Fuer­te San Cris­tó­bal: «Cuan­do me mue­ra decid que fui roja»

La noche que cum­plió los 100 años le hizo un qui­te al mie­do y ras­gó la mor­da­za de silen­cio que mar­có toda una vida nada fácil. Empe­zó a con­tar, como si fue­ran fogo­na­zos de memo­ria viva, el ase­si­na­to de su mari­do, For­tu­na­to Álva­rez Macua en 1936. «Que se pre­sen­te», dije­ron los fas­cis­tas. Ella fue a avi­sar­le, esta­ba segan­do en el cam­po. «Me van a matar», le dijo él a su padre. Los cam­pos que­da­ron sin segar, las espi­gas tum­ba­das y no había bra­zos, esta­ban en la cár­cel. Los saca­ron a barrer las calles, a bur­lar­se de ellos antes de matar­los. Des­pués se los lle­va­ron en un coche y de noche, con las manos ama­rra­das, un tiro de gra­cia en el por­ti­llo de Enériz y aban­do­na­dos en una fosa común. Encar­na no pudo empe­zar a res­pi­rar has­ta que salió del pue­blo, dejan­do allí a su hija de un año al cui­da­do de su sue­gra. Sufri­mien­to hon­do y pena negra.

Nava­rra que­dó sem­bra­da de fosas comu­nes, no vale con­tar núme­ros, por­que no son núme­ros las más de 3.500 per­so­nas ase­si­na­das con nom­bre y ape­lli­dos, que deja­ron viu­das, viu­dos e hijos, madres y padres, her­ma­nos y her­ma­nas. Casa­dos o sol­te­ros (les arre­ba­ta­ron has­ta la posi­bi­li­dad de for­mar su pro­pia fami­lia), de tal pue­blo, fecha de naci­mien­to, ofi­cio, ideas repu­bli­ca­nas, de izquier­das, nacio­na­lis­tas, que lucha­ron por recu­pe­rar el comu­nal, implan­tar la jor­na­da de 8 horas, el esta­tu­to vas­co… por­que se cum­plie­ra la lega­li­dad republicana.

Repa­rar su memo­ria y la de sus fami­lias y denun­ciar aque­lla matan­za es obli­ga­ción de cual­quie­ra que ten­ga res­pon­sa­bi­li­dad de gobierno muni­ci­pal. Es mez­quino seguir callan­do crí­me­nes de lesa huma­ni­dad por­que las fuer­zas polí­ti­cas pac­ta­ran aquel con­sen­so y la con­se­cuen­te impo­si­bi­li­dad de hacer jus­ti­cia. El geno­ci­dio no prescribe.

Encar­na Moreno dijo a su nie­ta hace poco tiem­po: «Cuan­do me mue­ra decid que fui roja». Encar­na fue roja y repu­bli­ca­na y con­ser­va­ba la luci­dez de aque­lla gene­ra­ción que no fue edu­ca­da en el Fran­quis­mo, a la que masa­cra­ron y repre­sa­lia­ron para que nos deja­ran como heren­cia el mie­do y el silen­cio. Solo se per­mi­tió la memo­ria de los vencedores.

Pero esta mujer de 101 años, que sin­tió mucho no poder ir al home­na­je a las víc­ti­mas del Fran­quis­mo en Dicas­ti­llo, cuan­do reci­bió, ya ingre­sa­da en la clí­ni­ca, la ban­de­ra repu­bli­ca­na, se echó a llo­rar y se secó las lágri­mas con ella, ban­de­ra que sig­ni­fi­có la liber­tad des­de los tiem­pos de Galán y Gar­cía Her­nán­dez, liber­tad con mayús­cu­las, hecha con los bra­zos que la man­te­nían, con la vida de todos aque­llos jor­na­le­ros már­ti­res, nava­rros dig­nos, gen­tes de bien. Y Encar­na levan­tó el puño ante la ban­de­ra, como entonces.

Ura­les San Pedro, a quien le deja­ron sin padre cuan­do no había cum­pli­do el año, me man­dó este escri­to en agra­de­ci­mien­to por el home­na­je: «Se les va a jun­tar a nues­tros nie­tos la Memo­ria His­tó­ri­ca de nues­tros abue­los con nues­tra pro­pia Memo­ria His­tó­ri­ca. Nos están matan­do sin man­char­se las manos de san­gre y noso­tros nos esta­mos ente­rran­do sin cavar nues­tras pro­pias fosas comunes».

¡Qué solos se han sen­ti­do los fami­lia­res! Encar­na se ha ido de este mun­do satis­fe­cha por­que ha denun­cia­do («el pue­blo tie­ne que hablar, no yo», me dijo), y por­que se ha hecho algo de jus­ti­cia: la repa­ra­ción públi­ca toca­ba hacer­la al pue­blo. Y la hemos hecho. Has­ta siem­pre Encar­na, des­can­sa en paz. Nos dejas una valio­sa herencia.

(A la memo­ria de todas las viu­das víc­ti­mas del geno­ci­dio fran­quis­ta que comen­zó en 1936).

M. Jose Sagasti

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *