Iza­ro Arruar­te ha denun­cia­do el aco­so que sufrió por dos poli­cías en Tene­ri­fe

20121121_etxerat

El tes­ti­mo­nio de Iza­ro Arruar­te pone en evi­den­cia una vez más, el aco­so que sufri­mos los fami­lia­res. Esta es la segun­da agre­sión gra­ve que sufri­mos en un bre­ve espa­cio de tiem­po. Etxe­rat denun­cia­ba el 9 de octu­bre la agre­sión sufri­da por Ena­ra Rodri­gez, ape­nas 15 días des­pués tuvo lugar la que hemos rela­ta­do aho­ra.

Es nues­tra con­di­ción de fami­lia­res la que nos hace obje­to de estas agre­sio­nes. Noso­tros y noso­tras sufri­mos tam­bién en pri­me­ra per­so­na las con­se­cuen­cias de la polí­ti­ca de excep­ción que se apli­ca a nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos, las pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos. La sufri­mos ade­más en una doble ver­tien­te: sufri­mos la con­de­na que cum­plen nues­tros fami­lia­res, y la que a noso­tros se nos apli­ca por esa úni­ca con­di­ción: ser sus fami­lia­res: dis­per­sión, cacheos, ame­na­zas, aco­so.

Estas son las situa­cio­nes, muchas de ellas de extre­ma gra­ve­dad, que se nos obli­ga a vivir. Y que la con­di­ción de fami­liar, es el moti­vo del aco­so sufri­do por Iza­ro se hace evi­den­te cuan­do, en el momen­to en el que le mues­tran la pla­ca, los dos poli­cías hacen refe­ren­cia direc­ta a sus fami­lia­res pre­sos. Y, nue­va­men­te, en la ame­na­za de deten­ción, pre­sio­nán­do­la con el sufri­mien­to de su madre si lle­ga­ra a tener encar­ce­la­do a un miem­bro más de su fami­lia. Pode­mos decir que no sola­men­te la con­di­ción de fami­liar nos hace obje­to de agre­sión, sino que per­fec­ta­men­te cono­ce­do­res del sufri­mien­to que nos cau­sa, lo uti­li­zan para sus ame­na­zas y coac­cio­nes.

Aun­que la mayo­ría de la socie­dad vas­ca vive un tiem­po de espe­ran­za, noso­tros y nues­tros fami­lia­res segui­mos vivien­do una cru­da reali­dad. Los fami­lia­res segui­mos reco­rrien­do miles de kiló­me­tros todos los fines de sema­na, y así arries­gan­do nues­tras vidas en las carre­te­ras. Pero ade­más de ello, tene­mos que sufrir todo tipo de aco­sos. En muy poco tiem­po hemos sufri­do dos agre­sio­nes. Y aun­que este tipo de suce­sos nun­ca pue­den ser admi­si­bles, para noso­tros resul­tan espe­cial­men­te angus­tio­sas.

Cuan­do denun­cia­mos el aco­so que sufrió Ena­ra Rodri­guez y exiji­mos que se acla­ra­ran los hechos y se iden­ti­fi­ca­ra a los res­pon­sa­bles, nos pare­ció suma­men­te preo­cu­pan­te y, por otra par­te, cla­ri­fi­ca­dor, el sie­len­cio de la mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción tan­to como de los la mayo­ría de los agen­tes polí­ti­cos y socia­les ante tan gra­ve suce­so. No se dio ni la res­pues­ta ni la denun­cia que exi­gía. Nos pre­gun­ta­mos cual va a ser aho­ra, ante una nue­va agre­sión, la acti­tud de todos ellos. Debe­mos ape­lar a su res­pon­sa­bi­li­dad para que lo suce­di­do encuen­tre en los medios y en los agen­tes polí­ti­cos y socia­les la acti­tud de denun­cia que debe encon­trar y que tomen igual­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad de exi­gir la cla­ri­fi­ca­ción de lo ocu­rri­do.

Exi­gi­mos el fin inme­dia­to del aco­so y las agre­sio­nes de que somos obje­to. Recor­da­mos a quie­nes los obser­van des­de la pasi­vi­dad que sig­ni­fi­can una vul­ne­ra­ción de los dere­chos fun­da­men­ta­les y que es hora ya de que estos dere­chos, como los de nues­tros fami­lia­res pre­sos, sean res­pe­ta­dos, sin excu­sas, sin eva­si­vas ni inten­tos de jus­ti­fi­ca­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *