Cuan­do Mas es menos- Ane Bela­te­gi y Axier Lopez

Tras el anun­cio del ade­lan­to de las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas en el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya hemos vis­to como Artur Mas, pre­si­den­te de la Gene­ra­li­tat, en una media­ti­za­da pues­ta en esce­na, ha pre­sen­ta­do una supues­ta hoja de ruta hacia la inde­pen­den­cia del Prin­ci­pat. 30 años de ges­tión regio­na­lis­ta, con­ti­nuos pac­tos a nivel esta­tal con el par­ti­do del gobierno de turno en la Mon­cloa, el pac­to fis­cal como ban­de­ra y la defen­sa de “polí­ti­cas españolistas”(tal y como expre­sa­ba su his­tó­ri­co ex-pre­si­den­te Jor­di Pujol en una recien­te char­la jun­to con un ex-secre­ta­rio gene­ral de la OTAN) han sido los ejes cen­tra­les del accio­nar polí­ti­co de Con­ver­gèn­cia i Unió.

Pero hoy vemos como tras una his­tó­ri­ca mani­fes­ta­ción en Bar­ce­lo­na, CiU dice haber cam­bia­do sus anhe­los de enca­je en Espa­ña por un supues­to rup­tu­ris­mo. Cam­bio este, pro­mul­ga­do y aplau­di­do por el totum revo­lu­tum repre­sen­ta­do en la Asam­blea Nacio­nal Cata­la­na.

Tras una legis­la­tu­ra mar­ca­da por un recor­te sis­te­má­ti­co y bru­tal de los ser­vi­cios socia­les, median­te una estra­te­gia com­par­ti­da con el gobierno cen­tral y aus­pi­cia­da por la bur­gue­sía cata­la­na, aho­ra obser­va­mos como CiU dice hacer suya una rei­vin­di­ca­ción expre­sa­da popu­lar­men­te. Es decir, lo radi­cal­men­te opues­to a la acti­tud repre­si­va que man­tie­ne para con ese mis­mo pue­blo en las cen­te­na­res de mani­fes­ta­cio­nes, encie­rros, pro­tes­tas o huel­gas con­tra los recor­tes.

Una dele­ga­ción de Aska­pe­na estu­vo recien­te­men­te en los Paï­sos Cata­lans, pudien­do par­ti­ci­par en la Dia­da de Bar­ce­lo­na y tomar el pul­so al momen­to polí­ti­co. Nos gus­ta­ría acla­rar deter­mi­na­dos con­cep­tos que se escon­den tras este jue­go polí­ti­co tenien­do en cuen­ta ade­más, la gran reper­cu­sión mediá­ti­ca que en Eus­kal Herria está tenien­do por razo­nes más que obvias. Una reper­cu­sión que en muchos de sus casos, a nues­tro enten­der, no ha refle­ja­do este pro­ce­so en su tota­li­dad.

Pri­me­ra­men­te hay que seña­lar la com­pe­ne­tra­ción casi car­nal entre la Gene­ra­li­tat y el gobierno espa­ñol a la hora de apli­car los recor­tes. Afa­ble rela­ción solo algo más incó­mo­da para los regio­na­lis­tas en el momen­to que el PP ha pro­pues­to medi­das de recen­tra­li­za­ción.

Tras inten­tos deses­pe­ra­dos y falli­dos por intro­du­cir el pac­to fis­cal como ban­de­ra en las cre­cien­tes movi­li­za­cio­nes sobe­ra­nis­tas la bur­gue­sía cata­la­na ha adop­ta­do el difí­cil camino de inten­tar nue­va­men­te el enca­je den­tro de la Espa­ña que por razo­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas nece­si­ta.

Con La Cai­xa, Alber­tis, Gas Natu­ral Feno­sa, Frei­xe­net o el Gru­po Godó a la cabe­za, esta alta bur­gue­sía depen­dien­te del esta­do espa­ñol ha resi­tua­do, en esta nue­va coyun­tu­ra, a su prin­ci­pal repre­sen­tan­te polí­ti­co, Con­ver­gèn­cia i Unió. De esta mane­ra se entien­de el ade­lan­to de las elec­cio­nes, en bus­ca de una mayo­ría abso­lu­ta que les pro­por­cio­ne liber­tad de acción. Liber­tad prin­ci­pal­men­te para con­ti­nuar con los recor­tes mien­tras se desa­rro­lla la supues­ta hoja de ruta hacia una con­sul­ta que pudie­ra aca­bar en la crea­ción de un esta­do pro­pio.

Esta­do Pro­pio es pre­ci­sa­men­te el pri­mer con­cep­to que que­re­mos des­gra­nar.

CiU habla de la nece­si­dad de Cata­lun­ya a tener estruc­tu­ras y voz pro­pias, obvian­do uti­li­zar el con­cep­to de inde­pen­den­cia. Esta ambi­güe­dad inten­cio­na­da deja más que abier­ta la puer­ta a la posi­bi­li­dad de un esce­na­rio simi­lar al vivi­do en Que­bec duran­te su refe­rén­dum de 1980, cues­tión en boca de más de un miem­bro de CiU estos días. Es decir un esce­na­rio don­de se hable de la facul­tad de crear leyes, de cobrar impues­tos, de ges­tio­nar las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, de tener una ges­tión cul­tu­ral pro­pia… Pero tam­bién un esce­na­rio de aso­cia­ción eco­nó­mi­ca entre igua­les, de emba­ja­das y ejer­ci­to com­par­ti­dos y diver­sos orga­nis­mos comu­nes… Lo que en Eus­kal Herria alguno, median­te una pirue­ta lin­güís­ti­ca, se atre­vió a defi­nir como sobe­ra­nía com­par­ti­da. Un cam­bio en las estruc­tu­ras de ges­tión lo sufi­cien­te­men­te nove­do­so como para cal­mar el auge de un inde­pen­den­tis­mo huér­fano de pro­yec­to polí­ti­co, sin cam­biar la carac­te­ri­za­ción de las estruc­tu­ras de domi­na­ción per­pe­tuan­do de esta mane­ra a los mis­mos acto­res en la ges­tión del ver­da­de­ro timón polí­ti­co: el poder eco­nó­mi­co y finan­cie­ro.

El prin­ci­pal actor a nivel social de este movi­mien­to por la inde­pen­den­cia es la Asam­blea Nacio­nal Cata­la­na. Orga­nis­mo que reúne a la mayo­ría del espec­tro polí­ti­co cata­la­nis­ta del Prin­ci­pat tenien­do como úni­co pun­to en su agen­da la recla­ma­ción de la inde­pen­den­cia del Prin­ci­pat. Detrás de ese común deno­mi­na­dor inde­pen­den­tis­ta se escon­de un requi­si­to con­sen­sua­do por los repre­sen­tan­tes de este inde­pen­den­tis­mo trans­ver­sal: “esta­do pro­pio sí pero den­tro de la Unión Euro­pea”, tal y como reza­ba la pan­car­ta de la mani­fes­ta­ción en la Dia­da “Cata­lun­ya, nou estat d´Europa”. Algo tan sen­si­ble como la per­te­nen­cia a una supra­es­truc­tu­ra capi­ta­lis­ta mar­ca­da ideo­ló­gi­ca­men­te des­de su naci­mien­to no ha sido obje­to de deba­te y se impo­ne como con­di­ción para esta acu­mu­la­ción de fuer­zas.

No nos exten­de­re­mos expli­can­do lo evi­den­te y lo resu­mi­re­mos dicien­do que la inde­pen­den­cia y esta Unión Euro­pea en manos del FMI, del Ban­co Mun­dial, de la OTAN, del con­trol autár­qui­co de Ale­ma­nia… son con­cep­tos antó­ni­mos per se.

En la defi­ni­ción del suje­to polí­ti­co, del res­pe­to o no a la terri­to­ria­li­dad, a excep­ción de la Esque­rra inde­pen­den­tis­ta, los par­ti­dos polí­ti­cos del Prin­ci­pat repre­sen­ta­dos en la ANC han decli­na­do crear una estra­te­gia nacio­nal y han deci­di­do diri­gir sus recla­mas polí­ti­cas, en un ejer­ci­cio de prag­ma­tis­mo polí­ti­co, a una par­te del terri­to­rio.

Por un lado, tene­mos la renun­cia his­tó­ri­ca de la dere­cha regio­na­lis­ta al mar­co nacio­nal. Posi­ción esta basa­da en meros intere­ses de par­ti­do ya que CiU es cons­cien­te de que su hege­mo­nía en el Prin­ci­pat se dilu­ye den­tro el mar­co polí­ti­co nacio­nal. Accio­nar polí­ti­co muy cono­ci­do por nues­tros lares y que segu­ra­men­te vivió su máxi­ma expre­sión con la rup­tu­ra del acuer­do de Liza­rra-Gara­zi por el PNV.

Para otras fuer­zas, en cam­bio, el argu­men­to para la renun­cia al mar­co nacio­nal es “la polí­ti­ca de rit­mos dife­ren­tes”. O dicho de otra mane­ra, estas fuer­zas plan­tean la uni­dad del terri­to­rio como una uto­pía inal­can­za­ble y esgri­men la supues­ta lle­ga­da de un momen­to his­tó­ri­co que no per­mi­te “espe­rar” más. Para maqui­llar esta renun­cia, a este dis­cur­so se le sue­le aña­dir el siguien­te argu­men­to: “des­de un esta­do inde­pen­dien­te daría­mos al res­to del terri­to­rio el ejem­plo a seguir, has­ta con­se­guir la reuni­fi­ca­ción”. Aho­ra bien, ya sabe­mos cuál será el ejem­plo a seguir que nos ofre­ce­rán los que lide­ran este pro­ce­so: la crea­ción, en el mejor de los casos, de un esta­do supe­di­ta­do a las tesis del mayor ase­sino de cul­tu­ras y pue­blos sin esta­do que hemos cono­ci­do: el capi­ta­lis­mo. Podría­mos afir­mar iró­ni­ca­men­te que de ser así, el úni­co espa­cio real­men­te inde­pen­dien­te den­tro del terri­to­rio sería Euro­ve­gas.

La his­to­ria nos ha dado diver­sos ejem­plos (no hace fal­ta traer a cola­ción el más que cono­ci­do y cer­cano caso de Irlan­da) de como la crea­ción de nue­vas fron­te­ras inter­nas trae con­si­go una pro­fun­di­za­ción en la dife­ren­cias crea­das por las fron­te­ras impues­tas, el aumen­to de la repre­sión en el res­to del terri­to­rio y un alar­ga­mien­to del con­flic­to polí­ti­co.

Com­pa­ñe­ras de Aska­pe­na pudi­mos ver in situ la can­ti­dad y la diver­si­dad de la gen­te que salió a la calle en la Dia­da. Per­so­nas can­sa­das de la his­tó­ri­ca nega­ción del esta­do espa­ñol para con su tie­rra. Cata­la­nas que han dicho prou!, bas­ta ya! a ser meras espec­ta­do­ras del futu­ro. Y es este hecho el que aplau­di­mos y valo­ra­mos. El hecho de que una gran par­te de la socie­dad se pre­gun­te cómo se quie­re orga­ni­zar y lo deba­ta superan­do la barre­ra ideo­ló­gi­ca de la lega­li­dad espa­ño­la impues­ta. Le damos la bien­ve­ni­da al igual que gran par­te del movi­mien­to popu­lar cata­lán y el con­jun­to de la Esque­rra Inde­pen­den­tis­ta de los Paï­sos Cata­lans. Sabe­mos que el movi­mien­to de izquier­das inde­pen­den­tis­ta cata­lán sabrá ade­cuar­se a esta coyun­tu­ra para seguir for­ta­le­cien­do el pro­yec­to de uni­dad popu­lar. Lucha no exen­ta de difi­cul­ta­des pero que sigue dan­do fru­tos; tales como el naci­mien­to de la orga­ni­za­ción juve­nil uni­ta­ria ARRAN o la pau­la­ti­na expan­sión de las CUP, que tras una lar­ga refle­xión ha deci­di­do pre­sen­tar­se por pri­me­ra vez a las elec­cio­nes auto­no­mi­cas.

Uni­dad popu­lar de todos y todas las que al gri­tar inde­pen­den­cia ven más allá de un cam­bio de ban­de­ra y luchan por la auto­ges­tión, sin inje­ren­cias, de todos y cada uno de los aspec­tos que con­for­man el pue­blo que habla una mis­ma len­gua y vive una mis­ma cul­tu­ra des­de Sal­ses a Guar­da­mar y des­de Fra­ga a Maó.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *