Entre­vis­ta des­de la cár­cel de Man­si­lla a Mikel Kor­ta- Desinformémonos

Con­de­na­do en el macro­su­ma­rio 1898 a sie­te años y medio de cár­cel por su acti­vi­dad polí­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta, Kor­ta ana­li­za la situa­ción de su pue­blo ante un con­flic­to que pare­ce no acabar.

El colec­ti­vo de pre­sos y exi­lia­dos polí­ti­cos vas­cos ha teni­do siem­pre un peso impor­tan­te en la estra­te­gia de lucha de la izquier­da nacio­na­lis­ta vas­ca. Mikel Kor­ta, mili­tan­te de la orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta Xaki, se con­vir­tió en por­ta­voz de los encau­sa­dos en el macro­su­ma­rio 1898, un pro­ce­so judi­cial que afec­tó a cien­tos de per­so­nas y pro­vo­có el cie­rre de medios de comu­ni­ca­ción y empre­sas, ade­más de la ile­ga­li­za­ción de diver­sas aso­cia­cio­nes socia­les y políticas.

Ya en pri­sión, cum­plien­do su con­de­na, Mikel Kor­ta con­ce­dió a Des­in­for­mé­mo­nos una entre­vis­ta por escri­to que debió hacer­se a tro­zos, sor­tean­do las difi­cul­ta­des que impo­ne la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria espa­ño­la, pie­za cla­ve en el con­flic­to polí­ti­co y arma­do que se vive en este país des­de hace más de 50 años.

En la entre­vis­ta refle­xio­na en torno al pro­ce­so repre­si­vo del Esta­do Espa­ñol, la exten­sión de la cri­mi­na­li­za­ción a acto­res civi­les, el papel de pre­sos, exi­lia­dos y la socie­dad vas­ca en la posi­ble reso­lu­ción del con­flic­to, y sobre la resis­ten­cia de su pue­blo y su apues­ta por la cons­truc­ción del esce­na­rio polí­ti­co que necesitan.

‑Usted es víc­ti­ma de uno de los pro­ce­sos polí­ti­cos segui­dos en el Esta­do espa­ñol con­tra las orga­ni­za­cio­nes civi­les inde­pen­den­tis­tas. ¿Cómo usa el Esta­do espa­ñol esa arma?

-El obje­ti­vo es efec­ti­va­men­te de Esta­do, en el sen­ti­do de que se da, por un lado, una total sin­to­nía entre las dos fuer­zas polí­ti­cas mayo­ri­ta­rias en el esta­do espa­ñol, Par­ti­do Socia­lis­ta Obre­ro Espa­ñol (PSOE) y Par­ti­do Popu­lar (PP), a la hora de seguir plan­tean­do la repre­sión como úni­co ins­tru­men­to para aca­bar con las aspi­ra­cio­nes de liber­tad del pue­blo vas­co; aun­que últi­ma­men­te, de for­ma dubi­ta­ti­va, pare­ce empe­zar a com­pren­der que esa no pue­de ser la vía.

Es obje­ti­vo de Esta­do tam­bién por­que exis­te una total sin­to­nía entre los lla­ma­dos tres pode­res ‑el judi­cial, el legis­la­ti­vo y el ejecutivo‑, que no dudan en pasar por enci­ma de la tan cacarea­da sepa­ra­ción de pode­res, una de las bases impres­cin­di­bles para poder cali­fi­car a un sis­te­ma como demo­crá­ti­co y de dere­cho. Sin­to­nía que lle­va a que los tres, lejos de man­te­ner su inde­pen­den­cia y mutuo con­trol, se unan y fun­cio­nen como uno solo para tra­tar de dotar a la opción repre­si­va de una efi­ca­cia que se ha demos­tra­do sobra­da­men­te imposible.

Y es que toda opción de repre­sión como fór­mu­la para aca­bar con un con­flic­to, sea del tipo que sea y se dé en el lugar que sea, nece­si­ta de la efi­ca­cia como modo de retro­ali­men­ta­ción y auto­jus­ti­fi­ca­ción. Y es esa diná­mi­ca de bús­que­da de la efi­ca­cia la que hace que la repre­sión deba aumen­tar ver­ti­cal y horizontalmente.

Ver­ti­cal­men­te, en el sen­ti­do de pro­fun­di­zar y agra­var los ins­tru­men­tos repre­si­vos de los que se ha dota­do. La tor­tu­ra es cada vez más bru­tal, lo mis­mo que la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria es cada vez más cruel e inhu­ma­na, las mani­fes­ta­cio­nes se repri­men y cas­ti­gan con más fuer­za, se recu­rre a las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les, los escua­dro­nes de la muer­te… Como decía antes, todo ello en total uni­dad de man­do y acción entre jue­ces, dipu­tados y gobierno: unos garan­ti­zan­do impu­ni­dad, los otros ade­cuan­do el mar­co legis­la­ti­vo a esos intere­ses y los últi­mos azu­zan­do cons­tan­te­men­te a sus fuer­zas represivas.

Hori­zon­tal­men­te, en el sen­ti­do de que, ante la resis­ten­cia y lucha del pue­blo, y en aras de esa efec­ti­vi­dad impo­si­ble, nece­si­tan ata­car a cada vez más amplios sec­to­res de pobla­ción. Su con­cep­to de ‘el enemi­go’ se extien­de. Y, pre­ci­sa­men­te la fal­ta de efi­ca­cia, la fal­ta de resul­ta­dos, los lle­va a colo­car en el pun­to de mira a todo y a todos.

Has­ta aquí he tra­ta­do de refle­jar algo que creo que, con sus espe­ci­fi­ci­da­des, se da en todos aque­llos con­flic­tos en los que Esta­dos y pue­blos se enfren­tan y estos últi­mos, lejos de clau­di­car, resis­ten e inclu­so avanzan.

No con­vie­ne olvi­dar que la repre­sión es el ‘últi­mo recur­so’ del poder cuan­do éste es míni­ma­men­te inte­li­gen­te o sim­ple­men­te civi­li­za­do. La repre­sión del Esta­do es siem­pre mues­tra de debi­li­dad. El Esta­do ver­da­de­ra­men­te pode­ro­so es aquél que no nece­si­ta repri­mir para impo­ner sus postulados.

Cen­trán­do­nos ya en nues­tro pue­blo, Eus­kal Herria, me gus­ta­ría des­ta­car que el sal­to cua­li­ta­ti­vo dado por el Esta­do espa­ñol al comen­zar a cri­mi­na­li­zar, per­se­guir, pro­ce­sar y con­de­nar a orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, par­ti­dos polí­ti­cos, medios de comu­ni­ca­ción, orga­ni­za­cio­nes juve­ni­les, etcé­te­ra, tie­ne mucho que ver con el cam­bio pro­du­ci­do en la estra­te­gia de la Izquier­da Aber­tza­le que que­dó públi­ca­men­te refle­ja­do en lo que se deno­mi­nó ‘Alter­na­ti­va Demo­crá­ti­ca’ en 1995.

Muy resu­mi­da­men­te, las cla­ves de aquel cam­bio afec­ta­ron a la for­ma de nues­tra inter­ven­ción polí­ti­ca y al mode­lo de reso­lu­ción del con­flic­to, aspec­tos ínti­ma­men­te rela­cio­na­dos. En rela­ción a lo pri­me­ro, la for­ma de inter­ven­ción polí­ti­ca, pasa­mos del esque­ma de “resis­tir es ven­cer” a otro que podría resu­mir­se como “hay que cons­truir para ganar”.

Con este segun­do esque­ma enten­di­mos que era nece­sa­rio orga­ni­zar­nos y tejer alian­zas de cara a for­ta­le­cer lo que cons­ti­tu­ye los pila­res de todo pue­blo que desea ser due­ño de su pre­sen­te y su futu­ro, sin inge­ren­cias ni impo­si­cio­nes aje­nas. Que había que supe­rar el esque­ma de resis­tir y acu­mu­lar fuer­zas en bus­ca del mági­co día en el que Esta­do espa­ñol y ETA se sen­ta­ran a nego­ciar y de la mesa sur­gie­se la solu­ción defi­ni­ti­va a nues­tras aspi­ra­cio­nes. Que había que comen­zar una diná­mi­ca de cons­truc­ción nacio­nal, que como toda cons­truc­ción debía asen­tar­se sobre pila­res sóli­dos. Y estos pila­res no son otros que aque­llos sobre los que se asien­ta todo pue­blo que desea ser due­ño de su pro­pio des­tino y ejer­cer como tal.

En defi­ni­ti­va, se tra­ta­ba de hacer posi­ble des­de hoy la Eus­kal Herria inde­pen­dien­te del mañana.

Así, for­ta­le­cer nues­tra cul­tu­ra e iden­ti­dad nacio­na­les, comen­zar a das pasos en el teji­do socio-eco­nó­mi­co nacio­nal comen­zan­do por hacer de Eus­kal Herria un mar­co pro­pio de rela­cio­nes labo­ra­les, cons­ti­tuir una ins­ti­tu­cio­na­li­dad pro­pia y nacio­nal que supe­ra­se la par­ti­ción impues­ta por los Esta­dos espa­ñol y fran­cés, avan­zar hacia un mode­lo edu­ca­ti­vo pro­pio des­de la escue­la has­ta la Uni­ver­si­dad Nacio­nal; rei­vin­di­car tam­bién en el terreno depor­ti­vo el dere­cho a tener selec­cio­nes nacio­na­les pro­pias y com­pe­tir con el res­to de selec­cio­nes en pie de igual­dad… se con­vir­tie­ron en ejes de nues­tro tra­ba­jo, y la acu­mu­la­ción de fuer­zas en torno a esos pila­res en obje­ti­vo fundamental.

Como decía, ya no se tra­ta­ba de espe­rar más al día mági­co de la nego­cia­ción que todo lo solu­cio­na­ría, sino de ir recu­pe­ran­do por al vía de los hechos la sobe­ra­nía arre­ba­ta­da; todo ello sus­ten­ta­do en una mayo­ría polí­ti­ca, social y sin­di­cal que nos cons­ta­ba que exis­tía en nues­tro pueblo.

Es pre­ci­sa­men­te en el mar­co de este plan­tea­mien­to de la “Alter­na­ti­va Demo­crá­ti­ca” que ETA decla­ró rotun­da y cla­ra­men­te que no pre­ten­día con­ver­tir­se en repre­sen­tan­te de Eus­kal Herria en una mesa de nego­cia­ción, en la que se deci­die­se su futu­ro. Que esa era una dis­cu­sión que úni­ca y exclu­si­va­men­te corres­pon­día al pue­blo vas­co, a sus orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, sin­di­ca­les, socia­les y a las ins­ti­tu­cio­nes de las que se pudie­ra ir dotan­do y que, en todo caso, cual­quier deci­sión debe­ría ser refren­da­da por el pro­pio pueblo.

Fue ahí don­de ETA reafir­mó su apues­ta por un pro­ce­so demo­crá­ti­co que con­du­je­se a una situa­ción demo­crá­ti­ca que tan­to ETA como los esta­dos debe­rían aca­tar y que, en todo caso, el con­te­ni­do de la nego­cia­ción ETA-esta­dos debe­ría limi­tar­se a garan­ti­zar las con­di­cio­nes demo­crá­ti­cas para dicho pro­ce­so. Jun­to a ello se abor­da­rían la des­mi­li­ta­ri­za­ción y las con­se­cuen­cias del conflicto.

Con esas bases, y debi­do a diver­sos fac­to­res, cuyo aná­li­sis alar­ga­ría esta res­pues­ta aún más, se lle­gó al acuer­do de Liza­rra-Gara­zi en 1998, en el que se reco­gía esta filo­so­fía de tra­ba­jo y se plas­ma­ba la mayo­ría polí­ti­ca, social y sin­di­cal que sabía­mos que existía.

Una sema­na des­pués del acuer­do, ETA decla­ró un alto el fue­go uni­la­te­ral como su pro­pia apor­ta­ción. Es des­ta­ca­ble que en el comu­ni­ca­do que lo anun­cia­ba no exis­tía nin­gún empla­za­mien­to al gobierno espa­ñol para nin­gún tipo de negociación.

Como uste­des saben, aquel pro­ce­so se frus­tró. Los moti­vos darían, otra vez, para otra pro­fun­da refle­xión. No obs­tan­te, para ver si por fin con­si­go lle­gar a una res­pues­ta con­cre­ta a su pre­gun­ta, úni­ca­men­te seña­la­ré que tras una épo­ca de des­pis­te, el Esta­do espa­ñol (enton­ces con gobierno de Aznar) se dio cuen­ta de la enor­me poten­cia­li­dad que tenía la nue­va diná­mi­ca de la Izquier­da Aber­tza­le; de que efec­ti­va­men­te exis­tía fuer­za social sufi­cien­te para imple­men­tar un pro­ce­so demo­crá­ti­co de recu­pe­ra­ción de sobe­ra­nía, y que resul­ta­ría imparable.

El Esta­do espa­ñol recru­de­ció su estra­te­gia repre­si­va y comen­zó a ata­car con más fuer­za a lo que uste­des deno­mi­nan “orga­ni­za­cio­nes civi­les inde­pen­den­tis­tas”. Cerra­ron cua­tro medios de comu­ni­ca­ción, ile­ga­li­za­ron, juz­ga­ron y con­de­na­ron a orga­ni­za­cio­nes juve­ni­les, par­ti­dos polí­ti­cos, orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos popu­la­res de todo tipo (cul­tu­ra­les, de des­obe­dien­cia civil, de soli­da­ri­dad con los pre­sos y refu­gia­dos, de denun­cia de las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos huma­nos, de soli­da­ri­dad internacionalista,…)

Fue­ron muchos los que cali­fi­ca­ron todo aque­llo de sal­va­ja­da, y lo era. Tam­bién fue­ron muchos los que cali­fi­ca­ron los jui­cios como cir­co, al ver el ridícu­lo per­ma­nen­te que hacían un día sí y otro tam­bién unos seño­res con togas negras que pre­ten­dían dis­fra­zar jurí­di­ca­men­te aque­lla bar­ba­ri­dad. Algu­nos cali­fi­ca­ron la situa­ción de kaf­kia­na, cali­fi­ca­ción que no com­par­to para nada, si damos al tér­mino la inter­pre­ta­ción de “algo que no tie­ne sentido”.

Y es que aque­lla diná­mi­ca jurí­di­co-polí­ti­co-legis­la­ti­vo-mediá­ti­ca si algo tenía era sen­ti­do, y un obje­ti­vo cla­ro. Se tra­ta­ba de reven­tar el pro­ce­so demo­crá­ti­co de recu­pe­ra­ción de la sobe­ra­nía, anu­lan­do a las orga­ni­za­cio­nes, per­so­nas y medios que el esta­do espa­ñol con­si­de­ra­ba como motor del mis­mo. El obje­ti­vo final: hacer impo­si­ble Eus­kal Herria como pro­yec­to de futu­ro en liber­tad y justicia.

Cerra­ron medios de comu­ni­ca­ción para impo­ner el pen­sa­mien­to úni­co, tra­tan­do de cons­truir una reali­dad úni­ca por medio de infor­ma­ción y opi­nión uniformes.

Ata­ca­ron al movi­mien­to popu­lar para tra­tar de aca­bar con la capa­ci­dad his­tó­ri­ca de auto-orga­ni­za­ción inser­ta en nues­tro pue­blo, ver­da­de­ro motor de resis­ten­cia y construcción.

Ata­ca­ron par­ti­dos polí­ti­cos para tra­tar de aca­bar con la for­ma de expre­sión de ese movimiento.

Ata­ca­ron a los jóve­nes por­que que­rían aca­bar con el, para ellos, deses­pe­ran­te “rele­vo gene­ra­cio­nal” en la lucha.

Ata­ca­ron al movi­mien­to anti-repre­si­vo y pro-amnis­tía por­que era quien rom­pía el mar­co de impu­ni­dad que judi­ca­tu­ra, par­la­men­tos y gobier­nos garan­ti­za­ban a la represión.

Ata­ca­ron al movi­mien­to de rela­cio­nes y soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal por­que vie­ron que esta­ba des­cu­brien­do sus men­ti­ras en el mun­do y for­ta­le­cía la solidaridad.

En defi­ni­ti­va, lo que se escon­día tras la judi­cia­li­za­ción del “todo es ETA” de Gar­zón no era sim­ple odio o bru­ta­li­dad, sino un inten­to pla­ni­fi­ca­do de aca­bar con el Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Vas­co y con la posi­bi­li­dad mis­ma de un futu­ro para Eus­kal Herria.

-¿En qué momen­to se encuen­tra el con­flic­to vas­co con los Esta­dos espa­ñol y fran­cés tras el alto el fue­go defi­ni­ti­vo de ETA y los recien­tes éxi­tos elec­to­ra­les de la izquier­da independentista?

La situa­ción actual es la demos­tra­ción pal­pa­ble del fra­ca­so de la estra­te­gia que aca­bo de men­cio­nar. Y de que tene­mos un pue­blo cojonudo.

Hicie­ron todo lo que antes he des­cri­to y más. Cen­te­na­res de cua­dros polí­ti­cos encar­ce­la­dos, espe­ran­do jui­cios, ile­ga­li­za­dos, per­se­gui­dos… orga­ni­za­cio­nes destrozadas…Y, sin embar­go, vuel­ve a resur­gir la capa­ci­dad de auto-orga­ni­za­ción de nues­tro pue­blo. Cues­tión a des­ta­car en unos tiem­pos en los que el indi­vi­dua­lis­mo y la fal­ta de soli­da­ri­dad cons­ti­tu­yen unos de los mayo­res logros del sis­te­ma. Se evi­den­ció por enési­ma vez que los esta­dos espa­ñol y fran­cés no tenían un pro­ble­ma con esta o aque­lla per­so­na u orga­ni­za­ción, sino con todo un pue­blo que no renun­cia a su libertad.

Hay una fra­se que con el ini­cio de la polí­ti­ca de dis­per­sión de pre­sos por toda la geo­gra­fía de los esta­dos espa­ñol y fran­cés se usa­ba mucho en las cár­ce­les: “los tene­mos RODEAUS”. Y es que miran­do al mapa no había lugar en que no hubie­se vas­cos. Eso sí, encarcelados.

Pues bien, aho­ra creo sin­ce­ra­men­te que es verdad.

Su “solu­ción final” cons­trui­da en torno al esque­ma de “todo es ETA” ha sido derro­ta­da por la deter­mi­na­ción de la socie­dad vas­ca. A par­tir de ahí, las opcio­nes que les que­dan a los esta­dos son pocas; y todas, al mar­gen del sufri­mien­to que pue­dan pro­vo­car, posi­ti­vas para el pro­ce­so de liberación.

Si siguen apos­tan­do por la repre­sión, saben que qui­zá aún les dé rédi­tos fue­ra de Eus­kal Herria y Cata­lun­ya, pero son igual­men­te cons­cien­tes de que for­ta­le­cen al pro­pio pro­ce­so de libe­ra­ción y al sec­tor polí­ti­co-social que lo dinamiza.

Si optan por abrir­se a la demo­cra­cia, aun­que sólo sea res­pe­tan­do los míni­mos demo­crá­ti­cos exi­gi­bles en una demo­cra­cia bur­gue­sa for­mal, saben que esto tam­bién va a con­tri­buir al desa­rro­llo y amplia­ción del sec­tor de quie­nes lucha­mos por la inde­pen­den­cia y el socialismo.

Por eso digo que, aho­ra sí, “los tene­mos RODEAUS”.

Por nues­tra par­te, espe­ra­mos y desea­mos que los esta­dos se den cuen­ta que lo que más les con­vie­ne, tam­bién a ellos, es asu­mir la nece­si­dad de un mar­co real­men­te demo­crá­ti­co que sir­va para supe­rar el carác­ter vio­len­to de la con­fron­ta­ción y situar­lo en cla­ve de con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca des­de una pre­mi­sa bási­ca: es el pue­blo quien tie­ne la pala­bra y la deci­sión sobre el futu­ro de Eus­kal Herria.

-¿Cuá­les son las cla­ves que expli­can la per­vi­ven­cia del con­flic­to vas­co a tra­vés de cam­bios de régi­men y gobierno en el Esta­do espa­ñol y en las regio­nes vas­cas bajo admi­nis­tra­ción española?

-Comen­za­ré con otra pre­gun­ta. ¿Cuá­les son las cla­ves que expli­ca­rían la per­vi­ven­cia del eus­ke­ra, un idio­ma cuyo ori­gen se des­co­no­ce, fren­te a las agre­sio­nes que ha sufri­do por suce­si­vos impe­rios que traían su pro­pia lengua?

Con­si­de­ro que la defen­sa de la iden­ti­dad y la sobe­ra­nía son una de las cla­ves que se ha man­te­ni­do des­de los roma­nos has­ta nues­tros días, pasan­do por las gue­rras car­lis­tas, la gue­rra civil espa­ño­la, el fran­quis­mo, esta fal­sa demo­cra­cia… la his­to­ria de nues­tro pue­blo y sus pecu­lia­ri­da­des. Pecu­lia­ri­da­des que no podrían enten­der­se sin tener en cuen­ta esta cla­ve de defen­sa de la iden­ti­dad nacio­nal. Des­de las luchas entre con­ser­va­do­res y libe­ra­les has­ta la lla­ma­da gue­rra civil, en Eus­kal Herria adop­tan una for­ma dife­ren­te, hacien­do que los esque­mas liberal/​conservador o derecha/​izquierda que­den en gran medi­da con­di­cio­na­dos, con­cre­tán­do­se en alian­zas impen­sa­bles en otros lugares.

Es sin duda la defen­sa de la iden­ti­dad y la sobe­ra­nía, amplia­men­te exten­di­da en la socie­dad vas­ca, la que pro­vo­có que la dere­cha vas­ca se alia­se inclu­so con enemi­gos fron­ta­les en lo ideo­ló­gi­co fren­te a una dere­cha fran­quis­ta que repre­sen­ta­ba la uni­for­mi­dad de la una, gran­de y (man­da nari­ces) libre y la corres­pon­dien­te des­apa­ri­ción de Eus­kal Herria como pueblo.

Pre­ci­sa­men­te aho­ra se cum­plen 500 años de una de las últi­mas bata­llas per­di­das con­tra Cas­ti­lla y que mar­có un hito en el pro­ce­so de pér­di­da de nues­tra sobe­ra­nía, enton­ces repre­sen­ta­da por el Rei­no de Navarra.

Con­si­de­ro que la sobe­ra­nía es a los pue­blos lo que la liber­tad indi­vi­dual es a las personas.

A ello hay que aña­dir que la lucha por la sobe­ra­nía, qui­zás de for­ma más rotun­da en y a par­tir de la gue­rra civil espa­ño­la, ha ido siem­pre uni­da a la idea de eman­ci­pa­ción nacio­nal y social. Ha sabi­do adap­tar­se a esa idea uni­ver­sal de lucha por la eman­ci­pa­ción. En esa línea va la que con­si­de­ro la mayor apor­ta­ción teórico/​práctica de la Izquier­da Aber­tza­le. Supu­so un enor­me sal­to cua­li­ta­ti­vo en esa lucha plan­tear que la lucha de libe­ra­ción nacio­nal y social son las dos caras de una mis­ma mone­da, y esa mone­da es la eman­ci­pa­ción inte­gral de las per­so­nas y los pueblos.

Por últi­mo, por no alar­gar­me, la deter­mi­na­ción de la socie­dad y su capa­ci­dad his­tó­ri­ca para la auto-orga­ni­za­ción, con obje­to de hacer fren­te a todo tipo de pro­ble­mas, han hecho el resto.

Hoy, en el siglo XXI, en esta fase de ofen­si­va impe­ria­lis­ta, si algo está que­dan­do cla­ro a nivel mun­dial, es que esa doble ver­tien­te de la lucha ‑nacio­nal y social- es o debie­ra ser algo igual­men­te uni­ver­sal. Inclu­so los pue­blos que tie­nen su pro­pio esta­do han enten­di­do la nece­si­dad de una ver­da­de­ra sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia para su pro­pio desa­rro­llo social. Y tam­bién que esa sobe­ra­nía es una nece­si­dad impres­cin­di­ble para bus­car unas rela­cio­nes entre los pue­blos basa­das en el res­pe­to mutuo y la soli­da­ri­dad, como alter­na­ti­va al mode­lo actual basa­do en la com­pe­ti­ti­vi­dad, la impo­si­ción y la guerra.

-¿Cuál es la situa­ción de [email protected] [email protected][email protected] [email protected]?

-No voy a exten­der­me en las con­di­cio­nes de vida de ambos colec­ti­vos. Qui­sie­ra decir úni­ca­men­te que el no reco­no­ci­mien­to de nues­tro carác­ter polí­ti­co, el man­te­ni­mien­to de la dis­per­sión como mar­co de impu­ni­dad de nues­tros dere­chos huma­nos y los de nues­tras fami­lias son los ejes de una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria basa­da en el chan­ta­je y la venganza.

Ocu­rre algo simi­lar a lo que decía antes sobre la situa­ción polí­ti­ca actual y la fra­se “los tene­mos rodeaus”. Y es que pro­ce­so de libe­ra­ción, pro­ce­so de libe­ra­ción demo­crá­ti­ca y pre­sos y refu­gia­dos han esta­do y están abso­lu­ta­men­te unidos.

Siguen con su polí­ti­ca de ven­gan­za y chan­ta­je uti­li­zán­do­nos como rehe­nes, pero com­prue­ban día a día que eso no hace sino for­ta­le­cer el pro­ce­so de libe­ra­ción y un pro­ce­so de solu­ción que tie­ne en la amnis­tía uno de sus ejes.

Saben tam­bién que si nos excar­ce­lan o posi­bi­li­tan la vuel­ta del exi­lio, nume­ro­sos y cua­li­fi­ca­dos mili­tan­tes se van a incor­po­rar al pro­ce­so demo­crá­ti­co hacia la soberanía.

Espe­re­mos que en este tema, como en el ante­rior, se den cuen­ta de que a ellos tam­bién les con­vie­ne comen­zar a tra­tar de lle­var­se bien con Eus­kal Herria.

Tam­bién en este terreno el cam­bio en la línea de inter­ven­ción polí­ti­ca ha teni­do sus con­se­cuen­cias. Segui­mos enten­dien­do el con­cep­to polí­ti­co de amnis­tía como aquel que posi­bi­li­te la vuel­ta a casa de todos los pre­sos y refu­gia­dos así como la supera­ción de las cau­sas que los han pro­vo­ca­do. En ese sen­ti­do, ello va uni­do al con­cep­to de autodeterminación.

La varia­ción estri­ba en enten­der la amnis­tía en un sen­ti­do diná­mi­co, de pro­ce­so. Supe­ra­do el mode­lo de reso­lu­ción está­ti­co, repre­sen­ta­do por una mesa de nego­cia­ción ETA-esta­dos de la que sal­dría un docu­men­to de acuer­do de solu­ción casi inme­dia­ta tam­bién a la solu­ción de pre­sos y refu­gia­dos, la amnis­tía debe ser enten­di­da como un pro­ce­so, que lejos de espe­rar al mági­co “día D” de las solu­cio­nes, hay que andar­lo des­de hoy.

Del para­dig­ma de la amnis­tía como sali­da colec­ti­va que visua­li­zá­ba­mos como un paseo de pre­sos y refu­gia­dos por las ave­ni­das de las capi­ta­les vas­cas, esce­ni­fi­can­do la libe­ra­ción simul­tá­nea de ambos colec­ti­vos y de Eus­kal Herria en su con­jun­to, hemos pasa­do a un con­cep­to en el que la vuel­ta a casa de pre­sos y refu­gia­dos tie­ne el carác­ter de ter­mó­me­tro impor­tan­te para medir volun­ta­des y capa­ci­da­des de avan­ce en el pro­ce­so demo­crá­ti­co, y en esa línea de nor­ma­li­za­ción de rela­cio­nes entre los esta­dos y Eus­kal Herria.

Dicho de otra mane­ra, a nadie se le esca­pa que es impo­si­ble plan­tear como solu­ción al con­flic­to una situa­ción en la que se man­ten­gan a vascos/​as encarcelados/​as por su impli­ca­ción en el con­flic­to. Inclu­so quie­nes son con­tra­rios al reco­no­ci­mien­to y ejer­ci­cio del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, o defien­den pro­yec­tos polí­ti­cos opues­tos a la sobe­ra­nía, saben que es absur­do e irreal.

De ahí que la vuel­ta a casa de pre­sos y refu­gia­dos se con­vier­te en el míni­mo común deno­mi­na­dor de todo aquel que defien­de una solu­ción polí­ti­ca demo­crá­ti­ca al con­flic­to, en fac­tor de acu­mu­la­ción de fuer­zas. Igual que ocu­rrió en los años 70, pre­vios a la lla­ma­da tran­si­ción polí­ti­ca des­de el franquismo.

Por eso, cuan­do habla­mos de solu­ción colec­ti­va, no esta­mos hablan­do de sali­das más o menos masi­vas, sino que la vuel­ta a casa de pre­sos y refu­gia­dos se va a dar en el mar­co del pro­ce­so de solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to polí­ti­co y, por tan­to, des­de el reco­no­ci­mien­to, explí­ci­to o no, del carác­ter polí­ti­co de ambos colectivos.

¿Cuán­do podre­mos decir enton­ces que hemos logra­do la amnis­tía? Cuan­do sea reco­no­ci­do el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y haya­mos abier­to la puer­ta a su ejer­ci­cio. Ni siquie­ra la sali­da de todos los pre­sos y la vuel­ta de todos los refu­gia­dos que lo deseen, como ya ocu­rrió en el 78, es sinó­ni­mo de amnis­tía en sen­ti­do estra­té­gi­co, si no van acom­pa­ña­das de la auto­de­ter­mi­na­ción como solu­ción inte­gral al conflicto.

-¿Cuál ha sido y pue­de ser en el futu­ro su papel en el pro­ce­so de reso­lu­ción del conflicto?

En pri­mer lugar, pre­sos y refu­gia­dos siem­pre hemos esta­do orga­ni­za­dos de for­ma colec­ti­va, con más o menos difi­cul­tad, con dos obje­ti­vos: la auto­de­fen­sa y la apor­ta­ción a la lucha que nos ha lle­va­do a la cár­cel o el exilio.

Nos pri­va­ron de liber­tad pero segui­mos sien­do mili­tan­tes polí­ti­cos que han apor­ta­do, apor­tan y apor­ta­rán. En ese sen­ti­do, ambos colec­ti­vos siem­pre hemos sido un refe­ren­te humano y polí­ti­co para amplí­si­mos sec­to­res de Eus­kal Herria.

Nues­tro papel, por tan­to, nun­ca se ha limi­ta­do, y aho­ra tam­po­co se limi­ta al impul­so de un pro­ce­so reso­lu­ti­vo, sino al impul­so de un pro­ce­so de lucha de libe­ra­ción en el que siem­pre hemos situa­do la apues­ta por una solu­ción demo­crá­ti­ca al conflicto.

Por otro lado, jamás hemos acep­ta­do ni acep­ta­re­mos ser uti­li­za­dos como ele­men­to de chan­ta­je con­tra las orga­ni­za­cio­nes y el pue­blo en gene­ral. Un chan­ta­je que uti­li­za nues­tras con­di­cio­nes de vida o nues­tra liber­tad como mer­can­cía, como pre­cio de la renun­cia de nues­tro pue­blo a sus legí­ti­mos objetivos.

Des­de estas bases hay que enten­der nues­tra situa­ción y papel.

Por un lado, somos par­te del con­flic­to, y como tal hemos mani­fes­ta­do recien­te­men­te nues­tro total apo­yo a las deci­sio­nes adop­ta­das por ETA en par­ti­cu­lar y la Izquier­da Aber­tza­le en gene­ral. Apo­ya­mos la actual estra­te­gia sin reser­vas y mani­fes­ta­mos nues­tro com­pro­mi­so con la mis­ma. Por otro lado, somos tam­bién con­se­cuen­cia del con­flic­to y, a la vez, como en cual­quier otro con­flic­to, expre­sión evi­den­te de la situa­ción de no reso­lu­ción del mismo.

Es de una lógi­ca aplas­tan­te que cual­quier solu­ción demo­crá­ti­ca debe impli­car la vuel­ta a casa de aque­llos que por su par­ti­ci­pa­ción en el mis­mo están sufrien­do cár­cel y exilio.

No se tra­ta de una cues­tión de leyes o acti­tu­des indi­vi­dua­les, sino de ali­men­tar un pro­ce­so de solu­ción demo­crá­ti­ca en el que sin duda la vuel­ta a casa de pre­sos y refu­gia­dos jue­ga un papel cla­ve de cara a nor­ma­li­zar las rela­cio­nes de con­vi­ven­cia entre las par­tes enfrentadas.

Con ese fin, aban­do­nar la polí­ti­ca de ven­gan­za y chan­ta­je, la eli­mi­na­ción de todas las medi­das de excep­ción impues­tas, el reco­no­ci­mien­to de nues­tro carác­ter polí­ti­co y nues­tra repa­tria­ción son las pri­me­ras medi­das que los esta­dos debe­rían adoptar.

Ahí está ade­más la inter­lo­cu­ción que hemos nom­bra­do para hablar de estos y otros temas.

-¿Qué fac­to­res expli­can el alto gra­do de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de la ciu­da­da­nía vas­ca? ¿Cuál es su papel en la reso­lu­ción del conflicto?

Creo que de algu­na mane­ra ya lo he res­pon­di­do antes. Con­si­de­ro que tie­ne que ver con fac­to­res cul­tu­ra­les e inclu­so geográficos.

Ten­go un ami­go que sue­le decir que nues­tra lucha por la inde­pen­den­cia comien­za por la de uno mismo.

Hace ya cien­tos de años, gen­tes que vinien­do de Euro­pa pasa­ban por nues­tro país des­ta­ca­ban que a dife­ren­cia de otros luga­res en los que el con­cep­to de Señor o Caba­lle­ro esta­ba uni­do a la rique­za, las tie­rras, los vasa­llos, etcé­te­ra, en Eus­kal Herria ese con­cep­to esta­ba liga­do a la casa. En ese sen­ti­do todo aquel que tenía casa era Señor, “Jaun”, inde­pen­dien­te­men­te de que fue­ra rico o no. Por decir­lo de algu­na mane­ra, el “honor” o la dig­ni­dad huma­na no esta­ba jerar­qui­za­do en base a la rique­za o los títulos.

Creo que es des­de esa idea de igual­dad que his­tó­ri­ca­men­te ha sido más fácil desa­rro­llar, por ejem­plo, la idea del ‘auzo­lan’, la unión de veci­nos y ami­gos para la ayu­da mutua en labo­res agrí­co­las, cons­truc­ción o repa­ra­ción de edi­fi­cios, hacer fren­te a des­gra­cias per­so­na­les, cli­má­ti­cas… y por supues­to tam­bién para tra­ba­jos que bene­fi­cia­sen al con­jun­to de la comu­ni­dad: cami­nos veci­na­les, edi­fi­cios comunes,…

Esto, el auzo­lan, es algo que se remon­ta a cien­tos de años en nues­tra his­to­ria y hoy aun per­vi­ve, y se está revi­ta­li­zan­do. Insis­to, no se tra­ta­ba de que nadie pode­ro­so orde­na­se a sus vasa­llos que hicie­sen esto o aque­llo, sino que era la aso­cia­ción libre entre iguales.

Esta for­ma de fun­cio­nar siem­pre ha esta­do ahí y expli­ca des­de la orga­ni­za­ción de las socie­da­des gas­tro­nó­mi­cas has­ta la ges­ta­ción y crea­ción de lo que lue­go se con­ver­ti­ría en orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de la Izquier­da Aber­tza­le, pasan­do por el movi­mien­to de las ikas­to­las, el movi­mien­to coope­ra­ti­vo, etc.

No es algo que se deba ana­li­zar úni­ca­men­te como fenó­meno polí­ti­co. A los vas­cos no nos gus­ta que nos man­go­neen y pre­fe­ri­mos auto-orga­ni­zar­nos y auto-diri­gir­nos, des­de la orga­ni­za­ción de un cam­peo­na­to de mus has­ta la crea­ción de un mode­lo edu­ca­ti­vo o pro­duc­ti­vo pro­pio. No lo digo con arro­gan­cia, al con­tra­rio, quie­ro decir que este fenó­meno no es patri­mo­nio ni mucho menos de la Izquier­da Aber­tza­le, sino que es par­te de la idio­sin­cra­sia de nues­tro pue­blo. Ocu­rre que a noso­tros nos pare­ce per­fec­to y tra­ta­mos de impul­sar­lo en la línea de eso que aho­ra se sue­le deno­mi­nar “demo­cra­cia participativa”.

¿El papel de la ciu­da­da­nía? Abso­lu­to. Es el ver­da­de­ro motor del pro­ce­so, el que tie­ne la pala­bra y la deci­sión. La garan­tía de que el nues­tro sea tam­bién un pro­ce­so des­de aba­jo y hacia la izquierda.

-¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­nen las rei­vin­di­ca­cio­nes y resis­ten­cia de la izquier­da aber­tza­le y la situa­ción his­tó­ri­ca del con­flic­to vas­co en el con­tex­to euro­peo actual?

Qui­zás lo pri­me­ro que habría que tra­tar de mati­zar sería a qué nos refe­ri­mos cuan­do habla­mos del con­tex­to euro­peo actual.

En este sen­ti­do, tras el lla­ma­do pro­ce­so de uni­fi­ca­ción euro­pea se escon­de un mode­lo que tra­ta de emu­lar al mode­lo USA y hace de Euro­pa, hacia al exte­rior, una poten­cia económico/​militar capaz de rei­vin­di­car su par­te del pas­tel en la actual fra­se del impe­ria­lis­mo. Y hacia el inte­rior, aca­bar con todos los dere­chos socia­les con­se­gui­dos a base de dece­nas de años de lucha y al páni­co que el capi­ta­lis­mo sin­tió ante la posi­bi­li­dad de avan­ce del “comu­nis­mo” sobre todo tras las II Gue­rra Mundial.

Ambos fac­to­res hicie­ron que sur­gie­se en Euro­pa el con­cep­to del “Esta­do del bien­es­tar” cuyo obje­ti­vo, des­de el pun­to de vis­ta del capi­tal, era que la lucha y con­cien­cia de una cla­se tra­ba­ja­do­ra pujan­te, com­ba­ti­va y con cada vez mayor con­cien­cia no fue­se “más allá”, acer­cán­do­se peli­gro­sa­men­te al cam­bio radi­cal del sis­te­ma capitalista.

Tras la caí­da de la URSS y lo que ello supu­so, el capi­tal se sien­te más fuer­te e ini­cia su con­tra-ofen­si­va, tra­tan­do de dina­mi­tar los logros reales que tenían como mar­co la idea del “esta­do del bien­es­tar o el esta­do social”.

El tra­ta­do cons­ti­tu­cio­nal euro­peo fue un gran ins­tru­men­to en ese sen­ti­do. Por eso, la Izquier­da Aber­tza­le, cuan­do se some­tió a refe­rén­dum la mal lla­ma­da cons­ti­tu­ción euro­pea lla­ma­mos al no. Y lo hici­mos no por­que no sea­mos “euro­peís­tas”, sino por­que la Euro­pa que nos pre­sen­ta­ban era la Euro­pa del capi­tal y los esta­dos y noso­tros la Euro­pa social y de los pueblos.

Aquel tra­ta­do, al que qui­sie­ron dar ran­go cons­ti­tu­cio­nal, pre­ten­día pre­ci­sa­men­te eso, ele­var a ran­go de ley supre­ma todos los meca­nis­mos jurí­di­cos, polí­ti­cos y lega­les median­te los que impo­ner el mode­lo de glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral ya de hecho en marcha.

Ade­más ale­ja­ba aún más los núcleos de toma de deci­sión de las per­so­nas a las que esas deci­sio­nes iban a afec­tar, difi­cul­tan­do aún más la iden­ti­fi­ca­ción y exi­gen­cia de res­pon­sa­bi­li­da­des, e intro­du­cien­do en el sub­cons­cien­te colec­ti­vo la idea de la fata­li­dad y la impo­si­bi­li­dad de la lucha. Hoy el para­dig­ma de esto son los lla­ma­dos “mer­ca­dos”: nadie los iden­ti­fi­ca, nadie sabe quié­nes son y, sin embar­go, son a la vez los que nos pre­sen­tan como los res­pon­sa­bles de todas nues­tras desgracias.

No obs­tan­te, es ese mis­mo con­tex­to don­de se abre con fuer­za la nece­si­dad de recu­pe­ra­ción de la sobe­ra­nía y de acer­car a las per­so­nas los núcleos de toma de deci­sión que afec­tan direc­ta­men­te a sus vidas. Y esto ocu­rre no sólo en los pue­blos sin esta­do euro­peos, sino en los pro­pios esta­dos ofi­cial­men­te constituidos.

Es ahí don­de la actual situa­ción plan­tea­da como cri­sis no sólo trae ame­na­zas, sino que tam­bién abre posi­bi­li­da­des de avan­ce hacia esa otra Euro­pa posi­ble. La Euro­pa social y de los pue­blos. Y ahí esta­mos y esta­re­mos noso­tros defen­dien­do una per­so­na de per­so­nas y pue­blos libres y des­de ahí avan­zan­do hacia ese otro mun­do que no sólo es posi­ble, sino cada vez más necesario.

Si lucha­mos por la inde­pen­den­cia no es para ais­lar­nos, levan­tan­do fron­te­ras, sino todo lo con­tra­rio. Sabe­mos que la soli­da­ri­dad sólo se pue­de dar des­de la liber­tad, la igual­dad y el res­pe­to, y a ello aspiramos.

Ade­más, si vemos lo que está ocu­rrien­do en Irlan­da, Esco­cia, Flan­dria, Islas Feroe, Catalunya…lo que ocu­rrió en los paí­ses bál­ti­cos e inclu­so los Bal­ca­nes y Koso­vo, pare­ce evi­den­te que los pro­ce­sos de recu­pe­ra­ción de la sobe­ra­nía están de ple­na actualidad.

El ejem­plo irlan­dés tuvo gran influen­cia en los pro­ce­sos abier­tos en Eus­kal Herria des­de 1998. ¿Qué pue­de apor­tar el caso vas­co a la evo­lu­ción de otros con­flic­tos en el mun­do? ¿Qué sen­ti­do pue­de tener el inter­na­cio­na­lis­mo en la era de la globalización?

Hace ya muchí­si­mos años que la izquier­da aber­tza­le enten­dió que la mayor apor­ta­ción que un pue­blo pue­de rea­li­zar a la lucha de otros pue­blos es la vic­to­ria en su pro­pio proceso.

Esto que pue­de pare­cer para­dó­ji­co o con­tra­dic­to­rio apa­re­ce meri­dia­na­men­te cla­ro si nos deja­mos de pajeos psue­do-teó­ri­cos o pseudo-intelectuales.

Con­si­de­ro que la mayor apor­ta­ción que Cuba ha hecho a los pro­ce­sos de lucha de libe­ra­ción ha sido su pro­pia vic­to­ria y el man­te­ni­mien­to de su revo­lu­ción fren­te al impe­rio, muchas veces en abso­lu­ta soledad.

Ese faro per­ma­nen­te­men­te encen­di­do ha guia­do y hecho posi­ble muchas luchas. Algu­nas triun­fa­ron, otras no. Pero ahí siguen y /​o rena­cen con fuer­za. Por­que, pese a que el san­di­nis­mo caye­ra, lle­gó Vene­zue­la y le siguie­ron Boli­via, Ecua­dor… resur­gió nue­va­men­te el sandinismo.

Es la vic­to­ria de cada uno de esos pro­ce­sos la que ha per­mi­ti­do y per­mi­te imple­men­tar un nue­vo mode­lo de rela­ción eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, y cul­tu­ral entre esos pue­blos hacien­do de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta algo que no sólo ha uni­do a las fases gue­rri­lle­ras en las luchas, sino que tam­bién ha ser­vi­do de mode­lo de paz y pro­gre­so, de for­ma de rela­ción anta­gó­ni­ca y alter­na­ti­va al mode­lo imperialista.

Esa nos gus­ta­ría que fue­se nues­tra apor­ta­ción, sin olvi­dar ni dejar de lado esa otra face­ta, que ade­más es en la que muchos esta­mos, de soli­da­ri­dad entre los pue­blos en lucha por su libertad.

En con­clu­sión, ya sea des­de la pers­pec­ti­va de la soli­da­ri­dad entre pro­ce­sos que aún no han triun­fa­do o la soli­da­ri­dad entre pro­ce­sos que han alcan­za­do el poder, la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta no pue­de ser enten­di­da sólo ni como fru­to de una deci­sión indi­vi­dual román­ti­ca y gene­ro­sa ni mucho menos como un sobre-esfuer­zo de segun­do orden que ya hare­mos en el futu­ro, “cuan­do este­mos en mejo­res condiciones”.

La soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta es una nece­si­dad de los pue­blos para su pro­pia super­vi­ven­cia, hayan alcan­za­do el poder o estén en ello. Más aún en la actual fase impe­ria­lis­ta de glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral carac­te­ri­za­da por bus­car un mun­do en blan­co y negro, y una rela­ción entre esta­dos y pue­blos carac­te­ri­za­da por la ver­ti­ca­li­dad, la com­pe­ti­ti­vi­dad, la impo­si­ción y la guerra.

Los inter­na­cio­na­lis­tas defen­de­mos un mun­do de colo­res y unas rela­cio­nes carac­te­ri­za­das por la hori­zon­ta­li­dad que sur­ge del res­pe­to, la igual­dad, la ayu­da mutua y la liber­tad que, en defi­ni­ti­va, son los pila­res de la solidaridad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *