“La Inter­na­cio­nal” y la “Comu­na de París- Manuel Tai­bo

Euge­nio Pot­tier, uno de los poe­tas obre­ros que can­ta las glo­rio­sas jor­na­das de “La Inter­na­cio­nal”. La escri­be en junio de 1871, calien­te aún la san­gre del Muro de los Fede­ra­dos, y la dedi­ca a G. Lefran­cais, miem­bro como él de la Comu­na. En 1888, Pie­rre Degey­ter, miem­bro de la Coral “Lira de los Tra­ba­ja­do­res”, de Lila (Fran­cia), com­po­ne la músi­ca, inter­pre­tán­do­se por pri­me­ra vez por esa coral, el día 8 de julio, con oca­sión de una vela­da sin­di­cal.
Euge­nio Pot­tier, en abril de 1871, es ele­gi­do miem­bro del Gobierno de la Comu­na. El 12 de julio de 1870, con otros “inter­na­cio­na­lis­tas”, es decir, miem­bros de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res, fir­ma el men­sa­je que diri­gían a sus her­ma­nos de Ale­ma­nia lla­man­do a la acción en con­tra de la gue­rra y a la fra­ter­ni­dad entre el pro­le­ta­ria­do de los pue­blos.
El perío­do 1869 – 1870 fue de auge para el movi­mien­to obre­ro, pero al mis­mo tiem­po de repre­sión, sobre todo en Fran­cia, don­de la reac­ción orga­ni­za­ba toda cla­se de pro­vo­ca­cio­nes en con­tra de los inter­na­cio­na­lis­tas y de sus orga­ni­za­cio­nes con el fin de pre­pa­rar el terreno para acu­dir a un ple­bis­ci­to nacio­nal con el cual Napo­león III espe­ra­ba con­so­li­dar el Impe­rio.
El Con­se­jo Gene­ral de la Inter­na­cio­nal, el 3 de mayo de 1870, ele­va­ba una pro­tes­ta en con­tra de las accio­nes poli­cía­cas de per­se­cu­ción de las orga­ni­za­cio­nes fran­ce­sas y de sus diri­gen­tes.
En efec­to, por sie­te millo­nes de votos con­tra un millón y medio, el Impe­rio de Napo­león III apa­re­cía refren­da­do por el “pueblo”…a tra­vés de un ple­bis­ci­to.
En el mes de julio, las rela­cio­nes entre Pru­sia y Fran­cia eran de una gran tiran­tez. El rey Gui­ller­mo I de Pru­sia apo­ya­ba la can­di­da­tu­ra del prín­ci­pe Leo­pol­do de Hohen­zo­llern, ofre­ci­mien­to del gene­ral Prin en 1870 para ocu­par el trono de Espa­ña, y Bis­mark le acon­se­jó que acep­ta­ra el ofre­ci­mien­to. Fran­cia, diplo­má­ti­ca­men­te, que­dó ais­la­da, Aus­tria no inter­vino por­que temía la movi­li­za­ción rusa, al igual que Ita­lia, por­que los fran­ce­ses no le per­mi­tían ocu­par Roma.
Y la gue­rra esta­lló. Fren­te al medio millón de ale­ma­nes al man­do del gene­ral Molt­ke, Napo­león III sólo podía pre­sen­tar unos 265.000 hom­bres.
Con la gue­rra fran­co­pru­sia­na, la Inter­na­cio­nal entró en una eta­pa deci­si­va. Las per­se­cu­cio­nes de que había sido obje­to en Fran­cia y Pru­sia, como pre­lu­dio a la gue­rra, así como las con­se­cuen­cias de la gue­rra mis­ma, habrían de influir deci­si­va­men­te en su pre­sen­te y en su futu­ro. Como, en efec­to, así fue. Decla­ra­da la gue­rra, El Con­se­jo Gene­ral de la Inter­na­cio­nal lan­zó un mani­fies­to diri­gi­do a los tra­ba­ja­do­res de Euro­pa y de los Esta­dos Uni­dos.
Dos meses más tar­de, el Con­se­jo Gene­ral lan­za­ba un segun­do mani­fies­to diri­gi­do a todos los miem­bros de la Aso­cia­ción en Euro­pa y los Esta­dos Uni­dos en el que ana­li­za­ba la mar­cha de la gue­rra lla­man­do al pro­le­ta­ria­do inter­na­cio­nal a la soli­da­ri­dad.
Los pru­sia­nos derro­tan en Sedán el 3 de sep­tiem­bre de 1870 a las fuer­zas de Napo­león III, hacién­do­le pri­sio­ne­ro. Con la derro­ta hún­de­se su Impe­rio, pro­cla­mán­do­se la Ter­ce­ra Repú­bli­ca; esta­lla la gue­rra civil y pro­dú­cen­se las glo­rio­sas jor­na­das de la Comu­na.
La orga­ni­za­ción del V Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal, que debía cele­brar­se en París en 1870 y no pudo tener efec­to has­ta 1872, en la Haya, es inse­pa­ra­ble de la gue­rra fran­co­pru­sia­na, de la gue­rra civil en Fran­cia y de la glo­rio­sa Comu­na de París.
El 28 de enero de 1871, París sitia­do, con los pru­sia­nos a las puer­tas de Ver­sa­lles y una gran par­te de la Fran­cia ocu­pa­da, lle­va al Gobierno de la bur­gue­sía a capi­tu­lar. Los obre­ros pari­sien­ses, infla­ma­dos de patrio­tis­mo, quie­ren seguir la gue­rra con­tra los inva­so­res. El divor­cio entre el Gobierno y el pue­blo apa­re­ce con toda su fuer­za, demos­trán­do­se, una vez más, que sólo la cla­se obre­ra es la cla­se autén­ti­ca­men­te revo­lu­cio­na­ria y patrió­ti­ca. El Gobierno huye a Ver­sa­lles, y el 18 de mar­zo París des­pier­ta al gri­to de “¡Viva la Comu­na!”
…Los pro­le­ta­rios de París –decía el Comi­té Cen­tral en su mani­fies­to del 18 de marzo‑, en medio de des­fa­lle­ci­mien­tos y trai­cio­nes de las cla­ses gober­nan­tes, han com­pren­di­do que ha lle­ga­do para ellos la hora de sal­var la situa­ción toman­do en sus manos la direc­ción de la cosa públi­ca. El pro­le­ta­ria­do com­pren­de que es un deber impe­ra­ti­vo y un dere­cho abso­lu­to para él tomar en la mano sus des­ti­nos y ase­gu­rar el triun­fo apo­de­rán­do­se del Poder…
El 26 de mar­zo la Comu­na es ele­gi­da y el 28 pro­cla­ma­da. La cla­se obre­ra, por pri­me­ra vez en la His­to­ria, era due­ña del poder polí­ti­co.
Exal­tan­do la Comu­na, Car­los Marx, en su car­ta diri­gi­da a su ami­go Kugel­mann, el 17 de abril, le decía:
“Gra­cias al com­ba­te libra­do por París, la lucha de la cla­se obre­ra con­tra la cla­se capi­ta­lis­ta y su Esta­do ha entra­do en una nue­va fase. Más, cual­quie­ra que sea la sali­da, noso­tros hemos obte­ni­do un nue­vo pun­to de par­ti­da de una impor­tan­cia his­tó­ri­ca uni­ver­sal…”
En una car­ta ante­rior ya había expre­sa­do a su ami­go su entu­sias­mo y su admi­ra­ción por los heroi­cos com­ba­tien­tes de París:
“… ¡Qué fle­xi­bi­li­dad, cuan­ta ini­cia­ti­va his­tó­ri­ca y cuan­to espí­ri­tu y capa­ci­dad de sacri­fi­cio en estos pari­si­nos! Des­pués de seis meses de ham­bre, mina­dos por la trai­ción inte­rior más que por el enemi­go de fue­ra, se alzan bajo las bayo­ne­tas pru­sia­nas, como si jamás hubie­se exis­ti­do tal gue­rra entre Fran­cia y Pru­sia y el enemi­go no estu­vie­se a las puer­tas de París. La His­to­ria no regis­tra ejem­plo seme­jan­te, de tama­ña gran­de­za…”
El Comi­té Cen­tral de la Guar­dia Nacio­nal, que has­ta enton­ces había ejer­ci­do tran­si­to­ria­men­te el poder, dimi­te y entre­ga sus pode­res a la Comu­na. El 30, la Comu­na supri­me el ser­vi­cio mili­tar obli­ga­to­rio y reco­no­ce a la Guar­dia Nacio­nal como úni­ca fuer­za arma­da a la que todos los ciu­da­da­nos úti­les deben per­te­ne­cer; dis­po­ne una mora­to­ria en el pago de los alqui­le­res de octu­bre de 1870 a abril de 1871; sus­pen­de todas las ope­ra­cio­nes de ven­ta de los Mon­tes de Pie­dad; el mis­mo día con­fir­ma la desig­na­ción de extran­je­ros para fun­cio­nes del gobierno por­que “la ban­de­ra de la Comu­na es la Repú­bli­ca mun­dial…” El 1º de abril esta­ble­ce que los emo­lu­men­tos de un emplea­do o miem­bro de la Comu­na no podrán ser supe­rio­res a seis mil fran­cos. El 2 de abril decre­ta la sepa­ra­ción de la Igle­sia y del Esta­do y la supre­sión de toda cla­se de sub­ven­cio­nes a la Igle­sia, así como la nacio­na­li­za­ción de sus bie­nes.
Para con­tra­rres­tar la acción de sabo­ta­je de las fuer­zas reac­cio­na­rias patro­na­les que para­li­za­ban el tra­ba­jo, el 16 de abril orde­na esta­ble­cer un cen­so esta­dís­ti­co de las fábri­cas inmo­vi­li­za­das por los fabri­can­tes y la ela­bo­ra­ción de pla­nes para la pues­ta en mar­cha de estas fábri­cas bajo la direc­ción de los obre­ros que tra­ba­jan en ellas, reu­ni­dos en aso­cia­cio­nes coope­ra­ti­vas, y tam­bién para la orga­ni­za­ción de estas aso­cia­cio­nes en una gran fede­ra­ción de indus­tria. El 20 de abril supri­me el tra­ba­jo noc­turno en las pana­de­rías y el 30 orde­na la supre­sión de los Mon­tes de Pie­dad.
El poder de la Comu­na fue bre­ve. El 21 de mayo ábre­se la puer­ta de la trai­ción, y la Comu­na, la pri­me­ra revo­lu­ción pro­le­ta­ria triun­fan­te, gra­cias a la con­fa­bu­la­ción de la bur­gue­sía nacio­nal con el inva­sor, es aplas­ta­da y aho­ga­da en san­gre. En la san­grien­ta repre­sión de Thiers caen cen­te­na­res de inter­na­cio­na­lis­tas. Sus vidas y su san­gre vivi­fi­ca­ron el movi­mien­to obre­ro y la revo­lu­ción para todos los siglos.
En la reu­nión del Con­se­jo Gene­ral de la Inter­na­cio­nal del 25 de abril, Marx decía: “…Los prin­ci­pios de la Comu­na son eter­nos y no podrán ser des­trui­dos; ellos serán siem­pre pues­tos de nue­vo a la orden del día mien­tras que la cla­se obre­ra no haya con­quis­ta­do su libe­ra­ción.”
Derro­ta­da la Comu­na, el Con­se­jo Gene­ral de la Inter­na­cio­nal, el 30 de mayo 1871, ela­bo­ra el famo­so infor­me La gue­rra civil en Fran­cia, que diri­ge a todas las sec­cio­nes, en el que hacía una expo­si­ción his­tó­ri­ca de los acon­te­ci­mien­tos desa­rro­lla­dos en torno a la gue­rra fran­co­pru­sia­na, que ter­mi­na­ba con los siguien­tes párra­fos:
El espí­ri­tu bur­gués, todo empa­pa­do de poli­cía, se ima­gi­na, natu­ral­men­te, que la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res fun­cio­na como una con­ju­ra­ción secre­ta, y que su órgano cen­tral man­da, de vez en cuan­do, explo­sio­nes en dife­ren­tes paí­ses. Nues­tra Aso­cia­ción, en reali­dad, no es más que el lazo inter­na­cio­nal entre los obre­ros más avan­za­dos de los paí­ses del mun­do civi­li­za­do. En cual­quier lugar, bajo cual­quier for­ma y en cua­les­quie­ra con­di­cio­nes que la lucha de cla­ses tome algu­na con­sis­ten­cia, es muy natu­ral que los miem­bros de nues­tra Aso­cia­ción se colo­quen en el pri­mer plano. El sue­lo en el cual que ésta se desa­rro­lla es la socie­dad moder­na mis­ma. De este sue­lo no podrá ser extir­pa­da por nin­gún abu­so de car­ni­ce­ría. Para ello, los gobier­nos ten­drán que extir­par el des­po­tis­mo del capi­tal sobre el tra­ba­jo, con­di­ción de su pro­pia exis­ten­cia para­si­ta­ría.
El País obre­ro, con su Comu­na, será cele­bra­do por siem­pre como el glo­rio­so furriel de una socie­dad nue­va. Sus már­ti­res per­ma­ne­cen vivos en el gran cora­zón de la cla­se obre­ra. A sus exter­mi­na­do­res, la His­to­ria los ha cla­va­do ya en una pico­ta eter­na, de la cual todas las ora­cio­nes de sus sacer­do­tes no lle­ga­ran a libe­rar­les.
Lon­dres, el 30 de mayo de 1871


Este infor­me deter­mi­nó más tar­de una polé­mi­ca en el seno del Con­se­jo Gene­ral en vir­tud de la cual se apar­ta­ron del mis­mo Odger y Lacraft, que no se soli­da­ri­za­ron con la Comu­na.


Aho­ga­da en san­gre la Comu­na, algu­nos inter­na­cio­na­lis­tas logra­ron refu­giar­se en Sui­za, Bél­gi­ca, Ingla­te­rra y Espa­ña. La reac­ción fran­ce­sa apro­ve­chá­ba­se de aque­lla situa­ción para inten­tar una acción inter­na­cio­nal de repre­sión en con­tra del movi­mien­to obre­ro orga­ni­za­do. El minis­tro fran­cés, Jules Favre, envia­ba una cir­cu­lar a las can­ci­lle­rías inci­tan­do a la per­se­cu­ción de los comu­na­lis­tas y a la repre­sión de las sec­cio­nes de la Inter­na­cio­nal, decla­ra­das fue­ra de la ley en varios paí­ses, entre ellos Espa­ña y Fran­cia. Un poco más tar­de, es el Gobierno espa­ñol el que se diri­ge igual­men­te a las can­ci­lle­rías euro­peas pidien­do una acción con­jun­ta con­tra la Inter­na­cio­nal.
En Espa­ña se refu­gia­ron Pablo Lafar­ge, yerno de Car­los Marx y uno de los más fie­les dis­cí­pu­los de su pen­sa­mien­to polí­ti­co; Car­los Ale­ri­ni, ami­go y cola­bo­ra­dor de Baku­nin; Paul Brous­se, “posi­bi­lis­ta”, y José Mar­quet. La lle­ga­da de Lafar­ge a Espa­ña tuvo una impor­tan­cia de pri­mer orden para la Sec­ción de la Inter­na­cio­nal y para el socia­lis­mo espa­ñol. “La pre­sen­cia de este hom­bre fue deci­si­va para el movi­mien­to y la orga­ni­za­ción –dice José Mora­to en su libro El Par­ti­do Socialista‑, él fue el ver­da­de­ro crea­dor del Par­ti­do Socia­lis­ta, por­que de él par­tió el esfuer­zo ini­cial…”
Euge­nio Pot­tier escri­bía el himno “La Inter­na­cio­nal” a los cin­co años de haber­se cons­ti­tui­do la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res, al gri­to de “¡Pro­le­ta­rios de todos los paí­ses, uníos!” El himno era ya un can­to de vic­to­ria.
El himno ha sufri­do algu­nas modi­fi­ca­cio­nes. A con­ti­nua­ción lo damos a cono­cer tal y como fue escri­to por Euge­nio Pot­tier en 1871.
L’INTERNACIONALE
C’est la lut­te fina­le.
Grou­pons-nous, et demain
L’Internationale
Sera la gen­te humain.
Debout, les dam­nés de la terre!
Debout, les for­cast de la faim!
La rai­son tour­ne en son cra­tè­re,
C’est l’éruption de la fin.
Du pas­sé fai­sons table rase.
Fou­le escla­ve, debout! Debout!
Le mon­de va chan­ger de base;
Nous ne som­mes rien, sayons tout!
Il n’est pas de sau­veurs suprè­mes!
Ni Dieu, ni César, ni tri­bun.
Pro­duc­teurs, sau­vons-nous nous-mémes.
Décré­tons le salut com­mun!
Pour que le voleur ren­de gor­ge,
Pour tirer l’esprit du cachot,
Souf­flons nous-mèmes notre for­ge;
Bat­tons le fer quand il est chaud!
L’Etat com­pri­me et la loi tri­che,
L’impòt saig­ne le mal­heu­reux;
Nul devoir ne s’impose au riche;
Le droit du pau­vre est un mot creux.
C’est assez lan­guir en tute­lle,
L’égalité veut d’autres lois!
“Pas de droits sans devoirs, dit-elle;
Egaux, pas de devoirs sans droits!”
Hideux dans leur apothéo­se
Les rois de la mine et du rail
Ont-ils jamais fait autre cho­se
Que déva­li­ser le tra­vail?
Dans les cof­fres-forts de la ban­de
Ce qu’il a créé s’est fon­du.
En décré­tant qu’on le lui ren­de
Le peu­ple ne veut que son dù.
Les rois nous sou­laient de fumées;
Paix entre nous, gue­rre aux tyrans!
Appli­quons la gré­ve aux armes,
Cros­se en l’air et rom­pons les rangs!
S’ils s’obstinent, ces caní­ba­les,
A fai­re de nous des héros,
Ils sau­ront bien­tòt que nos balles
Sont pour nos pro­pres géné­raux.
Ouvriers, pay­sans, nous som­mes
Le grand par­ti des tra­vai­lleurs.
La terre n’appartient qu’aux hom­mes,
L’oisif ira loger ailleurs.
Com­bien de nos chairs se repais­sent!
Mais si les cor­beaux, les vau­to­urs,
Un de ces matins, dis­pa­ra­is­sent,
Le soleil bri­lle­ra tou­jours!
C’est la lut­te fina­le!
Grou­pons-nous, et demain
L’Internationale
Sera le gen­re humain!
Salud Cama­ra­das Revo­lu­cio­na­rios.
Has­ta la Vic­to­ria Siem­pre.
Patria. Socia­lis­mo o Muer­te.
¡Ven­ce­re­mos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *