Foto:APCate­dral de Bra­si­lia. Foto:AP
Museo Oscar Niemeyer. Foto:niemeyer.org.br Museo Oscar Nie­me­yer. Foto:niemeyer.org.br
Museo de Arte Contemporáneo de Niteroi. Foto:AP Museo de Arte Con­tem­po­rá­neo de Nite­roi. Foto:AP
El modernista predio del Congreso. Foto:AP El moder­nis­ta pre­dio del Con­gre­so. Foto:AP
El Palacio de Planalto.Foto:AP El Pala­cio de Planalto.Foto:AP
La Explanada de los Ministerios. Foto:AP La Expla­na­da de los Minis­te­rios. Foto:AP
El edificio Copan. Foto:AP El edi­fi­cio Copan. Foto:AP
Sede del Partido Comunista francés. Foto:AP Sede del Par­ti­do Comu­nis­ta fran­cés. Foto:AP
El Auditorio de Ibirapuera. Foto:AP El Audi­to­rio de Ibi­ra­pue­ra. Foto:AP
Sede de Naciones Unidas. FOTO: APSede de Nacio­nes Uni­das. FOTO: AP
Plaza Niemeyer, Universidad de las Ciencias Informáticas, Cuba. FOTO: CUBADEBATEPla­za Nie­me­yer, Uni­ver­si­dad de las Cien­cias Infor­má­ti­cas, Cuba.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *