Gali­za. Silen­cio de los medios ante los ata­ques con coc­te­les molo­tov y explo­sio­nes con­tra sedes ban­ca­rias en la noche de la Huel­ga General.

Una poten­te bom­ba hizo explo­sión en la madru­ga­da de la huel­ga gene­ral en Ferrol, des­tro­zan­do una sucur­sal de Nova­ga­li­cia Ban­co. La mis­ma noche, en la mis­ma ciu­dad, otras dos sucur­sa­les ban­ca­rias fue­ron ata­ca­das con cóc­te­les molo­tov. En el res­to de las ciu­da­des del País, más ata­ques incen­dia­rios, barri­ca­das de fue­go, enfren­ta­mien­tos con la poli­cía, des­truc­ción de esta­ble­ci­mien­tos esqui­ro­les y cho­ques con los buró­cra­tas sin­di­ca­les mar­ca­ron la tóni­ca de una jor­na­da de huel­ga más fuer­te y más com­ba­ti­va que nun­ca. El poder esta­ble­ci­do, tan­to la pren­sa, como el Esta­do, como los Sin­di­ca­tos, reac­cio­na­ron con sor­pre­sa y hos­ti­li­dad, teme­ro­sos de per­der el con­trol de una situa­ción cada día más ten­sa y más pró­xi­ma a descontrolarse.

La prác­ti­ca tota­li­dad de la pren­sa adic­ta al régi­men con­sin­tió en silen­ciar un sabo­ta­je de los más poten­tes de los últi­mos tiem­pos. Pero, al con­tra­rio que en la mayo­ría de las accio­nes de resis­ten­cia gale­ga, la poli­cía espa­ño­la no difun­dió foto­gra­fías ni infor­ma­cio­nes sobre el sabo­ta­je, lo cier­to es que la deto­na­ción de la bom­ba arran­có la puer­ta de la sucur­sal, des­tro­zó las dos cajas auto­má­ti­cas y el fal­so techo del inte­rior. La sucur­sal está ubi­ca­da en la con­fluen­cia entra las calles Alcal­de Use­ro y Minis­tro Patinho, en el ensan­che. Los agen­tes del TEDAX ins­pec­cio­na­ban el local en la maña­na de la huel­ga, mien­tras se infor­ma­ba que las cáma­ras de segu­ri­dad habían gra­ba­do a los dos com­ba­tien­tes que colo­ca­ron la bomba.

Esa mis­ma noche, tam­bién en Ferrol, la sucur­sal del BBVA de la pla­za del Calhao fue ata­ca­da, rom­pien­do con ado­qui­nes la vitri­na para intro­du­cir por el agu­je­ro un cóc­tel molo­tov. Tam­bién en la comar­ca, otra sucur­sal del NGB fue ape­drea­da en Naró

Gale­go

Umha poten­te bom­ba explo­sio­nou na madru­ga­da da gre­ve geral em Ferrol, des­troçan­do umha sucur­sal de Nova­ga­li­cia Ban­co. Na mes­ma noi­te, na mes­ma cida­de, outras duas sucur­sais ban­cá­rias fôrom ata­ca­das com coque­téis molo­tov. No res­to das cida­des do País, mais ata­ques incen­diá­rios, barri­ca­das de lume, con­fron­tos com a polí­cia, des­truiçom de esta­be­le­ci­men­tos esqui­róis e cho­ques com os buro­cra­tas sin­di­cais mar­cá­rom a tóni­ca de umha jor­na­da de gre­ve mais maciça e mais com­ba­ti­va que nun­ca. O poder esta­be­le­ci­do, tan­to a Impren­sa, como o Esta­do, como os Sin­di­ca­tos, reagí­rom com sur­pre­sa e hos­ti­li­da­de, teme­ro­sos de per­de­rem o con­tro­lo de umha situaçom cada dia mais ten­sa e mais pró­xi­ma a se descontrolar.

A prá­ti­ca tota­li­da­de da impren­sa adi­ta ao regi­me con­sen­tiu em silen­ciar umha sabo­ta­gem das mais poten­tes dos últi­mos tem­pos. Embo­ra, ao con­trá­rio que na maio­ria das açons da resis­tên­cia gale­ga, a polí­cia espanho­la nom for­ne­ceu de foto­gra­fias nem infor­maçons sobre a sabo­ta­gem, o cer­to é que a deto­naçom da bom­ba arran­cou a por­ta da sucur­sal, des­troçou os dous cai­xas auto­má­ti­cos e o fal­so tei­to do inte­rior. A sucur­sal está ubi­ca­da na con­fluên­cia entre as ruas Alcal­de Use­ro e Minis­tro Patinho, no Ensan­che A. Os agen­tes do TEDAX ins­pe­cio­na­vam o local na manhá da gre­ve, enquan­to se infor­ma­va de que as cáma­ras de segu­ra­nça gra­va­ram os dous com­ba­ten­tes que colo­cá­rom a bomba.

Na mes­ma noi­te, tam­bém em Ferrol a sucur­sal do BBVA da praça do Calhao foi ata­ca­da, rom­pen­do-se com ado­quins a vitri­na para intro­du­zir polo bura­co um coque­tel molo­tov. Ain­da na comar­ca, outra sucur­sal de NGB foi ape­drea­da em Narom.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *