“Con ven­ci­dos o derro­ta­dos no se dia­lo­ga. Se impo­ne la volun­tad del ven­ce­dor”- FARC-EP

Así des­men­tían los repre­sen­tan­tes de las FARC-EP las ver­sio­nes sobre su pre­sun­ta debi­li­dad en una entre­vis­ta rea­li­za­da vía elec­tró­ni­ca por el dia­rio ecua­to­riano El Telégrafo.

Iván Már­quez, Ricar­do Téllez, Jesús San­trich, Mar­cos Calar­cá y Andrés París, habla­ron sobre dife­ren­tes temas con­cer­nien­tes, no sólo al pro­ce­so paz, sino tam­bién a temas refe­ri­dos a la reali­dad polí­ti­ca y social Colom­bia­na, a la inje­ren­cia de Esta­dos Uni­dos en Colom­bia y en Nues­tra­mé­ri­ca, a la polí­ti­ca del Gobierno de Oba­ma con res­pec­to a las nego­cia­cio­nes de paz y con­tes­ta­ron pre­gun­tas refe­ri­das a la cues­tión arma­da, a la des­in­for­ma­ción mediá­ti­ca y al rol que jue­gan los medio hege­mó­ni­cos en el con­flic­to que azo­ta la nación des­de hace 60 años, entre otros temas.

“Nos tra­ta como insur­gen­cia obli­ga­do por la reali­dad. El cum­pli­mien­to del com­pro­mi­so de ani­qui­lar­nos mili­tar­men­te adqui­ri­do por el gobierno ante­rior ante la Casa Blan­ca fra­ca­só, como fra­ca­sa­ron igual­men­te los pro­gra­mas impues­tos: el Plan Colom­bia y sus varian­tes el Plan Patrio­ta y el Plan Con­so­li­da­ción, entre otros, obli­gan­do a la oli­gar­quía, en cabe­za de Juan Manuel San­tos, a reco­no­cer la exis­ten­cia del con­flic­to social y arma­do que afron­ta el país”, seña­la­ron los repre­sen­tan­tes de las FARC al refe­rir­se al carác­ter de fuer­za beli­ge­ran­te reco­no­ci­do por el Gobierno Colom­biano en estos diá­lo­gos, agre­gan­do que el “reco­no­ci­mien­to de hecho de nues­tro carác­ter de fuer­za beli­ge­ran­te, aun­que ellos no lo quie­ran reco­no­cer a tra­vés del dere­cho, pese a que ten­ga­mos todos los requi­si­tos: somos una orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar con man­do cen­tra­li­za­do; nos guia­mos por nues­tras pro­pias nor­mas orga­ni­za­ti­vas y dis­ci­pli­na­rias; esta­mos des­ple­ga­dos en todo el terri­to­rio nacio­nal; nues­tros com­ba­tien­tes vis­ten uni­for­me y por­tan visi­ble­men­te sus armas y en la men­te lle­van el pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio de la Nue­va Colom­bia, la Patria Gran­de y Socialismo”.

Es por eso mis­mo, que afir­man que ya que “con ven­ci­dos o derro­ta­dos no se dia­lo­ga. Se impo­ne la volun­tad del ven­ce­dor. Esa es la esen­cia de la guerra”.

Tam­bién se refi­rie­ron a la ausen­cia, en los deba­tes orga­ni­za­dos con moti­vo de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Esta­dos Uni­dos, de posi­cio­na­mien­tos en rela­ción al con­flic­to colom­biano y otros temas de la agen­da lati­no­ame­ri­ca­na. Ade­más cri­ti­ca­ron a Oba­ma por tener “una visión des­afor­tu­na­da­men­te irreal y uni­la­te­ral” del con­flic­to arma­do en Colom­bia por sus dichos acer­ca de que el con­flic­to alcan­za­rá su pun­to final por el sim­ple hecho de que las FARC dejen las armas.

Refi­rién­do­se a la cues­tión arma­da, afir­ma­ron que “la gue­rra nun­ca ha sido un fin para los gue­rri­lle­ros y las gue­rri­lle­ras de las FARC-EP, por tan­to, si dejan de exis­tir las cau­sas que hicie­ron tro­nar las armas, estas se silen­cia­rán y no ten­drán nin­gu­na uti­li­dad”. A su vez, han agre­ga­do que “la for­ma de lucha es deci­sión de cada pue­blo con­sul­tan­do las reali­da­des que vive. Las FARC-EP no son pre­go­ne­ras de la lucha arma­da espe­cí­fi­ca­men­te, esta no sur­ge por decre­to de nadie. Obe­de­ce a fac­to­res muy espe­cí­fi­cos de cada socie­dad”, y seña­la­ron que “en Colom­bia no se per­mi­te hacer polí­ti­ca de otra mane­ra. El carác­ter vio­len­to, ase­sino y san­gui­na­rio de las apá­tri­das éli­tes nacio­na­les, ple­ga­das a las polí­ti­cas del Pen­tá­gono (un Esta­do vio­len­to que uti­li­za el terro­ris­mo como méto­do pre­fe­ri­do de domi­na­ción), así lo confirman”.

Tam­bién mani­fes­ta­ron sus ideas acer­ca de dejar las armas, en ese sen­ti­do, expre­sa­ron que “resuel­tos los pro­ble­mas del pue­blo, del cual somos par­te esen­cial, esta­rán resuel­tos tam­bién los pro­ble­mas de la gue­rri­lle­rea­da” y reafir­man­do esta idea expre­sa­ron que “la gue­rra nun­ca ha sido un fin para los gue­rri­lle­ros y las gue­rri­lle­ras de las FARC – EP, por tan­to, si dejan de exis­tir las cau­sas que hicie­ron tro­nar las armas, estas se silen­cia­ran y no ten­drán nin­gu­na utilidad”.

Por lo mis­mo que se expu­so en rela­ción a la lucha arma­da, las FARC – EP, deja­ron en cla­ro que no habrá des­mo­vi­li­za­ción has­ta que no se pon­ga fin a las cau­sas que gene­ra­ron la gue­rra en Colom­bia. Por eso mis­mo es que afir­ma­ron que, “no es posi­ble mirar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de una mane­ra está­ti­ca. Si esta­mos levan­ta­dos con­tra ella actual­men­te no es con esa mis­ma ins­ti­tu­cio­na­li­dad que se cons­trui­rán los cami­nos de la paz. Se deben hacer cam­bios y es la mesa de con­ver­sa­cio­nes la encar­ga­da de pro­po­ner­los, y de cons­truir los acuer­dos nece­sa­rios para aten­der las situa­cio­nes deri­va­das de los mis­mos”. Estos cam­bios, de acuer­do a lo mani­fes­ta­do por los com­ba­tien­tes, solo se logra­rán con una paz con jus­ti­cia social que pue­da resol­ver los pro­ble­mas del con­jun­to del pue­blo colom­biano, den­tro del cual se incluyen.

En este sen­ti­do, tam­bién hicie­ron refe­ren­cia al rol de los medios de comu­ni­ca­ción hege­mó­ni­cos al des­in­for­mar sobre la gue­rra en Colom­bia y mos­trar a las FARC como aje­nos al pue­blo colom­biano. Por eso mis­mo afir­ma­ron que “la des­in­for­ma­ción es la cuar­ta arma en la gue­rra”, denun­cian­do que los medios de comu­ni­ca­ción hacen mella al gene­rar expec­ta­ti­vas que no se corres­pon­den con la insur­gen­cia, por lo que se hace nece­sa­rio mirar “con obje­ti­vi­dad hacia ambas par­tes”. Pre­ci­sa­men­te en rela­ción a las ope­ra­cio­nes mediá­ti­cas ten­dien­tes a estig­ma­ti­zar a las FARC – EP, vol­vie­ron a dejar en cla­ro que “afir­ma­mos con vehe­men­cia que no somos nar­co­tra­fi­can­tes y no lo hemos sido jamás. No tene­mos cul­ti­vos, no los cui­da­mos, no tene­mos labo­ra­to­rios y tam­po­co comer­cia­li­za­mos la cocaí­na. Lo que noso­tros hace­mos es cobrar impues­tos a las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que se rea­li­zan en los terri­to­rios don­de ejer­ce­mos influen­cia, inclu­yen­do el mer­ca­do de la hoja de coca. Eso es lo que lla­man par­ti­ci­pa­ción en el nar­co­trá­fi­co. Mues­tra pal­ma­ria son nues­tras pro­pues­tas de solu­cio­nes posi­bles a este nefas­to pro­ble­ma. En 1993 pro­pu­si­mos ata­car el fenó­meno del nar­co­trá­fi­co como un pro­ble­ma social y de salud y no con solu­cio­nes repre­si­vas y medi­das de poli­cía. Des­pués, en el 2000 pro­pu­si­mos la lega­li­za­ción del con­su­mo de sico­tró­pi­cos, nos mira­ron con des­dén y sin embar­go esa reali­dad se abre paso actual­men­te como for­ma de solución”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.