Eske­rrik asko, Este­lle- Bego­ña Zaba­la González

El día 19 de octu­bre pasa­do, varias embar­ca­cio­nes de la Arma­da (!! y tan arma­da!!) del Esta­do de Israel, abor­da­ban al vele­ro Este­lle, de la III Flo­ti­lla de la liber­tad, Rum­bo a Gaza, en aguas inter­na­cio­na­les, exac­ta­men­te a 25 millas de Gaza, el obje­ti­vo final de la lar­ga y soli­da­ria anda­du­ra del bar­co, que la ini­ció en el mes de abril en aguas suecas.Había pre­ce­den­tes muy gra­ves, y había ame­na­zas e inti­mi­da­cio­nes abun­dan­tes para que se desis­tie­ra del pro­yec­to. Aho­ra mis­mo se está cele­bran­do un jui­cio en Estam­bul por el abor­da­je sufri­do en el año 2010, con­tra el Mavi Mar­ma­ra. No sola­men­te fue un abor­da­je ile­gal: mata­ron a 9 per­so­nas y resul­ta­ron nume­ro­sos heri­dos. Lau­ra Arau, par­ti­ci­pan­te de esa expe­di­ción y de la del Este­lle nos rela­tó aque­lla cruen­ta agre­sión.

El vele­ro Este­lle cum­plió su misión con toda la dig­ni­dad que le cabía y la ente­re­za de la que dio gala duran­te la tra­ve­sía. Hubo resis­ten­cia, no se aca­ta­ron las órde­nes por ile­ga­les e injus­tas, ade­más de infrac­to­ras del Dere­cho inter­na­cio­nal y del Dere­cho Huma­ni­ta­rio. Pero, una vez más, la fuer­za de las armas y la pre­po­ten­cia e impu­ni­dad de un Ejér­ci­to acos­tum­bra­do a ava­sa­llar y pasar por enci­ma de los dere­chos de las per­so­nas y de los pue­blos, remol­có al vele­ro has­ta el puer­to de Asdhott, en terreno israe­lí. Con él, las 30 per­so­nas que íba­mos den­tro, fui­mos trans­por­ta­das de for­ma obli­ga­to­ria a su terri­to­rio, para ser expul­sa­das des­pués de unas inter­mi­na­bles 30 horas, acu­sa­das ‑oh! con­tra­dic­ción- de estar en el terri­to­rio sin auto­ri­za­ción para ello. !Sin auto­ri­za­ción y sin volun­tad, íba­mos a Gaza y nos secuestraron!

Esta infor­ma­ción es bas­tan­te cono­ci­da. Aho­ra me gus­ta­ría con­tar algu­nas cosas que son menos cono­ci­das, más difí­ci­les de ver a pri­me­ra vis­ta y que me han lla­ma­do a la reflexión.

La vuel­ta a “casa” fue una ale­gría incom­pa­ra­ble. Los reci­bi­mien­tos, las feli­ci­ta­cio­nes, los “ongi eto­rri”, los bue­nos deseos, las decla­ra­cio­nes de amor, inclu­so, no para­ban de suce­der­se. Pue­do decir que me sien­to abru­ma­da den­tro de la emo­ción que me pal­pi­ta­ba. Y entre tan­tas mani­fes­ta­cio­nes, se repe­tían las pre­gun­tas y enho­ra­bue­nas: “gra­cias por haber ido”, “feli­ci­da­des por la valen­tía”, “vaya mie­do que has teni­do que pasar”, e inclu­so el cari­ño­so “quién te man­da­rá ir a estas aven­tu­ras!!!”. Por enci­ma de todos estos comen­ta­rios, la cla­ve, segu­ra­men­te, del pro­yec­to soli­da­rio: “os seguía­mos todo el tiem­po, está­ba­mos pen­dien­tes de vues­tro via­je, cuán­ta gen­te ha lla­ma­do para dar­te áni­mos”. El sen­ti­mien­to de la com­pa­ñía, de la soli­da­ri­dad, del segui­mien­to de la gen­te, es lo que, sin duda nos ayu­dó en esta resistencia.

No ha sido mucho tiem­po el que ha dura­do este via­je, y en el pro­pio bar­co, solo estu­ve cua­tro días y medio. Pero sí, fue­ron días de una inten­si­dad impre­sio­nan­te y se corres­pon­dían con la inten­si­dad del reci­bi­mien­to. En el inten­to de con­tes­tar a las pre­gun­tas que me han rea­li­za­do he ido arti­cu­lan­do un rela­to, muchas veces sal­pi­ca­do de anéc­do­tas y suce­di­dos de tono diver­ti­do, para rela­jar la agre­sión, que dejan cla­ras dos con­clu­sio­nes impor­tan­tes: ha sido una de las agre­sio­nes más vio­len­tas que he vivi­do “in situ” en mi vida, y, por otro lado, es una de las expe­rien­cias más boni­tas y soli­da­rias en las que he esta­do. Y a pesar de que el final esta­ba can­ta­do, ‑no lle­ga­ría­mos a Gaza‑, creo que la fina­li­dad y el obje­ti­vo se han cum­pli­do ampliamente.

La pre­gun­ta obli­ga­da es la del sen­ti­mien­to del mie­do en un momen­to de una agre­sión tan gra­ve, y más, por lo espe­ra­da y cono­ci­da. El mie­do era una hipó­te­sis dada. La vio­len­cia, tam­bién. Sabía­mos que iba a suce­der un abor­da­je y sabía­mos que iba a ser con vio­len­cia extre­ma. ¿Cómo res­pon­der? Obvia­men­te, la res­pues­ta, era de resis­ten­cia pací­fi­ca y no vio­len­ta. Sin otra fina­li­dad que remar­car úni­ca­men­te nues­tra fina­li­dad y obje­ti­vos. Está­ba­mos hacien­do una acción soli­da­ria y huma­ni­ta­ria. El abor­da­je, en aguas inter­na­cio­na­les era a todas luces ile­gal. Esto lo trans­mi­tían nues­tras con­sig­nas, corea­das en inglés, fren­te a los sol­da­dos que nos rodea­ron, pri­me­ro, y nos abor­da­ron y agre­die­ron des­pués: “Esta­mos en aguas inter­na­cio­na­les”, “El Medi­te­rrá­neo es nues­tro libre mar”, “Des­obe­de­ced los man­da­tos del Esta­do”, “Noso­tras esta­mos en paz, voso­tros hacéis la guerra”.…

Jun­tos, pega­dos unos a otros, se tra­ta­ba de tomar una posi­ción en el bar­co y resis­tir, los embi­tes de los sol­da­dos. Que­ría­mos impe­dir que subie­sen al puen­te y a la cabi­na y se hicie­sen con el man­do del bar­co, ya que era obvio que no se iban a obe­de­cer por par­te de la tri­pu­la­ción sus órde­nes de des­viar el bar­co de su rum­bo a Gaza. Para lograr esta pírri­ca vic­to­ria de des­viar el bar­co tuvie­ron que uti­li­zar sus vio­len­tos medios, inclu­so la agre­sión físi­ca median­te las pis­to­las de des­car­gas eléc­tri­cas. El pre­vio inti­mi­da­to­rio, que duró cer­ca de una hora, antes de la inva­sión del bar­co por par­te de unos cin­cuen­ta efec­ti­vos bas­tan­te arma­dos, nos sir­vió, con­tra todo pro­nós­ti­co, para tran­qui­li­zar nues­tros cuer­pos y hacer­los resis­ten­tes den­tro del evi­den­te ner­vio­sis­mo. Sin mucho esfuer­zo con­si­guie­ron ren­dir a una trein­te­na de acti­vis­tas que no tenía­mos más armas que nues­tras pala­bras, nues­tra razón y abun­dan­te solidaridad.

No pue­do dejar de men­cio­nar cuá­les fue­ron mis armas par­ti­cu­la­res y pro­pias. Se tra­ta­ba de que, den­tro de la estra­te­gia de la resis­ten­cia colec­ti­va, indi­vi­dual­men­te no me per­die­ran los ner­vios, los mie­dos, los des­con­tro­les… Se tra­ta­ba de enfren­tar la agre­sión, den­tro de la dig­ni­dad y la resis­ten­cia. Para ello uti­li­cé por ade­lan­ta­do la soli­da­ri­dad y el apo­yo que reci­bi­ría. Como si el tiem­po y el espa­cio no exis­tie­ran, me tras­la­dé a nues­tros luga­res e ima­gi­né la febril acti­vi­dad de mis cole­gas, con­vo­can­do manis, rue­das de pren­sa, hacien­do cir­cu­lar los videos, pre­pa­ran­do mocio­nes y apo­yos; ade­lan­té las mues­tras de cari­ño y apo­yo que real­men­te he reci­bi­do más tar­de y las sen­tí en vivo y en direc­to, reci­bien­do con ante­la­ción la ener­gía sufi­cien­te que me daba fuer­za; me reí, como me gus­ta, dis­fru­tan­do del rela­to que iba a hacer de este “momen­ti­co” a mis cole­gas: sen­ta­da en el sue­lo, aga­rra­da a Jonathan con todas mis fuer­zas, tenien­do en mi cam­po visual unas botas mili­ta­res, bas­tan­tes; gri­tan­do con­sig­nas en un inglés impo­si­ble, don­de des­ta­ca­ban las pala­bras pea­ce y war; y, para espan­to de la tro­pa que nos ase­dia­ba, can­tan­do a voz en gri­to “Hator, hator mutil etxe­ra…”. Todo eso y el recuer­do vivo de Gaza, “la cár­cel abier­ta más gran­de del mun­do”, me hizo man­te­ner esta dig­ni­dad de vas­ca soli­da­ria. Pues por todo eso… Eske­rrik asko.

Bego­ña Zaba­la Gon­zá­le, Ema­ku­me Internazionalistak

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *