¡ ¡Ven­te a Ale­ma­nia, Pepe! !- Mai­té Cam­pi­llo

¡ ¡Vente a Alemania,  Pepe! !

Y los sio­nis­tas siguen ase­si­nan­do al pue­blo pales­tino. Y la “Espa­ña demo­crá­ti­ca” sigue dan­do palos como en tiem­pos de Fran­co.

Jue­gos peli­gro­sos

Día raro este de la huel­ga que trae el car­na­val de las más­ca­ras, don­de el sin­di­ca­lis­ta ama­ri­llo se tor­na en roja más­ca­ra y levan­ta una mano toda­vía impreg­na­da por la pes­te hedion­da del Rajoy y la Mer­kel, que la estre­cha­ron entre las suyas con ale­gría irre­fre­na­ble. .

”Espa­ña” es un esper­pen­to, Valle Inclán… qué cor­to te que­das­te!, pero no se pier­de la espe­ran­za de que el ser­vil cria­do, lleno de rabia, muer­da la mano del seño­ri­to… MUXUAK DE LA BANDA´ LOS TRES TIRITIRITEROS DE VLADIBOSTOK! ! ! AURRERA! ! !

Capí­tu­lo pri­me­ro

Des­do­bla­mien­to en más­ca­ra de todos

(Ven­te Ale­ma­nia Pepe…)

En los años 60 algu­nos paí­ses de la Euro­pa emer­gen­te, gra­cias a la “ayu­da” del impe­rio tras ser some­ti­dos polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te, nece­si­ta­ban mano de obra masi­va y bara­ta, obre­ros dis­pues­tos a levan­tar sus paí­ses tras la esca­be­chi­na de la II Gue­rra Mun­dial. Una incal­cu­la­ble hile­ra huma­na des­fi­ló con male­tas o cajas de made­ra y car­tón ata­das con un cor­dón y algu­na bol­sa con algo de ali­men­to rum­bo a lo des­co­no­ci­do. Ansio­sos de que por una vez a sus vidas les llo­vie­ra la bue­na suer­te, tan­to a nivel eco­nó­mi­co como de cam­bio de régi­men. Ita­lia­nos, tur­cos, grie­gos, pola­cos, de prác­ti­ca­men­te toda la Penín­su­la Ibé­ri­ca de uno y otro lado des­fi­la­ron hom­bres y muje­res: Por­tu­gal, Gali­za, Extre­ma­du­ra, Anda­lu­cí, Cas­ti­lla Nue­va y Vie­ja… Pero la bue­na suer­te no llo­vió para ellos en con­jun­to, ni ape­ni­tas unas lágri­mas de la bue­na suer­te les bau­ti­zó. Por el con­tra­rio, les espe­ra­ban moles de fábri­cas peli­gro­sas, don­de cada día moría algún tra­ba­ja­dor. Cons­truc­ción y ser­vi­cios de lim­pie­za en con­di­cio­nes peno­sas, dor­mir en barra­co­nes o en una dimi­nu­ta pie­za don­de se hacía todo en ella fue­ran dos tres o cua­tro. Pero hable­mos de cine para no caer en lo puro dra­má­ti­co.

El direc­tor de cine Pedro Laza­ga, opor­tuno, ante el éxo­do masi­vo de cam­pe­si­nos muer­tos de ham­bre a manos del caci­que (tras los años que le suce­die­ron a la gue­rra de exter­mi­nio fran­quis­ta), hacia paí­ses como Sui­za, Ale­ma­nia, Fran­cia, Holan­da, inclu­so Amé­ri­ca don­de siem­pre había algún fami­liar cer­cano. En ese con­tes­to, Pedro, direc­tor de cine naci­do en Tarra­go­na ‑falle­ci­do en el en el año 1979- es que parió “Ven­te a Ale­ma­nia Pepe”. Es el títu­lo de la pelí­cu­la que, Laza­ga, reali­zó un tan­to rea­lis­ta de la situa­ción. Tra­ta de eso, con los apun­tes tra­gi­có­mi­cos de la épo­ca, no con la maes­tría, pero en la mis­ma onda iró­ni­ca a Bien­ve­ni­do Mís­ter Marshall de Ber­lan­ga, con final deso­la­dor.

Más de medio millón de tra­ba­ja­do­res salie­ron con su male­ti­ca.

Y, demás bár­tu­los en bus­ca de un tra­ba­jo, con ilu­sión entre pecho y espal­da con­ta­gian­do en su mira­da el acen­to en lo humano, y la espe­ran­za en vol­ver cuan­to antes al lugar don­de nacie­ron. Para ello tra­ba­ja­rían duro has­ta reven­tar, por lle­gar a con­se­guir en su pue­blo natal casa y huer­to, una tien­di­ta, taller de mecá­ni­ca o car­pin­te­ría, remo­de­la­ción de casi­tas y mas etcé­te­ras. Les pro­me­tían bue­nos tra­ba­jos. . . Vol­ve­rían a su tie­rra lle­nos de mar­cos!, fran­cos!, y demás mone­das en uso; sus hijos serían feli­ces y al pan pan y al vino vino que sólo serían como quién dice cua­tro días, y vis­to de ese modo sin la espe­ran­za per­di­da, que les qui­ten lo “bai­lau”!. Eso espe­ra­ban ellas y ellos, fuen­te de lla­ma divi­na. Pero muchos “vol­vie­ron” sim­ple­men­te para poder decir­les sus seres que­ri­dos el adios eterno; otros, con cua­tro perras gor­das, para seguir comien­do mien­tras inten­ta­ban poner los pri­me­ros cimien­tos en el pue­blo don­de iría inser­to su sue­ño de años.

El actor José Sacris­tán en la pelí­cu­la de Pedro Laza­ga.

Repre­sen­ta al típi­co exa­ge­ra­do, desor­bi­ta­do, boca­zas de la épo­ca, que emi­gra­do en Ale­ma­nia, vuel­ve a su pue­blo de vaca­cio­nes, tra­jea­do y en un mer­ce­des (alqui­la­do), hablan­do de las bonan­zas de Ale­ma­nia. Allá, todo es bueno, todo mar­cha bien: el tra­ba­jo, la comi­da, el lujo, las muje­res gua­píiiii­si­mas, fáci­les de ligar, el paraí­so! Y, cla­ro, a su ami­go del pue­blo (Alfre­do Lan­da) se le hacen los ojos txi­ri­bi­tas, le vuel­ve loco de espe­jis­mos… ¡Ven­te a Ale­ma­nia Pepe! Y, Pepe cogió el envol­to­rio con las dos mudas remen­da­das, dejó a su novia, dis­pues­to a con­ver­tir­se en héroe, a triun­far como su vecino, a Múnich! Dejan­do a un lado la pata­ne­ría pro­pia del cine ibé­ri­co, fran­quis­ta de enton­ces, el babeo des­con­tro­la­do de Alfre­do Lan­da por las fémi­nas ger­ma­nas; el fol­clo­ris­mo ran­cio ‑tan habi­tual en aque­lla épo­ca en el géne­ro… Ven­te a Ale­ma­nia Pepe, es una dolo­ro­sa des­crip­ción de la “Espa­ña fran­quis­ta”, de media­dos de los 60.

“Una Espa­ña” que heló el cora­zón.

Carac­te­ri­za­da por la repre­sión polí­ti­ca, con cien­tos de pre­sos polí­ti­cos en sus maz­mo­rras, miles de exi­lia­dos, y, las migra­cio­nes masi­vas, inte­rio­res y exte­rio­res, que pro­vo­ca­ron el des­pla­za­mien­to de un sin fin de fami­lias. Des­pla­za­mien­tos deses­pe­ra­dos en la mayo­ría de los casos, enmar­ca­dos por la hui­da de la repre­sión, mise­ria, des­em­pleo y la bús­que­da de unos logros eco­nó­mi­cos inac­ce­si­bles en esa nue­va socie­dad, “plus ultra”, basa­da en la vie­ja “Espa­ña Impe­rial”; agra­ria, sub­de­sa­rro­lla­da del momen­to, coyun­tu­ra impues­ta, que dio al tras­te con toda evo­lu­ción social, cul­tu­ral, y las pri­me­ras luces de desa­rro­llo eco­nó­mi­co que empe­za­ron con la Repú­bli­ca.
El comien­zo de la pelí­cu­la ya es toda una decla­ra­ción de inten­cio­nes.

Con un emi­gra­do, José Sacris­tán, regre­san­do a su pue­blo natal por vaca­cio­nes pre­su­mien­do de coche extran­je­ro, de elec­tro­do­més­ti­cos sor­pren­den­tes y enar­bo­lan­do unas rique­zas y un con­su­mis­mo des­co­no­ci­do ante sus hip­no­ti­za­dos pai­sa­nos. Unas prác­ti­cas habi­tua­les en aque­lla épo­ca (ni un pelo de exa­ge­ra­das), que per­mi­tían al emi­gran­te “pavo­near sus triun­fos” ante los ojos de aque­llos veci­nos ham­brien­tos de todo, que no tuvie­ron el «valor» de emi­grar, ni siquie­ra el míni­mo dine­ro para poder hacer­lo, ni al espo­so (fusi­la­do), y 6, 7, u ocho bocas que dar de comer sin nada qué poder lle­var a casa más que migas. Pero la reali­dad que se ocul­ta­ba tras aque­llas exhi­bi­cio­nes era bien dife­ren­te.

Una reali­dad don­de los coches solían ser alqui­la­dos.

Los bie­nes de con­su­mo, el resul­ta­do de meses y meses de aho­rro pri­ván­do­se de todo, y las pau­pé­rri­mas ganan­cias (rique­zas com­pa­ra­das con el nivel de vida de la Espa­ña de Fran­co), el pro­duc­to de miles de horas tra­ba­jan­do inhu­ma­na­men­te. Horas de tra­ba­jo inter­mi­na­bles, efec­tua­das en con­di­cio­nes dra­co­nia­nas y en don­de el plu­ri­em­pleo enca­de­na­do y las veja­cio­nes eran una cons­tan­te. Por lo que no es de extra­ñar que muchos regre­sa­sen muer­tos o enfer­mos. Con toda la gen­te que he podi­do hablar con cono­ci­mien­to de aque­lla épo­ca coin­ci­de en que, “Ven­te a Ale­ma­nia Pepe”, es una pode­ro­sa, tris­te y rea­lis­ta radio­gra­fía del con­jun­to social de enton­ces. La fal­sa rique­za de muchos emi­gra­dos, el des­en­ga­ño de los inge­nuos al com­pro­bar la ver­dad que ocul­ta­ban sus enri­que­ci­dos pai­sa­nos, la humi­lla­ción de tra­ba­jar como parias diez­ma­dos al paso de las sobras mal remu­ne­ra­das, y la ver­güen­za de per­te­ne­cer al menor de los estra­tos socia­les de los paí­ses de aco­gi­da, son ver­da­des que que­dan per­fec­ta­men­te plas­ma­das en esta tra­gi­co­me­dia de Pedro Laza­ga. La ima­gen de un Alfre­do Lan­da, lim­pian­do los cris­ta­les de los ras­ca­cie­los a la luz de una fría y plo­mi­za maña­na ale­ma­na, es inol­vi­da­ble. Un Lan­da, aba­ti­do por los sue­ños incum­pli­dos, har­to de tra­ba­jar en los ofi­cios más detes­ta­dos y cons­tan­te­men­te bom­bar­dea­do por la inin­te­li­gi­ble con­ver­sa­ción de su com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo ale­mán, qui­zá el úni­co tan paté­ti­co como el pro­pio Lan­da. Todo un monu­men­to a la inge­nui­dad y las pue­ble­ri­nas ilu­sio­nes de los tra­ba­ja­do­res de enton­ces.

Y, ¿que decir del Alfre­do Lan­da hun­dién­do­se en la ver­güen­za mien­tras se exhi­be en ropa inte­rior como «mani­quí humano» en unos alma­ce­nes? Las risas del públi­co al pasar fren­te al esca­pa­ra­te, due­len como puña­la­das en el estó­ma­go. Como la dolo­ro­sa his­to­ria de aquel matri­mo­nio que, habién­do­se deja­do ambos la salud y la juven­tud en Ale­ma­nia, siguie­ron con el ansia de vol­ver a su pue­blo, mon­tar una humil­de gaso­li­ne­ra, y poder vivir los últi­mos años de su vida entre sus pai­sa­nos. En resu­men:

Una tris­te come­dia don­de, al mar­gen de los idea­les patrió­ti­cos fran­quis­tas de turno, («Nin­gún lugar como en casa»), se mues­tra con cru­de­za la reali­dad de la emi­gra­ción a unos paí­ses “en don­de no se ata­ba a los perros con lon­ga­ni­za”

Capí­tu­lo segun­do

Con esta boca, en este mun­do

La Kái­ser ale­ma­na Ánge­la Mer­kel, ha rea­li­za­do en los últi­mos meses pro­cla­mas para que los para­dos, téc­ni­cos y uni­ver­si­ta­rios, del Esta­do Espa­ñol, vayan a tra­ba­jar a Ale­ma­nia. Don­de serán muy bien aco­gi­dos, ya que su país, nece­si­ta tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos.

Dece­nas de jóve­nes la cre­ye­ron. Y, vis­to lo vis­to…

Más de 11.129 per­so­nas del E. Espa­ñol, emi­gra­ron a Ale­ma­nia en los seis pri­me­ros meses de este año (según datos difun­di­dos por la Ofi­ci­na Fede­ral de Esta­dís­ti­ca ale­ma­na “Des­ta­tis”). Por otro lado el ins­ti­tu­to públi­co con sede en Wies­ba­den, seña­ló que a la vez otras, 318.000 per­so­nas aban­do­na­ron Ale­ma­nia, un 6% más en la com­pa­ra­ción inter­anual.

Voces en el umbral…

No se lo pen­sa­ron dos veces, hablan­do unos algo de ale­mán, otros inglés; cogen sus mochi­las o carri­to de rue­das y pa´lante!. Al igual que en los sesen­ta salen rum­bo “al paraí­so ale­mán”. Y, como “Pepe” (Alfre­do Lan­da), sue­ñan, sue­ñan y sue­ñan… como soñó el gran Pepe Isbert con las bonan­zas grin­gas. Pero muchos des­pier­tan de una pesa­di­lla angus­tio­sa y horri­ble, lo últi­mo que se ima­gi­na­ba nues­tro pri­mer per­so­na­je, licen­cia­do en filo­so­fía y de nom­bre Fran­cis­co Sán­chez, de Jaén, cuan­do deci­dió pro­bar suer­te en la capi­tal ale­ma­na, que los deman­da­ba como téc­ni­cos, es que aca­ba­ría sien­do aten­di­do en un hos­pi­tal bené­fi­co para per­so­nas sin techo, y, que su pri­mer empleo de la deman­da de téc­ni­cos de la seño­ra, Ánge­la Mer­kel, fue­ra una empre­sa de mudan­zas con con­tra­to mini­job, de ocho euros hora con una jor­na­da labo­ral entre 1216 horas car­gan­do mue­bles. Enci­ma me lla­ma­ban el día ante­rior, a veces muy tar­de ya por la noche, y me decían: maña­na hay tra­ba­jo… Des­pués no sabía a qué hora vol­ve­ría a casa, así no se pue­de vivir.

La segun­da “gran” ofer­ta, fue en un cen­tro comer­cial de lujo en una de las zonas más caras de la ciu­dad, don­de se sir­ve comi­da ita­lia­na en un stand y se gana la mitad de lo que hacía car­gan­do mue­bles! ! !, y ade­más se retra­san en los pagos. Sobre­vi­vo sin segu­ro médi­co, no quie­ro dra­ma­ti­zar, pero es la ver­dad, has­ta me ha pres­ta­do un com­pa­ñe­ro de piso abri­go, no esta­ba pre­pa­ra­do para estos aires fríos ber­li­nes… Al cuar­to mes de estar en Ber­lín tuve un pro­ble­ma médi­co ines­pe­ra­do, me die­ron la direc­ción de un hos­pi­tal bené­fi­co que atien­de a per­so­nas sin techo. Fran­cis­co está con­ven­ci­do, en estos cin­co meses, de haber cono­ci­do «todas” las cloa­cas de Ber­lín.

“Patri­cia”, arqui­tec­ta gale­ga de 30 años.

A la que le aver­güen­za tan­to la expe­rien­cia vivi­da en Ale­ma­nia, que no quie­re dar a cono­cer su iden­ti­dad… Lle­gó a Ber­lín con su novio. Ambos tra­ba­ja­ban como arqui­tec­tos antes de que­dar­se des­em­plea­dos. En febre­ro de 2011, la can­ci­ller ale­ma­na visi­tó el Esta­do Espa­ñol, y en todos los tele­dia­rios, dejó oír aque­llo de que “La eco­no­mía ale­ma­na mar­cha tan bien”. Que nece­si­ta­ban espe­cia­lis­tas, y que ella… «Esta­ría muy con­ten­ta de que fue­ran espa­ño­les».

Sin saber ale­mán pero con­tro­lan­do el inglés hicie­ron las male­tas.

Al poco de lle­gar a Ber­lín encon­tra­ron unas prác­ti­cas en un estu­dio. El idio­ma no fue un pro­ble­ma, ya que ase­gu­ra que hacían «todo como un arqui­tec­to nor­mal». Ambos se encar­ga­ban de dibu­jar los pla­nos fina­les para la cons­truc­ción de vivien­das uni­fa­mi­lia­res. Todo lo hacían igual que un arqui­tec­to… menos cobrar: 300 euros al mes! ! ! Les daba la empre­sa como remu­ne­ra­ción por las «prác­ti­cas», para las que no tenían ni siquie­ra un con­tra­to, que rea­li­za­ron duran­te ocho meses! ! !

En este tiem­po asis­tie­ron a cla­ses del idio­ma, ya a nivel supe­rior, y no han cesa­do de bus­car tra­ba­jo. Lo úni­co que encuen­tra, son «ofer­tas” de prác­ti­cas en las que no se paga más de 400 euros. Apar­te de dar cla­ses par­ti­cu­la­res en su casa, de cas­te­llano, ase­gu­ra haber­se gas­ta­do todos sus aho­rros, así como haber reci­bi­do ayu­da de sus padres! ! !. «Todo con tal de hacer currí­cu­lum en Ale­ma­nia» (?)… Dos cole­gas más de la penín­su­la, tra­ba­jan en otro estu­dio ber­li­nés des­de hace varios meses total­men­te gra­tis! ! !, inclu­so los fines de sema­na! ! !

[Si esto no es un atra­co qué es, qué es insis­to, seño­ra can­ci­ller de la Ale­ma­nia va bien!, que va bien! Pero eso ya lo dijo su ami­go Aznar no?, y así está su patria ido­la­tra­da, como Ale­ma­nia, la que tan­to ala­bó el caci­que de ayer y de hoy. Por­ca mise­ria! ! !]

“Son estu­dios que pre­sen­tan pro­yec­tos a con­cur­so y tie­nen mucho estrés”, por eso se les pide que hagan horas extra! ! !

«He ido para atrás…”

La arqui­tec­ta gale­ga, tie­ne oje­ras y pare­ce como tris­to­na ‑según la per­so­na que la entre­vis­tó- ase­gu­ra recor­dan­do sus pri­me­ras prác­ti­cas cuan­do aca­bó la carre­ra en San­tia­go:

«esas prác­ti­cas esta­ban mejor paga­das que lo que nos ofre­cen hoy aquí»

Ana R. L., lle­gó a Ber­lín des­de Ciu­dad Real.

En el tablón de anun­cios del cole­gio de enfer­me­ría, encon­tró la ofer­ta de empleo en Ale­ma­nia. Una ofer­ta sucu­len­ta en la que ofre­cían un com­pro­mi­so ini­cial de con­tra­to de doce meses, un buen sala­rio, un cur­so de ale­mán paga­do por la empre­sa y la posi­bi­li­dad de fir­mar un con­tra­to inde­fi­ni­do tras dicho perio­do de prue­ba. Envió su currí­cu­lum y meses des­pués via­jó para la entre­vis­ta de tra­ba­jo. Al lle­gar a su des­tino, des­pués de pagar el via­je de su bol­si­llo, se encon­tró unas con­di­cio­nes pero que muy dife­ren­tes a las ofre­ci­das ori­gi­nal­men­te. En Gel­dern, cono­ció a Lore­na S. C. Tam­bién ella vino atraí­da por las con­di­cio­nes que ofre­cía la empre­sa des­de Mur­cia. A Lore­na le deben dos meses de sala­rio de su últi­mo tra­ba­jo, y la situa­ción se había vuel­to tan insos­te­ni­ble para pagar el alqui­ler del piso, que deci­dió hacer las male­tas: «Mi fami­lia no me pue­de ayu­dar». Tam­bién ella tuvo que gas­tar­se los peque­ños aho­rros para poder via­jar, según el con­tra­to que les pre­sen­ta­ron al lle­gar a Ale­ma­nia, debe­rían estar un año en “prác­ti­cas” cobran­do 500€! ! ! «No sé de qué se supo­ne que debe­ría­mos haber vivi­do todo ese tiem­po”. Ambas deci­die­ron recha­zar la ofer­ta, pero otros la acep­ta­ron… «Ten­go un ami­go que tie­ne una empre­sa de pro­duc­tos cár­ni­cos y podéis tra­ba­jar ahí esos meses has­ta que os encuen­tre otra cosa en un hos­pi­tal», las dijo el jefe. El tra­ba­jo con­sis­tía en empa­que­tar car­ne y las con­di­cio­nes, tra­ba­jar 10 horas de lunes a vier­nes , así como dos fines de sema­na al mes, por mil euros. La casa la ponía la empre­sa. Era un piso con dos habi­ta­cio­nes y en cada cuar­to había cua­tro y cin­co camas. Todos los inqui­li­nos com­par­tían un solo lava­bo. «Un piso pate­ra de toda la vida». Ambas se vol­vie­ron asus­ta­das a sus res­pec­ti­vas ciu­da­des. Pero ante la fal­ta de curro, vol­vie­ron.

Sus tur­nos hoy, son de 12 días segui­dos y 2 de des­can­so, no hay más vaca­cio­nes ni pagas extra más allá de los días de des­can­so. Cobran 9 euros la hora, tam­bién cuan­do tra­ba­jan de noche o los domin­gos… Y eso de que, [email protected] [email protected]> del E. Espa­ñol en Ale­ma­nia, tie­nen muy bue­na ima­gen, ya que en Ale­ma­nia la enfer­me­ría has­ta hace muy poco, ha sido con­si­de­ra­da tipo “for­ma­ción pro­fe­sio­nal”, mien­tras que des­de el E. Espa­ñol, lle­ga­mos con una pre­pa­ra­ción de cua­tro cur­sos de uni­ver­si­dad: “Este no es el tra­ba­jo que hemos apren­di­do en la facul­tad. Nos pre­gun­tan si sabe­mos tomar la ten­sión o medir la insu­li­na. Eso ya lo hacía­mos en pri­me­ro de carre­ra»

Capí­tu­lo ter­ce­ro

De lucha y soli­da­ri­dad de cla­se esta­mos hablan­do, de esos espe­jos a dis­tan­cia

Se hace lo que se pue­de, pero si uno mis­mo no da pasos para tirar el muro de la Mer­kel y sus vasa­llos euro­peos… Pues eso, menos con­tem­pla­ción y más pan blan­co, que la vida pasa rápi­do y no se pue­de des­per­di­ciar, cara­jo!.

Esta es la voz de mi her­ma­ni­to, paja­ri­to, es pata­le­tas como yo, él con mucho esplen­dor; ahí sigue el pibe, en su pata­le­ta con­mo­ve­do­ra. . . Ñoooooo con el poder de la infan­taaaaa, poder reale­jo! ! ! Ay, ayyyyy, si yo lo tuvie­raaaaa para con­ven­cer a la ban­ca, y a los gobier­nos euro­peos, que se retrac­ten ante el cri­men de los desahu­cios, y de paso como diría, paja­ri­to, digo, el her­mano lla­ma­do Fla­ko: pasen unos millon­ce­jos de esos que roban de las arcas del pue­blo y tam­bién casas, sí, les pedi­ría casas de esas, vacías de seres huma­nos y lle­nas de sole­dad, tris­te­za, hume­dad, des­que­bra­ján­do­se de aban­dono, que no sir­ven sino como insul­to al ciu­da­dano ame­na­za­do por la pes­te capi­ta­lis­ta crean­do cemen­te­rios de casas sin nom­bre, sin luz, sin vida.

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de tea­tro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *