Esta­dos Uni­dos une sus fuer­zas a Al-Qae­da en Siria

Ernes­to Car­mo­na. Cuba­de­ba­te

syria-al-qaedaEsta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y algu­nos alia­dos ára­bes con­ser­va­do­res finan­cia­ron y arma­ron la rebe­lión siria des­de comien­zos de 2011. En la prác­ti­ca, EEUU vie­ne alen­tan­do y finan­cian­do a los gru­pos anti Bashar al-Assad des­de media­dos de la déca­da de 1990. Sin embar­go, las filas anti-Assad aho­ra inclu­yen a miem­bros de Al-Qae­da, la Her­man­dad Musul­ma­na Suni­ta y otros gru­pos que en las lis­tas de EEUU apa­re­cen como orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas.

“Curio­sa­men­te, EEUU, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña aho­ra com­par­ten la cama con las mis­mas fuer­zas jiha­dis­tas que pro­fe­san abo­rre­cer, y que ‑por supues­to- ya uti­li­za­ron en Afga­nis­tán en la déca­da de 1980 y, recien­te­men­te, en Libia”, escri­bió Eric Mar­go­lis, colum­nis­ta de “Infor­ma­tion Clea­ring Hou­se”, el 25 de mar­zo 2012.

Esta es la tra­duc­ción del artícu­lo que Mar­go­lis escri­bió hace seis meses:

“El tur­bio con­flic­to mul­ti-nivel de Siria sigue empeo­ran­do. Igual ocu­rre con la con­fu­sión del públi­co aquí en occi­den­te, don­de algu­nos medios de comu­ni­ca­ción de EEUU, Gran Bre­ta­ña y Euro­pa repre­sen­tan la gue­rra civil en Siria como un sim­ple jue­go apa­sio­na­do que en Damas­co enfren­ta al régi­men ‘mal­va­do’ de Asad con­tra mani­fes­tan­tes demo­crá­ti­cos, en su mayo­ría des­ar­ma­dos. Recien­te­men­te vimos en Libia esta mis­ma infor­ma­ción enga­ño­sa, uni­di­men­sio­nal, que fue dise­ña­do para apo­yar la inter­ven­ción extran­je­ra”.

“Mi eva­lua­ción, basa­da en fuen­tes pri­ma­rias con­fia­bles de Washing­ton, Tur­quía, Jor­da­nia y El Líbano: El sopor­te del régi­men de la fami­lia Asad-Baath (Par­ti­do del Rena­ci­mien­to Ára­be Socia­lis­ta), en el poder duran­te 41 años, está esca­bu­llén­do­se cla­ra­men­te. Sin embar­go, toda­vía res­pal­dan a Asad impor­tan­tes sec­to­res de las fuer­zas arma­das, las 17 agen­cias de inte­li­gen­cia y segu­ri­dad, la pode­ro­sa mino­ría Ala­wai, los cris­tia­nos sirios, ele­men­tos tri­ba­les y gran par­te del cen­tro comer­cial y de la cla­se alta. A pesar de los inten­sos esfuer­zos occi­den­ta­les para derro­car a este ex espe­cia­lis­ta en oftal­mo­lo­gía de moda­les sua­ves, Bashar Asad sigue aguan­tan­do.

EEUU, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y algu­nos alia­dos ára­bes con­ser­va­do­res finan­cia­ron y arma­ron la rebe­lión siria des­de su ini­cio, hace un año. De hecho, EEUU vie­ne finan­cian­do gru­pos anti-Asad des­de media­dos de la déca­da de 1990. Se dice que armas y muni­cio­nes están flu­yen­do a los rebel­des de Siria a tra­vés de Jor­da­nia y el Líbano. Gru­pos de extre­ma dere­cha del Líbano, finan­cia­dos por las poten­cias occi­den­ta­les, ára­bes con­ser­va­do­res e Israel, están jugan­do un papel cla­ve en la infil­tra­ción de hom­bres arma­dos y de armas por el nor­te de Siria.

La Her­man­dad Musul­ma­na Suni­ta se ha levan­ta­do una vez más en Damas­co con­tra el régi­men de domi­na­ción ala­wi. En 1982, este autor esta­ba en las afue­ras de la ciu­dad siria de Hama cuan­do las fuer­zas del gobierno aplas­ta­ron una suble­va­ción de la Her­man­dad, matan­do a unas 10.000 per­so­nas y arra­san­do par­te de la ciu­dad con arti­lle­ría pesa­da.

Entra­da de los yiha­dis­tas. Recien­te­men­te, entró en Siria un núme­ro redu­ci­do de vete­ra­nos de Irak y Afga­nis­tán per­te­ne­cien­tes a al-Qai­da, quie­nes están uti­li­zan­do coches bom­ba para tra­tar de des­es­ta­bi­li­zar al gobierno. El actual líder de Al Qae­da, Ayman al-Zawahi­ri, lla­mó a una gue­rra total con­tra el régi­men de Asad. Lo intere­san­te es que EEUU, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña aho­ra com­par­ten la cama con las mis­mas fuer­zas jiha­dis­tas que decla­ran abo­rre­cer, y que por supues­to ya uti­li­za­ron en Afga­nis­tán en la déca­da de 1980 y, recien­te­men­te, en Libia.

A esta mez­cla peli­gro­sa se aña­de el núme­ro cada vez mayor de mili­cias loca­les en Siria que están luchan­do entre ellos y come­ten muchas atro­ci­da­des con­tra civi­les, recor­dán­do­nos las san­grien­tas gue­rras civi­les de Irak y el Líbano.

El obje­ti­vo cla­ve de Washing­ton en Siria es derro­car el régi­men de Asad con el fin de per­ju­di­car a su más cer­cano alia­do, Irán. Aho­ra en EEUU hay tan­ta his­te­ria anti-ira­ní que cual­quier gol­pe con­tra la repú­bli­ca islá­mi­ca es vis­to como bueno. Los anti­guos temo­res esta­dou­ni­den­ses de una Siria post-Asad caó­ti­ca están aho­ra olvi­da­dos por la pri­sa por debi­li­tar a Irán des­es­ta­bi­li­zan­do a su alia­do, Siria. Los repu­bli­ca­nos, enca­be­za­dos por el sena­dor John McCain, están ladran­do por la gue­rra con­tra Siria y el pre­si­den­te Barak Oba­ma tra­ta­ría de con­te­ner a los hal­co­nes de la gue­rra.

Israel, cuya influen­cia sobre Washing­ton en este año elec­to­ral no tie­ne pre­ce­den­tes, está avi­van­do la fie­bre de la gue­rra con­tra Siria e Irán. Israel está encan­ta­do de que las cri­sis con las dos nacio­nes haya eclip­sa­do la cues­tión de Pales­ti­na y de las Altu­ras del Golán sirio, que fue­ron ile­gal­men­te ane­xa­das por Israel en 1981. Golán sumi­nis­tra la ter­ce­ra par­te de total de agua de Israel, cuyo obje­ti­vo es ver a Siria divi­da en can­to­nes en pug­na, como Irak hoy.

El ala dere­cha fran­ce­sa, enca­be­za­da por el par­ti­do UMP (Union pour un Mou­ve­ment Popu­lai­re) del pre­si­den­te Nico­lás Sar­kozy (cuan­do esto fue escri­to aún no se había ele­gi­do en Fran­cia a Fra­nçois Gérard Geor­ges Hollan­de), ha desea­do duran­te mucho tiem­po vol­ver a esta­ble­cer la anti­gua influen­cia colo­nial de Fran­cia en el Líbano y Siria. Por cua­tro déca­das, el régi­men de Asad en Siria ha sido una espi­na en el cos­ta­do de Fran­cia, par­ti­cu­lar­men­te por el Líbano, que Siria sigue insis­tien­do en que es par­te his­tó­ri­ca de Siria. Fran­cia espe­ra dupli­car en Siria su éxi­to en remo­ver y sacar pro­ve­cho de la revuel­ta en Libia.

Rusia ha esta­do defen­dien­do el régi­men de Asad, y está deter­mi­na­da a impe­dir la astu­cia de una fal­sa inter­ven­ción “huma­ni­ta­ria” en Siria, como lo fue en Libia. Chi­na es igual­men­te cau­te­lo­sa. Pero ambos están dis­mi­nu­yen­do len­ta­men­te su anti­guo apo­yo incon­di­cio­nal a Damas­co, como se ve por el lla­ma­do del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU de la sema­na pasa­da por un nue­vo plan de paz en Siria.

Un alto el fue­go es urgen­te. Siria debe dejar de usar armas pesa­das en zonas urba­nas. Pero las poten­cias extran­je­ras tam­bién deben dejar de apo­yar a los gru­pos vio­len­tos arma­dos que Damas­co cali­fi­ca de “terro­ris­tas”. No hay manos lim­pias en Siria.

Enfo­que de Glo­bal Research

Michel Chos­su­dovsky y Cun­ningham Finian infor­ma­ron en Glo­bal Research, el 27 de febre­ro 2012, que la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton reco­no­ció que Al Qae­da y otras orga­ni­za­cio­nes en la “lis­ta de terro­ris­tas” de EEUU están apo­yan­do a la opo­si­ción siria. Clin­ton dijo: “Tene­mos un con­jun­to muy peli­gro­so de acto­res en la región, al-Qae­da [sic], Hamas, y los que están en nues­tra lis­ta de terro­ris­tas…, es segu­ro el apo­yo…, que afir­man apo­yar a la opo­si­ción [en Siria]“[2].

Al mis­mo tiem­po, en la ante­rior entre­vis­ta con la BBC la Secre­ta­ria de Esta­do de EEUU repi­tió la raí­da decla­ra­ción occi­den­tal de que la situa­ción en Siria es la de una pobla­ción inde­fen­sa que es obje­to del “ata­que impla­ca­ble” de las fuer­zas del gobierno sirio. Hay amplia evi­den­cia de que los equi­pos de fran­co­ti­ra­do­res que han esta­do matan­do a civi­les duran­te el año pasa­do en Siria per­te­ne­cen a las for­ma­cio­nes terro­ris­tas que alu­dió Clin­ton, dijo Glo­bal Research.

En un artícu­lo recien­te, Michel Chos­su­dovsky seña­ló: “Des­de media­dos de mar­zo de 2011, los gru­pos arma­dos isla­mis­tas ‑secre­ta­men­te apo­ya­dos por ser­vi­cios de inte­li­gen­cia occi­den­ta­les e israe­líes- han lle­va­do a cabo ata­ques terro­ris­tas diri­gi­dos con­tra edi­fi­cios del gobierno, inclui­dos incen­dios pre­me­di­ta­dos. Está amplia­men­te docu­men­ta­do que hom­bres arma­dos entre­na­dos y fran­co­ti­ra­do­res, inclui­dos los mer­ce­na­rios, han apun­ta­do a la poli­cía, fuer­zas arma­das, así como a civi­les ino­cen­tes. Exis­te una amplia evi­den­cia, como se indi­ca en el infor­me de la Misión de Obser­va­do­res de la Liga Ára­be, que estos gru­pos arma­dos mer­ce­na­rios son res­pon­sa­bles del ase­si­na­to de civi­les. Mien­tras el gobierno sirio y los mili­ta­res lle­van una pesa­da car­ga de res­pon­sa­bi­li­dad, es impor­tan­te sub­ra­yar que estos actos terro­ris­tas ‑inclu­yen­do la matan­za indis­cri­mi­na­da de hom­bres, muje­res y niños- son par­te de una ini­cia­ti­va de EEUU-OTAN-Israel, que con­sis­te es apo­yar, capa­ci­tar y finan­ciar ope­ra­ti­va­men­te a una enti­dad arma­da “den­tro de Siria”. [3]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *