La expe­rien­cia de una lec­tu­ra sobre la bio­gra­fía de Lenin- Pablo Catatumbo

Duran­te varios meses del año 2012 empren­di­mos en la uni­dad gue­rri­lle­ra que me acom­pa­ña la lec­tu­ra de un intere­san­te libro: la bio­gra­fía de Vla­di­mir Ilich Ulia­nov, Lenin, escri­ta por el his­to­ria­dor Gerard Walter.

Todas las maña­nas, antes de ini­ciar las tareas dia­rias, en el espa­cio que nues­tra movi­li­dad gue­rri­lle­ra nos lo per­mi­tie­ra dába­mos lec­tu­ra a una par­te de este libro, que real­men­te no tie­ne párra­fo que le sobre para quien se intere­se en cono­cer la vida y la obra de quien lle­gó a ser, sin nin­gu­na duda, la prin­ci­pal y más des­ta­ca­da figu­ra polí­ti­ca del siglo XX.

Fue­ron dece­nas de días en los que la lec­tu­ra pare­cía ser el mejor reme­dio para sacu­dir nos colec­ti­va­men­te del frío inten­so del ama­ne­cer andino. El libro del Gerald Wal­ter resul­tó ser una gra­ti­fi­can­te expe­rien­cia para todos noso­tros, y nos indu­jo a una gran varie­dad de refle­xio­nes sobre his­to­ria, teo­ría polí­ti­ca y coyun­tu­ra nacional.

El méri­to de la bio­gra­fía de Wal­ter se cen­tra en ser un tra­ba­jo exen­to del carác­ter apo­lo­gé­ti­co y acrí­ti­co que pros­pe­ró en el pasa­do con muchas de las construcciones

Bio­grá­fi­cas sobre líde­res comu­nis­tas. El autor enfo­ca su inves­ti­ga­ción en un serio tra­ba­jo de fuen­tes y en un exten­di­do estu­dio del con­tex­to gene­ral en el que trans­cu­rrió la coti­dia­ni­dad de la vida de Lenin.

De esa mane­ra pudi­mos sumer­gir­nos en los deta­lles de su entorno fami­liar, la vida polí­ti­ca rusa de fina­les del siglo XIX, su his­to­ria aca­dé­mi­ca, su for­ma­ción como revo­lu­cio­na­rio y, sobre todo, los meteó­ri­cos even­tos y desa­rro­llos que deter­mi­na­ron la insu­rrec­ción de Octu­bre de 1917 y, con­se­cuen­te­men­te, los pri­me­ros años de la Rusia Sovié­ti­ca, el pri­mer Esta­do de Obre­ros y Cam­pe­si­nos en el mundo.

En Lenin des­cu­bri­mos la expe­rien­cia de una per­so­na que par­tien­do de su reali­dad con­cre­ta, supo desa­rro­llar y revo­lu­cio­nar la reali­dad cir­cun­dan­te en el mar­co de múl­ti­ples cir­cuns­tan­cias, muchas de las cua­les le eran com­ple­ta­men­te adver­sas. Pero no fue un suje­to ais­la­do sino que, por el con­tra­rio, todo su accio­nar y prác­ti­ca polí­ti­ca se die­ron en un estre­cho víncu­lo con las masas populares.

Pre­ci­sa­men­te en Lenin vemos la supera­ción del vie­jo deba­te de los his­to­ria­do­res del siglo XIX: ¿quién hace la his­to­ria: las masas o los individuos?

El libro de Wal­ter nos des­cu­bre a un suje­to polí­ti­co cuya arma prin­ci­pal es la crí­ti­ca. Lenin es ante todo un crí­ti­co que va has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias en su accio­nar. Fue com­ple­ta­men­te ajeno a la hipo­cre­sía poli­ti­que­ra, a la auto com­pla­cen­cia y a los deva­neos polí­ti­cos que impe­ran en gran par­te de las dis­cu­sio­nes polí­ti­cas actua­les. Lo suyo fue la acción, el com­pro­mi­so y la ver­dad revolucionaria.

La esen­cia del leni­nis­mo pue­de ser apre­cia­da en toda su expre­sión en el libro de Gerald Wal­ter: recha­zo al eco­no­mi­cis­mo, a la acción ais­la­da, al par­la­men­ta­ris­mo, al aven­tu­re­ris­mo, a la char­la­ta­ne­ría, al ale­ja mien­to de los prin­ci­pios y al anqui­lo­sa­mien­to polí­ti­co. En con­tra posi­ción a todo esto Lenin reco­men­da­ba la dis­ci­pli­na­da cons­truc­ción de un par­ti­do de nue­vo tipo, la prio­ri­za­ción de la acción de masas, la for­ma­ción de cua­dros inte­gra­les, la pro­pa­gan­da y la pren­sa revo­lu­cio­na­ria, la defen­sa del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio, la tác­ti­ca fle­xi­ble y la estra­te­gia firme.

Resal­to dos aspec­tos adi­cio­na­les que enri­que­cen la lec­tu­ra de esta obra: el pri­me­ro, que des­vir­túa el tra­di­cio­nal lugar común de la his­to­rio­gra­fía bur­gue­sa que ha hecho rodar la espe­cie de que la Revo­lu­ción de Octu­bre no fue más que un gol­pe de Esta­do aus­pi­cia­do por el gobierno ale­mán y Lenin su ins­tru­men­to. Wal­ter ahon­da amplia­men­te en los méto­dos de tra­ba­jo de masas del par­ti­do bol che vi que y su direc­ta cone­xión con el obje­ti­vo insu­rrec­cio­na l. Des­de­ñar esto solo pue­de tener obje­ti­vos ideo­ló­gi­cos, y con­du­ce a des­co­no­cer la pode­ro­sa acción de miles de hom­bres y muje­res dedi­ca­dos al tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio diario.

El otro aspec­to, que Wal­ter ayu­da a des­nu­dar es el papel que juga­ron los diver­sos ser­vi­cios secre­tos de los paí­ses capi­ta­lis­tas (prin­ci­pal­men­te del MI 6 bri­tá­ni­co), en el sabo­ta­je y las accio­nes terro­ris­tas con­tra la pri­me­ra nación socia­lis­ta y, prin­ci­pal­men­te, en la bús­que­da de la eli­mi­na­ción físi­ca de Lenin.

Una inves­ti­ga­ción más amplias

Recor­dan­do estos hechos no pue­de uno evi­tar pen­sar en el papel que siem­pre ha juga­do el terro­ris­mo de Esta­do para impe­dir los cam­bios revo­lu­cio­na­rios, y cómo algu­nos des­pis­ta­dos inte­lec­tua­les de aho­ra, olvi­dan fácil­men­te los difí­ci­les años de la gue­rra impe­ria­lis­ta con­tra la Rusia Soviética.

La lec­tu­ra de este libro en nues­tros cam­pa­men­tos dio has­ta para las anécdotas.

Men­cio­na Gerad Wal­ter en su bio­gra­fia a una bol che vi que ejem­plar, cuyo nom­bre era Rosa lía Zalk in d, gran mili­tan­te clan­des­ti­na, que actuó como correo humano de Lenin, sor­tean­do todos los peli­gros para lle­var la corres­pon­den­cia suya al inte­rior del impe­rio zaris­ta, en los años más duros de la clan­des­ti­ni­dad. A la pos­tre, Rosa lí aZa lk in d, resul­tó sien­do apo­da­da por sus com­pa­ñe­ros: “La Pai­sa “, lo que hace que no sea impro­ba­ble que haya corri­do por sus vena s san­gre antioqueña.

Refi ere el autor en una par­te del libro y a lo lar­go de su emo­cio­nan­te rela­to, el impor­tan­te papel juga­do por esta mujer en los años pre­pa­ra­to­rios de la insu­rrec­ción . No sobra decir que ese seu­dó­ni­mo ruso gene­ró nume­ro­sas inquie­tu­des entre nues­tros com­ba­tien­te por inda­gar y saber un poco más acer­ca de esta mujer extraordinaria.

El cono­ci­mien­to sobre la vida de Lenin nos ha per­mi­ti­do avi­zo­rar las razo­nes del recha­zo con­tem­po­rá­neo de algu­nos inte­lec­tua­les a la figu­ra de Lenin, y el temor que sigue des­per­tan­do su figu­ra entre los reaccionarios.

Hoy, en el mar­co del 95 Ani­ver­sa­rio de la Revo­lu­ción de Octu­bre, cobra reno­va­da impor­tan­cia el estu­dio de la vida y las publi­ca­cio­nes de Lenin, maes­tro de los comu­nis­tas del mun­do ente­ro. Des­de las FARC EP rei­vin­di­ca­mos su lega­do y lo hace­mos nues­tro en cada actuación.

Por: Pablo Cata­tum­bo, inte­gran­te del Secre­ta­ria­do del Esta­do Mayor Cen­tral de las FARC – EP

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *