[Fotos] 25 años de Aska­pe­na. Cró­ni­ca y Mani­fies­to inter­na­cio­na­lis­ta vas­co

Median­te un acto en el que se inter­ca­la­ron imá­ge­nes, dan­zas, repre­sen­ta­cio­nes y músi­ca, la orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta Aska­pe­na ha pre­sen­ta­do median­te un mani­fies­to inter­na­cio­na­lis­ta las líneas de tra­ba­jo de los pró­xi­mos años.

Los momen­tos más emo­ti­vos de la jor­na­da han sido el home­na­je a los fami­lia­res de Bego­ña Gar­cía (mili­tan­te inter­na­cio­na­lis­ta ase­si­na­da en El Sal­va­dor y la lec­tu­ra de dos car­tas de res­pal­do a la orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta remi­ti­das des­de las cár­ce­les del Esta­dos espa­ñol y fran­cés. Uno de los escri­tos lle­va la fir­ma de Arnal­do Ote­gi y la otra de Jose Javier Osés

Mani­fies­to inter­na­cio­na­lis­ta vas­co

Impe­ria­lis­mo y sobe­ra­nía de los pue­blos

Mal­vi­vi­mos en una socie­dad don­de la explo­ta­ción asa­la­ria­da y la domi­na­ción hete­ro-patriar­cal con­de­nan a las mayo­rias popu­la­res a una vida sumi­da en la injus­ti­cia y la mise­ria. Mal­vi­vi­mos en una socie­dad don­de la acu­mu­la­ción de la plus­va­lía y la com­pe­ten­cia por las ganan­cias regu­lan la acti­vi­dad pro­duc­ti­va y social impo­nien­do injus­ta­men­te e irra­cio­nal­men­te el cri­te­rio de ren­ta­bi­li­dad sobre cual­quier otro orden de prio­ri­da­des socia­les, eco­ló­gi­cas y polí­ti­cas. Mal­vi­vi­mos en una socie­dad don­de la lógi­ca repro­duc­ti­va del sis­te­ma capi­ta­lis­ta con­lle­va la per­ver­sa e insa­cia­ble incor­po­ra­ción mer­can­ti­li­za­do­ra de nue­vos espa­cios socia­les y geo­grá­fi­cos median­te la coac­cion eco­no­mi­ca poli­ti­co-ideo­lo­gi­ca y mili­tar.

El impe­ria­lis­mo es el resul­ta­do de esta moda­li­dad de domi­na­ción capi­ta­lis­ta, machis­ta, xenó­fo­ba, expan­si­va y vio­len­ta, apun­ta­la­da estruc­tu­ral­men­te por los esta­dos y apli­ca­da a un mar­co mun­dial divi­do en cla­ses y pue­blos.

La gran dife­ren­cia entre estas dos divi­sio­nes es que la pri­me­ra tie­ne que des­apa­re­cer y la segun­da refor­mu­lar­se. La cla­ses tie­nen que des­apa­re­cer, los pue­blos no. La exis­ten­cia de cla­ses es corre­la­ti­va a la vigen­cia de un sis­te­ma de explo­ta­ción. La exis­ten­cia de pue­blos dife­ren­cia­dos es el resul­ta­do del trans­cur­so his­tó­ri­co de con­for­ma­ción de comu­ni­da­des huma­nas. Lo que tie­ne que des­apa­re­cer son las rela­cio­nes de poder des­igual que exis­ten entre los pue­blos.

Por lo tan­to, las dife­ren­cias cul­tu­ra­les, lin­güís­ti­cas, his­tó­ri­cas y de cos­mo­vi­sión de cada pue­blo ni podrán ser supe­ra­das ni tie­nen que ser­lo ya que su exis­ten­cia no impli­ca, en sí, asi­me­trías de poder. Al con­tra­rio, la exis­ten­cia de pue­blos dife­ren­cia­dos cons­ti­tu­ye una incal­cu­la­ble rique­za de bio­di­ver­si­dad socio-his­tó­ri­ca que per­sis­ti­rá en una socie­dad eman­ci­pa­da aun­que con nota­bles cam­bios cua­li­ta­ti­vos al no estar más atra­ve­sa­dos por rela­cio­nes de explo­ta­ción y domi­na­ción.

Por todo ello, la sobe­ra­nía de los pue­blos, enten­di­da como la arti­cu­la­ción de una inde­pen­den­cia de cla­se y nacio­nal, sin­te­ti­za la nece­si­dad de los pue­blos tra­ba­ja­do­res de supe­rar su con­di­ción subal­ter­na eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y cul­tu­ral tan­to para los que, como noso­tras, carez­can de esta­do pro­pio como para los pue­blos tra­ba­ja­do­res cuyo esta­do esté en manos de las bur­gue­sías loca­les, nacio­na­les y/​o tras­na­cio­na­les.

Inter­na­cio­na­lis­mo y pro­ce­sos de libe­ra­ción

Por lo tan­to, a pesar de las dife­ren­cias socia­les, cul­tu­ra­les y de tra­di­cio­nes polí­ti­cas exis­ten­tes entre los pue­blos, tene­mos un obje­ti­vo estra­té­gi­co en común: nues­tra libe­ra­cion nacio­nal y social. Al estar some­ti­dos a la mis­ma estruc­tu­ra de explo­ta­ción y domi­na­ción capi­ta­lis­ta-impe­ria­lis­ta-patriar­cal la uni­dad y soli­da­ri­dad en la lucha de los pue­blos tra­ba­ja­do­res son de carác­ter estra­té­gi­cas.

A las anti­po­das del asis­ten­cia­lis­mo pater­na­lis­ta y del huma­ni­ta­ris­mo bien­pien­san­te, la soli­da­ri­dad es ante todo una prác­ti­ca polí­ti­ca que sur­ge de la toma de con­cien­cia de los lazos estra­té­gi­cos que unen a los sec­to­res y pue­blos opri­mi­dos para la supera­ción de su con­di­ción de tal. La eman­ci­pa­ción de cada pue­blo depen­dien­do direc­ta­men­te de la eman­ci­pa­ción de los otros, el inter­na­cio­na­lis­mo se con­vier­te en el com­po­nen­te nece­sa­rio para cimen­tar la acu­mu­la­ción de fuer­zas a nivel inter­na­cio­nal para la con­se­cu­cion de un sis­te­ma eti­ca­men­te supe­rior basa­do en valo­res soli­da­rios y igua­li­ta­rios.

Por lo tan­to, des­de el res­pe­to de las dife­ren­cias cul­tu­ra­les e idio­sin­crá­si­cas que exis­ten entre los pue­blos y des­de el res­pe­to de los tiem­pos, prio­ri­da­des y for­mas de lucha que cada pue­blo desa­rro­lla en tan­to que mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses y de géne­ro, la prác­ti­ca polí­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta, tal como la enten­de­mos, bus­ca median­te la soli­da­ri­dad y apren­di­za­je mutuo, de ida y vuel­ta, el for­ta­le­ci­mien­to y cul­mi­na­ción de los pro­ce­sos de libe­ra­ción social y nacio­nal empe­zan­do por el pro­pio.

Inter­na­cio­na­lis­mo y con­truc­ción nacio­nal y social vas­ca

En Eus­kal Herria, el inter­na­cio­na­lis­mo no tie­ne sen­ti­do fue­ra del pro­yec­to polí­ti­co de cons­truc­cion y libe­ra­cion nacio­nal y social de nues­tro pue­blo. En efec­to, la cons­truc­ción de un esta­do socia­lis­ta eus­kal­dun y femi­nis­ta no sólo res­pon­de a los intere­ses estra­té­gi­cos de los sec­to­res popu­la­res de nues­tro país, sino a los de todos los pue­blos tra­ba­ja­do­res que luchan por la supera­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta-impe­ria­lis­ta-patriar­cal. La cul­mi­na­ción de nues­tro obje­ti­vo estra­té­gi­co, un esta­do socia­lis­ta para las sie­te pro­vin­cias vas­cas, es la con­di­ción de posi­bi­li­dad para lle­var ade­lan­te una genui­na polí­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta, y en este sen­ti­do se con­ver­ti­rá en el mayor apor­te soli­da­rio del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co a los otros pue­blos en lucha.

Corre­la­ti­va­men­te, nues­tra eman­ci­pa­cion no ten­drá sen­ti­do ni podrá lle­var­se a cabo sin asu­mir inte­gral­men­te el inter­na­cio­na­lis­mo como ele­men­to trans­ver­sal y con­sus­tan­cial a su prác­ti­ca polí­ti­ca. En efec­to, si lle­var la prác­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta a su máxi­ma expre­sión depen­de de la con­se­cu­ción de un esta­do inde­pen­dien­te y socia­lis­ta este últi­mo no será alcan­za­ble sin gozar de un fir­me com­po­nen­te inter­na­cio­na­lis­ta que fomen­te la soli­da­ri­dad hacia nues­tra lucha, que abra las posi­bi­li­da­des de enri­que­cer­la con expe­rien­cias de otros pue­blos en lucha y que apo­ye los pro­ce­sos que debi­li­tan a la estruc­tu­ra capi­ta­lis­ta-impe­ria­lis­ta mun­dial. En pocas pala­bras, un com­po­nen­te inter­na­cio­na­lis­ta trans­ver­sal que blin­de la cons­truc­ción nacio­nal y social de nues­tro pue­blo en todos y cada uno de sus pasos y luchas sec­to­ria­les.

Por todo ello, el inter­na­cio­na­lis­mo repre­sen­ta un ele­men­to eman­ci­pa­to­rio cla­ve y abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio en nues­tro pro­ce­so de libe­ra­ción máxi­me en un con­tex­to de cri­sis estruc­tu­ral capi­ta­lis­ta. En efec­to, ante la ofen­si­va eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y mili­tar orques­ta­da por los esta­dos y el capi­tal, la uni­dad y soli­da­ri­dad entre los pue­blos tra­ba­ja­do­res tie­ne que pro­fun­di­zar­se para for­jar una sali­da anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­ma­chis­ta, anti­ra­cis­ta, anti­fas­cis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta a la cri­sis actual.

El inter­na­cio­na­lis­mo sera aber­tza­le o no será. El aber­tza­lis­mo será inter­na­cio­na­lis­ta o no será.

Gora Eus­kal Herria aska­tu­ta!

Gora Eus­kal Herria sozia­lis­ta!

Gora Eus­kal Herria inter­na­zio­na­lis­ta!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *