La impor­tan­cia de la Revo­lu­ción de Octu­bre- Nes­tor Gua­da­ño

Nues­tra con­cien­cia de cla­se se va nutrien­do de los hechos obje­ti­vos que nos rodean. En nues­tra épo­ca, la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res tie­nen pre­jui­cios toma­dos de la bur­gue­sía, se creen la inmu­ta­bi­li­dad del capi­ta­lis­mo. Sopor­tan la baja­da de sala­rios, el incre­men­to de los pre­cios, el des­ca­ro del robo con­sen­ti­do de los ban­cos, mul­ti­na­cio­na­les y la cla­se polí­ti­ca deca­den­te bur­gue­sa, quie­ren imi­tar has­ta su for­ma de vida. Esta con­cep­ción es idea­lis­ta pues se ha con­ver­ti­do en un dog­ma, ya que es inevi­ta­ble su frac­tu­ra, no se ana­li­za de modo cien­tí­fi­co, mate­ria­lis­ta, que el régi­men basa­do en la mer­can­cia y en el tra­ba­jo asa­la­ria­do, no tie­ne sali­da, el impe­ria­lis­mo des­tru­ye más que cons­tru­ye. Bien nos han macha­ca­do para que no pen­se­mos en otra alter­na­ti­va social. Muchos no quie­ren recor­dar que es posi­ble otra socie­dad, que ilu­mi­nó La Revo­lu­ción de Octu­bre.

En tales años, como hoy, la posi­ción de la gran mayo­ría de los escri­to­res, ana­lis­tas e inte­lec­tua­les paga­dos por el régi­men impe­ria­lis­ta en todos los paí­ses del mun­do, imbuían en los obre­ros la inuti­li­dad de sus luchas, de la huel­ga polí­ti­ca, de las alga­ra­das en las calles, todo debía ser regu­la­do por los seño­res dipu­tados y el par­la­men­to. Macha­can que la polí­ti­ca es un asun­to para per­so­nas “res­pon­sa­bles”, para sal­va­guar­dar los nego­cios y las ganan­cias. Argu­yen que todo acto que difi­cul­ta este obje­ti­vo, sea per­se­gui­do y rápi­da­men­te “eti­que­ta­do” con leyes “blo­quea­do­ras” para que no vuel­va a suce­der. Hablar, repar­tir pre­ben­das, rea­li­zar con­ce­sio­nes cari­ta­ti­vas, si,pero cuan­do se dis­cu­te la auto­ri­dad de esa mino­ría de explo­ta­do­res fren­te a la mayo­ría de los asa­la­ria­dos, sale el puño dic­ta­to­rial de la cla­se bur­gue­sa.

Todos esos “plu­mì­fe­ros” argüían el fra­ca­so de una revo­lu­ción del pro­le­ta­ria­do. En el siglo pasa­do y en el pre­sen­te ellos defien­den con sus escri­tos la posi­ción de cla­se del impe­ria­lis­mo. Y es has­ta “lógi­co” por­que es un tra­ba­jo que deben ven­der en el mer­ca­do, un pro­duc­to que debe con­ten­tar a una gran mayo­ría de lec­to­res, son rehe­nes de la deman­da. Pero afor­tu­na­da­men­te, quie­nes escri­ben, hoy somos muy pocos des­de las filas de los tra­ba­ja­do­res, pero cada vez somos más. Nues­tra con­cien­cia de cla­se, nos obli­ga a espar­cir lo que hemos apren­di­do y luchar des­de nues­tras trin­che­ras tan­to ava­sa­lla­mien­to, hos­ti­ga­mien­to de las con­quis­tas del pro­le­ta­ria­do y sobre todo impul­sar el socia­lis­mo.

Hechos más que pala­bras

Una de las pri­me­ras con­se­cuen­cias del triun­fo de Octu­bre, fue que muchos inte­lec­tua­les, cuan­do vie­ron los hechos rea­li­za­dos por los bol­che­vi­ques, com­pren­die­ron que no había alter­na­ti­va den­tro del régi­men de opre­sión capi­ta­lis­ta, y se pro­le­ta­ri­za­ron.

Los tra­ba­ja­do­res, los comu­nis­tas bol­che­vi­ques y los asa­la­ria­dos enton­ces fue­ron por delan­te de las pala­bras. Vie­ron la inuti­li­dad de las pré­di­cas del bien o del mal. Muchos años de lucha tan­to ideo­ló­gi­ca como huel­guís­ti­ca, ger­mi­na­ron en una con­cien­cia de cla­se “en sí” a cla­se “para si”. Con­fian­za que la cla­se explo­ta­da pue­de lle­var a toda la socie­dad al umbral de la liber­tad. Con­cien­cia que pode­mos dic­tar nues­tras leyes por enci­ma de las ansias de poder de los explo­ta­do­res de “mer­can­cía huma­na”.

Lec­cio­nes de una socie­dad más jus­ta y colec­ti­va

Sola­men­te por los avan­ces de la huma­ni­dad gra­cias a la Revo­lu­ción de Octu­bre, mere­ce que luche­mos por su con­ti­nua­ción:
1.- Erra­di­có el ham­bre en la Unión Sovié­ti­ca e inten­tó que todo el mun­do siguie­ra su ejem­plo.
2.- Implan­tó la sani­dad uni­ver­sal para toda su pobla­ción, aca­ban­do con un gran núme­ro de enfer­me­da­des cró­ni­cas, impul­san­do las medi­das pro­fi­lác­ti­cas y en imi­ta­ción las siguie­ron en todos los paí­ses.
3.- Lo más bási­co para vivir casi gra­tis: agua, luz, cale­fac­ción, cul­tu­ra, depor­te, trans­por­te, medi­ci­nas.
4- Garan­ti­zó la edu­ca­ción públi­ca, alfa­be­ti­zan­do a su pobla­ción, sien­do gra­tui­ta y obli­ga­to­ria; des­de la cuna has­ta la uni­ver­si­dad, for­man­do a los obre­ros en diri­gen­tes de la socie­dad, de for­ma colec­ti­va se rea­li­za­ban los pla­nes de estu­dio, median­te la cien­cia y el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co.
5.- Impri­mió la nue­va for­ma de tra­ba­jar, labo­rar para cons­truir socia­lis­mo. La colec­ti­vi­dad como iden­ti­dad de cla­se para toda la pobla­ción. Ir al pues­to de tra­ba­jo para crear una nue­va socie­dad, todos jun­tos, don­de los obre­ros ele­gían de entre los mejo­res a sus diri­gen­tes, ense­ña­ban a com­por­tar­se a estos, esta­ban subor­di­na­dos en un úni­co plan esta­tal cen­tra­li­za­do de pro­duc­ción.

Sola­men­te por esos avan­ces es impor­tan­te que cele­bre­mos y luche­mos por un nue­vo Octu­bre. Cuan­do el sis­te­ma socia­lis­ta esta­ble­ció el poder obre­ro, esté en una déca­da dejó muy atrás a los prin­ci­pa­les paí­ses capi­ta­lis­tas en tér­mi­nos de desa­rro­llo. Les ense­ñó el abis­mo que sepa­ra a la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res de la mino­ría de ren­tis­tas e impe­ria­lis­tas explo­ta­do­res.

Pero, la fan­tás­ti­ca antor­cha que ilu­mi­nó el dis­pa­ro del cru­ce­ro “Auro­ra”, hizo posi­ble que hoy los tra­ba­ja­do­res ten­ga­mos los dere­chos socia­les, sin­di­ca­les y polí­ti­cos arran­ca­dos a los explo­ta­do­res. Su ejem­plo hizo que los pode­ro­sos mag­na­tes, a fin de aca­llar las suble­va­cio­nes de los opri­mi­dos duran­te los años 20, 30, 40, 50 y 60, repar­tie­sen bene­fi­cios y pre­ben­das a una par­te exigua de los obre­ros. Con estas medi­das sobor­na­ron a una par­te de estos, para que no pen­sa­ran en barrer­los del poder.

Pero, hoy más que nun­ca la socie­dad se divi­de en cla­ses socia­les anta­gó­ni­cas. De una par­te la cla­se bur­gue­sa, de la oli­gar­quía finan­cie­ra, sus cor­po­ra­cio­nes, sus par­ti­dos, sus diri­gen­tes sin­di­ca­les corrup­tos, sus aso­cia­cio­nes de cari­dad “ongs” y su apa­ra­to pro­pa­gan­dis­ti­co perio­dís­ti­co, reli­gio­so idea­lis­ta. De otra par­te la inmen­sa mayo­ría de los obre­ros asa­la­ria­dos autóc­to­nos e inmi­gran­tes, para­dos, semi­pro­le­ta­rios, de los autó­no­mos arrui­na­dos que aca­ban pro­le­ta­ria­zán­do­se.

Pero, la ofen­si­va des­truc­ti­va por con­se­guir más bene­fi­cio de los pará­si­tos capi­ta­lis­tas, nos lle­va a luchar por no per­der esas miga­jas con­se­gui­das con tan­to esfuer­zo. A plan­tear­nos, si tene­mos que espe­rar un nue­vo ata­que sin res­pon­der. Si nues­tras res­pues­tas ya no están en con­so­nan­cia con el ata­que reci­bi­do. Si quie­ren con­ver­tir en deli­to la pro­tes­ta, la huel­ga no es sufi­cien­te, por­que el egoís­mo, el des­pil­fa­rro, mer­can­ti­lis­mo, y el míni­mo esfuer­zo ani­dan en las men­tes obre­ras.

¿Cómo luchar con­tra tan­to mie­do entre los tra­ba­ja­do­res?

La fuer­za prin­ci­pal de la Revo­lu­ción de Octu­bre era el Par­ti­do Comu­nis­ta Bolchevique.Una de las lec­cio­nes fun­da­men­ta­les de aque­lla fecha, es que sin el ins­tru­men­to del movi­mien­to con­ti­nuo hacia el comu­nis­mo, o sea el Par­ti­do Comu­nis­ta, no habrá una nue­va Revo­lu­ción Pro­le­ta­ria.

La bur­gue­sía ha hecho de todo por des­truir la Unión Sovié­ti­ca y des­truir en cada país sus par­ti­dos comu­nis­tas mar­xis­tas-leni­nis­tas. Los pel­da­ños con­tra la URSS, des­de el exte­rior fue­ron la inter­ven­ción, la gue­rra civil, los com­plots de los kulaks, el ais­la­mien­to, la 2ª Gue­rra Mun­dial, y el chan­ta­je nuclear. Des­de el inte­rior los inten­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios de los social­de­mó­cra­tas y anar­quis­tas, el sabo­ta­je trost­kis­ta, la men­ta­li­dad peque­ño­bur­gue­sa de una par­te del cam­pe­si­na­do y la inte­lec­tua­li­dad, el inten­to de gol­pe de esta­do de Buja­rin y Tuja­chevs­ki, y el gol­pe de esta­do de Jruhs­chov.

Tam­bién la Revo­lu­ción de Octu­bre, nos ense­ñó que la con­cien­cia de cla­se de los tra­ba­ja­do­res es muy peli­gro­sa para la bur­gue­sía. Aún esta­mos ata­dos a sus cade­nas. A sus carros y laca­yos. Es urgen­te que en todos los sin­di­ca­tos la uni­dad de cla­se esté por enci­ma de las siglas.

Nos ense­ñó, que cuan­do las huel­gas par­cia­les, lle­van a huel­gas gene­ra­les y estas a huel­gas polí­ti­cas con­tra el sis­te­ma social de explo­ta­ción impe­ran­te, sien­do nece­sa­rio que toda la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra se impli­que. Para ello, impres­cin­di­ble es levan­tar orga­ni­za­cio­nes de lucha, aso­cia­cio­nes rei­vin­di­ca­ti­vas que pon­gan en cues­tión la apro­pia­ción pri­va­da de los bene­fi­cios de la pro­duc­ción, las alian­zas de todas las orga­ni­za­cio­nes para com­ba­tir los retro­ce­sos socia­les.

Nos ense­ñó, que este­mos vigi­lan­tes ante los derro­tis­tas, dile­tan­tes, ago­re­ros, pan­cis­tas ven­di­dos que se con­for­man con las miga­jas. Que la lucha por nues­tros dere­chos socia­les y polí­ti­cos no tie­nen su hori­zon­te den­tro de la actual dic­ta­du­ra de cla­se de la bur­gue­sía. Por ello la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo es la lucha por aca­bar con sus estruc­tu­ras nacio­na­les, supra­na­cio­na­les y eco­nó­mi­cas.

Nos ense­ñó, que todo comien­za cuan­do la cla­se “para si” ins­tau­ra el Poder de los Obre­ros. En cada país. Esta­mos en la era de las revo­lu­cio­nes pro­le­ta­rias, e ir en su con­tra, es ir con­tra la his­to­ria, con­tra la cien­cia y con­tra la pro­pia liber­tad de la huma­ni­dad. “Nun­ca se apa­ga­rá el deseo de una nue­va socie­dad, más jus­ta y más huma­na, será estran­gu­la­do el inten­to mil veces, pero se levan­ta­rá la rebe­lión una y mil veces” (Romain Rolland)

Por­que el sis­te­ma impe­ria­lis­ta está dan­do sus últi­mas boca­na­das, podrá des­truir y sobor­nar, podrá bus­car refu­gios y tre­tas des­de don­de opri­mir, pero si las obre­ras y obre­ros adqui­ri­mos con­cien­cia del poder de nues­tras men­tes y nues­tras manos, habrá un nue­vo 7 de Noviem­bre, de eso no ten­go duda.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *