Pre­sos y exi­lia­dos: un gran acuer­do social- Jon Garay

El pasa­do 10 de noviem­bre, quie­nes acu­di­mos a Baio­na des­de Hegoal­de segu­ro que com­par­ti­mos una sen­sa­ción de envi­dia sana y admi­ra­ción hacia nues­tros pai­sa­nos del nor­te. Por­que han hecho posi­ble lo que a este lado de los Piri­neos pare­ce tan difí­cil: reu­nir a gen­tes de todas las sen­si­bi­li­da­des polí­ti­cas pidien­do el res­pe­to a los dere­chos huma­nos de los pre­sos y una agen­da para el pro­ce­so de paz.

Aque­lla foto de miles de per­so­nas, con esa pan­car­ta mul­ti­co­lor, es una de las metas que nos hemos mar­ca­do como movi­mien­to. Aun­que las cir­cuns­tan­cias en Hegoal­de son evi­den­te­men­te dis­tin­tas, aun­que aquí nece­si­te­mos más tiem­po para supe­rar muros y tejer nue­vas com­pli­ci­da­des, el nor­te está ahí, nues­tro obje­ti­vo es ese: tejer un amplio acuer­do social que posi­bi­li­te y ace­le­re la vuel­ta a casa de pre­sos y exi­lia­dos políticos.

Por­que lo quie­ra o no el Gobierno espa­ñol, en Eus­kal Herria hay un pro­ce­so de paz en mar­cha. Y en todo esque­ma de reso­lu­ción de con­flic­tos es impres­cin­di­ble abor­dar las con­se­cuen­cias, tra­tar el capí­tu­lo de las víc­ti­mas, la memo­ria, y tam­bién dar una solu­ción a los pre­sos y exi­lia­dos. Pues bien, para cerrar de mane­ra satis­fac­to­ria asun­tos tan espi­no­sos ‑que lo son pre­ci­sa­men­te por­que el con­flic­to sigue latente‑, es impres­cin­di­ble ese gran acuer­do social, un míni­mo común deno­mi­na­dor en la ruta hacia la paz.

Por eso nos pare­ce tan impor­tan­te la foto­gra­fía de Baio­na. Por­que está pre­ce­di­da de un meri­to­rio tra­ba­jo de rela­cio­nes, de empa­tía, de acu­mu­la­ción, que ha teni­do como resul­ta­do una prác­ti­ca una­ni­mi­dad social en torno a los temas bási­cos: pro­ce­so de paz, dere­chos huma­nos, fin de la dis­per­sión, liber­tad de los pre­sos enfer­mos y de quie­nes han cum­pli­do su con­de­na, acce­so a liber­ta­des condicionales…

Para apun­ta­lar más el mode­lo, la mani­fes­ta­ción estu­vo pre­ce­di­da de varios movi­mien­tos del Minis­tro Valls, eje­cu­ta­dos muy al esti­lo de su cole­ga Fer­nán­dez Díaz: pasos atrás, para empeo­rar, para blo­quear. Y estas pos­tu­ras extre­mis­tas, tan ale­ja­das del acuer­do social, pro­vo­ca­ron un efec­to bume­rán y una mayor acti­va­ción de todos los sec­to­res, que se sin­tie­ron ata­ca­dos en su pro­yec­to de con­vi­ven­cia. Y a buen segu­ro que aho­ra, en el Eli­seo, el señor Hollan­de esta­rá refle­xio­nan­do sobre todo esto. Por­que mien­tras no dé pasos en posi­ti­vo va a tener un gra­ve pro­ble­ma de des­afec­ción social.

Y es que, a estas altu­ras, ya va estan­do cla­ro quién se mue­ve por la paz y quién pre­ten­de man­te­ner el con­flic­to en los pará­me­tros ante­rio­res. Y como lo que está en jue­go es muy impor­tan­te, nada menos que el pro­yec­to de con­vi­ven­cia de este país, mucha gen­te está toman­do car­tas en el asun­to de mane­ra acti­va, y más que lo harán en la medi­da en que los gobier­nos se empe­ñen en este blo­queo irres­pon­sa­ble. Bue­na prue­ba de ello es la rápi­da exten­sión que está tenien­do el movi­mien­to Herri­ra por toda la geo­gra­fía vas­ca, el amplio res­pal­do popu­lar a nues­tras ini­cia­ti­vas y las voces cada vez más plu­ra­les que se dan cita en ellas.

En este sen­ti­do, toman­do como tram­po­lín la his­tó­ri­ca mar­cha de Baio­na, la cita del 12 de enero en Bil­bo adquie­re aho­ra una impor­tan­cia capi­tal para supe­rar la actual situa­ción de blo­queo. Nues­tro obje­ti­vo es que ahí se visua­li­ce de mane­ra cla­ra ese gran acuer­do social, la volun­tad mayo­ri­ta­ria de aca­bar con la dis­per­sión y con todas las medi­das de excep­ción, el deseo com­par­ti­do de que todas las par­tes den pasos defi­ni­ti­vos hacia la paz.

Des­de el movi­mien­to Herri­ra vamos a hacer todo lo posi­ble por lograr una foto lo más pare­ci­da a la de la mani­fes­ta­ción de Baio­na. Esta­mos con­ven­ci­dos de que es posi­ble, de que hay sitio para todos en la pan­car­ta de los dere­chos huma­nos, la solu­ción y la paz. Y tam­bién vemos que es nece­sa­rio, que es hora de supe­rar los esque­mas par­ti­dis­tas y empe­zar a pen­sar como socie­dad, por­que nos juga­mos el mode­lo de con­vi­ven­cia y el futuro.

Para ello, ani­ma­mos a la ciu­da­da­nía a poner­se en mar­cha y a hacer todo lo posi­ble por ese gran acuer­do social, tra­ba­jan­do des­de la base, acer­can­do pos­tu­ras en todos los pue­blos, en las fábri­cas, en los cen­tros de estu­dio. Vamos a hacer la ola gota a gota, des­de hoy mis­mo, cada cual en su ámbi­to, y el 12 de enero le vamos a decir al mun­do que en Eus­kal Herria tam­bién tene­mos dere­cho a nues­tro pro­ce­so de paz, y que la paz pasa de mane­ra urgen­te por res­pe­tar los dere­chos más ele­men­ta­les de los pre­sos y sus familiares.

Detrás de una pan­car­ta por el fin de la dis­per­sión hay miles de per­so­nas que sufren día a día sus dolo­ro­sas con­se­cuen­cias. Y esas per­so­nas tam­bién nos piden un peda­ci­to de espe­ran­za, poder creer que su paz tam­bién será posi­ble. Por eso, el 12 de enero tene­mos que estar, tene­mos que sumar. Esta socie­dad tie­ne dere­cho a la esperanza.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *