¿Gue­rra civil o inva­sión colo­nial?- Jesus Valencia

La pri­me­ra ver­sión, exten­di­da en occi­den­te, tras­la­da la res­pon­sa­bi­li­dad del con­flic­to a Siria. Los ára­bes, siem­pre fogo­sos, resol­vían sus anti­guas dis­cre­pan­cias a gol­pe de cimi­ta­rra y las actua­les a gol­pe de misil. La segun­da ver­sión deja peor para­das a las poten­cias occi­den­ta­les. Para des­ci­frar lo que está suce­dien­do en la zona es nece­sa­rio remon­tar­se a otras fechas y tras­la­dar­se a otros escenarios.

En los tiem­pos de Bush II, la Admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na dise­ñó un plan impe­ria­lis­ta que deno­mi­nó con un eufe­mís­ti­co enun­cia­do “El nue­vo y gran Orien­te Medio”. ¿Sus obje­ti­vos? Los pro­pios de cual­quier empre­sa colo­nial: con­quis­tar pue­blos, apro­piar­se de sus recur­sos e impo­ner­les gobier­nos títe­res ¿Los méto­dos? Los ima­gi­na­bles: pro­mo­ver enfren­ta­mien­tos civi­les y reli­gio­sos entre las pobla­cio­nes a domi­nar. La cono­ci­da como pri­ma­ve­ra ára­be en par­te ha com­pli­ca­do y en par­te ha faci­li­ta­do el dise­ño ori­gi­nal. Afga­nis­tán, Irak, Libia… son secuen­cias de un mis­mo guión. Siria e Irán (¿no es esta la ruta que lle­va a Rusia y a Chi­na?) son las siguien­tes eta­pas; iti­ne­ra­rios a reco­rrer –sin pri­sa ni pau­sa– cuan­do las cir­cuns­tan­cias lo acon­se­ja­sen. A jui­cio del impe­rio, el tiem­po de Siria ya ha lle­ga­do y su con­quis­ta es tan posi­ble como nece­sa­ria para ata­car con éxi­to a Irán.

Hace años que Siria está en el pun­to de mira occi­den­tal. Median­te la Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad Siria (2003), el Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano ins­tó a su Gobierno para que decla­ra­se la gue­rra a Damas­co. Esta reso­lu­ción des­ató una cater­va de medi­das con­tra el pue­blo sirio: san­cio­nes eco­nó­mi­cas, fomen­to de gru­pos opo­si­to­res, finan­cia­ción de los mis­mos… Según el impe­rio, los deli­tos de Assad son horren­dos: alma­ce­na armas de des­truc­ción masi­va (¿qui­zá las que le sobra­ron a Sadam?), orde­nó en 2005 el ase­si­na­to del Pri­mer Minis­tro liba­nés, des­es­ta­bi­li­za la zona… Las ver­da­de­ras razo­nes son otras y más con­sis­ten­tes: Siria no cola­bo­ra en la remo­de­la­ción de la zona y hace cau­sa común con quie­nes se opo­nen (Hiz­bu­lah, Pales­ti­na, Irán) al pro­yec­to del Gran Israel. Solo des­de 2011, las poten­cias occi­den­ta­les han toma­do 17 paque­tes de medi­das con­tra Damas­co; una de ellas (la reti­ra­da de emba­ja­do­res) es una autén­ti­ca decla­ra­ción de gue­rra. Pese a todo, no han con­se­gui­do con­tro­lar el país. Como en Afga­nis­tán, Irak o Libia, no le que­da­ba a la Metró­po­li otra alter­na­ti­va que ins­tru­men­ta­li­zar al Con­se­jo de Segu­ri­dad y azu­zar insur­gen­cias arma­das que, como en Libia, abrie­ran camino a la OTAN.

Occi­den­te ha per­di­do el pri­mer asal­to: el Con­se­jo de Segu­ri­dad veta su inter­ven­ción y las ban­das mer­ce­na­rias no con­tro­lan de for­ma esta­ble ni una peo­na­da de tie­rra. Los agre­so­res bus­can pre­tex­tos para un ata­que mili­tar direc­to. Has­ta el momen­to han bara­ja­do: cho­ques arma­dos con paí­ses veci­nos, hipo­té­ti­co uso de armas quí­mi­cas de Damas­co, pre­sen­cia de kur­dos en la fron­te­ra siria, exce­si­vo con­tin­gen­te de refu­gia­dos y reco­no­ci­mien­to del maqui­lla­do Con­se­jo Nacio­nal Sirio como gobierno legí­ti­mo. El hal­cón, cuan­do per­si­gue a una pre­sa, no sue­le desistir.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *