La gue­rra secre­ta de Esta­dos Uni­dos en África

US Special_Operations

La gue­rra secre­ta esta­dou­ni­den­se está sana y sal­va. Ade­más de su man­do mili­tar en Áfri­ca (AFRICOM), Esta­dos Uni­dos ha esta­do des­ple­gan­do fuer­zas espe­cia­les por todo el continente:
“Peque­ños equi­pos de fuer­zas espe­cia­les lle­ga­ron a las emba­ja­das esta­dou­ni­den­ses de todo el nor­te de Áfri­ca duran­te los meses ante­rio­res a que unos com­ba­tien­tes empren­die­ran el feroz ata­que que ase­si­nó al emba­ja­dor [esta­dou­ni­den­se] en Libia. La misión de los sol­da­dos: esta­ble­cer una red que pudie­ra ata­car rápi­da­men­te un obje­ti­vo terro­ris­ta o res­ca­tar a un rehén” (Kim­berly Dozier, Whi­te Hou­se widens covert ops pre­sen­ce in North Afri­ca , AP, 2 de octu­bre de 2012).
Esta­dos Uni­dos está des­ple­gan­do un ejér­ci­to clan­des­tino por toda Áfri­ca. Como infor­ma­ba Nile Bowie (Glo­bal Research, abril de 2012), el obje­ti­vo es “bal­ca­ni­zar” el con­ti­nen­te africano:
“En una Con­fe­ren­cia del AFRICOM cele­bra­da en Fuer­te McNair el 18 de febre­ro de 2008 el vice­al­mi­ran­te Robert T. Moe­ller decla­ró abier­ta­men­te que el prin­ci­pio rec­tor de AFRICOM es pro­te­ger “el libre flu­jo de los recur­sos natu­ra­les des­de Áfri­ca al mer­ca­do glo­bal”, antes de citar la cada vez mayor pre­sen­cia de Chi­na en la región con un desa­fío a los intere­ses estadounidenses.
En 2007 el ase­sor del Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se Dr. J. Peter Pham habló acer­ca de los obje­ti­vos estra­té­gi­cos de AFRICOM de “pro­te­ger el acce­so a los hidro­car­bu­ros y otros recur­sos estra­té­gi­cos que Áfri­ca posee en abun­dan­cia, una tarea que inclu­ye ase­gu­rar­se fren­te a la vul­ne­ra­bi­li­dad de estas rique­zas natu­ra­les y ase­gu­rar­se de que nin­gu­na otra ter­ce­ra par­te intere­sa­da, como Chi­na, India, Japón o Rusia, obtie­ne mono­po­lios o tra­to pre­fe­ren­cial” (Nile Bowie, COVERT OPS IN NIGERIA: Fer­ti­le Ground for US Spon­so­red Bal­ka­ni­za­tion , Glo­bal Research, 11 de abril 2012).
El frau­de de la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo” sir­ve para encu­brir la des­es­ta­bi­li­za­ción de Áfri­ca con la idea de con­tro­lar sus recur­sos. En la déca­da de 1990 se des­es­ta­bi­li­zó los Bal­ca­nes con el mis­mo fin:
En El jue­go de la men­ti­ra: las gran­des poten­cias, Yugos­la­via, la OTAN y las pró­xi­mas gue­rras, Michel Collon expli­ca cómo se des­es­ta­bi­li­za­ron los Bal­ca­nes tan­to “para con­tro­lar las rutas de los oleo­duc­tos, domi­nar Euro­pa del este y debi­li­tar y domi­nar Rusia” como para “garan­ti­zar [el esta­ble­ci­mien­to de] bases mili­ta­res [en la Euro­pa del este y los Bal­ca­nes]” (Michel Collon, El jue­go de la men­ti­ra: las gran­des poten­cias, Yugos­la­via, la OTAN y las pró­xi­mas gue­rras, Hon­da­rri­bia, Hiru, 1999*).
En Orien­te Pró­xi­mo está ocu­rrien­do un pro­ce­so simi­lar, en una inmen­sa región geográfica:
“En julio de 2010 Siria, Irán e Iraq fir­ma­ron un acuer­do de un gaseo­duc­to que pla­nea unir el cam­po ira­ní de South Pars (el mayor del mun­do) con Siria y, por lo tan­to, con el mar Medi­te­rrá­neo. Cer­ca de Homs, en Siria, se des­cu­brió otro cam­po impor­tan­te, que podría con­ver­tir­se en un cen­tro alter­na­ti­vo de corre­do­res de ener­gía opues­to a los que pasan a tra­vés de Tur­quía y otras rutas con­tro­la­das por com­pa­ñías euro­peas y esta­dou­ni­den­ses” (Man­lio Dinuc­ci, L’art de la gue­rre. Syrie : l’Otan vise le gazo­duc , 9 de octu­bre de 2012).
El ejér­ci­to clan­des­tino esta­dou­ni­den­se recu­rri­rá a la gue­rra de dro­nes para garan­ti­zar el con­trol de los recur­sos afri­ca­nos. Aun­que Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos han finan­cia­do y apo­ya­do mate­rial­men­te a mer­ce­na­rios vin­cu­la­dos a al-Qae­da para derro­car al gobierno libio y está ope­ran­do de la mis­ma mane­ra en Libia, se nos dice que “la cam­pa­ña anti­te­rro­ris­ta indi­ca que a la admi­nis­tra­ción [esta­dou­ni­den­se] le ha preo­cu­pa­do duran­te un tiem­po la cre­cien­te ame­na­za que plan­tean al-Qae­da y sus filia­les en el nor­te de Áfri­ca” (Dozier, op.cit.)
A pesar de que el Pen­tá­gono ase­gu­ra que “en este momen­to no hay pla­nes de ope­ra­cio­nes mili­ta­res uni­la­te­ra­les esta­dou­ni­den­ses”, el artícu­lo afir­ma por el con­tra­rio que lo que espe­ra a los afri­ca­nos es una gue­rra uni­la­te­ral de drones:
“El gru­po Del­ta For­ce for­ma­rá el eje cen­tral de un des­ta­ca­men­to mili­tar res­pon­sa­ble de luchar con­tra al-Qae­da y otros gru­pos terro­ris­tas por toda la región con un arse­nal que inclu­ye dro­nes. Pero pri­me­ro tra­ba­ja­rá para ganar acep­ta­ción ayu­dan­do a las nacio­nes del nor­te de Áfri­ca a crear sus pro­pias ope­ra­cio­nes espe­cia­les y uni­da­des anti­te­rro­ris­tas” (Ibid.)
El hipó­cri­ta dis­cur­so que repro­du­ci­mos a con­ti­nua­ción indi­ca qué “ libre flu­jo de los recur­sos natu­ra­les al mer­ca­do glo­bal” y “ acce­so a los hidro­car­bu­ros y otros recur­sos estra­té­gi­cos” se pro­te­ge­rá con el pre­tex­to de la “gue­rra con­tra el terrorismo”:
“Al gobierno Oba­ma le preo­cu­pa el poder e influen­cia cada vez mayo­res de las filia­les de al-Qae­da en Yemen, Soma­lia, Iraqel nor­te de Áfri­ca. Has­ta el momen­to, solo la rama yeme­ní ha tra­ta­do de ata­car terri­to­rio esta­dou­ni­den­se con una serie de pla­nes frus­tra­dos de ata­car con bom­bas avio­nes con des­tino a Esta­dos Uni­dos. Un des­ta­ca­men­to naval esta­dou­ni­den­se SEAL** esta­ble­ci­do en 2009 ha uti­li­za­do una com­bi­na­ción de ata­ques aéreos y con dro­nes para luchar con­tra com­ba­tien­tes en Yemen y Soma­lia tra­ba­jan­do con­jun­ta­men­te con la CIA y las fuer­zas locales.
El nue­vo des­ta­ca­men­to tra­ba­ja­ría de la mis­ma mane­ra para luchar con­tra los gru­pos afi­lia­dos a al-Qae­da del nor­te de Áfri­ca, que están aumen­tan­do y tie­nen abun­dan­cia de armas pro­ce­den­tes de los arse­na­les saquea­dos de la Libia pos­te­rior a la revo­lu­ción. Están gene­ro­sa­men­te finan­cia­dos por una red cri­mi­nal que tra­fi­ca con dro­gas y rehenes.
Al-Qae­da en el Magreb Islá­mi­co o AQIM (por sus siglas en inglés) y la sec­ta extre­mis­ta con base en Nige­ria Boko Haram son posi­ble­men­te las dos mayo­res filia­les y las más peligrosas.
Un alto car­go del Depar­ta­men­to de Esta­do Esta­dou­ni­den­se para los asun­tos afri­ca­nos afir­mó el mar­tes que “hay que tra­tar a los mili­tan­tes de Mali a tra­vés de medios de segu­ri­dad y mili­ta­res’” (Ibid.)
Y aun­que se nos dice que “en este momen­to no hay pla­nes de ope­ra­cio­nes mili­ta­res uni­la­te­ra­les esta­dou­ni­den­ses”, John­nie Car­son, el secre­ta­rio de esta­do esta­dou­ni­den­se asis­ten­te para los asun­tos afri­ca­nos, pare­ce con­tra­de­cir esta afir­ma­ción al decla­rar que “cual­quier acción mili­tar aquí debe estar bien pla­nea­da, orga­ni­za­da, dota­da y pen­sa­da” y, ¡qué aten­to!, “se debe acor­dar entre todos aque­llos que van a ser los más afec­ta­dos por ella”. (Ibid.)
*Edi­ción en inglés, Liar’s Poker The Great Powers, Yugos­la­via and the Wars of the Futu­re , Edi­tions Aden, 1998, p. 129. (N. de la T.)
** Fuer­zas de la mari­na esta­dou­ni­den­se capa­ces de ope­rar por tie­rra, mar y aire, de ahí el acró­ni­mo: Sea, Air, and Land . (N. de la T.)
Julie Léves­que

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *