No es sui­ci­dio, es ase­si­na­to- Lucas León Simón

Un vecino de Gra­na­da con ini­cia­les J.M.D.A. y de 54 años se sui­ci­dó poco antes de ser desahuciado.

Un hom­bre per­ma­ne­ce hos­pi­ta­li­za­do a con­se­cuen­cia de las heri­das que sufrió tras tirar­se des­de el bal­cón de su vivien­da de un segun­do piso en Bur­jas­sot (Valen­cia) cuan­do iba a ser desahu­cia­do de la vivien­da por una comi­sión judicial.

Lour­des, per­dió el hijo del que esta­ba emba­ra­za­da a la sema­na de ser des­alo­ja­da a la fuer­za de su casa en el barrio del Cam­po de la Ver­dad de Córdoba.

Una mujer se ha sui­ci­da­do en Bara­kal­do cuan­do iba a ser desahu­cia­da de su vivien­da, según han infor­ma­do fuen­tes de la Poli­cía vas­ca. La falle­ci­da era la espo­sa de un excon­ce­jal del PSE de Barakaldo.

Las cró­ni­cas, los redac­to­res de suce­sos, el perio­dis­mo ascé­ti­co, le lla­ma “sui­ci­dios”, pero se equi­vo­can. Son “ase­si­na­tos”. De Estado.
De un Esta­do ase­sino de vidas, liber­ta­des y dere­chos. De unos gober­nan­tes que están com­ple­tan­do una demo­li­ción fas­cis­ta del mal lla­ma­do “Esta­do de bien­es­tar”. De una esta­fa orga­ni­za­da a la que lla­man “cri­sis”. De la humi­lla­ción, enfer­me­dad y muer­te de millo­nes de per­so­nas de una socie­dad cré­du­la que no lle­ga a ser lo sufi­cien­te­men­te enér­gi­ca en sus pro­tes­tas, en sus mani­fes­ta­cio­nes, en sus huelgas.

Este Esta­do mata, mien­tras legis­la, indul­ta y amnis­tía a los defrau­da­do­res, a los ban­que­ros que les pres­tan a sus par­ti­dos cré­di­tos que nun­ca devuel­ven, a los saquea­do­res de bur­bu­jas indu­ci­das, a los sabo­tea­do­res de la Salud, la Cul­tu­ra y la Educación.

Con una urgen­cia, tan sos­pe­cho­sa como cul­pa­ble, los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de 400.000 desahu­cios, se han reu­ni­do para “tomar medi­das” y has­ta un mal­di­to car­de­nal, Anti­cris­to de la Ver­dad, pide a los afec­ta­dos que recen, cuan­do hace dos meses lla­mó a los guar­dias de su ami­go, minis­tro del Opus, para que los des­alo­ja­ran de la Almudena.

Es sabi­do que el PP y el PSOE vota­ron en 2011 en con­tra de la dación en pago. Toda­vía en mar­zo de este año, el PP con­va­li­dó en el Con­gre­so un decre­to de dación en pago tre­men­da­men­te res­tric­ti­vo y el PSOE se abs­tu­vo en la votación.

¿A quién quie­ren enga­ñar ahora?

Dema­sia­da cla­ri­dad, dema­sia­do horror, dema­sia­do dolor. La atmós­fe­ra se ha car­ga­do de robos, atra­cos y saqueos y una ola de sen­ti­mien­tos, (rabia, ira, des­crei­mien­to, arre­ba­tos incen­dia­rios…) nos invaden.

¿Sólo una jor­na­da de huelga?

Mien­ten, y vuel­ven a men­tir. No son sui­ci­dios. Son asesinatos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *