La paz colom­bia­na con­ti­núa recla­man­do par­ti­ci­pa­ción ciudadana

Paz en Colombia

Las insur­gen­tes Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo (FARC-EP) con­vo­ca­ron hoy a la ciu­da­da­nía de ese país a movi­li­zar­se y exi­gir su par­ti­ci­pa­ción deci­so­ria en el pro­ce­so actual de con­ver­sa­cio­nes para fina­li­zar el con­flic­to armado.

La paz no podrá ser resul­ta­do de un diá­lo­go ale­ja­do del pue­blo, afir­ma una decla­ra­ción polí­ti­ca de las FARC-EP leí­da por Mar­co León Calar­cá, miem­bro del equi­po nego­cia­dor de la gue­rri­lla, tras su lle­ga­da al Pala­cio de Con­ven­cio­nes de La Haba­na, para con­ti­nuar las pláticas.

Pre­ci­sa el docu­men­to que las con­ver­sa­cio­nes que se ade­lan­tan entre el Gobierno del pre­si­den­te Juan Manuel San­tos y las fuer­zas insur­gen­tes des­pier­tan gran inte­rés en los colom­bia­nos, que deman­dan cono­cer cada vez más sobre lo que se dis­cu­te en Cuba, nación sede de las reunio­nes entre las partes.

Nues­tro empe­ño apun­ta a que las voces de todos los colom­bia­nos resul­ten bien­ve­ni­das al pro­ce­so de con­ver­sa­cio­nes, seña­la el texto.

Sub­ra­ya, ade­más, que la crea­ción de una demo­cra­cia autén­ti­ca debe ser cen­tro de dis­cu­sión para la cons­truc­ción de la paz, no sólo para la mesa de plá­ti­cas, sino para toda la vida polí­ti­ca nacional.

Lue­go de cin­co días de tra­ba­jo por sepa­ra­do, ambas par­tes ini­cia­ron este miér­co­les la segun­da ron­da de deba­tes que tie­nen lugar des­de el nue­ve de noviem­bre últi­mo, con el obje­ti­vo de bus­car una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to arma­do que vive la nación sur­ame­ri­ca­na hace casi medio siglo.

Duran­te las pri­me­ras 11 jor­na­das de diá­lo­gos en La Haba­na, las dele­ga­cio­nes abor­da­ron el desa­rro­llo agra­rio inte­gral, pri­mer pun­to de la Agen­da pac­ta­da en agos­to últi­mo, que inclu­ye, ade­más, temá­ti­cas con­cer­nien­tes a las garan­tías del ejer­ci­cio de opo­si­ción polí­ti­ca, la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y el fin del conflicto.

Otros pun­tos son el dere­cho de las víc­ti­mas y la solu­ción al pro­ble­ma del nar­co­trá­fi­co, ade­más de los meca­nis­mos de imple­men­ta­ción y veri­fi­ca­ción de los acuerdos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *