A pro­pó­si­to de suje­tos polí­ti­cos y femi­nis­mo «mix­to»- Vic­to­ria Aldu­na­te Mora­les

des­apa­re­cen las muje­res y los hom­bres no. Las agen­cias de finan­cia­ción están muy intere­sa­das tam­bién en estas pro­pues­tas… Es una made­ja muy enre­da­da que sue­na a más Inclu­sión en la Domi­na­ción…

“Pen­sar como un hom­bre ha sido un hala­go no una limi­ta­ción para las muje­res que han que­ri­do esca­par a la tram­pa del cuer­po. No es extra­ño que muchas muje­res inte­li­gen­tes y crea­ti­vas hayan insis­ti­do en que eran “seres huma­nos” pri­me­ro, y muje­res sólo acci­den­tal­men­te, que hayan mini­mi­za­do su bio­lo­gía o sus víncu­los con otras muje­res. El cuer­po ha ter­mi­na­do sien­do tan pro­ble­má­ti­co para las muje­res que a menu­do han pre­fe­ri­do pres­cin­dir de él y via­jar como un espí­ri­tu incor­pó­reo”
(Adrien­ne Rich).

El cuer­po sin ser­lo se trans­for­ma en una tram­pa patriar­cal. De la inco­mo­di­dad sur­ge un sen­tir misó­gino, odio­so y des­pre­cia­ti­vo con noso­tras mis­mas que se entre­te­je con la idea de que somos seres incom­ple­tas… Y cla­ro, para estar “com­ple­tas”, nues­tras orga­ni­za­cio­nes –de muje­res y femi­nis­tas- debe­rían ser mix­tas.
La femi­ni­dad del Ser Mujer es una cami­sa de fuer­za, un mol­de, al que –demos gra­cias- pare­ce que nun­ca, nin­gu­na –por más que parez­ca- se adap­ta total­men­te. Para sobre­vi­vir todas somos des­adap­ta­das algu­na o muchas veces y otras veces cede­mos. Es pro­ba­ble que exis­tan tan­tas his­to­rias como vidas. La estruc­tu­ra, la colum­na ver­te­bral del patriar­ca­do, sos­tie­ne y pro­du­ce innu­me­ra­bles y com­ple­jas mane­ras de sobre­vi­vir­lo.
Mujer es un inven­to que exis­te
Las pri­me­ras homí­ni­das no eran “Mujer”. La pro­duc­ción del ser Mujer y su cua­li­dad la Femi­ni­dad, se dio en pro­ce­sos de jerar­qui­za­ción, estra­ti­fi­ca­ción y asi­me­trías, o sea en el pro­ce­so de Domi­na­ción. Sin jerar­qui­za­ción no hay géne­ros (no hay cla­ses, razas, nor­ma­li­dad sexual, supe­rio­ri­dad huma­na).
Gue­rras y eco­no­mía de exce­den­tes en vez de sub­sis­ten­cia comu­nal –entre otras cosas- gene­ra­ron el “Inter­cam­bio de Muje­res” y unos seres fue­ron trans­for­ma­dos en seres para ser­vir a otros.
La mitad de los sapiens podían mane­jar des­de su cuer­po la repro­duc­ción (o no) de la espe­cie com­ple­ta. Ani­ma­les peli­gro­sos –enton­ces- aque­llos que pudie­sen lle­gar a domi­nar los des­ti­nos repro­duc­ti­vos de la comu­ni­dad des­de sus úte­ros. En todo caso, una idea fal­sa por­que no hay evi­den­cia his­tó­ri­ca de domi­nio por par­te de las homí­ni­das y tam­po­co se pue­de ase­gu­rar que las comu­ni­da­des matri­li­nea­les no las con­si­de­ra­ran más como “pari­do­ras” que cómo auto­ri­da­des. Lo que sí pare­ce cla­ro es que millo­nes de siglos ante­rio­res a lo que lla­man His­to­ria y Civi­li­za­ción, no hubo Patriar­ca­do estruc­tu­ral ni Matri­mo­nio, y la Hete­ro­se­xua­li­dad no fue ni un valor ni una nor­ma: No hubo Hete­ro-nor­ma­ti­vi­dad y no se nacía mujer… El Sexo no es a‑histórico.
Siem­pre es polí­ti­co

“No se nace mujer, se lle­ga a ser­lo…; es el con­jun­to de la civi­li­za­ción el que ela­bo­ra ese pro­duc­to…”
(Simo­ne de Beau­voir 1949).

La Mujer se cons­tru­ye social­men­te. El géne­ro es una jerar­qui­za­ción en sí mis­ma. No es “natu­ra­le­za”, se natu­ra­li­za. No es Bio­lo­gía ni bio­lo­gis­mo, no es “geni­ta­li­dad”, si no una pro­duc­ción social his­tó­ri­ca con­cre­ta con el obje­to de Domi­nar. Se crea a la mujer para explo­tar su tra­ba­jo. No se tra­ta de capri­cho, manía o sen­ti­mien­tos de macho, es sólo Polí­ti­ca de la Domi­na­ción y tie­ne, como toda domi­na­ción, inmen­sas ganan­cias de todo tipo para quie­nes domi­nan, espe­cial­men­te para sus jerar­quías. Esto tie­ne con­se­cuen­cias ideo­ló­gi­cas como la crea­ción de un sis­te­ma polí­ti­co para sos­te­ner el orden nece­sa­rio y el sur­gi­mien­to de sen­ti­mien­tos machis­tas de con­trol, sen­ti­mien­tos misó­gi­nos de domi­nio y some­ti­mien­to, y un sin­fín de otros códi­gos.
Los cuer­pos y su sexua­li­dad se vuel­ven polí­ti­cos en cual­quier con­tex­to y su mani­pu­la­ción y tra­ta­mien­to se trans­for­man en nor­mas que apo­yan los intere­ses de gru­pos hege­mó­ni­cos. Por ejem­plo, las socie­da­des acep­tan ‑abier­ta­men­te como en Gre­cia o sola­pa­da­men­te como en nues­tra épo­ca- la homo­se­xua­li­dad y abu­sos como la pede­ras­tia e inclu­so el inces­to ejer­ci­do por hom­bres, y todo ello sin frac­tu­rar la Hete­ro­nor­ma­ti­vi­dad y el Matri­mo­nio que ase­gu­ran la rique­za que pro­du­ce la Fami­lia para el Esta­do y para la cla­se que lo con­tro­la. Una Fami­lia que las muje­res, como obli­ga­ción natu­ral y entre­ga amo­ro­sa, sos­tie­nen en “lo pri­va­do” y repro­du­cen entre­gan­do pla­cer, cui­da­dos afec­ti­vos y mate­ria­les, tra­ba­jo volun­ta­rio gra­tui­to, tras­pa­so de ener­gías de todo tipo. Y este “rol” se amplía a la socie­dad com­ple­ta: las muje­res fue­ra del matri­mo­nio, aman­tes, pros­ti­tu­tas, madres, hijas, her­ma­nas, ami­gas, com­pa­ñe­ras, secre­ta­rias, cole­gas, cum­plen este mis­mo rol o par­te de él en diver­sas orga­ni­za­cio­nes y con­tex­tos con­si­de­ra­dos públi­cos.

El Patriar­ca­do se sos­tie­ne con coer­ción, explo­tan­do nece­si­da­des, con chan­ta­jes y mani­pu­la­ción para lograr que las muje­res cedan que no es lo mis­mo que con­sen­tir
(Nico­le Clau­de Mathieu, 1979).

Coer­ción es por ejem­plo limi­tar los cuer­pos de las muje­res mate­rial­men­te colo­cán­do­les velos, extir­pán­do­les el clí­to­ris, prohi­bién­do­les la entra­da a luga­res de cul­to reli­gio­so, lapi­dán­do­las, tra­fi­can­do con sus cuer­pos, vio­lan­do a las les­bia­nas como mane­ra de “corre­gir­las”, ase­si­nán­do­las por No ser lo que se espe­ra de ellas. Explo­ta­ción de nece­si­da­des es que sea­mos usa­das como mano de obra más bara­ta y segre­ga­das en deter­mi­na­dos tra­ba­jos. Con esto se logra sos­te­ner la jerar­quía sexual de la Divi­sión Sexual del Tra­ba­jo remu­ne­ra­do y domés­ti­co. La mani­pu­la­ción y chan­ta­jes, se logra en gran par­te con la pro­duc­ción de La Mujer-Madre.
Mater­ni­dad feme­ni­na

Ser madre es un sal­vo con­duc­to de mora­li­dad y decen­cia
(Adrien­ne Rich, 1976).

La Mater­ni­dad es un pro­ce­so regla­men­ta­do legal y moral­men­te, al que se le entre­ga por par­te del Esta­do, de la Socie­dad y/​o la Comu­ni­dad una cuo­ta impor­tan­te de poder feme­nino, lo que es un buen gan­cho y a la vez una vía para chan­ta­jear a las madres y decir­les: “uste­des crían, les hemos entre­ga­do el poder, en con­se­cuen­cia uste­des son las cul­pa­bles del machis­mo y de todo lo que no esté bien en la fami­lia. Tam­bién sus erro­res se extien­den a toda la socie­dad, delin­cuen­tes, locos, cri­mi­na­les, son cul­pa de sus madres”.
Pero no todo es así de duro, el Esta­do pue­de lle­gar a con­de­co­rar a las que más paren, dar­les sub­si­dios por hijo, rega­lar­les leche y otros ali­men­tos mien­tras crían futu­ros ciu­da­da­nos. Lue­go, los patro­nes esca­ti­man salas cunas y fue­ros mater­na­les. El Esta­do da rega­los y hala­ga a las madres; los patro­nes con buen cálcu­lo las recha­zan en pri­me­ra ins­tan­cia para lue­go con­tra­tar­las por pocos pesos. Todo muy con­cer­ta­do entre ambos. El Esta­do apa­re­ce como un pro­tec­tor de madres, pero nun­ca des­tru­ye de raíz la doble y tri­ple jor­na­da ni los tra­ba­jos pre­ca­rios, sino que inclu­so los pro­mue­ve y los lla­ma “opor­tu­ni­da­des”. Las madres deben acep­tar­los y agra­de­cer. Otras deci­den tra­ba­jar en nego­cios fami­lia­res. En sec­to­res rura­les, lo hacen en cha­cras fami­lia­res en vez de tra­ba­jar­le a un patrón ajeno hacien­do gra­tis lo mis­mo que a otros les pagan, o en reali­dad hacién­do­lo a cam­bio de habi­ta­ción, comi­da, sumi­nis­tros bási­cos, etc.(es una espe­cie de true­que nun­ca visi­bi­li­za­do que ter­mi­na sien­do el rol “natu­ral”). Tam­bién pue­den inten­tar ganar­se unos pesos que nun­ca alcan­zan, ela­bo­ran­do peque­ñas pro­duc­cio­nes case­ras. Cuan­do ese nego­cio cre­ce, las lla­man “micro­em­pre­sa­rias” y ellas ya pue­den comen­zar a trans­for­mar­se en patro­nas de otras muje­res.
En cual­quier caso, no hay jor­na­da úni­ca para las muje­res ni en la fami­lia ni en el rol mater­nal ni en la empre­sa patro­nal. El tra­ba­jo remu­ne­ra­do no es “Libe­ra­ción”. El Esta­do lo sabe y lo con­ser­va así, y para con­gra­ciar­se entre­ga unos meses más de post natal, pro­po­ne pagar­les sala­rio a las amas de casa y en un ges­to de géne­ro muy siglo 21, deja que los padres tomen el post natal en vez de las madres. La “equi­dad de géne­ro” en ple­na vigen­cia, mix­ta como gus­ta hoy.
La “Equi­dad de géne­ro” es mix­ta y hete­ro­se­xual
El auto­en­ga­ño neo­li­be­ral es que toda la his­to­ria social con­cre­ta y mate­rial de las muje­res y la femi­ni­dad sería simé­tri­ca con la de los hom­bres o que gra­cias a la inclu­sión actual, se borra la asi­me­tría. La coer­ción bru­tal, los pac­tos mas­cu­li­nos en el cam­po de la polí­ti­ca, los chan­ta­jes de las jerar­quías de cla­se, la mani­pu­la­ción a las madres, fue­ron borra­dos y/​o supe­ra­dos. La his­to­ria es nega­da y las muje­res tam­bién por­que ya no exis­ten.
El acce­so al mun­do labo­ral remu­ne­ra­do nos fue devuel­to a las muje­res por el capi­tal cuan­do ya esta­ba segu­ra la estruc­tu­ra del Matri­mo­nio y enton­ces el sala­rio feme­nino ya no pudo ser auto­no­mía si no “una ayu­da para la fami­lia”. Tam­bién se nos entre­gó el voto en todo el mun­do, pen­san­do que las “madres” sere­mos con­ser­va­do­ras por­que “debe­mos ocu­par­nos de la tran­qui­li­dad” ‑aun­que sea pre­ca­ria- de las wawas [hijxs peque­ñxs]. Y es ver­dad, nos ocu­pa y preo­cu­pa. Parir ya no res­pon­de al deseo de hacer­lo, de lamer y pegar al cuer­po al cacho­rro para ense­ñar­le la auto­no­mía, o de abor­tar en situa­cio­nes ame­na­zan­tes. La Mater­ni­dad se trans­for­ma en una ins­ti­tu­ción en sí mis­ma patriar­cal­men­te deli­mi­ta­da. Por eso, entre otras cosas, el Esta­do regu­la el abor­to y muje­res de par­ti­dos o cer­ca­nas a ellos se lo entre­gan en ban­de­ja. Los gobier­nos deci­den si abor­ta­mos o no “tera­péu­ti­ca­men­te”, y ellos defi­nen “tera­péu­ti­co” (te indi­can que “si te vio­la­ron, pue­des”, pero por elec­ción, no…). Un ser que pue­de mane­jar­se y regu­lar­se por sí mis­mo, apren­dió a no hacer­lo y a creer que la vida que se le asig­na es “Natu­ra­le­za”.
Sin esen­cias, his­tó­ri­co
No hay nada ante­rior a lo social. Todo se pro­du­ce a la par de un cuer­po naci­do, sus viven­cias jamás son neu­tra­les. Mis deseos no depen­den de mis geni­ta­les. No ten­go nin­gu­na esen­cia, no soy antes de haber vivi­do. La ana­to­mía no sig­ni­fi­ca nada sin una expe­rien­cia social his­tó­ri­ca que es una expe­rien­cia polí­ti­ca. No pare­ce haber un ser mujer sin vivir pro­ce­sos de asig­na­ción de un rol con el que ese ser se deba­te y dis­cu­te. Se con­fi­gu­ra alguien que inter­pre­ta sus viven­cias, lo que ve, cede, renie­ga, esca­pa…
Ser Mujer no es un cua­dro fijo, ina­mo­vi­ble, está­ti­co. Es una expe­rien­cia con­cre­ta que a tra­vés de la His­to­ria ha orga­ni­za­do resis­ten­cias, fugas, refor­mas y/​o des­man­te­la­mien­tos del sis­te­ma que la opri­me, y lo ha hecho colec­ti­va­men­te por­que no hay femi­nis­mo indi­vi­dual, pue­de haber sen­ti­mien­tos femi­nis­tas en cada una, pero la acción es colec­ti­va. Son pro­ce­sos ínti­mos (una sola­men­te per­ci­be cómo los está vivien­do a cada segun­do) y son a la vez colec­ti­vos por­que en la iden­ti­fi­ca­ción con otras se com­pren­de la domi­na­ción y se cons­tru­ye cami­nos para des­truir­la.
Matan­do a la men­sa­je­ra
Si hay algo que las muje­res orga­ni­za­das de mane­ra femi­nis­ta ‑inclu­so cuan­do no se nom­bra­ron como tales- han apre­cia­do a tra­vés de la His­to­ria, es orga­ni­zar­se entre muje­res, auto­ges­tio­nar­se entre muje­res, actuar jun­tas para encon­trar y des­mon­tar –o al menos frac­tu­rar- el ger­men de las depen­den­cias y los estig­mas, y para cele­brar el goce que sig­ni­fi­ca lle­var­les la con­tra. El áni­mo ha sido siem­pre autó­no­mo, la por­fía tam­bién. La auto­no­mía libe­ra, no apar­ta ni sepa­ra. Es anti­co­lo­nial por­que se repre­sen­ta a sí mis­ma y deve­la lo que se ha ocul­ta­do his­tó­ri­ca­men­te. La auto­no­mía ha sido la estra­te­gia fun­da­men­tal para fugar­se. Hemos segui­do habi­tan­do los mis­mos mun­dos que los demás y jun­to con eso cons­tru­yen­do los espa­cios pro­pios nega­dos. Con la auto­no­mía de unas no se nie­ga la exis­ten­cia de los otros, al revés, es la nega­ción de la auto­no­mía la que borra a gru­pos ente­ros de seres en este sis­te­ma.
Hay millo­nes de seres, y de seres huma­nos ‑no solo hem­bras- a quie­nes se les ha muti­la­do deseos, liber­tad, par­tes de su cuer­po, en una car­ni­ce­ría patriar­cal. Hay millo­nes que sien­do par­ti­cu­la­res hor­mo­nal­men­te, gené­ti­ca­men­te, bio­ló­gi­ca y geni­tal­men­te, han sido obli­ga­dos a entrar en un sis­te­ma dual mas­cu­lino-feme­nino, es ver­dad, no se nie­ga. Tie­nen su his­to­ria pro­pia y con­cre­ta de opre­sio­nes, resis­ten­cias y accio­nes des­man­te­la­do­ras, noso­tras tam­bién.
Noso­tras nos hemos orga­ni­za­do iden­ti­fi­cán­do­nos en viven­cias y pro­pues­tas. Los femi­nis­mos no son res­pon­sa­bles del bina­ris­mo patriar­cal, al con­tra­rio lo des­ca­li­fi­can, lo enfren­tan, y varios femi­nis­mos lo des­ar­man. No hay que matar a las men­sa­je­ras de la horri­ble noti­cia que des­tro­za vidas y cuer­pos de per­so­nas que no quie­ren ser lo que se les obli­ga. Sabe­mos que vivir no es una ope­ra­ción mate­má­ti­ca. Jus­ta­men­te es mucho más com­ple­ja, por eso negar lo que se ha vivi­do no va ter­mi­nar con el Patriar­ca­do y es más, pue­de for­ta­le­cer­lo con la idea de que ya esta­ría supe­ra­do.
¿Des­apa­re­cen las muje­res y se que­dan los hom­bres?
No sólo la femi­ni­dad, si no la mas­cu­li­ni­dad son pro­duc­cio­nes patriar­ca­les, pero des­apa­re­cen las muje­res y no los hom­bres, ¿por qué? Hom­bres y defen­so­ras, recla­man entrar a los encuen­tros femi­nis­tas nacio­na­les, lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños, y movi­mien­tos de la Diver­si­dad Sexual dicen que las muje­res no exis­ti­mos. Las agen­cias de finan­cia­ción están muy intere­sa­das tam­bién en estas pro­pues­tas… Es una made­ja muy enre­da­da que sue­na a más Inclu­sión en la Domi­na­ción.
Lo pri­me­ro que sal­ta a la vis­ta es lo hete­ro­nor­ma­ti­vo del pri­mer recla­mo. ¿Debe haber hom­bres en el femi­nis­mo para que éste sea com­ple­to? ¿Son la fuer­za que nos fal­ta­ba?… Este celo par­ti­cu­lar por “lo mix­to” pare­ce garan­ti­zar que las muje­res no anda­re­mos solas, que no deja­re­mos de ser el sopor­te domés­ti­co, secre­ta­rial y subal­terno en las orga­ni­za­cio­nes.
Y de yapa, la anu­la­ción de nues­tra exis­ten­cia, la des­au­to­ri­za­ción de nues­tra pala­bra. Algo re-cono­ci­do por noso­tras que siem­pre debe­mos pro­bar ino­cen­cia.
¿La his­to­ria con­cre­ta no corro­bo­ra que vivi­mos y hemos actua­do?…
Si no exis­ti­mos, la mayo­ría de los más de 2 mil millo­nes de indi­gen­tes en la actua­li­dad en todo el mun­do son seres neu­tros, sin his­to­ria polí­ti­ca y sin reali­dad polí­ti­ca. No se requie­re de des­agre­ga­ción de cifras de pobre­za, no tie­ne caso denun­ciar explo­ta­cio­nes de cla­se y racis­mo espe­cí­fi­cas con­tra unas no muje­res. Ya no se dice Vio­len­cia con­tra las Muje­res, si no Vio­len­cia “De Géne­ro”, el fenó­meno de la Vio­len­cia machis­ta deja de ser un fenó­meno polí­ti­co estruc­tu­ral para pasar a ser el lado oscu­ro de la “equi­dad”. Des­apa­re­cen las agra­van­tes para un tipo de cri­men en razón de un sexo, que­dan escri­tas en leyes, pero en la vida con­cre­ta se disuel­ven – ape­nas se visi­bi­li­zó el femi­ci­dio se trans­for­mó en una ley inser­vi­ble-…
Es bueno refle­xio­nar, con­ver­sar, dis­cu­tir, coor­di­nar coin­ci­den­cias que bus­quen des­man­te­lar los géne­ros, sus pri­vi­le­gios, el patriar­ca­do y sus meca­nis­mos de explo­ta­ción, y hacer­lo con dis­tin­tas agru­pa­cio­nes. Pero no pare­ce jus­to que “la” con­di­ción sea: “¡Admí­tan­nos y lue­go habla­mos!”, sino más bien una mues­tra más de pre­po­ten­cia.
Los femi­nis­mos han naci­do con mate­ria ínti­ma y colec­ti­va, des­de un cuer­po y viven­cias con­cre­tas. No es que sea­mos “geni­ta­li­dad hege­mó­ni­ca” ni esen­cia, es que la piel nos ha cica­tri­za­do así. Son expe­rien­cias con­cre­tas que se con­fi­gu­ran dis­tin­tas de acuer­do a terri­to­rios, cla­ses socia­les, a la His­to­ria de cada pue­blo y a viven­cias par­ti­cu­la­res. Es un cuer­po vivi­do –no un espí­ri­tu incorpóreo‑, indi­vi­dual y colec­ti­vo –no universal‑, pro­pio y autó­no­mo, que no nece­si­ta ser com­ple­ta­do ni trans­for­mar­se en “mix­to”.


Algu­nas fuen­tes
MÉNDEZ, LOURDES. Antro­po­lo­gía femi­nis­ta. Ed. Sín­te­sis. Madrid 2007
SANAHUJA YLL, María Encar­na. La coti­dia­ni­dad en la pre­his­to­ria. La Vida y su sos­te­ni­mien­to. Ed. Ica­ria Antrazyt. Bar­ce­lo­na, 2007.
RODRIGAÑEZ BUSTOS, CASILDA. La Sexua­li­dad y el Fun­cio­na­mien­to de la Domi­na­ción. Para enten­der el ori­gen social del males­tar indi­vi­dual. La Rebe­lión de Edi­po, IIª Par­te. Reedi­cio­nes Sarri Sarri Edi­to­rial, Stgo. 2010.
GONZÁLEZ MARTÍN, ANA Mª. La Pre­his­to­ria. Vida y Cos­tum­bres en la Pre­his­to­ria. Ed. Edi­mat, Madrid 2006.
RICH, ADRIENNE “Nace­mos de Mujer. La mater­ni­dad como expe­rien­cia e ins­ti­tu­ción”. Ed. Caté­dra, Uni­ver­si­tat de Valèn­cia, Ins­ti­tu­to de la Mujer, Valen­cia, 1996.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *