Arri­ba muje­res del mundo

Artícu­lo de cola­bo­ra­ción para Borro­ka Garaia da!. Auto­ra: Ane Iza­rra

Una vez más se acer­ca el día don­de hace­mos del color vio­le­ta nues­tro estan­dar­te y sím­bo­lo rei­vin­di­ca­ti­vo con­tra la vio­len­cia de géne­ro. Esta lacra nos inva­de, y la encon­tra­mos en muchos de los ámbi­tos de la socie­dad. Se nos pre­sen­ta de diver­sas mane­ras, median­te malos tra­tos, ase­si­na­tos en el hogar, vio­la­cio­nes, aco­so sexual, y la vio­len­cia en gene­ral hacia las muje­res inclui­da la tor­tu­ra y abu­sos sufri­dos por repre­sa­lia­das polí­ti­cas vascas.
Como en ante­rio­res oca­sio­nes, lle­na­re­mos las calles ele­van­do nues­tra voz y nues­tro gri­to para exi­gir el cese de este pro­ble­ma social tan gene­ra­li­za­do entre la pobla­ción. Sobre­vi­vi­mos en una socie­dad don­de se nos impo­ne un vil sis­te­ma cóm­pli­ce de casi todas las atro­ci­da­des come­ti­das en su mayo­ría, con­tra el sexo feme­nino. Un sis­te­ma que se nos pre­sen­ta acom­pa­ña­do de un capi­ta­lis­mo cada día más duro y san­gran­te, que en nin­gún cam­po de nues­tra vida nos deja vivir dig­na­men­te y nos va des­po­jan­do len­ta­men­te de nues­tros dere­chos más esen­cia­les. Como siem­pre o casi siem­pre ocu­rre, lo malo nun­ca vie­ne solo y en este caso vie­ne entre­la­zan­do sus garras ase­si­nas con el tan odia­do patriar­ca­do que nos impo­nen. No creo dema­sia­do en cam­pa­ñas de con­cien­cia que nos lle­gan con fecha de cadu­ci­dad, de uno o varios días que se olvi­dan al vol­ver­nos a sumer­gir de nue­vo en la ruti­na. Yo soy más exi­gen­te. Nada de poner tiri­tas ni par­ches, debe­mos rom­per el cora­zón del sis­te­ma que nos escla­vi­za y avi­va con­duc­tas machis­tas. Comen­zar des­de aba­jo, des­de las mise­rias y ceni­zas, cons­tru­yen­do una base sóli­da, con bue­nos pila­res que sopor­ten de for­ma con­sis­ten­te un nue­vo sis­te­ma más jus­to y soli­da­rio don­de todas las per­so­nas inde­pen­dien­te­men­te de su sexo pue­dan vivir libres, con los dere­chos bási­cos garan­ti­za­dos. Edu­can­do en valo­res de soli­da­ri­dad, en igual­dad, de res­pe­to y con mucha empa­tía. Don­de todas ten­ga­mos cabi­da en una socie­dad nue­va más tole­ran­te que la que en la actua­li­dad nos han dise­ña­do a su jus­ta medi­da y beneficio.
Por muy dife­ren­tes que sea­mos en la diver­si­dad tam­bién encon­tra­mos la rique­za de la plu­ra­li­dad, cada per­so­na en su mun­do, en un amplio uni­ver­so de elec­cio­nes per­so­na­les des­de homo­se­xua­les, hete­ros, les­bia­nas, tran­se­xua­les, blan­cas y negras tene­mos cabi­da en una socie­dad plu­ral don­de sea­mos libres para dejar de ser már­ti­res. Des­de Noviem­bre del año 2011 la Fis­ca­lía Gene­ral del Esta­do inclu­yó a las muje­res tran­se­xua­les en la ley de vio­len­cia de géne­ro, otor­gán­do­les el supues­to mis­mo tra­to que a todas las muje­res. ¿A qué espe­ra­ban?. La pri­me­ra obli­ga­ción de todo ser humano es ser feliz.
Siem­pre afir­mo y me reafir­mo dicien­do que nace­mos libres, que el ser mujer no es sinó­ni­mo de pose­sión o mer­can­cía de nada, ni de nadie. Que tene­mos vida pro­pia y liber­tad para mover­nos por cual­quier mun­do del uni­ver­so de la vida, que no que­re­mos cade­nas ni físi­cas, ni men­ta­les que nos opri­man el cuer­po, ni nues­tros sue­ños y ansias de liber­tad. Y si hay alguien que se le atra­gan­te nues­tra son­ri­sa que se de media vuel­ta y nos deje en paz, tal cual somos. Por­que nos roban la vida y no que­re­mos que el color rojo de nues­tra san­gre derra­ma­da por el patriar­ca­do ase­sino sea un ince­san­te fluir. No que­re­mos morir ni dego­lla­das, ni a gol­pes de mar­ti­llo, ni apu­ña­la­das, ni que­ma­das, ni arro­ja­das al vacio, ni rocia­das con áci­do, ni…ni….Un poco de nues­tra piel de mujer se va mar­chi­tan­do en cada una de las muje­res ase­si­na­das. Que nos amen sin gol­pes y si no nos aman; que nos dejen vivir.
A veces el machis­mo ata­ca tan fuer­te que nos deja sin sen­ti­do, como cuan­do de pron­to a boca­ja­rro y sin anes­te­sia pre­via nos gol­pean allí don­de más nos due­le, en nues­tra dig­ni­dad, sin­tien­do una agi­ta­ción inte­rior de rabia e impo­ten­cia como el hecho de tener que oír a un car­go públi­co del pp, todo un pre­si­den­te del Con­se­jo Gene­ral de la Ciu­da­da­nía “Las leyes son como las muje­res, están hechas para vio­lar­las”. Yo me pre­gun­to si no se acor­dó aun­que sea por una déci­ma de segun­do de quien le tra­jo al mun­do tras seme­jan­te fra­se. A todas estas for­mas de vio­len­cia de géne­ro debe­mos plan­tar­les cara. No pode­mos girar la mira­da hacia otro lado con el fin de esqui­var­las. Hay que reco­no­cer­la y denun­ciar­la, con nom­bres y ape­lli­dos si así lo requie­re; por­que si no la ata­ja­mos y la denun­cia­mos nos con­ver­ti­mos en sus cóm­pli­ces. Desea­mos cons­truir un mun­do más habi­ta­ble exen­tos de cáno­nes machis­tas. Tene­mos que for­zar entre todxs un cam­bio polí­ti­co y social con el com­pro­mi­so per­so­nal de ser suje­tos acti­vos y revo­lu­cio­na­rios de dicho pro­ce­so. Debe­mos encen­der la mecha de la con­cien­cia social que tan ador­me­ci­da se encuen­tra hoy en día para que las con­de­nas no cai­gan en sacos rotos. Arro­je­mos todas las con­duc­tas machis­tas al con­te­ne­dor del reci­cla­je para crear nue­vos espa­cios de liber­tad y de igualdad.
Arri­ba lxs que luchan !! Arri­ba muje­res del mun­do. Nues­tra lucha es inter­na­cio­na­lis­ta. No debe­mos olvi­dar­nos de las muje­res en paí­ses que sufren la gue­rra. Don­de no valen nada. Son botín de gue­rra, vio­la­das, mata­das, tor­tu­ra­das, abu­sa­das y lo peor todo, olvi­da­das. El pró­xi­mo domin­go tene­mos una cita con todas y cada una de noso­tras inde­pen­dien­te­men­te de la par­te del mun­do don­de nos ha toca­do nacer. Noso­tras aquí, des­de Eus­kal Herria, esca­pa­re­mos de la ruti­na para rei­vin­di­car alto y cla­ro que no que­re­mos más femi­ni­ci­dios ni nin­gún otro tipo de vio­len­cia por ser mujer, por­que nin­gu­na con­quis­ta vie­ne sola y la resis­ten­cia continúa.
“Igno­ra­mos nues­tra ver­da­de­ra esta­tu­ra has­ta que nos pone­mos en pie”
Emily Dickinson.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *