Infou­to­pía: poner en cubano el perio­dis­mo digi­tal en Cuba

Los orga­ni­za­do­res de esta III Jor­na­da de Cul­tu­ra Cuba­na en medios digi­ta­les, me hacen un gran rega­lo al invi­tar­me a este encuen­tro y obli­gar­me así a sis­te­ma­ti­zar algu­nas ideas acer­ca de la hora actual del perio­dis­mo digi­tal en Cuba.
Nece­si­to comen­zar recor­dan­do el pano­ra­ma de hace más de quin­ce años, cuan­do se estre­na­ron en ser­vi­do­res ubi­ca­dos en Cana­dá las pri­me­ras pági­nas cons­trui­das en html, muy arte­sa­nal­men­te, ani­dan­do tablas y escri­bien­do uno a uno víncu­los ‹href›.
Ini­cia­ba Cuba sus anda­res en Inter­net y nues­tros pro­fe­sio­na­les del perio­dis­mo a cono­cer muy de a poqui­to las apli­ca­cio­nes más impor­tan­tes de la red de redes: el e‑mail, el chat, el ftp y la web.
Apa­re­cían en las redac­cio­nes, sobre todo en los medios de pren­sa nacio­na­les, las pri­me­ras compu­tado­ras con inter­fa­ces grá­fi­cas y edi­to­res WYSWYG; las máqui­nas de escri­bir iban que­dan­do en los rin­co­nes menos con­cu­rri­dos del salón.
Gran­des des­cu­bri­mien­tos mar­ca­ron a per­so­nas que vivie­ron de mane­ra casi épi­ca aque­llos años de inno­va­ción y reno­va­ción. Hoy pode­mos pen­sar en ellos como fun­da­do­res de unas for­mas pro­fe­sio­na­les a las que, al pare­cer, des­gra­cia­da­men­te, no hemos que­ri­do cele­brar­le cumpleaños.

screen-granma-cu-1ro-abril-1996Gran­ma Inter­na­cio­nal el día que estre­nó su pre­sen­cia en la web: 1º de abril de 1996. 

Cuan­do los ejem­plos pio­ne­ros[1] demos­tra­ron a los deci­so­res las poten­cia­li­da­des que ten­dría una pren­sa “hecha en Cuba” dis­po­ni­ble en for­ma­tos alta­men­te repro­du­ci­bles para el mun­do ente­ro a tra­vés de la web, capaz de rom­per el blo­queo infor­ma­ti­vo tra­di­cio­nal con­tra los dis­cur­sos ofi­cia­les des­de la Isla, se con­vir­tió prác­ti­ca­men­te en una “tarea de cho­que” que todos y cada uno de los medios de pren­sa nacio­na­les y pro­vin­cia­les estre­na­ran sus sitios web.
Gra­dual­men­te, la mayor par­te de las veces de mane­ra impro­vi­sa­da, moti­va­dos más por una exi­gen­cia exter­na que por una nece­si­dad autó­ge­na, se fue­ron suman­do uno a uno estos medios, repe­ti­dos aho­ra en sus ver­sio­nes digitales.
Muchas de estas webs comen­za­ron como “sub­si­dia­rias”, en tér­mi­nos de alo­ja­mien­to y domi­nio al menos, del gran por­tal que fue Cuba­web, y que para enton­ces (1997) se pre­sen­ta­ba a sí mis­mo como “The Nacio­nal Web Site of the Repu­blic of Cuba”, algo así como la emba­ja­da de Cuba en Internet.

Cubaweb, “The Nacional Web Site of the Republic of Cuba”.Cuba­web, “The Nacio­nal Web Site of the Repu­blic of Cuba”. 

Mul­ti­pli­car y promocionar
La fle­cha lan­za­da lle­va­ba en su pun­ta la voca­ción fun­da­men­tal de “mul­ti­pli­car” el men­sa­je de Cuba en Inter­net[2]; de “lle­var” hacia los “lec­to­res” fue­ra de Cuba infor­ma­cio­nes y enfo­ques que no apa­re­ce­rían nun­ca en las por­ta­das de los medios inter­na­cio­na­les de mayor lec­to­ría o audien­cia mundial.
Tal pro­pó­si­to res­pon­día tam­bién a una com­pren­sión táci­ta ini­cial de Inter­net como un mero canal de comu­ni­ca­ción, como un espa­cio geo­grá­fi­co colo­ni­za­ble, cuyos “terri­to­rios” debían ser con­quis­ta­dos para des­de allí eri­gir los baluar­tes de “nues­tra ver­dad”. Se repro­du­cía, aca­so sin saber­lo, la tác­ti­ca push (de empu­jar) domi­nan­te en los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción, y enrai­za­da en las fór­mu­las pro­pa­gan­dís­ti­cas y publi­ci­ta­rias de la comu­ni­ca­ción tradicional.
Se asu­mía que mien­tras más “for­ta­le­zas defen­si­vas” (sitios web) exis­tie­ra, tan­to mayor sería la capa­ci­dad de influen­cia sobre per­so­nas a las que se supo­nía en masa, a prio­ri, y muchas veces de for­ma incons­cien­te, des­afec­tos, crí­ti­cos, hos­ti­les o enemi­gos de las posi­cio­nes polí­ti­cas de la Revo­lu­ción cuba­na y del accio­nar del gobierno de la Isla[3].

Juventud Rebelde, 19 de abril de 1999.Juven­tud Rebel­de, 19 de abril de 1999. 

Este retra­to, de pin­ce­la­das grue­sas, se com­ple­ta mejor si recor­da­mos la cir­cuns­tan­cia –toda­vía pre­sen­te, aun­que lige­ra­men­te modi­fi­ca­da– del bají­si­mo nivel de pene­tra­ción de Inter­net en Cuba (hoy toda­vía de solo 15 por cien­to[4]).
Recor­de­mos que el país se conec­tó a la red de redes solo has­ta el año 1996, a cau­sa del impe­di­men­to norteamericano.
Duran­te los pró­xi­mos años muchos de los medios de pren­sa onli­ne actua­li­za­rían sus pági­nas “a cie­gas”, sin ver lo que otros veían, sin poder reco­rrer sus pro­pios “terri­to­rios” vir­tua­les. Los pocos que sí podían hacer­lo, se ser­vían enton­ces, y algu­nos toda­vía, de unas cone­xio­nes pro­ver­bial­men­te lentas.
Cuba aún hoy pade­ce una conec­ti­vi­dad muy pre­ca­ria, una de las más bajas del mun­do. Algu­nos auto­res afir­man que el ancho de ban­da de todo el país (apro­xi­ma­da­men­te 210 megaby­tes de subi­da y 390 de baja­da) pue­de ser com­pa­ra­do con el de un hotel cin­co estre­llas en una capi­tal euro­pea[5].
Quie­nes empe­za­ron a media­dos de los ´90s la edi­ción de pren­sa digi­tal en Cuba –no se pue­de olvi­dar, por­que es una de nues­tras “mar­cas” qui­zás inde­le­bles– lo hicie­ron antes de haber­se podi­do con­ver­tir en “nave­gan­tes” habi­tua­les o exper­tos; mucho antes de poder inmis­cuir­se en unas diná­mi­cas de rela­ción que, como ya sabe­mos, supo­nen toda una cul­tu­ra emer­gen­te y defi­nen el talan­te de la socia­li­dad contemporánea.

Invasor, Ciego de Ávila, 29 de septiembre de 2000.Inva­sor, Cie­go de Ávi­la, 29 de sep­tiem­bre de 2000. 

Cla­ro que aque­lla Inter­net no era la de hoy. Los pio­ne­ros de nues­tra pren­sa digi­tal tra­ba­ja­ban “solo” para unas 300 millo­nes de per­so­nas, usua­rios pri­mi­ti­vos de la web en su épo­ca 1.0 y la mayo­ría eran angloparlantes.
El con­jun­to de estas cir­cuns­tan­cias suma­do a otros fac­to­res que se que­dan sin men­cio­nar, defi­nie­ron el naci­mien­to de una pren­sa digi­tal mar­ca­da por un carác­ter fun­da­men­tal­men­te pro­mo­cio­nal y en bue­na medi­da ata­da al pro­pó­si­to de “lle­gar” al “otro” fue­ra de nues­tras fron­te­ras geo­grá­fi­cas y tam­bién cul­tu­ra­les e ideológicas.
Este ori­gen deter­mi­nó que muchas de estas webs nacie­ran como tri­bu­na de los tri­bu­nos, y estu­vie­ran incli­na­das a apla­nar o extir­par las con­tra­dic­cio­nes pro­pias de la ter­ca reali­dad. Como en el res­to de nues­tra pren­sa, en la digi­tal con más “moti­vos”, el acon­te­cer nacio­nal toda­vía sue­le ser apa­ci­ble y el inter­na­cio­nal dantesco.
Reite­ra­da­men­te, des­de aque­llas auro­ras, se orien­tó ser bilin­güe –al menos – , y se vol­vió una preo­cu­pa­ción cons­tan­te erra­di­car de los rela­tos toda com­ple­ji­dad o espe­ci­fi­ci­dad idio­má­ti­ca aspi­ran­do a una suer­te de códi­go uni­ver­sa­lis­ta bueno-para-todos y cer­cano a nadie.
El pro­pó­si­to difu­sio­nis­ta, de tras­mi­sión mul­ti­pli­ca­da de la “ver­dad de Cuba”, suma­do a las más que duras cir­cuns­tan­cias de tra­ba­jo en las que hubo que comen­zar estos pro­yec­tos, la mayo­ría inma­du­ros, defi­nie­ron como una prác­ti­ca muy habi­tual el sim­ple “vol­ca­do” hacia la web de los con­te­ni­dos que se pro­du­cían para los medios tra­di­cio­na­les, a los que le habían naci­do estos hijos per­tur­ba­do­res de las ruti­nas de pro­duc­ción acostumbradas.

Ahora, Holguín, 31 de marzo de 2000Aho­ra, Hol­guín, 31 de mar­zo de 2000 

La pren­sa cuba­na en Inter­net, más allá de su ori­gen geo­grá­fi­co o sec­to­rial, nace­ría como depo­si­ta­ria de una agen­da temá­ti­ca, unos enfo­ques y unos lemas de cam­pa­ña pro­pios de la pren­sa gene­ra­lis­ta nacio­nal: una suer­te de sis­te­ma de pren­sa digest, don­de aún pre­do­mi­na la repro­duc­ción, el copy/​paste des­de las fuen­tes matri­ces del perio­dis­mo ofi­cial y ofi­cia­lis­ta, en sus diver­sas escalas.
AIN, PL y Cuba­de­ba­te (últi­ma­men­te), en un pri­mer nivel sue­len ser los prin­ci­pa­les sumi­nis­tra­do­res, pero tam­bién ocu­rre que medios pro­vin­cia­les repro­du­cen con­te­ni­dos de otros nacio­na­les. Y a su vez, los pro­vin­cia­les abas­te­cen a los muni­ci­pa­les que hoy exis­ten en un núme­ro con­si­de­ra­ble. Se dan muchos casos en los que los mis­mos mate­ria­les rela­ti­vos al acon­te­cer local son repu­bli­ca­dos por varios medios digi­ta­les de un mis­mo terri­to­rio. Algu­nos se com­par­ten, pro­mis­cua­men­te, inclu­so a sus blo­gue­ros. Toda una tra­ma de répli­cas que ter­mi­na hacien­do muy mono­lí­ti­co y a veces un tan­to inú­til el flu­jo de la infor­ma­ción perio­dís­ti­ca des­de Cuba en Internet.
Cons­ta­ta­cio­nes
La tesis de doc­to­ra­do de la perio­dis­ta Edda Diz Gar­cés, quien ha ocu­pa­do varios car­gos de direc­ción en la pren­sa digi­tal cuba­na, diag­nos­ti­có en 2011 algu­nas de estas carac­te­rís­ti­cas antes enun­cia­das. Su estu­dio “Reubi­car el futu­ro. Las media­cio­nes entre la cul­tu­ra pro­fe­sio­nal y las lógi­cas de pro­duc­ción perio­dís­ti­ca para la web” lle­ga­ba entre otras, a la siguien­te conclusión:
“Solo hay atis­bos de una inci­pien­te cul­tu­ra del perio­dis­mo hiper­me­dia, como un ele­men­to emer­gen­te que tie­ne que enfren­tar la resis­ten­cia al cam­bio en una suer­te de «diá­lo­go» interno con la cul­tu­ra pro­fe­sio­nal domi­nan­te y con las cul­tu­ras orga­ni­za­cio­na­les esta­ble­ci­das en el medio, abo­ca­das a una recon­fi­gu­ra­ción ante el empla­za­mien­to de las tec­no­lo­gías y prác­ti­cas que nece­si­tan ritos y apren­di­za­jes nuevos.”
Todo esto, a par­tir de diag­nos­ti­car algu­nas taras en la prác­ti­ca dia­ria del perio­dis­mo online:

  • El cam­bio de las lógi­cas de pro­duc­ción y de las cul­tu­ras pro­fe­sio­na­les es un “pro­ce­so que trans­cu­rre con bas­tan­te lentitud”.
  • “Las lógi­cas de pro­duc­ción para la web (…) son las del perio­dis­mo tradicional”.
  • Al “man­te­ner­se redac­cio­nes cuya prio­ri­dad es pro­du­cir para el medio tra­di­cio­nal (…), los perio­dis­tas son socia­li­za­dos en ese modo de hacer periodismo”.
  • “Los con­te­ni­dos care­cen de los recur­sos expre­si­vos hipermediales”.
  • “No hay actua­li­za­ción con­ti­nua (…) y en oca­sio­nes des­ac­tua­li­za­ción o retar­do informativo”.
  • Fal­tan recur­sos tec­no­ló­gi­cos, “pero los exis­ten­tes no se explo­tan debidamente”.
  • A los perio­dis­tas “les fal­ta pre­pa­ra­ción y com­pe­ten­cias profesionales”.
  • “No están defi­ni­dos cla­ra­men­te la estra­te­gia edi­to­rial y el públi­co meta de las web”.

En el año 2005, un gru­po de per­so­nas que duran­te años hemos segui­do de muy diver­sas for­mas el desa­rro­llo del perio­dis­mo digi­tal en Cuba deba­ti­mos duran­te unas sema­nas en una lis­ta de dis­cu­sión crea­da por el CIP (hoy CIPRE) a la sazón del ¿extin­to? Pro­yec­to de Infor­ma­ti­za­ción de la Prensa.
Pro­ba­ble­men­te el deba­te más flui­do lo gene­ró enton­ces un apor­te de Arman­do San­ta­na quien había sido un impor­tan­te inno­va­dor en la edi­ción del perió­di­co Inva­sor de Cie­go de Ávi­la, en su moce­dad virtual.
Con la mitad del tra­yec­to reco­rri­do en la his­to­ria de nues­tra pren­sa en Inter­net, hace 7 años, San­ta­na ela­bo­ró un decá­lo­go que fue ana­li­za­do por los “lis­te­ros” de [informatiza_​prensacu] de arri­ba a aba­jo, y que titu­ló los “10 pro­ble­mas más comu­nes en la pren­sa digi­tal cuba­na”. A saber:

  1. Demo­ras en la actua­li­za­ción de los con­te­ni­dos del día
  2. Defi­cien­te titulación
  3. Con­te­ni­dos intrascendentes
  4. Copiar tra­ba­jos de los perió­di­cos, los noti­cie­ros de la radio o la tele­vi­sión sin tener en cuen­ta el len­gua­je de Internet.
  5. Baja pro­duc­ción de con­te­ni­dos pro­pios, prin­ci­pal­men­te en los medios provinciales.
  6. Foto­gra­fía de baja calidad.
  7. Poco uso de los hiper­tex­tos y temas relacionados.
  8. Erro­res en los meta­da­tos de las pági­nas prin­ci­pa­les y las inte­rio­res que impi­den a los bus­ca­do­res levan­tar los sitios.
  9. Poca o nula ges­tión de posi­cio­na­mien­to por par­te de las redac­cio­nes digitales.
  10. Pro­ble­mas de dise­ño, usa­bi­li­dad y arqui­tec­tu­ra de infor­ma­ción para la web.

Ade­más de la dra­má­ti­ca actua­li­dad de algu­nos de estos pun­tos, sor­pren­de cons­ta­tar que des­de enton­ces ya se sabía de la A a la Z todo lo nece­sa­rio para remo­ver los cimien­tos de una prác­ti­ca perio­dís­ti­ca que a pesar de haber teni­do como tota­li­dad, una evo­lu­ción posi­ti­va, y de con­tar con algu­nos ejem­plos muy des­ta­ca­bles, sigue sien­do fun­da­men­tal­men­te mediocre.
En aquel deba­te Livia Reyes, espe­cia­lis­ta en infor­ma­ción y direc­to­ra del CIPRE lla­ma­ba a “repen­sar el papel del perio­dis­mo como pro­fe­sión, de su res­pon­sa­bi­li­dad social, de pasar de sim­ples infor­ma­do­res para audien­cias amor­fas a pro­vee­do­res de conocimiento.”
Por mi par­te escri­bí: ”los mejo­res redac­to­res y edi­to­res, des­gra­cia­da­men­te, no están sufi­cien­te­men­te impli­ca­dos con los medios digi­ta­les. El con­tac­to, la expe­rien­cia vívi­da, como usua­rios, con estas tec­no­lo­gías, es toda­vía esca­so. ¿Nos hizo daño el mode­lo de web­mas­ter todó­lo­go que sig­ni­fi­có en algu­na medi­da la con­cen­tra­ción en unas cuan­tas per­so­nas de todo el saber nece­sa­rio? Creo que sí… tan­tos años des­pués no hemos ade­lan­ta­do mucho en que los edi­to­res y perio­dis­tas conoz­can el ADN de estas tec­no­lo­gías y estas prác­ti­cas (…) la tarea en Inter­net es comu­ni­car, no pro­pa­gan­di­zar, no difun­dir, no tras­mi­tir; comu­ni­car en Inter­net nece­sa­ria­men­te impli­ca inter­ac­tuar, es pasar de publi­car (colo­car) a inter­ac­tuar, y eso sig­ni­fi­ca pen­sar todo el tiem­po en el otro, el usua­rio, que no es un núme­ro de hits, o acce­sos o sesio­nes de usua­rio, sino una per­so­na espe­cí­fi­ca que tie­ne unos espe­cí­fi­cos intere­ses y una espe­cí­fi­ca mane­ra de inter­pre­tar, pen­sar, emo­cio­nar­se, etc.”
Rosa Miriam Eli­zal­de, deca­na en algu­nas de las mejo­res expe­rien­cias de la pren­sa digi­tal en el país, afir­ma­ba enton­ces: “Que todos ten­gan un sitio web o que se for­me una plan­ti­lla en cada redac­ción no es con­di­ción deter­mi­nan­te para que el men­sa­je de Cuba lle­gue a otra ori­lla. Hay que dar­le a este bar­co una proa para que nave­gue y lo haga en el rum­bo ade­cua­do. La proa es una estra­te­gia cohe­ren­te que indi­que para dón­de vamos, con qué, cómo y para quién.”
Una prue­ba ácida
Quin­ce años des­pués de aque­llas pri­me­ros lan­ces del perio­dis­mo cubano en Inter­net, y gra­cias a la opor­tu­ni­dad per­so­nal de haber sido en dife­ren­tes esca­las, duran­te este tiem­po, lo mis­mo tes­ti­go que par­tí­ci­pe, ana­lis­ta que edi­to­ra, eje­cu­tan­te que con­se­je­ra, me sien­to ani­ma­da para ensa­yar posi­bles aná­li­sis que con­tri­bu­yan qui­zás a replan­tear­nos esta tarea.
Como pro­fe­so­ra uti­li­zo un méto­do diag­nós­ti­co para cuan­do quie­ro colo­car a los alum­nos (últi­ma­men­te solo de pos­gra­do) fren­te a sus pro­pias prác­ti­cas de mane­ra crí­ti­ca. Solo ten­go que pre­gun­tar, con la inten­ción de que me res­pon­dan en cali­dad de usua­rios comu­nes, cuán­tos medios de pren­sa cuba­na digi­tal for­man par­te de su die­ta dia­ria para infor­mar­se sobre el acon­te­cer nacio­nal. La res­pues­ta sue­le ser siem­pre la mis­ma: una exigua lis­ta don­de apa­re­ce Cuba­de­ba­te y casi nin­gún otro sitio.
No es nece­sa­rio enton­ces ir mucho más allá. Se vuel­ve un examen qui­zás esta­dís­ti­ca­men­te valio­so: los cuba­nos que pode­mos conec­tar­nos a Inter­net no nece­si­ta­mos nues­tra pro­pia pren­sa para infor­mar­nos sobre los hechos de Cuba, ni aún sien­do perio­dis­tas, a quie­nes cabe supo­ner­nos una avi­dez de noti­cias per­pe­tua e intensa.
Aun­que es posi­ble pre­gun­tar­se enton­ces cómo nos infor­ma­mos, qué otros cau­da­les noti­cio­sos visi­ta­mos, de qué cor­te y qué signo, mejor es pos­po­ner este asun­to por­que es hari­na de otro costal.
La gran para­do­ja es que el con­jun­to de nues­tra pren­sa digi­tal –sal­van­do los casos que deban ser sal­va­dos– no está hecha para noso­tros; aun­que tam­po­co pare­ce estar hecha para los “otros”. Es demo­dé.
2400 millo­nes de per­so­nas hoy se conec­tan a Inter­net en el mun­do. Se mul­ti­pli­có en más de ocho veces el “públi­co meta” poten­cial des­de 1997 has­ta hoy, y con­si­guien­te­men­te se diver­si­fi­ca­ron sus per­fi­les. En quin­ce años estos usua­rios apren­die­ron muchas cosas: son más cons­cien­tes de la mani­pu­la­ción orwe­llia­na de la infor­ma­ción, y tam­bién más autó­no­mos que nun­ca para “mane­jar” sus men­sa­jes en todos los for­ma­tos y len­gua­jes, y visi­bi­li­zar así sus dimi­nu­tas existencias.
La web 2.0 entre­na a usua­rios para “leer” el mun­do y “nom­brar­lo” (enun­ciar­lo) de mane­ras más crea­ti­vas, aun­que sea tenien­do que nego­ciar los sen­ti­dos atri­bui­dos a las cosas y los actos den­tro de los mar­cos de la hege­mo­nía impe­ran­te capi­ta­lis­ta (al modo grams­ciano de entenderla).
Las pan­ta­llas tác­ti­les, las inter­fa­ses inmer­si­vas, los dis­po­si­ti­vos por­tá­ti­les y móvi­les, la ban­da ancha y las redes socia­les dibu­jan hoy un pano­ra­ma muy dis­tin­to del que cono­cie­ron en tiem­pos de la Inter­net-vitri­na los pio­ne­ros de nues­tra pren­sa en la red de redes.
Se afir­ma que el 45 por cien­to[6] de la pobla­ción mun­dial conec­ta­da a Inter­net son per­so­nas de menos de 25 años, nati­vos digi­ta­les abso­lu­tos cuyos guio­nes men­ta­les y esque­mas cog­ni­ti­vos, se han mol­dea­do tam­bién a tra­vés de la pre­sen­cia ubi­cua y el uso inten­si­vo de los dis­po­si­ti­vos que les per­mi­ten “domi­nar” la infor­ma­ción hipermedial.
En este minu­to, lite­ral­men­te, una de cada 13 per­so­nas en el mun­do está usan­do Face­book[7], y en el segun­do que aca­ba de trans­cu­rrir, 11 nue­vas cuen­tas se han crea­do en Twit­ter para sumar­se a las más de 500 millo­nes que hoy exis­ten. Segu­ra­men­te “algu­nas” de ellas des­de telé­fo­nos móvi­les, con­si­de­ran­do que suman 5 900 millo­nes los usua­rios de tele­fo­nía celu­lar en el mundo.
Sin embar­go, las fór­mu­las comu­ni­ca­cio­na­les al uso en Cuba siguen sien­do las mis­mas. Tene­mos en 2012 un con­jun­to de medios de pren­sa ver­ti­cal­men­te jerar­qui­za­dos que no ha logra­do orga­ni­zar­se pla­ni­fi­ca­da­men­te, ni des­cen­tra­li­zar sus diná­mi­cas y sus recur­sos, ni coor­di­nar su ges­tión, ni poten­ciar la coope­ra­ción para con­ver­tir­se en un sis­te­ma diná­mi­co efi­cien­te. Medios que pade­cen ade­más caren­cias tec­no­ló­gi­cas impor­tan­tes, de recur­sos huma­nos e informacionales.
Segui­mos tenien­do sitios web ope­ra­dos des­de la misión (auto)impuesta del “tras­la­do”, la “tras­mi­sión” de “nues­tra ver­dad”. La “mul­ti­pli­ca­ción” del men­sa­je se sigue enten­dien­do como la acción de clo­na­ción de los dis­cur­sos, y de reite­ra­ción de los argu­men­tos y las fór­mu­las expo­si­ti­vas, –típi­cas rece­tas de la publi­ci­dad — a pesar de que ya sabe­mos que resul­ta del todo impo­si­ble comu­ni­car en cla­ve anti­he­ge­mó­ni­ca sin hacer­lo des­de la estra­te­gia de cons­truir comu­ni­dad, lo que equi­va­le a estar abier­to al diá­lo­go, dejar­se inter­pe­lar, inter­cam­biar roles, integrar(se) y ama­sar confluencias.
Quin­ce años des­pués, y sin dejar de reco­no­cer la evo­lu­ción de algu­nos pro­yec­tos que han avan­za­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, la dis­tan­cia entre las posi­bles expec­ta­ti­vas de los “públi­cos” (siem­pre pre­fe­ri­ré decir usua­rios) en cuan­to al con­su­mo de infor­ma­ción perio­dís­ti­ca pro­ve­nien­te de medios cuba­nos polí­ti­ca­men­te ali­nea­dos con el pro­yec­to de la Revo­lu­ción, y las ofer­tas que se brin­dan en la web, en sus dimen­sio­nes for­ma­les y de con­te­ni­do, pro­ba­ble­men­te sea mucho mayor hoy que lo que era en 1997.
Es cier­to que ha aumen­ta­do numé­ri­ca­men­te el volu­men de trá­fi­co des­de fue­ra de Cuba hacia las pági­nas de nues­tro perio­dis­mo digi­tal, pero no lo ha hecho en la mis­ma pro­por­ción en que ha cre­ci­do el núme­ro total de usua­rios de Inter­net en el mun­do. Y en todo caso esta rela­ción no es medi­ble solo en tér­mi­nos cuan­ti­ta­ti­vos. La gra­ti­fi­ca­ción de nece­si­da­des info­co­mu­ni­ca­cio­na­les no se cal­cu­la con los algo­rit­mos del Web­trends ni la pue­de con­ta­bi­li­zar Alexa.
Es difí­cil abor­dar todas las cau­sas que expli­quen este pano­ra­ma. Se tra­ta como siem­pre de un fenó­meno multicausal.
No se pue­de seña­lar solo la pre­ca­rie­dad de la dota­ción tec­no­ló­gi­ca que pade­ce­mos. Aun­que hace años veni­mos expo­nien­do la nece­si­dad de orga­ni­zar pools: gran­des medios uni­fi­ca­dos que ges­tio­nen des­de una sola mar­ca, mayo­res volú­me­nes de infor­ma­ción, con mayor cali­dad, opti­mi­zan­do recur­sos de conec­ti­vi­dad, hos­ting, de con­te­ni­do, etcé­te­ra, ade­más de los recur­sos huma­nos con mejo­res apti­tu­des, capa­ces de ser com­pe­ti­ti­vos. Una idea solo rea­li­za­ble con volun­tad polí­ti­ca y apro­ve­chan­do que no es el mer­ca­do, ni la ley del valor quien diri­ge la pren­sa en Cuba.
Tam­po­co se pue­de con­cluir que la recien­te y nota­ble des­pro­fe­sio­na­li­za­ción del sec­tor perio­dís­ti­co per se (por la des­agre­ga­ción de pro­fe­sio­na­les for­ma­dos y la agre­ga­ción para­le­la de per­so­nas sin for­ma­ción en la espe­cia­li­dad) ha traí­do estos “lodos”. Per­so­nal­men­te pue­do ates­ti­guar que la mayor par­te de las per­so­nas, perio­dis­tas y edi­to­res en acti­vo ante quie­nes he actua­do como docen­te duran­te ya casi quin­ce años, com­pren­den per­fec­ta­men­te todos los argu­men­tos que has­ta aquí he expues­to y la mayo­ría se mani­fies­ta con mucha agu­de­za al ana­li­zar la com­ple­ji­dad de este fenó­meno. Casi todos viven una suer­te de expe­rien­cia bipo­lar pues cuan­do vuel­ven a sus pues­tos de tra­ba­jo por lo gene­ral tie­nen muchas difi­cul­ta­des para incor­po­rar en sus diná­mi­cas dia­rias lo que han apren­di­do en el aula.
¿Qué pasa enton­ces? ¿Cómo se expli­ca el hecho de que com­par­ta­mos tan­tos con­sen­sos entre los “impli­ca­dos” y sin embar­go ello no nos sir­va para hacer avan­zar este bar­co a mayor velo­ci­dad y con un rum­bo que indi­que sobre todo la apro­pia­ción crea­ti­va de estos arti­lu­gios tec­no­ló­gi­cos que hoy pue­blan el ámbi­to de la comu­ni­ca­ción y el perio­dis­mo en todo el mundo?
Infou­to­pía
Cono­cer el esta­do del arte del perio­dis­mo digi­tal en Cuba, hacer un diag­nós­ti­co como el que, de mane­ra apro­xi­ma­da se ofre­ce en las pági­nas ante­rio­res, y en cien­tos de otras muy valio­sas pági­nas dedi­ca­das al tema como par­te de tesis de licen­cia­tu­ra, maes­tría y doc­to­ra­do, en todo el país, ha cons­ti­tui­do el pri­mer paso para reco­no­cer que la enver­ga­du­ra de este fenó­meno es mucho mayor que lo que podría supo­ner­se, por todo lo que “dice” acer­ca del orden social cubano y el pro­yec­to de país que hemos esta­do construyendo.
Vale la pena vol­ver sobre las pala­bras de Rosa Miriam Eli­zal­de, cuan­do recla­ma­ba una “estra­te­gia cohe­ren­te que indi­que para dón­de vamos, con qué, cómo y para quién”.
La obs­ti­na­da ausen­cia de esa estra­te­gia para la pren­sa digi­tal es la con­se­cuen­cia natu­ral de la fal­ta de una estra­te­gia mayor, info­co­mu­ni­ca­cio­nal, que con­duz­ca al país, y atra­vie­se todos los sec­to­res y domi­nios de la vida nacio­nal de for­ma transversal.
Que la comu­ni­ca­ción se vuel­va algo más que un vehícu­lo para la acción reac­ti­va y “con­cien­ti­za­do­ra” en tér­mi­nos ideo­po­lí­ti­cos, y que la infor­ma­ción adquie­ra un valor pri­mor­dial en todos los pro­ce­sos de inter­cam­bio den­tro del sis­te­ma social cubano.
Que nin­gu­na polí­ti­ca se defi­na al mar­gen o a con­tra­pe­lo o para con­te­ner los flu­jos infor­ma­cio­na­les en la socie­dad, de modo que estos sean el sopor­te de un cre­ci­mien­to colec­ti­vo inde­te­ni­ble, fun­da­men­ta­do en la sobe­ra­nía nacio­nal, colec­ti­va e individual.
Que cada per­so­na, como suje­to social, sea por­ta­do­ra de una suer­te de civis­mo infor­ma­cio­nal, y esté com­pro­me­ti­da con la crea­ción, la pues­ta en común y la crí­ti­ca de la infor­ma­ción como base del cono­ci­mien­to, com­pren­di­do este como el más valio­so y pode­ro­so arti­cu­la­dor de la vida social.
Una infou­to­pía que se fun­da­men­te en la crí­ti­ca a los mode­los infor­ma­cio­na­les libe­ra­lis­tas que han ser­vi­do para sus­ten­tar la domi­na­ción bur­gue­sa capi­ta­lis­ta; una infou­to­pía que se base en la cons­truc­ción crea­ti­va y colec­ti­va de sus pro­pios con­te­ni­dos, con un enfo­que socialista.
En un tex­to escri­to para La Jiri­bi­lla en mar­zo de 2011, refle­xio­na­ba: “Un camino posi­ble para la recons­truc­ción de una uto­pía social­men­te com­par­ti­da y movi­li­za­do­ra, podría ser la del domi­nio in exten­so y útil de las fuen­tes, los cana­les, los usos y el con­su­mo de infor­ma­ción en esta Cuba lla­ma­da a rear­ti­cu­lar sus posi­bi­li­da­des his­tó­ri­cas en este siglo xxi.”[8]
Para apar­tar­nos de un enfo­que tec­no­lo­gi­cis­ta habría que decir con Domi­ni­que Wol­ton que “todo cam­bio téc­ni­co o toda estruc­tu­ra­ción de un nue­vo mer­ca­do no repre­sen­ta nin­gu­na nove­dad radi­cal en una estruc­tu­ra gene­ra­li­za­da de la comu­ni­ca­ción, por­que la orga­ni­za­ción de la comu­ni­ca­ción a esca­la indi­vi­dual o social no es una téc­ni­ca. La impren­ta no per­mi­tió la Refor­ma, sino que la Refor­ma dio sen­ti­do a la revo­lu­ción de la impren­ta. Igual­men­te, la radio y des­pués la tele­vi­sión han obte­ni­do un impac­to impor­tan­te sólo por­que iban del bra­zo con el movi­mien­to a favor de la demo­cra­cia de masas.”[9]
De modo que es ilu­so pen­sar que el esce­na­rio actual pue­da modi­fi­car­se solo bajo el influ­jo posi­ti­vo que sig­ni­fi­ca­rá en un futu­ro, que no pue­de ya ser muy lejano, en el que aumen­te por lo menos 3000 veces[10] la conec­ti­vi­dad actual de Cuba y se amplíe sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el índi­ce de pene­tra­ción de Inter­net en el país.
Si por arte de magia o de cual­quier otro ori­gen enig­má­ti­co, maña­na mis­mo empe­za­ra a notar­se la exis­ten­cia del anhe­la­do cable sub­ma­rino que ya enla­za La Guai­ra-Sibo­ney con capa­ci­dad de apor­tar las mejo­ras men­cio­na­das, no es dable espe­rar un cam­bio cua­li­ta­ti­vo pro­por­cio­nal­men­te tras­cen­den­tal en la prác­ti­ca perio­dís­ti­ca paracon Inter­net: fal­ta dise­ño y méto­do para enca­mi­nar el cambio.
Poner en cubano
La fra­gua y dise­mi­na­ción de esta infou­to­pía arti­cu­la­do­ra será via­ble tam­bién, aun­que no solo, en la medi­da en que poda­mos “poner en cubano” la prác­ti­ca de comu­ni­ca­ción digi­tal en Cuba. Esto sig­ni­fi­ca en pri­me­ra ins­tan­cia reorien­tar los esfuer­zos mayo­res hacia los usua­rios cuba­nos en la Isla (y tam­bién fue­ra de ella), pre­vien­do, por supues­to, esce­na­rios inevi­ta­bles de mayor conec­ti­vi­dad a una Inter­net full. En segun­do lugar, corre­gir el ses­go pro­mo­cio­nal que ha asu­mi­do este perio­dis­mo que hace­mos para redi­rec­cio­nar­lo hacia un enfo­que diri­gi­do por la crí­ti­ca social colec­ti­va­men­te fundada.
Para ello los perio­dis­tas y los direc­ti­vos debe­rán recon­quis­tar, remo­zar, actua­li­zar (todo ello a la vez) la noción del perio­dis­mo como ser­vi­cio públi­co y debe­rán dejar­se inter­pe­lar por el man­da­to popu­lar. Este es el pri­mer paso para dete­ner el avan­ce de la dis­rup­ción pro­gre­si­va entre los dis­cur­sos de la pren­sa y los dis­cur­sos de la vida coti­dia­na en Cuba.
Este cri­te­rio de ser­vi­cio públi­co no exclu­ye la tarea de pro­pa­ga­ción y dis­cu­sión “polí­ti­co-ideo­ló­gi­ca” –esto no es más que reco­no­cer el dere­cho de los comu­ni­ca­do­res para defen­der una hege­mo­nía o inten­tar hacer avan­zar una con­tra­he­ge­mo­nía. Pero al mis­mo tiem­po inclu­ye com­pren­der la pre­sen­cia en medios digi­ta­les como una opor­tu­ni­dad para vehi­cu­li­zar el uso inten­si­vo de la infor­ma­ción en los pro­ce­sos de nues­tras vidas coti­dia­nas reco­no­cien­do y com­par­tien­do su natu­ral conflictividad.
Renue­vo aho­ra mis pro­pias pala­bras, publi­ca­das en 2011: “Resol­ver la infec­ción [de mara­bú] de las tie­rras es con­di­ción para ofre­cer ali­men­to a los estó­ma­gos; des­pe­re­zar­se, ir en cam­pa­ña hacia un mode­lo de socie­dad sus­ten­ta­da en el valor del cono­ci­mien­to nos daría cier­tas garan­tías para un futu­ro en el que toda voca­ción no se reduz­ca al mero estó­ma­go.”[11]
La Haba­na, noviem­bre 2012

Notas
[1] Gran­ma Inter­na­cio­nal fue el pri­mer medio de pren­sa cubano que “sal­tó” a la red, en abril de 1996.
[2] “¿Cómo mul­ti­pli­car la pre­sen­cia de Cuba en Inter­net?” Dis­co com­pac­to que inclu­ye los con­te­ni­dos, pro­gra­mas y apli­ca­cio­nes infor­má­ti­cas tra­ta­dos en el pri­mer cur­so de post­gra­do “Cómo mul­ti­pli­car la pre­sen­cia cuba­na en Inter­net”, con­vo­ca­do por la Unión de Perio­dis­tas de Cuba. La direc­ción del enla­ce es: ftp://​ftp​.cip​.cu/​R​e​c​u​r​s​o​s​/​m​u​l​t​i​m​e​d​i​a​-​C​o​m​o​-​m​u​l​t​i​p​l​i​c​a​r​-​l​a​-​p​r​e​s​e​n​c​i​a​-​d​e​-​C​u​b​a​-​e​n​-​i​n​t​e​r​n​e​t​.​zip” Dis­po­ni­ble en: http://​www​.cip​.cu/​c​o​n​t​e​n​i​d​o​/​r​e​c​o​m​e​n​d​a​m​o​s​/​b​f​c​o​m​o​-​m​u​l​t​i​p​l​i​c​a​r​-​l​a​-​p​r​e​s​e​n​c​i​a​-​d​e​-​c​u​b​a​-​e​n​-​i​n​t​e​r​n​et/ Nota de la auto­ra: El enla­ce al docu­men­to actual­men­te no fun­cio­na, pero trae­mos aquí la refe­ren­cia com­ple­ta como demos­tra­ción de este enfo­que. Con­sul­ta­do: 12/​11/​12.
[3] Ecu­red: “Al inser­tar­se en Inter­net, Gran­ma fue una de las publi­ca­cio­nes pio­ne­ras del perio­dis­mo digi­tal en el país, espa­cio que ha con­ver­ti­do en otra trin­che­ra de ideas para divul­gar la ver­dad sobre Cuba.” Dis­po­ni­ble en: http://www.ecured.cu/index.php/Peri%C3%B3dico_Granma. La cur­si­va es de la auto­ra. Con­sul­ta­do: 10/​11/​12.
[4] Inter­net World Stats. Dis­po­ni­ble en: http://​www​.inter​net​worlds​tats​.com/​s​t​a​t​s​1​0​.​htm Con­sul­ta­do: 10/​11/​12.
[5] Ver en el post de Ray­mond J. Sutil Del­ga­do: “Y, ¿Qué hay en los sitios web .cu? Un artícu­lo de pre­gun­tas”, en Sin tec­no­es­trés, 27 de diciem­bre de 2011. Dis­po­ni­ble en: http://sintecnoestres.cubava.cu/2011/12/27/y‑que-hay-en-los-sitios-web-cu-un-articulo-de-preguntas/#more-69 Con­sul­ta­do: 12/​11/​12.
[7] “Una de cada 13 per­so­nas en el mun­do usa Face­book”. Toma­do de: http://​mys​pa​ce​.wihe​.net/​i​n​f​o​g​r​a​f​i​a​-​o​b​s​e​s​i​o​n​a​d​o​s​-​f​a​c​e​b​o​ok/. Con­sul­ta­do el 9/​11/​12
[8] Mile­na Recio: “La hora de los des­co­nec­ta­dos”, en La Jiri­bi­lla, 26 de febre­ro al 4 de mar­zo de 2011, núm. 512, La Haba­na. Año IX. Dis­po­ni­ble en: http://​www​.laji​ri​bi​lla​.co​.cu/​2​0​1​1​/​n​5​1​2​_​0​2​/​5​1​2​_​0​7​.​h​tml
[9] Domi­ni­que Wol­ton: Inter­net, ¿y des­pués?, Edi­to­rial Gedi­sa, Bar­ce­lo­na, 2000. s/​p
[10] Juan Marre­ro: “¡Una bue­na noti­cia!: el cable sub­ma­rino entre Vene­zue­la y Cuba”, en Cuba­de­ba­te, 12 de enero de 2011. Ver en: http://www.cubadebate.cu/noticias/2011/01/12/%C2%A1una-buena-noticia-el-cable-submarino-entre-venezuela-y-cuba/ Con­sul­ta­do: 13/​11/​12. Más infor­ma­ción sobre este tema: http://​ecu​red​.cuba​va​.cu/​2​0​1​2​/​0​5​/​2​9​/​q​u​i​e​n​-​m​e​-​t​i​r​a​-​u​n​-​c​a​b​le/
[11] Mile­na Recio: Ob cit. 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *