The­re is no alter­na­ti­ve- Aran­tza Santesteban

Es el lema que uti­li­zó ince­san­te­men­te la pri­me­ra minis­tra bri­tá­ni­ca a fina­les de la déca­da de los 70 y a lo lar­go de los 80. Este fue el man­tra que fue­ron intro­du­cien­do cons­tan­te­men­te en las men­tes y en los cuer­pos de aque­llas per­so­nas que toda­vía creían en la lucha de cla­ses y en la posi­bi­li­dad de crear un mun­do libre de explo­ta­ción. The­re is no alter­na­ti­ve. No hay alter­na­ti­va. Así se jus­ti­fi­có el des­man­te­la­mien­to del esta­do de bien­es­tar naci­do de la ame­na­za revo­lu­cio­na­ria que se exten­dió por Euro­pa a lo lar­go del siglo XX. Aquel fan­tas­ma que empe­zó a reco­rrer Euro­pa cien años antes, cuan­do las tra­ba­ja­do­ras pari­si­nas toma­ron la ciu­dad en mar­zo de 1871 y demos­tra­ron al mun­do que no hacían fal­ta ni patro­nes ni par­la­men­tos para orga­ni­zar la sociedad.

«El fin de la His­to­ria y el últi­mo hom­bre». Así se lla­ma el libro que publi­có Fran­cis Fuku­ya­ma en 1992, y que pro­cla­ma­ba que con el fin del sis­te­ma sovié­ti­co ya no exis­tía alter­na­ti­va polí­ti­ca que cues­tio­na­se la demo­cra­cia libe­ral. Venía a ser la con­fir­ma­ción de aque­lla afir­ma­ción rea­li­za­da por Mar­ga­ret Tat­cher una déca­da antes.

En este con­tex­to ideo­ló­gi­co es don­de se asen­tó la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta, y don­de el mode­lo de esta­do heren­cia del fran­quis­mo encon­tró legí­ti­ma­ción inter­na­cio­nal. El esta­do de las auto­no­mías, el café para todos.

Eran tiem­pos de resis­ten­cia. Tiem­pos en los que era difí­cil res­pon­der con vie­jos esque­mas a las nue­vas pre­gun­tas que se abrían y a los nue­vos retos que se plan­tea­ban. Derro­ta tras derro­ta, se fue impo­nien­do un sis­te­ma eco­nó­mi­co basa­do en la des­re­gu­la­ción y en la pre­ca­ri­za­ción gene­ra­li­za­da. Derro­ta tras derro­ta, se fue afian­zan­do un esta­do de las auto­no­mías que estran­gu­la­ba el ansia de liber­tad política.

Y cuan­do pare­cía que ya esta­ba todo dicho y todo hecho, lle­gó lo que para algu­nas no se había ido nun­ca; la cri­sis eco­nó­mi­ca. Una cri­sis que ha gol­pea­do los cimien­tos del sis­te­ma y que ha hecho tem­blar toda su estruc­tu­ra gene­ran­do las pri­me­ras víc­ti­mas polí­ti­cas. Así, la social­de­mo­cra­cia ha sido una de ellas. Inca­paz de ofre­cer alter­na­ti­va algu­na, vemos como des­apa­re­ce del esce­na­rio polí­ti­co euro­peo y deja vía libre a la Troi­ka para que impon­ga sus desig­nios. Den­tro del esta­do tam­bién exis­ten víc­ti­mas de este tipo; en con­cre­to, la opción polí­ti­ca de aque­llos que defen­dían las auto­no­mías. Aho­ga­dos por el empu­je cen­tra­li­za­dor de los espa­ño­les de bien por un lado y des­cuar­ti­za­dos por los tiro­nes inde­pen­den­tis­tas por el otro, pare­ce que ya no que­da cuer­po social que defien­da lo cono­ci­do has­ta aho­ra. Que­da por ver como ges­tio­nan CiU y PNV la defun­ción de sus res­pec­ti­vos estatutos.

No seré yo quien llo­re la muer­te de estas dos con­cep­cio­nes polí­ti­cas, tam­po­co quien inten­te resu­ci­tar­las. Pero pare­ce que la máxi­ma antes cita­da se con­vier­te en reali­dad; no hay alter­na­ti­va que pue­da coop­tar y que pue­da apo­de­rar­se de lo que sen­ti­mos nues­tro. Tam­po­co fal­sas pro­me­sas que nos hagan creer que hay cami­nos inter­me­dios hacia la liber­tad y la igual­dad. No hay quien cam­bie esta­tu­to de auto­no­mía por liber­tad, ni esta­do del bien­es­tar por igual­dad. The­re is no alternative

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *