Cómo los cár­te­les impo­nen su ley- Harald Schu­mann

Los res­pe­ta­bles hom­bres de nego­cio se reu­nían la mayo­ría de las veces en los con­gre­sos de la fede­ra­ción pro­fe­sio­nal de elec­tró­ni­ca en Fránc­fort. Allí rea­li­za­ban expo­si­cio­nes sobre los nue­vos mer­ca­dos, las nue­vas tec­no­lo­gías y sobre cual­quier otra nove­dad del sec­tor de los trans­for­ma­do­res, esos gran­des apa­ra­tos com­pues­tos de ima­nes y bobi­nas, indis­pen­sa­bles para cual­quier pro­vee­dor de elec­tri­ci­dad. Pero tras el cie­rre del pro­gra­ma ofi­cial del con­gre­so es cuan­do las cosas se ponían real­men­te intere­san­tes, duran­te vela­das o excur­sio­nes en gru­po.

Enton­ces, los direc­to­res gene­ra­les y los res­pon­sa­bles de ven­tas se reu­nían en «petit comi­té», según deter­mi­na­ron los inves­ti­ga­do­res, para rea­li­zar «inter­cam­bios sobre pro­yec­tos con­cre­tos», con los que obten­drían jugo­sos bene­fi­cios. Pac­ta­ban acuer­dos que garan­ti­za­ba a pseu­do-com­pe­ti­do­res una serie de bene­fi­cios com­ple­men­ta­rios del orden de dece­nas de millo­nes. Los par­ti­ci­pan­tes pre­sen­tes acor­da­ban en deta­lle la for­ma de com­par­tir los con­tra­tos y, sobre todo, los pre­cios que se iban a apli­car.

Una enten­te en detri­men­to de los con­su­mi­do­res

Los fun­cio­na­rios de la Ofi­ci­na Fede­ral de la Com­pe­ten­cia en Bonn des­cu­brie­ron que, duran­te al menos cin­co años, el gru­po Sie­mens, la empre­sa Starks­trom-Gerä­te­bau de Ratis­bo­na, el fran­cés Als­tom y el gigan­te sui­zo de la elec­tri­ci­dad ABB se divi­die­ron el mer­ca­do ale­mán de los trans­for­ma­do­res, eli­mi­nan­do de este modo cual­quier tipo de com­pe­ten­cia, en detri­men­to de los con­su­mi­do­res, pues éstos paga­ron con­si­de­ra­ble­men­te más que si los pro­vee­do­res hubie­ran ope­ra­do en una situa­ción de com­pe­ten­cia. La inves­ti­ga­ción de la poli­cía sobre los cár­te­les duró cua­tro años y el resul­ta­do fue, el pasa­do mes de sep­tiem­bre, una serie de san­cio­nes finan­cie­ras. En total, las cua­tro empre­sas y los direc­ti­vos impli­ca­dos tuvie­ron que pagar 24,3 millo­nes de euros de mul­ta al Teso­ro públi­co.

Pero nada más. Nadie ha teni­do que res­pon­der de sus actos ante un tri­bu­nal. Ni siquie­ra se ha seña­la­do a nin­gu­na de las par­tes impli­ca­das. Más allá de algu­nas noti­cias bre­ves, los medios de comu­ni­ca­ción no se han hecho mucho eco del asun­to.

Casi siem­pre ocu­rre lo mis­mo cuan­do se des­cu­bren cár­te­les en Euro­pa. Cada año, las auto­ri­da­des res­pon­sa­bles de la com­pe­ten­cia inves­ti­gan a cien­tos de empre­sas que bur­lan la prohi­bi­ción de for­mar cár­te­les. Café, pro­duc­tos para lavar vaji­llas, cemen­to y pro­duc­tos quí­mi­cos, pan­ta­llas pla­nas y lec­to­res de DVD, cris­ta­les y haces eléc­tri­cos para auto­mó­vi­les, inclu­so los camio­nes de bom­be­ros y los cama­ro­nes, la lis­ta de los sec­to­res impli­ca­dos es casi infi­ni­ta.

«Hijos de las tinie­blas»

En reali­dad, el cos­te de la pla­ga de los cár­te­les es mucho mayor de lo que se cree en gene­ral. Según han podi­do deter­mi­nar las auto­ri­da­des de la com­pe­ten­cia, los cár­te­les infla­ban los pre­cios de sus pro­duc­tos una media del 25%, con lo que en cues­tión de cua­tro años podían acu­mu­lar una boni­fi­ca­ción equi­va­len­te a su volu­men de nego­cio anual. Como es evi­den­te, es impo­si­ble cono­cer las cifras exac­tas. Des­pués de todo, los cár­te­les son «hijos de las tinie­blas», como dijo Franz Jür­gen Säc­ker, anti­guo juez espe­cia­li­za­do en cár­te­les y hoy uno de los gran­des espe­cia­lis­tas del dere­cho de la com­pe­ten­cia en la Uni­ver­si­dad Libre de Ber­lín.

No obs­tan­te, des­de 2007, un equi­po com­pues­to por nue­ve eco­no­mis­tas de tres ins­ti­tu­tos de inves­ti­ga­ción euro­peos cuan­ti­fi­ca­ba las pér­di­das impu­tables a los cár­te­les euro­peos en más de 260.000 millo­nes de euros al año, en un estu­dio encar­ga­do por la Comi­sión Euro­pea. Una cifra que equi­va­le al 2,3% del PIB anual de la Unión o al doble del pre­su­pues­to anual de la Comi­sión Euro­pea.

La con­cien­cia­ción sobre las devas­ta­do­ras reper­cu­sio­nes de las accio­nes de estos cár­te­les no es algo nue­vo. Uno de los prin­ci­pa­les pen­sa­do­res de la eco­no­mía ale­ma­na, Wal­ter Euc­ker, con­si­de­ra­ba que la con­cen­tra­ción de los pode­res eco­nó­mi­cos en manos de los sin­di­ca­tos y los cár­te­les era el ori­gen de todos los males de la eco­no­mía antes de la gue­rra. Por lo tan­to, defen­día que el Esta­do fue­ra más estric­to e impu­sie­ra la com­pe­ten­cia para que los pre­cios ten­die­ran a la baja. Unas reco­men­da­cio­nes que no han dado muchos resul­ta­dos en la vida real. Es cier­to que el Bun­des­tag votó en 1957 la pri­me­ra ley sobre las res­tric­cio­nes de la com­pe­ten­cia, antes de intro­du­cir más tar­de una legis­la­ción euro­pea anti-mono­po­lios median­te tra­ta­dos comu­ni­ta­rios. Pero duran­te años, la lucha con­tra los cár­te­les ha sufri­do una fal­ta de pug­na­ci­dad y aún hoy, algu­nos ponen en duda su efi­ca­cia.

Una nor­ma­ti­va gene­ro­sa con los tes­ti­gos

Las cifras de la rein­ci­den­cia no con­tri­bu­yen a disi­par las dudas. Un gru­po de eco­no­mis­tas esta­dou­ni­den­ses han ana­li­za­do los casos de 283 trusts inter­na­cio­na­les. Sus con­clu­sio­nes son asom­bro­sas. Solo el gru­po quí­mi­co ale­mán BASF habría for­ma­do par­te de 26 cár­te­les entre 1990 y 2005. En cuan­to al petro­le­ro fran­cés Total, fue per­se­gui­do por la jus­ti­cia en 18 oca­sio­nes y la [empre­sa quí­mi­ca] ale­ma­na Degus­sa, 13 veces.

No se pue­de acu­sar a los caza­do­res de cár­te­les de fal­ta de celo. Des­de prin­ci­pios de 2010, la Comi­sión Euro­pa inves­ti­gó 15 impor­tan­tes casos en los que 112 empre­sas fue­ron con­de­na­das a pagar mul­tas cuya can­ti­dad total fue de casi cua­tro mil millo­nes de euros. Es decir, en tres años, cua­tro veces más de lo que se pagó duran­te toda la déca­da de los noven­ta.

Sin embar­go, las cau­sas de esta esca­la­da en las mul­tas no resi­den en la adap­ta­ción de las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes, sino más bien en la intro­duc­ción de unas nor­ma­ti­vas gene­ro­sas con res­pec­to a los tes­ti­gos prin­ci­pa­les. Des­de 2004, las empre­sas y los direc­ti­vos que denun­cien las acti­vi­da­des de los cár­te­les y pre­sen­ten las prue­bas nece­sa­rias ante la Comi­sión Euro­pea no incu­rri­rán en nin­gu­na mul­ta, aun­que hayan sido en el pasa­do los prin­ci­pa­les bene­fi­cia­ros de los cár­te­les.

A esto se aña­de que las san­cio­nes finan­cie­ras se limi­tan como máxi­mo al 10% de la cifra de nego­cios. Un cho­llo, tal y como lo demues­tra el asun­to del cár­tel de las empre­sas de cemen­to ale­ma­nas, des­cu­bier­to en 2002. Según los cálcu­los de la auto­ri­dad de la com­pe­ten­cia, habría expo­lia­do a sus clien­tes cer­ca de 2.000 millo­nes de euros. En cam­bio, las empre­sas incri­mi­na­das no tuvie­ron que pagar más de 400 millo­nes de euros en san­cio­nes.

Penas de cár­cel en Esta­dos Uni­dos

Aun­que cau­san gran­des estra­gos, los trusts pagan mul­tas dig­nas de infrac­to­res de nor­mas de trá­fi­co. Sus arti­ma­ñas se con­si­de­ran sim­ples infrac­cio­nes. El resul­ta­do es que a nin­guno de los auto­res se le con­si­de­ra per­so­nal­men­te res­pon­sa­ble ante la jus­ti­cia. La mayo­ría de las veces, la opi­nión públi­ca ni siquie­ra cono­ce sus nom­bres.

En Esta­dos Uni­dos, la situa­ción es total­men­te dis­tin­ta. Allí, la per­te­nen­cia a un cár­tel des­de hace tiem­po se cas­ti­ga con penas de pri­sión. En 2004, la pena máxi­ma se pro­lon­gó a diez años de pri­sión. Irlan­da y Gran Bre­ta­ña han adop­ta­do el mode­lo esta­dou­ni­den­se. Pero la Repú­bli­ca Fede­ral no quie­re ni oír hablar del asun­to. El secre­ta­rio de Esta­do del minis­tro de Eco­no­mía, Phi­lipp Rös­ler, decla­ró que este últi­mo esti­ma­ba que el régi­men de san­cio­nes en vigor era «apro­pia­do» y «[tenía] reser­vas sobre la cri­mi­na­li­za­ción del dere­cho euro­peo sobre los cár­te­les».

Si la insis­ten­cia de Ale­ma­nia en san­cio­nar las acti­vi­da­des de los cár­te­les como sim­ples deli­tos meno­res plan­tea un pro­ble­ma, es tam­bién, según muchos juris­tas, por­que esta gene­ro­si­dad no se apli­ca a todos. Los acuer­dos rea­li­za­dos duran­te con­cur­sos públi­cos, deno­mi­na­dos «lici­ta­cio­nes con­cer­ta­das», sí son obje­to de san­cio­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *