El fas­cis­mo uti­li­za todos los medios a su alcan­ce para garan­ti­zar la impu­ni­dad de sus crí­me­nes- Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan

Lau hai­ze­ta­ra gogoan, coor­di­na­do­ra que agru­pa a gran par­te de los movi­mien­tos memo­ria­lis­tas de Eus­kal Herria, mues­tra todo su apo­yo y soli­da­ri­dad a Pedro José Fran­cés. A este inves­ti­ga­dor se le ha impues­to una mul­ta de 160 € y se le ha con­de­na­do a pagar otros 281,33 € en con­cep­to de res­pon­sa­bi­li­dad civil por el sim­ple hecho de pro­mo­ver actos de recuer­do a los fusi­la­dos en Buñuel tras el alza­mien­to mili­tar del 18 de julio de 1936. Esto se suma al aco­so y las agre­sio­nes que ha teni­do que sufrir como con­se­cuen­cia de su com­pro­mi­so en la defen­sa de los dere­chos de las víc­ti­mas del fas­cis­mo. Nos encon­tra­mos ante un ejem­plo más de que el fas­cis­mo uti­li­za todos los medios a su alcan­ce, tan­to lega­les como ile­ga­les, para garan­ti­zar que sus crí­me­nes sigan que­dan­do impu­nes.

El día 8 de noviem­bre hemos cono­ci­do la noti­cia de que Pedro José Fran­cés, inves­ti­ga­dor de los crí­me­nes come­ti­dos por los res­pon­sa­bles del alza­mien­to mili­tar del 18 de julio de 1936 en la loca­li­dad nava­rra de Buñuel y pro­mo­tor de actos de home­na­je a las víc­ti­mas, ha sido con­de­na­do a pagar una mul­ta de 160 €, así como a abo­nar al Ayun­ta­mien­to de Buñuel, en con­cep­to de res­pon­sa­bi­li­dad civil, la can­ti­dad adi­cio­nal de 281,31 €, por dos hechos sim­bó­li­cos en recuer­do de las per­so­nas ase­si­na­das en esta loca­li­dad nava­rra: la “colo­ca­ción de pla­cas” (de papel) en el Ayun­ta­mien­to el pasa­do 14 de abril y a la colo­ca­ción, el 23 de julio, fren­te al mis­mo Ayun­ta­mien­to, de unas silue­tas recor­dan­do a los 52 fusi­la­dos. Mien­tras se con­de­na a este mili­tan­te del movi­mien­to memo­ria­lis­ta, los ase­si­na­tos de los habi­tan­tes de Buñuel, y de otros miles de ciu­da­da­nos vas­cos, siguen impu­nes.
Esta sen­ten­cia se suma a la cam­pa­ña de aco­so, agre­sio­nes como rotu­ra de cris­ta­les en su domi­ci­lio y “con­de­na” al ostra­cis­mo social a que ha sido some­ti­do Pedro José Fran­cés por su defen­sa de los dere­chos de las víc­ti­mas del geno­ci­dio lle­va­do a cabo por los fas­cis­tas. Y no ha sido el úni­co caso: otras per­so­nas com­pro­me­ti­das con el movi­mien­to memo­ria­lis­ta han sido aco­sa­das por ello, lle­gan­do inclu­so a ser ame­na­za­das de muer­te.
Una vez más, como en el 36, el fas­cis­mo uti­li­za tan­to medios lega­les (de una lega­li­dad que hoy es aún here­de­ra del fran­quis­mo) como ile­ga­les para impe­dir que se haga jus­ti­cia. Ayer com­bi­na­ron los tri­bu­na­les (sin garan­tías para los acu­sa­dos) con los ase­si­na­tos extra­ju­di­cia­les. Hoy com­bi­nan las denun­cias con los ata­ques a los monu­men­tos de recuer­do o a hoga­res como el de Pedro José Fran­cés. El “fran­quis­mo socio­ló­gi­co”, los here­de­ros ideo­ló­gi­cos (y en muchos casos bio­ló­gi­cos) de quie­nes per­pe­tra­ron los crí­me­nes de geno­ci­dio y lesa huma­ni­dad, siguen empe­ña­dos en que siga impu­ne la bar­ba­rie que duran­te tres cuar­tos de siglo les ha pro­por­cio­na­do una situa­ción polí­ti­ca y socio-eco­nó­mi­ca de pri­vi­le­gio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *