[Video] Fla­men­co y revo­lu­ción- Luis Mariano Gar­cía


El fla­men­co es la expre­sión musi­cal más autén­ti­ca de la cul­tu­ra anda­lu­za. Es el resul­ta­do de some­ter el fol­clo­re anda­luz tra­di­cio­nal, de ori­gen cas­te­llano, ára­be y judío, a un pro­ce­so de evo­lu­ción y esti­li­za­ción, prin­ci­pal­men­te a car­go del pue­blo gitano. El ori­gen popu­lar, las duras cir­cuns­tan­cias socio­eco­nó­mi­cas de quie­nes par­ti­ci­pa­ban de él, y la car­ga emo­cio­nal con la que se inter­pre­ta, han dado como resul­ta­do una serie de esti­los musi­ca­les de alto nivel expre­si­vo, que han ser­vi­do ori­gi­na­ria­men­te al pue­blo anda­luz para expre­sar su reali­dad.

El fla­men­co como tal, sur­gió for­mal­men­te a fina­les del S. XVIII, pero las con­di­cio­nes que deter­mi­na­ron su apa­ri­ción datan de mucho antes. Como hecho his­tó­ri­co de par­ti­da podría­mos tomar el fin de la Recon­quis­ta por par­te de los Reyes Cató­li­cos y la cons­ti­tu­ción del Esta­do espa­ñol, en el año 1492. Esta fecha supu­so, entre otras cosas, el comien­zo del pro­ce­so de homo­ge­nei­za­ción según los valo­res cas­te­lla­nos al que se some­tió a la pobla­ción en los terri­to­rios bajo su con­trol, y que se ha con­ti­nua­do dan­do, con mayor o menor inten­si­dad, has­ta nues­tros días. Un pue­blo muy influ­yen­te en el fla­men­co, y que ha sufri­do esta per­se­cu­ción hacia su cul­tu­ra y sus for­mas de vida con espe­cial inten­si­dad, ha sido el pue­blo gitano. El orden social que se esta­ble­ció tras la recon­quis­ta, basa­do en el abso­lu­tis­mo, el poder feu­dal y ecle­siás­ti­co, el aco­so a las mino­rías y la des­igual­dad, influ­yó en gran medi­da en la apa­ri­ción de una expre­sión popu­lar que aca­bó con­vir­tién­do­se en el fla­men­co.

El fla­men­co nace de la injus­ti­cia

Las cir­cuns­tan­cias socio­eco­nó­mi­cas en Anda­lu­cía hicie­ron que los roman­ces tra­di­cio­na­les anda­lu­ces muda­ran su temá­ti­ca ori­gi­nal (leyen­das, amo­res, bata­llas…) has­ta expre­sar la reali­dad social y per­so­nal del pue­blo anda­luz. Así nacían, a fina­les del S. XVIII, las Tonás y las Soleás, pri­me­ras expre­sio­nes del can­te fla­men­co:

Las lin­des del oli­var,
Anchas pá los don mucho,
Estre­chas pá los don ná
Soleá1

A par­tir de aquí, y con la pos­te­rior incor­po­ra­ción de la gui­ta­rra, comien­zan a pro­li­fe­rar los dife­ren­tes esti­los, como las Bule­rías, que resul­tan de aumen­tar el rit­mo de la Soleá. Sur­gen tam­bién esti­los ori­gi­na­les crea­dos por el pue­blo gitano, como la Segui­ri­lla, un esti­lo de can­te muy uti­li­za­do para expre­sar el lamen­to.

En una pri­me­ra ins­tan­cia los can­tes care­cían de con­te­ni­do polí­ti­co y de un sen­ti­do colec­ti­vo de las rei­vin­di­ca­cio­nes. Esto cam­bió con el pri­mer acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co des­ta­ca­ble que vivió el fla­men­co: la inva­sión napo­leó­ni­ca. Este acon­te­ci­mien­to se vivió de for­ma espe­cial en Cádiz y su entorno, ya que las tro­pas fran­ce­sas no lle­ga­ron a tomar la ciu­dad. Esto fue un moti­vo de orgu­llo colec­ti­vo que pro­pi­ció la apa­ri­ción de una fami­lia de can­tes nue­vos de carác­ter jovial, cuya mues­tra prin­ci­pal son las ale­grías:

Un baluar­te inven­ci­ble,
Fue la Isla de León,
Por­que con los gadi­ta­nos,
No pudo Napo­león
Ale­grías de Cádiz2

En Cádiz se res­pi­ra­ban aires pro­gre­sis­tas, que cues­tio­na­ban el poder esta­ble­ci­do y defen­dían la sobe­ra­nía popu­lar. Así lo expre­sa otro can­te de aque­lla épo­ca, el Mira­brás:

A mi qué me impor­ta
Que un rey me cul­pe.
Si el pue­blo es gran­de
Y me abo­na.
Voz del pue­blo, voz del cie­lo.
Que no hay más ley,
Que son las obras.
Mira­brás3

En esta épo­ca se recha­zó, a tra­vés del fla­men­co, el abso­lu­tis­mo de Fer­nan­do VII y la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de la coro­na espa­ño­la, por la que muchos aca­ba­ban luchan­do en las gue­rras colo­nia­les a tra­vés del ser­vi­cio mili­tar. Este impe­ria­lis­mo espa­ñol pro­pi­ció así mis­mo el con­tac­to con los afro-ame­ri­ca­nos de las colo­nias, sur­gien­do can­tes mes­ti­zos que rela­cio­na­ban direc­ta­men­te la baja Anda­lu­cía con las colo­nias a tra­vés de la músi­ca. Son los lla­ma­dos Can­tes de ida y vuel­ta, sien­do ejem­plos de estos la Rum­ba, las Colom­bia­nas, el Tan­go o la Milon­ga.

La pos­tu­ra social del fla­men­co supu­so una gran evo­lu­ción. Ya no es tan­to la visión román­ti­ca de asu­mir la reali­dad como vie­ne y resig­nar­se a acep­tar­la con el lamen­to cómo úni­ca res­pues­ta, sino la voz del pue­blo en los acon­te­ci­mien­tos y el recha­zo a los moti­vos de su pre­ca­ria situa­ción.

Expre­sión del movi­mien­to obre­ro

El fla­men­co, en su evo­lu­ción, tam­bién ha ser­vi­do para expre­sar pro­ble­má­ti­cas pro­pias de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, tales como la explo­ta­ción, las con­di­cio­nes labo­ra­les, la migra­ción, el repar­to de la tie­rra o el aso­cia­cio­nis­mo pro­le­ta­rio. Esta reali­dad se ha expre­sa­do, entre otros, por los esti­los pro­pios sur­gi­dos del cam­po anda­luz: los Can­tes del Cam­po. Como ejem­plo, tene­mos los Can­tes de Tri­lla, cuyo com­pás lo mar­ca el rit­mo del tri­llo sobre la era:

Tra­ba­jo de sol a sol,
Tra­ba­jo de sol a sol,
Las ganan­cias son pal amo,
Pá mí solo es el sudor”
Tri­lle­ra4

Otro ejem­plo sig­ni­fi­ca­ti­vo de esto son los Can­tes de las minas, per­te­ne­cien­tes a la fami­lia de los Can­tes de Levan­te. Sur­gie­ron en las cuen­cas mine­ras de Lina­res, Mur­cia y Alme­ría, debi­do a la gran emi­gra­ción que se pro­du­jo hacia estas zonas des­de toda Anda­lu­cía en el S.XIX. En estos can­tes es muy típi­co que apa­rez­can con­cep­tos pro­pios del mar­xis­mo como la plus­va­lía, la acu­mu­la­ción, y la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta.

Mine­ro, ¿pá que tra­ba­jas,
Si pá tí no es el pro­duc­to?
Pá el patrón son las alha­jas,
Para tu fami­lia el luto,
Y para tí la mor­ta­ja
Fan­dan­gos Mine­ros5

En la línea de los can­tes ante­rio­res sur­gie­ron los Mar­ti­ne­tes, que son los can­tes de las fra­guas, ofi­cio muy ejer­ci­do por el pue­blo gitano.

Otro tema que se ha expre­sa­do a tra­vés del can­te fla­men­co ha sido la repre­sión sufri­da por los movi­mien­tos de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras en la lucha por sus dere­chos.

En el últi­mo ter­cio del S. XIX la influen­cia del inter­na­cio­na­lis­mo obre­ro lle­ga al ponien­te anda­luz, sobre todo a tra­vés de la zona de Jerez de la Fron­te­ra, que des­ta­ca en aquel enton­ces por su gran pro­duc­ción y expor­ta­ción de vino. El movi­mien­to obre­ro, uni­do a las duras con­di­cio­nes en que se vivía en el cam­po, las malas cose­chas, etc., hizo que comen­za­ran las huel­gas y las rei­vin­di­ca­cio­nes, con la con­si­guien­te repre­sión. El fla­men­co, como expre­sión popu­lar, sir­vió para denun­ciar estos suce­sos:

Tó lo tie­nen pre­pa­rao,
Los civi­les en los cor­ti­jos,
Por eso matan a obre­ros,
Para agra­dar a los ricos.
Can­te a la represión6
Le pre­gun­té a mi more­na,
Que por qué me des­pre­cia­ba,
Y me con­tes­tó sere­na,
Que en la aso­cia­ción entra­ra.”

Can­te al aso­cia­cio­nis­mo obre­ro7

Capi­ta­lis­mo y nacio­nal-fla­men­quis­mo

A comien­zos del S. XX, el fla­men­co había alcan­za­do una gran difu­sión, lo que impul­só la pro­fe­sio­na­li­za­ción de los y las intér­pre­tes, así como de los espec­tácu­los. Se con­vir­tió en una posi­bi­li­dad de nego­cio. Al entrar en los cir­cui­tos comer­cia­les, a tra­vés prin­ci­pal­men­te de los Cafés Can­tan­tes y pos­te­rior­men­te de la Ópe­ra Fla­men­ca, los y las artis­tas tuvie­ron que diri­gir sus can­tes hacia un públi­co más abier­to, lo que hizo que tan­to para los “Seño­ri­tos” que comen­za­ban a afi­cio­nar­se al fla­men­co, como para el gran públi­co en gene­ral, los can­tes tuvie­ran que dejar de lado sus rei­vin­di­ca­cio­nes y adap­tar sus letras a las nue­vas cir­cuns­tan­cias. Se pue­de dis­tin­guir enton­ces, entre el “fla­men­co de uso”, más liga­do a la for­ma y al fon­do tra­di­cio­nal, y el “fla­men­co de cam­bio”, liga­do al espec­tácu­lo, a lo comer­cial y acce­si­ble y asi­mi­la­ble por la cla­se dominante8. Esta nue­va reali­dad del fla­men­co se com­bi­nó con la nece­si­dad de la cla­se diri­gen­te espa­ño­la de dotar al Esta­do de una iden­ti­dad cul­tu­ral pro­pia. Este obje­ti­vo se venía per­si­guien­do ya des­de fina­les del S.XIX, cuan­do las cri­sis colo­nia­les y las revo­lu­cio­nes libe­ra­les ame­na­za­ban al espa­ño­lis­mo, y lle­gó a su máxi­mo desa­rro­llo con la lle­ga­da del fran­quis­mo.

El régi­men uti­li­zó, entre otros, ele­men­tos de la cul­tu­ra anda­lu­za para dotar al esta­do de un fol­clo­re pro­pio. El fla­men­co, pre­via adap­ta­ción y cen­su­ra, sir­vió a este fin, influ­yen­do en la can­ción espa­ño­la que pro­li­fe­ró duran­te la épo­ca. Pasa­ron años oscu­ros para el fla­men­co, que había de inter­pre­tar­se sin esen­cia. La mayo­ría de los y las artis­tas se adap­ta­ron, como pudie­ron, a las nue­vas cir­cuns­tan­cias. Otros se exi­lia­ron, y algu­nos no sobre­vi­vie­ron a la gue­rra y a la repre­sión.

El fla­men­co y la izquier­da

Para encon­trar intér­pre­tes espe­cial­men­te com­pro­me­ti­dos social­men­te hubo que espe­rar, en pri­mer lugar, a que la pro­fe­sio­na­li­za­ción del can­te die­ra intér­pre­tes cono­ci­dos, y en segun­do lugar, a la gran con­vul­sión social de los años de la II Repú­bli­ca. Cuan­do ésta se pro­cla­mó, la mayo­ría de los y las artis­tas fla­men­cos se pro­cla­ma­ron par­ti­da­rios de la mis­ma. Los can­tes dedi­ca­dos a la liber­tad, la Repú­bli­ca, a la ban­de­ra tri­co­lor, o a los Capi­ta­nes Galán y Her­nán­dez fue­ron muchos en estos años.

Entre quie­nes inter­pre­ta­ban el repu­bli­ca­nis­mo fla­men­co cabe des­ta­car, por su rele­van­cia y su com­pro­mi­so, los nom­bres de Gue­rri­ta, Corru­co de Alge­ci­ras, Anto­nio Mai­re­na (maes­tro enci­clo­pé­di­co y gran impul­sor del fla­men­co), José Cepe­ro, La Niña de los Pei­nes (con­si­de­ra­da la mayor artis­ta de su épo­ca y que defen­dió el ideal de mujer libre y repu­bli­ca­na), o el Cha­to de las Ven­tas. Éste últi­mo can­taor creó los lla­ma­dos Fan­dan­gos Repu­bli­ca­nos, un tipo de can­te de natu­ra­le­za rei­vin­di­ca­ti­va. Murió fusi­la­do en Bada­joz. Duran­te la gue­rra, hubo artis­tas que can­ta­ron a los sol­da­dos en el fren­te repu­bli­cano. Tal es el caso de Jua­ni­to Val­de­rra­ma o Anto­nio Cha­que­ta.

Los y las artis­tas que toma­ron par­te por la Repú­bli­ca corrie­ron suer­tes muy dis­pa­res. Muchos no sobre­vi­vie­ron a la gue­rra y a los pri­me­ros años de pos­gue­rra, murien­do en el fren­te o por la repre­sión, caso del Corru­co de Alge­ci­ras y del Cha­to de las Ven­tas. Otros tuvie­ron que exi­liar­se para evi­tar la per­se­cu­ción. Quie­nes per­ma­ne­cie­ron en el Esta­do espa­ñol, tuvie­ron que adap­tar­se a las nue­vas cir­cuns­tan­cias. Algu­nos, como el caso de José Cepe­ro, tuvie­ron muchas difi­cul­ta­des para sub­sis­tir como artis­tas al ser seña­la­dos como “rojos”. Todos los que se que­da­ron tuvie­ron que dejar de lado la par­te rei­vin­di­ca­ti­va del can­te fla­men­co para tra­ba­jar en los años del fran­quis­mo. El fla­men­co de ver­dad pasó a la clan­des­ti­ni­dad, y esta­ba per­se­gui­do.

Quie­re decir con pasión,
Este fan­dan­go que can­to,
Espa­ña es repu­bli­ca­na,
Y lo es de cora­zón,
¡Aba­jo la ley tira­na!

Fan­dan­go Repu­bli­cano de El Gue­rri­ta9

En los últi­mos años del fran­quis­mo y en la tran­si­ción resur­gió el fla­men­co rei­vin­di­ca­ti­vo en toda su ple­ni­tud. Son muchos los y las artis­tas del fla­men­co que can­tan a la liber­tad y la jus­ti­cia, a la demo­cra­cia, y al auto­no­mis­mo anda­luz. Así, pode­mos citar a Enri­que Moren­te, un can­taor muy com­pro­me­ti­do social­men­te duran­te toda su carre­ra. A comien­zos de los 70, sufrió la cen­su­ra por un dis­co home­na­je a Miguel Her­nán­dez, en el que no se per­mi­tió incluir el poe­ma “Anda­lu­ces de Jaén”. Moren­te fue un defen­sor del anda­lu­cis­mo, movi­mien­to al que can­tó. Gra­bó tam­bién can­cio­nes ins­pi­ra­das en la obra de Fede­ri­co Gar­cía Lor­ca (poe­ta muy uni­do al fla­men­co y al pue­blo gitano), des­ta­can­do el genial dis­co de fla­men­co-fusión Ome­ga, en el que can­ta poe­mas de la obra lor­quia­na Poe­ta en Nue­va York, de mar­ca­do carác­ter anti­ca­pi­ta­lis­ta.

Sin salir de Gra­na­da, hay que nom­brar a Curro Albay­cin, artis­ta y estu­dio­so del fla­men­co cer­cano al comu­nis­mo (inau­gu­ró con su can­te sedes del PCE). Can­tó los Tan­gos del Obre­ro. Su mili­tan­cia le cos­tó un inten­to de ase­si­na­to por un sim­pa­ti­zan­te de Fuer­za Nue­va, que le dis­pa­ró al gri­to de “Ya no reci­tas más a Lor­ca”.

Tam­bién hay que des­ta­car a Manuel Gere­na, el can­taor mas per­se­gui­do en los 70. Sufrió cien­tos de deten­cio­nes, gene­ra­ba siem­pre una gran expec­ta­ción y duran­te mucho tiem­po se prohi­bie­ron sus actua­cio­nes en todo el esta­do. Otros artis­tas de gran con­cien­cia social fue­ron Luis Marín (mili­tan­te de la Orga­ni­za­ción Revo­lu­cio­na­ria de Tra­ba­ja­do­res, ORT) y El Piki, que gra­bó un dis­co home­na­je a Blas Infan­te, gran impul­sor del anda­lu­cis­mo polí­ti­co. Ambos murie­ron atro­pe­lla­dos.

Un artis­ta muy des­ta­ca­do de esta épo­ca fue Cama­rón de la Isla. Con­si­de­ra­do por muchos el can­taor más gran­de que ha dado el fla­men­co, fue una figu­ra con­tro­ver­ti­da. Inter­pre­ta­ba de for­ma genial el fla­men­co tra­di­cio­nal, pero ade­más, ini­ció el desa­rro­llo del Nue­vo Fla­men­co con su dis­co La Leyen­da del Tiem­po, en el que se incluían por pri­me­ra vez cier­tos tipos de rit­mos, ins­tru­men­tos y for­mas de inter­pre­ta­ción. Sus dotes para el can­te tra­di­cio­nal, uni­do a la revo­lu­ción musi­cal que supu­so su nue­va for­ma de hacer fla­men­co (a la que no le fal­ta­ron crí­ti­cos), con­tri­bu­ye­ron a la difu­sión de éste y abrie­ron las puer­tas del fla­men­co a nue­vas fusio­nes y mes­ti­za­jes, fomen­tan­do su uni­ver­sa­li­dad. Con Cama­rón el men­sa­je del fla­men­co pasó de los tablaos, los fes­ti­va­les y las peñas, al mun­do ente­ro.

Por últi­mo, citar a El Cabre­ro, el can­taor pro­tes­ta más impor­tan­te en la actua­li­dad, cer­cano al anar­co­sin­di­ca­lis­mo y gran intér­pre­te de los Fan­dan­gos Repu­bli­ca­nos. La crí­ti­ca social está muy pre­sen­te en sus inter­ven­cio­nes:

No cri­ti­ques a mi copla,
Y aprén­de­la tú tam­bién,
Que corra de boca en boca,
Pá que el pue­blo sepa bien,
Quien lo enga­ña y quién lo explo­ta.

Fan­dan­go Repu­bli­cano de El Cabre­ro10

Des­de sus orí­ge­nes el fla­men­co ha ser­vi­do como medio para expre­sar la injus­ti­cia. Las con­di­cio­nes de vida han mejo­ra­do en gene­ral, pero la gran mayo­ría de las rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas del fla­men­co siguen vigen­tes, y más aho­ra que esta­mos sufrien­do el mayor retra­so en dere­chos des­de hace déca­das. El fla­men­co es cul­tu­ra viva, y por lo tan­to evo­lu­cio­na, pero cier­ta for­ma de sen­tir las cosas y expre­sar­las es intrín­se­ca a este, estan­do deter­mi­na­da por el carác­ter y la his­to­ria de sus pro­ta­go­nis­tas.

La Anda­lu­cía que can­to,
Es la fla­men­ca de veras,
Que está llo­ran­do por den­tro,
Y se rebe­la por fue­ra.

Can­te de El Piki11

Notas

1. Gri­mal­dos, Alfre­do, 2011: His­to­ria Social del fla­men­co. Edi­cio­nes Penín­su­la, Bar­ce­lo­na.
2. Ortiz Nue­vo, Jose Luis, 1985: Pen­sa­mien­to polí­ti­co en el can­te fla­men­co. Edi­to­ria­les anda­lu­zas uni­das, Sevi­lla.
3. Ibid, p. 80
4. Rs Pique­ras, Lola; Ríos J. Car­los, 2009: La iden­ti­dad anda­lu­za en el fla­men­co. Edi­to­rial Atra­pa­sue­ños.
5. Ortiz Nue­vo, Jose Luis, 1985: Pen­sa­mien­to polí­ti­co en el can­te fla­men­co. Edi­to­ria­les anda­lu­zas uni­das, Sevi­lla.
6. Ibid., p. 142
7. Ibid., p. 119
8. Rs Pique­ras, Lola; Ríos J. Car­los, 2009
9. Pini­lla, Juan: 2011: Las voces que no calla­ron. fla­men­co y Revo­lu­ción. Edi­to­rial Atra­pa­sue­ños, Sevi­lla.
10. Chain Revuel­ta, Fran­cis­co Javier, 2012: Letras de Fan­dan­gos Repu­bli­ca­nos El Cabre­ro. Dis­po­ni­ble en:http://​gran​des​mon​ta​na​s1204​.blogs​pot​.com​.es/​2​0​1​2​/​0​4​/​f​a​n​d​a​n​g​o​s​-​r​e​p​u​b​l​i​c​ano… [entra­da 8/​4/​2012]
11. Pini­lla, Juan: 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *