Para ase­gu­rar el dere­cho a la vivien­da es nece­sa­rio aumen­tar la pre­sión social sobre la vivien­da vacía- Elkar­tzen

elkartzenAnte la situa­ción de emer­gen­cia que las eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias supo­ne y ante la fal­ta de volun­tad e inca­pa­ci­dad de los sec­to­res que ges­tio­nan el sis­te­ma para solu­cio­nar el pro­ble­ma de la vivien­da a toda la pobla­ción, urge poner fin al urba­nis­mo sal­va­je, limi­tar los pre­cios de los alqui­le­res y cons­truir par­ques públi­cos de vivien­da en alqui­ler.
Elkar­tzen siem­pre ha pues­to de mani­fies­to la gra­ve cri­sis de exclu­sión de acce­so a la vivien­da por par­te de los sec­to­res más pre­ca­ri­za­dos en el mer­ca­do labo­ral: juven­tud, muje­res y per­so­nas migran­tes. El dere­cho a la vivien­da es una mera for­ma­li­dad sin obli­ga­ción de com­pro­mi­so por par­te del sec­tor públi­co, que lo basa en “un sor­teo” o en bare­mos res­tric­ti­vos para una mino­ría, sin que en él pue­dan entrar las per­so­nas más nece­si­ta­das. Esta fal­ta de cober­tu­ra social en un bien bási­co como la vivien­da ha lle­va­do a un endeu­da­mien­to masi­vo y muy por enci­ma de sus posi­bi­li­da­des a los colec­ti­vos nece­si­ta­dos de la mis­ma. Esta exclu­sión al acce­so de la vivien­da jun­to a la explo­sión de la cri­sis y la con­si­guien­te expul­sión de las per­so­nas median­te eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias, está tenien­do una reac­ción amplia y popu­lar. En este sen­ti­do, somos cons­cien­tes de que sólo la movi­li­za­ción popu­lar, la soli­da­ri­dad y los esfuer­zos desin­te­re­sa­dos de un sec­tor amplio de la pobla­ción han obli­ga­do a los sec­to­res que han hecho de la vivien­da un nego­cio, a tener que recu­lar en sus inten­cio­nes de rea­li­zar uno de los mayo­res tras­va­ses de ren­tas (como lo han hecho en el pasa­do) esta vez, por la vía de los desahu­cios.
“Los que hacen su dine­ro pres­tan­do el dine­ro ajeno y espe­cu­lan­do con él, no tie­nen dere­cho a con­si­de­ra­cio­nes espe­cia­les”. (Ernes­to Gue­va­ra)
El Real Decre­to sobre hipo­te­cas hecho públi­co el pasa­do 15 de noviem­bre no es sufi­cien­te para las per­so­nas que vivi­mos y tra­ba­ja­mos en Eus­kal Herria. Ha que­da­do paten­te que la ban­ca man­da y esta medi­da no es más que un movi­mien­to para sacar a las enti­da­des finan­cie­ras del apu­ro y mala ima­gen que les supo­ne que, mien­tras se les ha inyec­ta­do astro­nó­mi­cas sumas de dine­ro públi­co para sal­var­les, a los sec­to­res popu­la­res no se nos ayu­da ni sal­va sino que se nos expul­sa de nues­tras vivien­das con la ayu­da de todo un entra­ma­do coer­ci­ti­vo y legal. Se ha dicho que hay que cam­biar la ley hipo­te­ca­ria y ¿por qué no la Ley de Arren­da­mien­tos Urba­nos que per­mi­te los desahu­cios de las per­so­nas en régi­men de alqui­ler? Y ¿por qué no la Ley de Enjui­cia­mien­to Civil que per­mi­te a la ban­ca hacer­se con las vivien­das de los sec­to­res más cas­ti­ga­dos por la cri­sis? Como si no fue­ra sufi­cien­te­men­te agre­si­vo el paro, demos una vuel­ta de tuer­ca a la situa­ción, eché­mos­les a la calle, con sus fami­lias, sus pocas per­te­nen­cias… nos ceñi­mos a la ley, dicen… ¡esa es su for­ma de actuar!
En Eus­kal Herria, mien­tras no nos libe­re­mos de esas prác­ti­cas, del entra­ma­do legal, admi­nis­tra­ti­vo y judi­cial que tie­nen orga­ni­za­do en torno a las com­pe­ten­cias sobre vivien­da, será impo­si­ble hacer reali­dad el dere­cho al uso y dis­fru­te de un lugar de alo­ja­mien­to digno para toda la pobla­ción.
El pro­ble­ma de la vivien­da es colec­ti­vo y glo­bal, con­se­cuen­cia de la apli­ca­ción del mode­lo neo­li­be­ral en nues­tro pue­blo. Los desahu­cios no son más que una de las con­se­cuen­cias de este pro­ble­ma. El gran pro­ble­ma con la vivien­da es que, en reali­dad, no se con­si­de­ra un dere­cho. Tene­mos dere­cho a una vivien­da dig­na y esto es lo que las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas corres­pon­dien­tes tie­nen que garan­ti­zar y no garan­ti­zan. En este momen­to este es uno de los fac­to­res más impor­tan­tes del empo­bre­ci­mien­to y exclu­sión de la pobla­ción de Eus­kal Herria.
Enten­de­mos que el pro­ble­ma de la vivien­da es glo­bal y por tan­to, requie­re de una solu­ción estruc­tu­ral.
Los desahu­cios nece­si­tan una solu­ción inme­dia­ta pero sin una solu­ción inte­gral que abar­que todo el pro­ble­ma de la vivien­da, no deja­rá de ser un par­che más.
Podre­mos alar­gar los pla­zos, podre­mos bus­car res­qui­cios lega­les pero mien­tras que no ata­je­mos el pro­ble­ma de una mane­ra glo­bal e inte­gral no vere­mos satis­fe­cho el pro­ble­ma de acce­so y dis­fru­te a una vivien­da dig­na para todas las per­so­nas. En momen­tos de cri­sis como los que esta­mos vivien­do vemos como el peso de las hipo­te­cas y la usu­ra de la ban­ca es inaguan­ta­ble para el con­jun­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en par­ti­cu­lar y de los sec­to­res popu­la­res en gene­ral. En lugar de inyec­tar dine­ro a los ban­cos o de ofre­cer refu­gio a las cons­truc­to­ras a tra­vés de la VPO como se está hacien­do en estos momen­tos, cree­mos que a quien hay que dar refu­gio es a las per­so­nas que se han vis­to en la obli­ga­ción de adqui­rir una hipo­te­ca. En este sen­ti­do exi­gi­mos:
1. A los Gobier­nos de Lakua e Iru­ñea que impon­gan la sus­pen­sión de todos los desahu­cios rela­cio­na­dos con impa­gos por cau­sas obje­ti­vas adu­cien­do para ello la
situa­ción de cri­sis eco­nó­mi­ca que esta­mos pade­cien­do.
2. A los dife­ren­tes Ayun­ta­mien­tos que ase­gu­ren la asis­ten­cia legal y ayu­da a las per­so­nas afec­ta­das, evi­tan­do que la gen­te se que­de en la calle. Negar­se a cola­bo­rar en este des­pro­pó­si­to que supo­ne des­alo­jar a las per­so­nas de su lugar de resi­den­cia. Así como la crea­ción de comi­sio­nes loca­les espe­cia­les, con par­ti­ci­pa­ción popu­lar para afron­tar el pro­ble­ma des­de el ámbi­to más cer­cano.
3. Que toda vivien­da suje­ta a eje­cu­ción hipo­te­ca­ria pase a for­mar par­te de un par­que públi­co de vivien­da en alqui­ler social a nivel local.
Pero el pro­ble­ma de la vivien­da como veni­mos remar­can­do des­de hace tiem­po va más allá de resol­ver el pro­ble­ma de las eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias. Para ase­gu­rar el dere­cho a la vivien­da de una mane­ra inte­gral cree­mos que:
Hay que eli­mi­nar la exis­ten­cia de vivien­da vacía, en este sen­ti­do, debe­mos recor­dar que en Eus­kal Herria exis­ten más de 255.000 vivien­das vacías. A estas habría que sumar las que en este momen­to están sien­do vacia­das por eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias. La opti­mi­za­ción de estas vivien­das supon­dría aca­bar con el pro­ble­ma de acce­so a un dere­cho bási­co.
Hay que esta­ble­cer un lími­te a los pre­cios que se cobran por los alqui­le­res, tan­to a los pro­te­gi­dos como a los de mer­ca­do. No es de reci­bo que hoy en día el pre­cio medio del alqui­ler en el mer­ca­do libre supere los 900 euros y el SMI sea de 641,40 euros. Des­de hace tiem­po veni­mos rei­vin­di­can­do que ese lími­te ha de ser el 15% de los ingre­sos de la per­so­na inqui­li­na.
Es por ello que hoy cobra más fuer­za que nun­ca la solu­ción que ya pro­pu­si­mos en 2008 (en el libro La Eus­kal Herria ¿de quién? edi­ta­do por IPES-Elkar­tzen) de crear un Ins­ti­tu­to de Vivien­da Públi­ca para Eus­kal Herria, que vela­ría por el dere­cho efec­ti­vo al uso y dis­fru­te de una vivien­da dig­na de carác­ter públi­co, en el cual se inte­gra­rían entre otras, las vivien­das vacías o infra­uti­li­za­das y en el caso que esta­mos ana­li­zan­do, las vivien­das bajo con­trol ban­ca­rio median­te eje­cu­ción hipo­te­ca­ria.
Lle­va­mos tiem­po expre­san­do nues­tra espe­ran­za y ale­gría ante el aumen­to del gra­do de con­cien­cia­ción y movi­li­za­ción que a lo lar­go de estos últi­mos años se está dan­do en la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res de Eus­kal Herria. Al albor de este aumen­to y en la medi­da de nues­tras posi­bi­li­da­des, no pode­mos sino reco­ger el guan­te lan­za­do des­de dife­ren­tes sec­to­res de crear un fren­te común para poder hacer efec­ti­vo un dere­cho como es el de la vivien­da. Este será nues­tro tra­ba­jo en los pró­xi­mos meses, sien­do cons­cien­tes de que solo la orga­ni­za­ción y la lucha a favor de un cam­bio y una trans­for­ma­ción social pro­fun­da hará posi­ble la eman­ci­pa­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res de Eus­kal Herria. Nos com­pro­me­te­mos a ello.
Elkar­tzen 26-11-2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *