Retan a la locu­ra- Borro­ka Garaia

Fer­nán­dez Diaz apos­tó una vez con­tra la NASA que podía sobre­vi­vir a una entra­da en la atmós­fe­ra des­de el espa­cio sin tra­je pro­tec­tor. El 19 de julio de 1999, el aho­ra minis­tro de inte­rior, des­nu­do, re-entró en la atmós­fe­ra terres­tre reco­rrien­do dece­nas de esta­dos y alcan­zan­do una tem­pe­ra­tu­ra de 3.000 gra­dos. La NASA, aver­gon­za­da, publi­có que había sido un meteo­ri­to, y le sigue debien­do una cerveza.

Y es que al pare­cer Fer­nán­dez Diaz, está pro­mo­vien­do un cam­bio cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol ale­gan­do que Ley y Orden son mar­cas regis­tra­das para sus puños dere­cho e izquier­do. Ya lo dijo una vez: “El infi­ni­to tie­ne un valor, yo mis­mo se lo di.”. Por eso no hay que tomar a la lige­ra sus apre­cia­cio­nes ya que jugó a pelei­tas con super­man. El per­de­dor debía usar la ropa inte­rior por fue­ra el res­to de su vida. Y ya sabe­mos como ter­mi­nó todo. Igual que el trián­gu­lo de las ber­mu­das, que era un cua­dra­do has­ta que el minis­tro le jodió una esqui­na de una patada.

La con­clu­sión evi­den­te de todo esto es que si Fer­nán­dez Diaz lle­ga tar­de, más le vale al tiem­po ir más des­pa­cio, o eso se pue­de des­pren­der de las decla­ra­cio­nes a las que nos tie­ne acos­tum­bra­dos, como las últi­mas que ha realizado.

Vale, he toma­do pres­ta­dos algu­nos chis­tes de Chuck Norris, pero es que ese debe ser el mode­lo de ima­gen ele­gi­do por sus asis­ten­tes a la hora de enfo­car el con­ten­cio­so que por su cul­pa y la de sus pre­de­ce­so­res, entre muchos otros, tene­mos en este país. Y no le cul­po de sus inter­ven­cio­nes, por­que la ver­dad el hom­bre no tie­ne que tener mucha idea de lo que se cue­ce y le bas­ta con ganar­se el suel­do repi­tien­do lo que le digan y con­tar la his­to­rie­ta de los indios y vaque­ros. Si hace unos meses tenía que decir que el cese defi­ni­ti­vo de la lucha arma­da por par­te de ETA no era defi­ni­ti­vo, pues aho­ra bas­ta con que diga que es defi­ni­ti­vo gra­cias a una supues­ta vic­to­ria que es lo que le han dicho. Así que si aho­ra dice que no están dis­pues­tos a entrar en el segun­do pun­to de la decla­ra­ción de Aie­te y que no van a nego­ciar jamás, debe­ría pre­gun­tar a esos mis­mos asis­ten­tes que tie­ne a ver cual es la razón por la que ellos lo hicie­ron, al igual que abso­lu­ta­men­te todos y cada uno de los gobier­nos espa­ño­les. De locos. Aun­que nos ten­gan acostumbradxs.

Dar una solu­ción al con­flic­to polí­ti­co es una exi­gen­cia de la socie­dad vas­ca a la que el esta­do nun­ca se ha que­ri­do enfren­tar por razo­nes obvias. Pero en algún momen­to ten­drá que lle­gar. Pue­de que ten­gan razón en que ese momen­to no ha lle­ga­do aún ya que no se sien­ten lo sufi­cien­te­men­te inter­pe­la­dos. Y es posi­ble inclu­so que se sien­tan mas cómo­dos que hace tiem­po de cara a no hacer­lo, de ahí sus bra­va­tas. Sin embar­go, la socie­dad vas­ca deci­di­rá sobre su futu­ro, que es real­men­te la raíz del con­flic­to pese a inten­tos de des­viar la aten­ción. ¿Cómo?. La mane­ra más sen­sa­ta para todas las par­tes impli­ca­das sería abor­dar la hoja de ruta mar­ca­da en Aie­te, asen­ta­do una paz rela­ti­va y dejan­do final­men­te en manos de la socie­dad vas­ca las herra­mien­tas demo­crá­ti­cas con las que a día de hoy no cuenta.

¿Qué nece­si­dad tie­ne el esta­do de reco­rrer esa ruta?. Posi­ble­men­te nin­gu­na. Y si bien el hecho de no reco­rrer­la pue­de ero­sio­nar­le, tam­po­co eso es sufi­cien­te para real­men­te solu­cio­nar el con­flic­to y que lle­gue final­men­te la demo­cra­cia a este país, que segu­ra­men­te esta­rá más rela­cio­na­da con un impul­so de la socie­dad vas­ca que haga ines­ta­ble e insos­te­ni­ble la ocu­pa­ción extran­je­ra, sien­do la uni­la­te­ra­li­dad, uno de los fac­to­res que pue­den ser más deter­mi­nan­tes, reco­rrien­do el camino de la libe­ra­ción nacio­nal y social por enci­ma de impo­si­cio­nes. Un just do it a nivel nacio­nal, aun­que igual en eta­pas. Com­pli­ca­do cla­ro está, pero segu­ra­men­te algo menos com­pli­ca­do que espe­rar a que el esta­do por gene­ra­ción espon­tá­nea y sin ver des­equi­li­bra­da su balan­za de poder haga algo. Pedi­rán nego­ciar pero cuan­do no haya más reme­dio y segu­ra­men­te sea con­se­cuen­cia de más de un fac­tor. Posi­ble­men­te todos los fac­to­res no estén si quie­ra bien ana­li­za­dos aún.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.