Toda la ver­dad, todo el reco­no­ci­mien­to, toda la jus­ti­cia- Ahaz­tuak 1936 – 1977

La lla­ma­da “Comi­sión de Valo­ra­ción de Sufri­mien­tos Injus­tos y Abu­sos Poli­cia­les”, depen­dien­te del Depar­ta­men­to de Dere­chos Huma­nos del Gobierno de Lakua, hacia públi­co en el día de ayer su infor­me favo­ra­ble al reco­no­ci­mien­to ofi­cial como “vic­ti­mas” y a la con­ce­sión de una repa­ra­ción eco­nó­mi­ca para ocho per­so­nas de las con­si­de­ra­das “vic­ti­mas del tar­do­fran­quis­mo”, entre ellas Antón Fer­nán­dez, vecino de Eran­dio muer­to por dis­pa­ros poli­cia­les en Octu­bre de 1969, y Jon Pare­des Manot, Txi­ki, y Angel Otae­gi, mili­tan­tes de ETA y lucha­do­res anti­fas­cis­tas fusi­la­dos por los pique­tes de eje­cu­ción fran­quis­tas el 27 de Sep­tiem­bre de 1975.
Ante esto des­de Ahaz­tuak 1936 – 1977, aso­cia­ción de vic­ti­mas del gol­pe de esta­do, de la repre­sión y del régi­men fran­quis­ta, que­re­mos rea­li­zar una pri­me­ra valo­ra­ción de urgen­cia de este hecho expre­san­do nues­tra satis­fac­ción al ver que la per­sis­ten­cia en la denun­cia del mode­lo de impu­ni­dad man­te­ni­do has­ta aho­ra para para estas vic­ti­mas, tam­bien cono­ci­das como “vic­ti­mas del tar­do­fran­quis­mo”, ha con­se­gui­do abrir una nue­va bre­cha en dicho mode­lo, obli­gan­do a la “máxi­ma ins­ti­tu­ción” de la CAV a reco­no­cer como vic­ti­mas a per­so­nas que has­ta aho­ra han esta­do abso­lu­ta­men­te exclui­das de tal con­si­de­ra­ción e inclu­so algu­nas de ellas abso­lu­ta­men­te veta­das y ana­te­mi­za­das, sien­do con­si­de­ra­das como “terro­ris­tas”. Debe­mos seña­lar que es aqui don­de más se mues­tra la vali­dez y los resul­ta­dos de la cons­tan­te pelea que des­de nues­tra aso­cia­ción jun­to con los fami­lia­res de algu­nos de los ase­si­na­dos hemos man­te­ni­do duran­te estos ulti­mos años en defen­sa de su con­di­ción de vic­ti­mas del fran­quis­mo, pero tam­bien de lucha­do­res anti­fas­cis­tas. Este es el caso de Antón Fer­nán­dez o en 1969 en Eran­dio y de Jon Pare­des Manot “Txi­ki” y Angel Otae­gi a los cua­les se les ha veni­do dene­gan­do dicha con­di­ción, qui­tan­do por orden judi­cial su nom­bre a las calles a ellos dedi­ca­dos, envian­do­nos a la Ertzain­tza al cemen­te­rio de Zarautz para impe­dir el home­na­je que cada 27 de Sep­tiem­bre les veni­mos tri­bu­tan­do en el ani­ver­sa­rio de su fusi­la­mien­to, hacien­do­nos acree­do­res de dos autos en la Audien­cia Nacio­nal por pre­sun­ta “apo­lo­gia del terro­ris­mo”… Ha sido esa per­sis­ten­cia la que per­mi­tió que algu­nas de estas vic­ti­mas acce­die­ran a algu­nos ele­men­tos de reco­no­ci­mien­to y repa­ra­ción a tra­ves del artícu­lo 10 y de la dis­po­si­ción adi­cio­nal cuar­ta de la Ley 522007, la cono­ci­da como “Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca” y ha sido esa mis­ma per­sis­ten­cia que hemos man­te­ni­do duran­te años la que ha hecho que des­de el Gobierno de la CAV se vean hoy tam­bien en la nece­si­dad de reco­no­cer “de algu­na mane­ra” por par­ca que esta sea la reali­dad de dichas vic­ti­mas. Ha sido esa per­sis­ten­cia la que ha hecho que repre­sen­tes del Gobierno de Lakua, el mis­mo Gobierno cuyas fuer­zas poli­cia­les nos des­alo­ja­ron por la fuer­za del cemen­te­rio de Zarautz el 27 de Sep­tiem­bre de 2010 este año se hayan vis­to obli­ga­dos el pasa­do 27 de Sep­tiem­bre a tomar par­te en el Home­na­je a Txi­ki y Otae­gi.
Sin embar­go, tras cono­cer el reco­no­ci­mien­to a estas per­so­nas y tras­cen­dien­do lo mediá­ti­ca­men­te lla­ma­ti­vo del mís­mo des­de Ahaz­tuak 1936 – 1977 segui­mos seña­lan­do que no es sino un reco­no­ci­mien­to a la medi­da, pero no a la medi­da de las vic­ti­mas sino del mode­lo de impu­ni­dad vigen­te, lo mís­mo que lo es el Decre­to del que este reco­no­ci­mien­to es par­te y es resul­ta­do. Y esto es asi fun­da­men­tal­men­te por dos moti­vos que tie­nen que ver con la nega­ción de los con­cep­tos de Ver­dad, Repa­ra­ción y Jus­ti­cia cuyo cum­pli­mien­to en toda su exten­sión y pro­fun­di­dad veni­mos deman­dan­do una y otra vez las vic­ti­mas del fran­quis­mo.
El pri­mer moti­vo es el des­co­no­ci­mien­to del con­cep­to de “Ver­dad” al menos para dos de las vic­ti­mas recon­co­ci­das toda vez que sola­men­te se les reco­no­ce su con­di­ción de vic­ti­mas ”por razo­nes huma­ni­ta­rias” y por el hecho de haber sido dos de los últi­mos fusi­la­dos por el régi­men fran­quis­ta, y no se les reco­no­ce su con­di­ción de lucha­do­res anti­fran­quis­tas o anti­fas­cis­tas. Cual­quie­ra per­ci­bi­rá ense­gui­da la manio­bra que bajo este “reco­no­ci­mien­to” se escon­de, al inten­tar anu­lar con una con­ce­sión “huma­ni­ta­ria” el carác­ter poli­ti­co y resis­ten­te de Txi­ki y Otae­gi, inten­ta hacer de ese reco­no­ci­mien­to la base para la con­ti­nui­dad del des­co­no­ci­mien­to hacia dece­nas de per­so­nas tan vic­ti­mas, tan lucha­do­res anti­fas­cis­tas y tan resis­ten­tes arma­dos, como Txi­ki y Otae­gi cuya uni­ca dife­ren­cia con estos es ser menos cono­ci­dos al no ser dos de los ulti­mos fusi­la­dos por el regi­men fran­quis­ta.
El segun­do moti­vo es que, cer­ti­fi­can­do lo ante­rior, vemos que nin­gu­na per­so­na que resul­ta­ra heri­da o muer­ta en enfren­ta­mien­to arma­do con el régi­men fran­quis­ta ha sido obje­to de reco­no­ci­mein­to.
Enten­de­mos que esto es con­se­cuen­cia de la apli­ca­ción del decre­to que mar­ca las pau­tas de eva­lua­ción y don­de se plan­tea la no con­si­de­ra­ción como sufri­mien­tos injus­tos de “aque­llos sufri­dos en el desa­rro­llo de cual­quier acti­vi­dad vio­len­ta de moti­va­ción polí­ti­ca por par­te de quie­nes la rea­li­za­ran o pre­ten­die­ran rea­li­zar­la”, algo que direc­ta­men­te otor­ga un carac­ter legi­ti­mo tan­to a las fuer­zas repre­si­vas del regi­men fran­quis­ta, como a sus actua­cio­nes y por tan­to al pro­pio régi­men y la con­si­de­ra­ción de “terro­ris­tas” a quie­nes lucha­ron con­tra él, con­si­de­ra­ción que fué la base sobre la que fue­ron con­de­na­dos a muer­te Txi­ki y Otae­gi. Esa nega­ción de su carac­ter de vic­ti­mas y lucha­do­res para tan­tas per­so­nas que resis­tie­ron al régi­men fran­quis­ta como con­si­de­ra­ron que debian hacer­lo deja sin embar­go paso sin nin­gun tipo de com­ple­jo a la “pre­sun­ción de ino­cen­cia y se sal­va­guar­darn los dere­chos a la defen­sa y al honor de quie­nes apa­rez­can como sus vic­ti­ma­rios”, esto es los res­pon­sa­bles poli­ti­cos, poli­claes, mili­ta­res, judi­cia­les… del regi­men fran­quis­ta.
En base a los dos pun­tos ante­rior­men­te men­cio­na­dos dicho se exclu­ye una vez más como vemos a todas aque­llas posi­bles vic­ti­mas rela­cio­na­das con cual­quie­ra de las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co-mili­ta­res que en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa y en el perio­do tem­po­ral que va des­de 1960 a 1978 enfren­ta­ban de for­ma arma­da al régi­men dic­ta­to­rial fran­quis­ta, algo que tam­bien hizo en su momen­to la “Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca”, cer­ce­nan­do asi su con­di­ción de vic­ti­mas y lucha­do­res y anu­lan­do por tan­to su dere­cho a la Ver­dad, la Repa­ra­ción y la Jus­ti­cia.
El ter­ce­ro es cons­ta­tar como en estos reco­no­ci­mien­tos ‑que son plas­ma­ción prác­ti­ca de la apli­ca­ción del Decre­to- se con­tem­pla como úni­co pará­me­tro de repa­ra­ción real la per­cep­ción de una deter­mi­na­da can­ti­dad eco­nó­mi­ca, no plan­tean­do nin­gú­na medi­da con­tra la impu­ni­dad de las per­so­nas ‑car­gos polí­ti­cos, poli­cia­les, judi­cia­les, mili­ta­res- que tuvie­ran algu­na repon­sa­bi­li­dad en los hechos que con­vir­tie­ron a las vic­ti­mas en tales. Esto ade­más en un momen­to en el que la denun­cia del mode­lo espa­ñol de impu­ni­dad y la cons­ta­ta­ción de la gra­ve­dad de la per­sis­ten­cia de dicho mode­lo esta más pre­sen­te que nun­ca y cuan­do la apli­ca­ción de los pará­me­tros de jus­ti­cia uni­ver­sal y de los de per­se­cu­ción de los cri­me­nes come­ti­dos por cual­quier régi­men fas­cis­ta, el fran­quis­ta inclui­do, debe­rían ser ‑tal y como vie­ne reco­men­da­do la ONU al Esta­do espa­ñol- la base de cual­quier nor­ma­ti­va que des­de cual­quier ins­ti­tu­ción pre­ten­da ofre­cer ver­dad, repa­ra­ción y jus­ti­cia a las vic­ti­mas del fran­quis­mo, algo que des­gra­cia­da­men­te el Gobierno de Lakua sigue como vemos empe­ña­do en des­co­no­cer.
Por ello des­de Ahaz­tuak 1936 – 1977 ale­grán­do­nos del hecho de este “reco­no­ci­mien­to” que­re­mos seña­lar que este se dá ‑al menos en tres de los casos admi­ti­dos- no cómo una con­ce­sión del Gobierno de Lakua sino como resul­ta­do de una diná­mi­ca de denun­cia y con­fron­ta­ción rea­li­za­da y man­te­ni­da como es públi­co y noto­rio des­de nues­tra aso­cia­ción en con­jun­to con los fami­lia­res. Asi­mis­mo que­re­mos remar­car tam­bien que con este reco­no­ci­mien­to no que­dan en abso­lu­to resuel­tas las deman­das de Ver­dad, Repa­ra­ción y Jus­ti­cia para nin­guno de los “reco­no­ci­dos”, tal y como expli­ci­tan los moti­vos antes seña­la­dos.
Algo que nos seña­la que dichas deman­das y nues­tra diná­mi­ca de denun­cia y con­fron­ta­ción con el mode­lo de impu­ni­dad para con los crí­me­nes y cri­mi­na­les del fran­quis­mo que en esen­cia se sigue man­te­nien­do en ver­sión del Gobierno de Madrid ‑Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca- o en ver­sión del Gobierno de Lakua ‑Decre­to de Vic­ti­mas Poli­cia­les- habrá de con­ti­nuar y refor­zar­se.

AHAZTUAK 1936 – 1977

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *