Decep­ción- Borro­ka Garaia

Si hay algo que ha sor­pren­di­do en mayor o menor medi­da a muchas de las per­so­nas que defen­de­mos y apos­ta­mos por Eus­kal Herria como mar­co autó­no­mo de la lucha de cla­ses y que por con­si­guien­te enten­de­mos como posi­ti­va y nece­sa­ria una diná­mi­ca de com­ba­te sobe­ra­na y suje­ta a la reali­dad nacio­nal vas­ca, ha sido la acti­tud de abso­lu­ta­men­te todos los sin­di­ca­tos vas­cos ante la jor­na­da de lucha a esca­la euro­pea con­vo­ca­da para el pró­xi­mo miér­co­les.

La mayo­ría sin­di­cal vas­ca enca­be­za­da por ELA y LAB, incom­pren­si­ble­men­te esta­ta­li­za­ba el deba­te median­te sen­dos comu­ni­ca­dos de res­pues­ta a la huel­ga gene­ral con­vo­ca­da por UGT y CCOO colo­can­do al esta­do espa­ñol como mar­co de refe­ren­cia nacio­nal y cen­tra­li­za­ba el deba­te en el “si o no” a una huel­ga gene­ral no deci­di­da en Eus­kal Herria. A estas altu­ras de la pelí­cu­la, la mayo­ría de la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca no nece­si­ta ser con­ven­ci­da sobre el carác­ter ama­ri­llo y espa­ño­lis­ta de sin­di­ca­tos de acom­pa­ña­mien­to como UGT y CCOO. Ni ese es el deba­te. Sino que tipo de res­pues­ta o no, se iba a dar des­de Eus­kal Herria a la con­vo­ca­to­ria euro­pea de movi­li­za­ción. Las con­se­cuen­cias de ello han sido desas­tro­sas des­de un pun­to de vis­ta estra­té­gi­co nacio­nal y social.

Hemos teni­do que espe­rar has­ta prác­ti­ca­men­te la vís­pe­ra del 14‑N para que a nivel públi­co al menos des­de LAB, median­te un articu­lo de opi­nión en el dia­rio Gara, se jus­ti­fi­que la no par­ti­ci­pa­ción en la jor­na­da de lucha por el bajo per­fil ideo­ló­gi­co de la con­fe­de­ra­ción de sin­di­ca­tos euro­peos con­vo­can­tes, don­de no lo olvi­de­mos, el pri­mer sin­di­ca­to vas­co (ELA) es miem­bro. Pero tam­po­co ese es el deba­te.

Como en casi todo, hay que poner en la balan­za los pros y los con­tras a la hora de tomar deci­sio­nes. Y en este caso se ha demos­tra­do y se está demos­tran­do que los pros de una pre­sen­cia vas­ca en el 14‑N han gana­do por golea­da mien­tras la afi­ción se mar­cha a casa des­orien­ta­da.

  • El mar­co esta­tal espa­ñol ha gana­do una refe­ren­cia que afor­tu­na­da­men­te había per­di­do des­de hace años.
  • Se ha pues­to en ban­de­ja a UGT y CCOO, esqui­ro­les por exce­len­cia, colo­car al sin­di­ca­lis­mo vas­co en una posi­ción auto-defen­si­va.
  • Se han abier­to más que amplias dife­ren­cias y dis­tan­cias entre la base social de izquier­da y el movi­mien­to social de este país con las estruc­tu­ras sin­di­ca­les y polí­ti­cas vas­cas.
  • El inter­na­cio­na­lis­mo en Eus­kal Herria se ha vis­to gra­ve e injus­ta­men­te ero­sio­na­do.

¿Y qué podía­mos haber gana­do?

  • Apa­re­cer como pue­blo en Euro­pa, de una mane­ra com­ba­ti­va con nues­tra pro­pia agen­da, y con­se­guir más refe­ren­cia.
  • Acti­var y ten­sio­nar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca refor­zan­do la nece­si­dad de cam­bio y ero­sio­nar al capi­tal y a las fuer­zas reac­cio­na­rias. La abso­lu­ta gra­ve­dad de la situa­ción lo requie­re a la menor oca­sión.
  • No per­mi­tir sacar rédi­tos al sin­di­ca­lis­mo ama­ri­llo en nues­tro país.
  • Acom­pa­ñar a sin­di­ca­tos de cla­se y com­ba­ti­vos que si van a estar pre­sen­tes. Como los com­pa­ñerxs cata­la­nes, galle­gos y otros sin­di­ca­tos alter­na­ti­vos de Euro­pa.

En resu­mi­das cuen­tas, des­orien­ta­ción. ¿Qué hacer de aho­ra en ade­lan­te?. Afor­tu­na­da­men­te hay con­vo­ca­das algu­nas movi­li­za­cio­nes del movi­mien­to popu­lar para el 14‑N pero se ha per­di­do una opor­tu­ni­dad que no ha sido bien cali­bra­da por órga­nos de deci­sión sin­di­cal y polí­ti­ca. Y ahí entra­ría­mos en un deba­te que daría para mucho.

En cual­quier caso, se hace abso­lu­ta­men­te impres­cin­di­ble para que la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca avan­ce en su pro­pio camino dise­ñar las pin­ce­la­das de ese camino que no está dise­ña­do y para ello el sin­di­ca­lis­mo vas­co, el movi­mien­to popu­lar y los par­ti­dos, así como todo tipo de agen­te que apues­te por un cam­bio radi­cal en cla­ve nacio­nal y social ten­drá que bajar­se de la nube (todos) y lle­gar de una vez por todas a un míni­mo común deno­mi­na­dor con un hori­zon­te cla­ro , sin auto-com­pla­cen­cia, sin luchas intes­ti­nas por cota de poder y refe­ren­cia par­ti­dis­ta, sin sin­di­ca­lis­mos ombli­guis­tas, y sin acti­vis­mos sin hori­zon­te. Ayer ya es tar­de.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *