Depen­den­cia eco­nó­mi­ca y neo­co­lo­nia­lis­mo- Car­los X. Blan­co


Un país se vuel­ve depen­dien­te (1) por la cla­se de rela­cio­nes exte­rio­res en que éste se encuen­tra inmer­so, domi­na­do por otros y some­ti­do como colo­nia, esto es, con­du­ci­do y gober­na­do por el Esta­do domi­nan­te, la metró­po­li, y (2) por la estruc­tu­ra inter­na modi­fi­ca­da que el país depen­dien­te ha de adop­tar ante las impo­si­cio­nes colo­nia­lis­tas del exte­rior. La estruc­tu­ra inter­na pro­duc­ti­va y la estruc­tu­ra de cla­se se tras­to­can inde­fec­ti­ble­men­te. El país depen­dien­te, si bien no es for­mal­men­te una colo­nia o pro­tec­to­ra­do, sí lo es eco­nó­mi­ca­men­te y no tie­ne más reme­dio que com­por­tar­se como tal.
El Rei­no espa­ñol es, en sí mis­mo, un Esta­do débil y depen­dien­te des­de la muer­te del dic­ta­dor Fran­co, e inclu­so antes. Tras la autar­quía falli­da, y la entre­ga de su régi­men –fal­sa­men­te cor­po­ra­ti­vo- a los dic­ta­dos del capi­ta­lis­mo mun­dial, lide­ra­do por los E.E.U.U. y sus socios euro­peos, el Rei­no de Espa­ña ha hui­do hacia delan­te optan­do por una recon­ver­sión for­mal de sus ins­ti­tu­cio­nes fran­quis­tas: las Cor­tes, la exi­gen­cia Monár­qui­ca y ade­más bor­bó­ni­ca, la Cons­ti­tu­ción toma­da como «paque­te úni­co», auto­no­mías como suce­dá­neos de las «regio­nes», etc. Euro­pa pro­por­cio­nó la coar­ta­da per­fec­ta para tal hui­da. Se tra­ta­ba de con­ser­var la estruc­tu­ra inter­na des­igual en Espa­ña a cam­bio de una mayor «inte­gra­ción» del todo en el con­tex­to de la Unión Euro­pea.
Nacio­na­lis­tas espa­ño­les y nacio­na­lis­tas bur­gue­ses peri­fé­ri­cos fue­ron, de mane­ra muy ase­me­ja­da, entu­sias­tas euro­peís­tas. La nación falli­da de Espa­ña, que algu­nos qui­sie­ran remon­tar a la bata­lla de Cova­don­ga en el siglo VIII –si no antes- y que aho­ra se esti­la vin­di­car mucho más cer­ca, en 1812, podía exor­ci­zar todos sus mons­truos rein­ven­tán­do­se como «pro­vin­cia de Euro­pa». Euro­pa nos cui­da, Euro­pa nos pro­te­ge…tal lema, seme­jan­te a la can­ti­ne­la del famo­so per­so­na­je Gollum de J.R.R. Tol­kien, es el que rigió el nacio­na­lis­mo espa­ñol euro­peís­ta des­de la lla­ma­da tran­si­ción. Reci­ba­mos esplén­di­das sub­ven­cio­nes para par­tir y repar­tir a gus­to de las éli­tes madri­le­ñas y pro­vin­cia­les, a cam­bio de reorien­tar­nos pro­duc­ti­va­men­te hacia el turis­mo, las naran­jas, el oli­vo, el vino y la cons­truc­ción. La «bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria» des­ve­ló con total dra­ma­tis­mo las fala­cias «libe­ra­les». Como acon­te­ció en Amé­ri­ca Lati­na y en tan­tos otros sitios, los libe­ra­les fue­ron siem­pre agen­tes de colo­ni­za­ción eco­nó­mi­ca. La mono­ex­por­ta­ción, la reorien­ta­ción de la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va hacia aque­llos sec­to­res de ganan­cia rápi­da, y alta­men­te con­cen­tra­da y cen­tra­li­za­da: ese el men­sa­je últi­mo del neo­li­be­ra­lis­mo que deser­ti­zó indus­trial­men­te a amplias comar­cas espa­ño­las. Esta divi­sión inter­na­cio­nal de la pro­duc­ción es muy favo­re­ci­da por los Esta­dos socios de Euro­pa del Nor­te, Ale­ma­nia, v.gr., que siem­pre desean sali­da a sus manu­fac­tu­ras de alto valor aña­di­do y bus­ca peri­fe­rias colo­nia­les –sur de Euro­pa- para el ocio y con­de­na­das la pro­duc­ción de bajo valor (que requie­ren baja inver­sión tec­no­ló­gi­ca por cada hora de tra­ba­jo, como la cons­truc­ción, el turis­mo o la agri­cul­tu­ra de esti­lo afro­me­di­te­rrá­neo).
El Rei­no espa­ñol lle­va déca­das «desa­rro­llán­do­se» jus­ta­men­te como esa peri­fe­ria depen­dien­te del Nor­te, de la metró­po­li euro­pea. Este esta­do post­fran­quis­ta ha sido una de las pri­me­ras víc­ti­mas de la pro­pia deca­den­cia de Euro­pa, inefi­caz como unión polí­ti­co-eco­nó­mi­ca, y per­de­do­ra ante el empu­je de nue­vas gran­des poten­cias (Chi­na, Bra­sil, India, Rusia…). En la nue­va fase de impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta, se vis­lum­bra en el hori­zon­te una pug­na entre gran­des espa­cios nacio­na­les, ver­da­de­ros impe­rios, bas­tan­te com­pac­tos en cuan­to a orga­ni­za­ción polí­ti­ca y pro­duc­ti­va. Euro­pa –defi­cien­te­men­te con­so­li­da­da como fede­ra­ción de pue­blos- lle­va las de per­der. Las con­tra­dic­cio­nes inter­nas en lo que debe­ría haber sido un gran «impe­rio» capi­ta­lis­ta le lle­van a inten­si­fi­car la explo­ta­ción inter­na, esto es, el colo­nia­lis­mo inte­rior dada su inope­ran­cia rela­ti­va en el medio exte­rior. La vie­ja máxi­ma de que al no poder medir­se con un enemi­go externo hay que bus­car­loen el medio interno, se per­ci­be per­fec­ta­men­te aquí en la divi­sión pla­ni­fi­ca­da del tra­ba­jo y de la orga­ni­za­ción de la pro­duc­ción. El Nor­te de Euro­pa, terri­to­rio tec­no­ló­gi­co, con alta for­ma­ción de su pobla­ción y buen sen­ti­do de la efi­cien­cia apre­ta­rá todas las tuer­cas de sus «socios» (neo­co­lo­nias) del sur, por su supues­ta inefi­cien­cia, fal­ta de serie­dad, corrup­ción… y ¡depen­den­cia! Lo iró­ni­co del capi­ta­lis­mo es que el explo­ta­dor pue­de y debe aca­char al explo­ta­do su con­di­ción de mere­ce­dor de tal tra­to. Es impo­si­ble la explo­ta­ción del indi­vi­duo y la divi­sión inter­na­cio­nal de la pro­duc­ción (lo que inclu­ye una colo­ni­za­ción o explo­ta­ción de pue­blos ente­ros a car­go de otros) sin toda la gra­sa ideo­ló­gi­ca nece­sa­ria para que tal maqui­na­ria fun­cio­ne.
Cier­ta­men­te, Ale­ma­nia y su «nor­te» se las pro­me­tía muy feli­ces con esta divi­sión con­ti­nen­tal de la pro­duc­ción. Los mer­ca­dos del sur eran exce­len­tes super­fi­cies para el ate­rri­za­je de capi­ta­les exce­den­ta­rios. Todas las sub­ven­cio­nes ofi­cia­les de la Unión Euro­pea más los ingre­sos de capi­ta­les finan­cie­ros sobran­tes aumen­ta­ron con­si­de­ra­ble­men­te el volu­men y la peli­gro­si­dad de la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria, así como el espe­jis­mo de que el Sur era idén­ti­co al Nor­te. No lo es, no lo fue, posi­ble­men­te nun­ca lo será. El alto gra­do de desa­rro­llo de la Euro­pa nor­te­ña y cen­tral tuvo como pre­mi­sas his­tó­ri­cas el haber toma­do rele­vo, des­de el Rena­ci­mien­to, del pri­mi­ge­nio capi­ta­lis­mo comer­cial e impe­ria­lis­ta de las ciu­da­des ita­lia­nas, de la coro­na por­tu­gue­sa y de la espa­ño­la. La deca­den­cia «lati­na» es el pago de haber ini­cia­do el capi­ta­lis­mo en el sis­te­ma mun­dial. El aban­dono de sus estruc­tu­ras socia­les a muy vie­jas prác­ti­cas pro­pias de la «pseu­do­mor­fo­sis» medi­te­rrá­nea (men­ta­li­dad expo­lia­do­ra de la natu­ra­le­za, pre­do­mi­nio de la polis sobre el eth­nos, agri­cul­tu­ra pura­men­te comer­cial y cua­si­es­cla­vis­ta, miso­neís­mo u odio a las nove­da­des) es con­se­cuen­cia de esta deca­den­cia del capi­ta­lis­mo medi­te­rrá­neo. Repe­ti­mos: deca­den­cia y no défi­cit.
La divi­sión entre dos Euro­pas, nor­te y sur, vie­ne a repro­du­cir­se casi de mane­ra frac­tal en la penín­su­la Ibé­ri­ca, aun­que aquí la demar­ca­ción geo­grá­fi­ca no se corres­pon­de estric­ta­men­te con el gra­do de desa­rro­llo regio­nal en la penín­su­la. Creo que la pro­gre­si­va deca­den­cia demo­grá­fi­ca y cul­tu­ral del Noroes­te penin­su­lar se rela­cio­na de mane­ra direc­ta con la pro­mo­ción del arco levan­tino, que des­de Alme­ría has­ta los Piri­neos cata­la­nes, fue lla­ma­do a ser el ten­tácu­lo de la depen­den­cia del Esta­do espa­ñol con res­pec­to a Euro­pa. Los turis­tas, las borra­che­ras, el chi­rin­gui­to de sol y pla­ya, el «pes­cai­to fri­to» jun­to con un nacio­na­lis­mo de sar­da­na y buti­fa­rra lin­güís­ti­ca, vino a sus­ti­tuir al ver­da­de­ro ser de los pue­blos, sumi­dos en regí­me­nes loca­les y regio­na­les alta­men­te corrup­tos. La cos­ta medi­te­rrá­nea es como un arco de com­pás cuya agu­ja se cla­va en un cen­tro inte­rior, Madrid, que no sub­sis­ti­ría sin las plus­va­lías gene­ra­das prin­ci­pal­men­te en esa cos­ta. El res­to del terri­to­rio –en bue­na par­te- es vis­to por la éli­te domi­nan­te madri­le­ña, des­de el tar­do­fra­quis­mo, como una mera peri­fe­ria depen­dien­te, como un relleno de lo que fue otro­ra un gran Impe­rio, engen­dro fra­ca­sa­do del que no dejan de sen­tir nos­tal­gia
Es evi­den­te que los terri­to­rios del Noroes­te ibé­ri­co, Gali­cia, León, Zamo­ra, Les Astu­ries, están con­tro­la­dos por una bur­gue­sía lum­pen (en tér­mi­nos de André Gun­der Frank). En el caso astu­riano, que por ser mi país es el que mejor conoz­co, la estruc­tu­ra de cla­ses y de pro­duc­ción es la estruc­tu­ra pro­pia de una depen­den­cia, de un colo­nia­lis­mo inte­rior, de una gene­ra­ción de sub­de­sa­rro­llo. La mayor par­te de la bur­gue­sía domi­nan­te en Astu­ries, con­cen­tra­da en el trián­gu­lo más pobla­do de Xixón, Uviéu y Avi­lés, se pude cla­si­fi­car cla­ra­men­te como lum­pen­bur­gue­sía, de mane­ra aná­lo­ga a como en Lati­noa­mé­ri­ca las repú­bli­cas «bana­ne­ras» deja­ron de ser nacio­nes con una eco­no­mía debi­da­men­te diver­si­fi­ca­da y pasa­ron a ser meras colo­nias eco­nó­mi­cas don­de una peque­ñí­si­ma par­te de la pobla­ción se enri­que­cía en su fun­ción expor­ta­do­ra a la par que sen­ten­cia­ban al país a no diver­si­fi­car la pro­duc­ción y a vetar todas las vías para una auto­su­fi­cien­cia pro­duc­ti­va. En Astu­ries se ha con­so­li­da­do un Régi­men que ali­men­tó a una bur­gue­sía depen­dien­te sur­gi­da de las empre­sas rui­no­sas que rodea­ban a la inver­sión públi­ca del INI. A dife­ren­cia del País Vas­co, región prço­xi­ma a noso­tros en cues­tio­nes geo­grá­fi­cas e indus­tria­les, esta bur­gue­sía no era pro­duc­ti­va, no era auto­su­fi­cien­te, vivía de los esti­pen­dios públi­cos y de las macro­in­ver­sio­nes del Esta­do. Los bie­nes ela­bo­ra­dos en la indus­tria astu­ria­na reque­rían altí­si­mos nive­les de capi­tal cons­tan­te y de capi­tal fijo, inver­sio­nes que sola­men­te el Esta­do podía efec­tuar, pero a su vez eran pro­duc­tos que no tenían como des­tino un con­su­mo interno, una crea­ción de mer­ca­dos pro­pios en los que la alta deman­da de esas mer­can­cías esti­mu­la­se la crea­ción de empre­sas pro­duc­ti­vas pro­pias. Es por eso por lo que Astu­ries fue, en un tiem­po, el labo­ra­to­rio de prue­bas para las gran­des super­fi­cies comer­cia­les y la avan­za­di­lla en polí­ti­cas crea­do­ras de sub­de­sa­rro­llo y depen­den­cia. Hoy, que la vaca esta­tal y sus gran­des ubres no ali­men­tan tal lum­pen­bur­gue­sía, con­ta­mos sin embar­go con una cas­ta o frac­ción del fun­cio­na­ria­do, la patro­nal, el sin­di­ca­lis­mo y la uni­ver­si­dad, que hace las veces de una lum­pen­bur­gue­sía en toda colo­nia típi­ca
Se tra­ta, sen­ci­lla­men­te, de engan­char­se a las ubres de los fon­dos eco­nó­mi­cos ofi­cia­les para man­te­ner su sta­tus quo e inclu­so repro­du­cir más y más el esce­na­rio del sub­de­sa­rro­llo. El «farao­nis­mo» del lamen­ta­ble y sinies­tro Are­ces ten­drá su con­ti­nua­ción. Vere­mos nue­vos «Muse­lo­nes», nue­vos «Nie­me­yers», nue­vos des­pil­fa­rros museís­ti­cos, esto es, ges­tión de dine­ros que nun­ca ten­drán una fun­ción esti­mu­lan­te de la vida pro­duc­ti­va. En Astu­ries no se rom­pe­rá la espi­ral de depen­den­cia mien­tras no se des­alo­je la cas­ta para­si­ta­ria que ges­tio­na tales recur­sos que, digá­mos­lo de una vez, «no nos ayu­da» sino por el con­tra­rio, muti­la nues­tras pro­pias posi­bi­li­da­des de auto­su­fi­cien­cia. Los que, teó­ri­ca­men­te, esta­rían lla­ma­dos a ope­rar ese des­alo­jo y denun­cia del sis­te­ma corrup­to y clien­te­lar, bue­na par­te de la izquier­da, nun­ca lo harán en la medi­da en que están engan­cha­dos a las ubres de los Fon­dos. El com­por­ta­mien­to ver­gon­zo­so de esa izquier­da (inclu­yen­do una par­te de la mino­ri­ta­ria «izquier­da sobe­ra­nis­ta») duran­te el bre­ve man­da­to de Cas­cos, defen­dien­do los tin­gla­dos socia­lis­tas a capa y espa­da (Nie­me­yer, p.e.) o callan­do y cola­bo­ran­do con las sisas que El Muse­lón o del des­man­te­la­mien­to del sec­tor naval, no augu­ra nada bueno. Segui­re­mos sien­do colo­nia por muchos años.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *