Méxi­co: Una refor­ma labo­ral escla­vis­ta- Librered

A tono con el espí­ri­tu de la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción, la Igle­sia de los Pobres, la posi­ción de un sec­tor ecle­siás­ti­co cató­li­co com­par­te el recha­zo del pue­blo tra­ba­ja­dor a la con­tra­rre­for­ma labo­ral pri­pa­nis­ta – perredista.

Ello se des­pren­de según decla­ra­cio­nes loa­bles del car­de­nal José Fran­cis­co Robles Orte­ga (dia­rio Pági­na 24, 21/​10/​12), quien sin ser inte­gran­te de esta corrien­te pro­gre­sis­ta ecle­siás­ti­ca se pone a su lado, acor­de a las aspi­ra­cio­nes y anhe­los de jus­ti­cia labo­ral y social.

Lamen­ta­ble­men­te estas decla­ra­cio­nes por venir de quien vie­nen no tuvie­ron la reso­nan­cia mediá­ti­ca que debie­ron haber teni­do. Lo que afir­mó el nue­vo arzo­bis­po de Gua­da­la­ja­ra o la arqui­dió­ce­sis –Sema­na­rio Arqui­dio­ce­sano de Gua­da­la­ja­ra. Núme­ro 821, 28 de octu­bre de 2012. Año XII. Artícu­lo: “La Ley del Tra­ba­jo, en la Cáma­ra Alta”; publi­ca­do en web el 18 de Octu­bre, 2012– fue lo siguien­te: “Es momen­to de que los mexi­ca­nos nos una­mos para pro­tes­tar con­tra las injus­ti­cias socia­les fla­gran­tes que se come­ten en nom­bre de un fal­so ‘pro­gre­so’, con la men­ti­ra de que la depau­pe­ra­ción de los ya de por sí tan pobres incre­men­ta­rá las pla­zas de tra­ba­jo. Refle­xio­ne­mos. Pen­se­mos a don­de vamos y, sobre todo, a dón­de se está arro­jan­do a los más pobres que, por des­gra­cia, son ya mayo­ría en nues­tra Patria.”

Dicho artícu­lo ase­ve­ra tajan­te: “Des­de hace unas sema­nas ocu­pa el inte­rés de los mexi­ca­nos una lla­ma­da ‘Refor­ma labo­ral’, que es una pro­pues­ta ‘de sali­da’, pre­sen­ta­da por el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, Feli­pe Cal­de­rón Hino­jo­sa, y com­pues­ta de dos par­tes: una que pre­ten­de refor­mar la vida inter­na de los sin­di­ca­tos del país, cuyos lide­res, tra­di­cio­nal­men­te corrup­tos, han explo­ta­do a los tra­ba­ja­do­res y bene­fi­cia­do a los patro­nos, y des­de lue­go a ellos mis­mos, sin dar cuen­ta a nadie de los mane­jos de los ingre­sos por cuo­tas y otros apo­yos que las agru­pa­cio­nes labo­ra­les reci­ben de muchos fren­tes. Esos mis­mos líde­res, por cier­to, se per­pe­túan gra­cias a los pro­ce­di­mien­tos vicia­dos de las elec­cio­nes en los sin­di­ca­tos; prác­ti­cas cier­ta­men­te muy cono­ci­das por todos los mexi­ca­nos… Las refor­mas indis­pen­sa­bles para tra­tar de poner orden en los sin­di­ca­tos que­dan pen­dien­tes, ¡por supues­to! ¿Qué gru­po polí­ti­co se atre­ve a tocar a Elba Esther Gor­di­llo, a (Car­los) Rome­ro Dechamps, etc.?” Más aún: “todo pare­ce indi­car que el acuer­do pre­vi­si­ble entre los Par­ti­dos PAN y PRI logra­rá hacer pasar, prác­ti­ca­men­te ínte­gra, esta Ley que favo­re­ce abso­lu­ta­men­te a los patronos.”

Las haya dicho el car­de­nal arzo­bis­po Robles Orte­ga o la pro­pia arqui­dió­ce­sis a tra­vés del sema­na­rio, el hecho es que tal visión crí­ti­ca cues­tio­na una reali­dad polí­ti­ca, labo­ral y sin­di­cal que es nece­sa­rio trans­for­mar lo más pron­to posi­ble. Estas decla­ra­cio­nes, por supues­to, jamás las hubie­ra pro­nun­cia­do de nin­gu­na mane­ra el ante­rior arzo­bis­po de Gua­da­la­ja­ra, el ultra­con­ser­va­dor car­de­nal Juan San­do­val Iñi­guez, quien siem­pre ha esta­do al lado de los pode­ro­sos oli­gar­cas loca­les y nacio­na­les; y siem­pre sen­ta­do úni­ca­men­te a la mesa de los ricos y polí­ti­cos del poder domi­nan­te, sim­pa­ti­zan­tes de la “Teo­lo­gía neo­li­be­ral” para seguir explo­tan­do al prójimo.

Des­de lue­go, estas decla­ra­cio­nes no sola­men­te cau­san moles­tia en la cla­se empre­sa­rial impul­so­ra de tal refor­ma sino, ade­más, en la cla­se polí­ti­ca, en sena­do­res y dipu­tados, y espe­cial­men­te en los líde­res sin­di­ca­les cha­rri­les, quie­nes están sien­do pro­te­gi­dos férrea­men­te por sus corre­li­gio­na­rios como el dipu­tado Man­lio Fabio Bel­tro­nes, coor­di­na­dor de la frac­ción par­la­men­ta­ria del PRI. El blin­da­je polí­ti­co a tales lide­raz­gos –den­tro del sis­te­ma cor­po­ra­ti­vo auto­ri­ta­rio sin­di­cal ofi­cial u ofi­cio­so– es cla­ve para la esta­bi­li­dad del sis­te­ma eco­nó­mi­co y polí­ti­co impe­ran­te que se cons­ti­tu­ye en una ver­da­de­ra razón de Estado.

Tales decla­ra­cio­nes del arzo­bis­pa­do de Gua­da­la­ja­ra evo­can has­ta cier­to pun­to los vie­jos fun­da­men­tos de la encí­cli­ca Rerum Nova­rum (“De las cosas nue­vas” o “De los cam­bios polí­ti­cos”): la pri­me­ra encí­cli­ca social de la Igle­sia Cató­li­ca. Pro­mul­ga­da por el papa Leon XIII en mayo de 1891, fue una car­ta abier­ta que tra­ta­ba sobre las con­di­cio­nes de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras. En ella, el papa deja­ba paten­te su apo­yo al dere­cho labo­ral de for­mar unio­nes o sin­di­ca­tos, aun­que tam­bién reafir­ma­ba su apo­yo al dere­cho de la pro­pie­dad pri­va­da. Ade­más dis­cu­tía sobre las rela­cio­nes entre el gobierno, las empre­sas y los tra­ba­ja­do­res. La Rerum Nova­rum pro­po­nía: que la fuer­za de tra­ba­jo del hom­bre no sea con­si­de­ra­da una mer­can­cía; reco­no­cer el dere­cho de los tra­ba­ja­do­res a cons­ti­tuir sus pro­pias aso­cia­cio­nes (dere­cho a la aso­cia­ción labo­ral¬ – sin­di­cal); ins­ta­ba al Esta­do a reco­no­cer el dere­cho de aso­cia­ción pro­fe­sio­nal; el des­can­so domi­ni­cal; la prohi­bi­ción del tra­ba­jo infan­til; la pro­tec­ción a la mujer tra­ba­ja­do­ra; el reco­no­ci­mien­to del jus­to sala­rio; la pre­vi­sión social, etcé­te­ra. Pro­pug­na­ba, pues, una espe­cie de capi­ta­lis­mo “ligth”; un capi­ta­lis­mo de “ros­tro humano”. Dicha car­ta daría base ideo­ló­gi­ca des­pués a la demo­cra­cia cristiana.

Aun­que la encí­cli­ca iden­ti­fi­ca­ba cla­ra­men­te al capi­ta­lis­mo como la cau­sa de pobre­za y degra­da­ción de los tra­ba­ja­do­res, esta­ble­cía níti­da­men­te la ideo­lo­gía con­ser­va­do­ra de la adop­ción –fren­te al socia­lis­mo– del prin­ci­pio de cola­bo­ra­ción entre cla­ses socia­les –prin­ci­pio que lle­van a la prác­ti­ca fer­vien­te los sin­di­ca­tos cha­rros y más los sin­di­ca­tos “blan­cos” (los abier­ta­men­te patro­na­les). Déca­das des­pués, nace­ría legí­ti­ma­men­te la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción, anti­ca­pi­ta­lis­ta, y con ella las pas­to­ra­les del tra­ba­jo (teo­lo­gía pas­to­ral), que pug­nan por una jus­ti­cia ple­na para el pue­blo trabajador.

Román Mun­guía Huato

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *