Revo­lu­ción: mito o reali­dad (nece­sa­ria)- Borro­ka Garaia

El obje­ti­vo de un revo­lu­cio­na­rio es hacer la revo­lu­ción. ¿Obvio, ver­dad?. La orga­ni­za­ción que dio ini­cio a la arti­cu­la­ción del movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal lo dice en la pri­me­ra fra­se de todas sus comu­ni­ca­cio­nes. Orga­ni­za­ción vas­ca socia­lis­ta revo­lu­cio­na­ria para la libe­ra­ción nacio­nal.
Pero… ¿Qué es la revo­lu­ción?. En su sen­ti­do amplio es un cam­bio o trans­for­ma­ción radi­cal y pro­fun­da res­pec­to al pasa­do inme­dia­to. ¿Qué sig­ni­fi­ca todo esto?. El pasa­do inme­dia­to a la revo­lu­ción sería el pre­sen­te, este mis­mo “ins­tan­te” enten­di­do como un pro­ce­so que tam­bién está en movi­mien­to. Lo ana­li­za­ble para un revo­lu­cio­na­rio por tan­to es si está en el camino a la revo­lu­ción crean­do las con­di­cio­nes nece­sa­rias para crear una rup­tu­ra radi­cal o no lo está.
Una de las dife­ren­cias con el refor­mis­mo resi­de en que el refor­mis­ta tie­ne como techo estra­té­gi­co y tác­ti­co el pro­ce­so del pre­sen­te para modi­fi­car­lo gra­dual o prag­má­ti­ca­men­te entran­do en una visión de embu­do que le impi­de mirar más allá. Los cam­bios en el pro­ce­so del pre­sen­te para el refor­mis­ta no esta­rían den­tro de un reco­rri­do que haga gene­rar las con­di­cio­nes de esa rup­tu­ra radi­cal sino que sería como subir peque­ños esca­lo­nes inde­fi­ni­da­men­te cre­yen­do que de esta mane­ra en algún momen­to dado se lle­ga­rá a algún tipo de meta y con­tra­di­cien­do por tan­to a toda la his­to­ria de la cla­se obre­ra y de los pue­blos.
¿Cuá­les son las carac­te­rís­ti­cas del pre­sen­te?. Los ejes esen­cia­les que nos intere­san del pre­sen­te serían dos; La opre­sión nacio­nal y la opre­sión social de Eus­kal Herria con su anta­go­nis­mo defi­ni­do como inde­pen­den­cia y socia­lis­mo. La lucha de cla­ses en Eus­kal Herria toma la for­ma de libe­ra­ción nacio­nal. ¿Sig­ni­fi­ca eso que la opre­sión social es secun­da­ria?. No, sig­ni­fi­ca que un pue­blo some­ti­do nacio­nal­men­te tie­ne que librar­se de la opre­sión nacio­nal como paso impres­cin­di­ble para la revo­lu­ción socia­lis­ta. No ha exis­ti­do nin­gún pro­ce­so com­bi­na­do de libe­ra­ción nacio­nal y social ins­tan­tá­nea en nin­gu­na par­te del mun­do y nada indi­ca que en Eus­kal Herria vaya a ser dife­ren­te. ¿Por qué?. Por­que las nece­si­da­des estra­té­gi­cas y tác­ti­cas bási­cas de la libe­ra­ción nacio­nal siem­pre difie­ren en algo com­pa­ra­do con las nece­si­da­des estra­té­gi­cas y tác­ti­cas de la revo­lu­ción socia­lis­ta. Inclu­so los suje­tos revo­lu­cio­na­rios no con­cuer­dan del todo.
Se entien­de por revo­lu­ción socia­lis­ta a una revo­lu­ción de cla­se, en la que la cla­se tra­ba­ja­do­ra ocu­pa una posi­ción domi­nan­te y subor­di­na a la cla­se capi­ta­lis­ta median­te la toma del poder y trans­for­ma­ción del sis­te­ma. Es decir, ins­tau­ran­do el esta­do socia­lis­ta. ¿Tene­mos que dejar a un lado la lucha de cla­ses has­ta supe­rar la opre­sión nacio­nal?. De nin­gún modo, ya que pre­ci­sa­men­te la lucha de cla­ses ace­le­ra tam­bién las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma en Eus­kal Herria hacién­do­nos avan­zar hacia la libe­ra­ción nacio­nal y for­ta­le­cien­do un blo­que popu­lar.
En Eus­kal Herria la cla­se domi­nan­te y mino­ri­ta­ria es la capi­ta­lis­ta, a su vez dos esta­dos capi­ta­lis­tas son los que ejer­cen la opre­sión nacio­nal, el espa­ñol y el fran­cés. Solo median­te una rup­tu­ra radi­cal se pue­de dejar atrás la opre­sión nacio­nal debi­do al carác­ter y esen­cia de los esta­dos que nos some­ten, en nin­gún caso demo­crá­ti­cos, inva­li­dan­do cual­quier vía demo­crá­ti­ca posi­ble hacia la libe­ra­ción nacio­nal. Esto es el ABC del con­flic­to que los esta­dos man­tie­nen con Eus­kal Herria y negar­lo pue­de tener unas con­se­cuen­cias desas­tro­sas ya que pue­de hacer creer que los esta­dos por con­ven­ci­mien­to pro­pio nego­cia­rán o un día se cua­dra­rán los astros en el cie­lo y acep­ta­rán la volun­tad de la socie­dad vas­ca con ale­gría. Otro tan­to se pue­de decir de la cla­se capi­ta­lis­ta en rela­ción a dejar sus pri­vi­le­gios de lado y ceder a la cla­se tra­ba­ja­do­ra lo que con san­gre y domi­na­ción his­tó­ri­ca han roba­do.
Tenien­do en cuen­ta que el obje­ti­vo estra­té­gi­co que nos intere­sa es el esta­do socia­lis­ta vas­co inde­pen­dien­te, que no exis­ten vías demo­crá­ti­cas de supera­ción de la opre­sión nacio­nal, que la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo son el anta­go­nis­mo de la opre­sión nacio­nal y social, que solo median­te la rup­tu­ra se que­bra­rá la opre­sión nacio­nal y que solo median­te la subor­di­na­ción de la cla­se capi­ta­lis­ta se alcan­za­rá el socia­lis­mo.. eche­mos cuen­tas si la revo­lu­ción es mito o reali­dad nece­sa­ria.
Cómo hacer­la es el siguien­te paso de reco­no­cer su nece­si­dad. No empe­za­mos de cero por­que en ese pro­ce­so en movi­mien­to “del pre­sen­te”, el MLNV, entre otros, ha ido metien­do sus cuñas his­tó­ri­cas. Para ana­li­zar está cómo se van a seguir metien­do has­ta que cas­que todo y como con­ven­cer a los que no creen en la uti­li­dad de ello. La supera­ción de la opre­sión nacio­nal y social será un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, en sal­tos si que­re­mos, pero que pese a quien le pese requie­re y reque­ri­rá bas­tan­te más que bue­na volun­tad, “acuer­dos” o no saber exac­ta­men­te por­que lle­gan nego­cia­cio­nes y por­que se decan­tan hacia un lado o a otro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *